martes, 20 de septiembre de 2011

Crítica: Sint (Saint)

Estoy sorprendido, estoy muy sorprendido y esto, amigos y amigas, no es algo que suela suceder con mucha asiduidad. Y es que en la nueva película del amigo Dick Mass (quien ha escrito, dirigido, musicado, producido y casi con total seguridad, cualquier otro “-ido” que se os pueda pasar por la puñetera cabeza) me ha confirmado algo que siempre había rondado en las profundidades de mi ser. Veréis, supongo que muchos de vosotros ya sabréis que soy catalán (venga, cien lectores menos al día) y, en Cataluña, bueno, no voy a generalizar. Os diré mejor, que a mí, de pequeño, antes de ir a dormir, mis padres me contaban aterradoras historias sobre un terrorífico lugar llamado España, en el cual le ocurrían cosas horribles a los niños malos y que si me portaba mal, me iban a venir a buscar en medio de la noche para llevarme a tan impío lugar. Como comprenderéis, no pegaba ojo en toda la puta noche, rezando en catalán, bueno no, tampoco, que por aquel entonces ya era anticristiano… lo que no recuerdo es si ya escuchaba a “Burzum”, no, creo que eso fue después… da igual, digamos que recitaba en catalán yo que sé, antiguos rituales paganos de protección. Pues bien, visionando “Sint” (aka “Saint”), descubrí para mi asombro, que la leyenda es cierta, pues incluso es conocida en tierras holandesas (y si se dice en Holanda, tiene que ser verídica). Si te portas mal, vendrá San Nicolás, te meterá en un saco y te llevará a España. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? Terrorífico, ¿verdad? Ya os podéis imaginar como encaré el visionado de tan esperado título, con un ojo en la pantalla y otro en la puta puerta, por que joder, yo he sido muy malo.

“Sint” nos plantea una leyenda de San Nicolás, muy distinta a la que todos conocemos o por lo menos, a la que a todos nos han contado. Dicen que la figura de Santa Claus (quien por cierto NO es originario de Kentucky como algunos piensan y con esto, ya me puedo despedir de nuestros seguidores Yankees) está inspirada en la de un obispo, el tal San Nicolás, quien bondadoso como pocos, ayudó a una familia muy pobre en la que el padre, tenía previsto vender a una de sus hijas como esclava, para que las otras dos se pudieran casar. Pues bien, se ve que el tipo este, se coló en la casa (no se lo que le harían las hijas) y les dejó un buen puñado de oro en cada calcetín. De ahí surge la tradición de Santa Claus. Vale, pues según Dick Mass, el susodicho obispo no era un buen samaritano, sino una mala pieza que llegaba a los pueblos con su ejercito de bribones y saqueaba con todo. Resulta que en uno de estos pueblos, los ciudadanos no estuvieron muy por la labor de satisfacer sus demandas y cuando este se encontraba en su barco anclado en la costa, le pegaron fuego. Desde entonces, cuenta la leyenda, que este regresa cada 32 años (creo recordar, no me hagáis buscarlo) con la luna llena, para seguir perpetuando sus maldades.

Entre lo jiñado que estaba y el fantástico prólogo que se casca el filme, tengo que reconocer que me puse algo cachondo con “Sint”, tanto, que iluso de mí, creí estar ante una nueva maravilla venida del norte de Europa, me vino a la cabeza la genial “Rare exports: a Christmas Tale”. Y es que la cosa, en sus inicios promete y mucho. Pues después del épico prólogo, nos topamos con otra sublime secuencia de corte ochentero donde una familia experimenta en sus propias carnes las miserias de la navidad. Todo esto, antes de transportarnos a la actualidad. A una ciudad que se prepara para la tradicional noche de San Nicolás. Nos presentan a una serie de chicos y chicas guapas, también al clásico personaje atormentado (en este caso, un poli y único superviviente de la secuencia navideña que os comentaba) conocedor de la que se les viene encima, por supuesto, nadie le cree… y en definida, se prepara todo el tinglado para la función, la cual consiste, por supuesto, en la llegada del obispo vengativo.

No se hace esperar mucho, pues “Sint” se desmarca por completo de los eróticos juegos preliminares que se marcaba la susodicha “Rare exports: A Christmas Tale” y se pone de lleno manos a la obra. Aparece el esperado San Nicolás diabólico acompañado de sus hordas de trasgos “tolkianos” (ojito, por que según la película, estos son españoles… y sigo teniendo mucho miedo) y la lían parda, vaya si lo hacen. Y aquí encontramos lo mejor de la cinta, sus grandes caracterizaciones y sus no menos memorables secuencias de “gore”, así que tened a mano los chubasqueros si no queréis quedar calados de sangre hasta las cejas (especial cuidado con los ojitos). En este sentido, la película de Mass está muy cerca de lo visto en aquella gamberra “Dead Snow”, tanto por el nivel de violencia gráfica, como por su negro sentido del humor, aunque que quede muy claro, que no estamos ni mucho menos ante una comedia. En lo referente al apartado visual, solo encontramos un “pero” y como no podía ser de otra forma, tiene como protagonista a los dichosos efectos digitales, quienes se ceban de forma muy especial en la figura del obispo demoniaco en ciertos momentos, dando como resultado algunas secuencias digamos… poco afortunadas.

Pero el grano en el culo más gordo de “Sint”, es su ridículo guión y su no menos insubstancial desarrollo. Estamos ante una película que transmite muy poco. No es terrorífica mas allá de muy contados momentos ( y fobias personales), no es entrañable, no es excesivamente divertida (aunque tiene algún momento) y sobretodo, la historia que se nos cuenta es tan banal como los personajes que la viven, por lo que muchos pasajes, se hacen bastante cuesta arriba y tan solo la aparición en escena de un San Nicolas, que cuando no tira de ordenador, luce que te cagas, y de sus compinches “españoles” con ganas de marcha, consiguen arrancar al espectador de ese cierto tufillo a somnolencia que planea a lo largo de todo el visionado.

Conclusión, “Sint” es una experiencia irregular que combina momentos anodinos con otros que rozan la mas absoluta genialidad, tales como el prólogo o cualquiera de las apariciones de los “hombres negros” (así se les llama en el filme, lo que me hace preguntarme que opinión tienen los holandeses respecto a los españoles), pues cada una de ellas, se cuenta por un delicioso festín “gore” de exquisitas formas y mejores maneras, grandes dosis de violencia y una cuidada banda sonora compuesta por el propio Mass. En lo negativo, pues el claro descenso de ritmo (e interés) que se marca el resto de metraje, cuando la acción cede protagonismo a la historia, algunos efectos digitales de estar por casa, el incomprensible desaprovechamiento del señor San Nicolas, que mas allá de alguna cabalgada por los tejados de la ciudad y de algún puchero, no hace demasiada cosa mas, su simplón desarrollo y sus intrascendentes personajes, que ni caen bien ni mal, mucho peor… dan igual.

Este San Nicolás no me va a quitar el sueño… mis terrores favoritos, van a seguir siendo otros.

12 comentarios:

Darkotica dijo...

Jajaja!, como me he reído con tu crítica. Yo también flipé cuando ví que a los niños malos los amenazaban con que San Nicolás se los llevaría a España ¿?¿?.

Pero veamos, si los niños holandeses que se portan mal viajan gratis a España, esto explica porqué todos los años nos invaden miles de turistas holandeses...claaaro, los niños no pagan! Spain es como disneyland XD

Lo mejor de este turbio asunto, es que he leído en la wiki que San Nicolás sirvió de origen al mito de Santa Claus, vamos que todo acabó desvariando hasta el punto que un día nació ese famoso barbudo gordinflón vestido de rojo, ese mismo que cada año miles de españoles ahorcan desde el balcón de su casa.

Sea como sea, cuenta leyenda que San Nicolas visita a los niños holandeses el 5 de Diciembre, viene de España y lo más gracioso de todo: tiene un criado que hace todo el trabajo chungo llamado Pedrito el Negro, esto me da mucho que pensar...primero que tenga un criado negro me suena como un poco racista, luego que se llame Pedrito se me hace raro porque me hace creer que hace años los holandeses veían a los españoles como si fueran negros, y encima algunas fuentes dicen que Pedrito era moro....¿acaso pensaban que los españoles éramos moros???El tema tiene miga...

Por cierto, a mi la película me pareció flojísima, no me extrañaría que unas navidades la televisaran en la programación de la sobremesa, lo único bueno es que tiene algunas muertes sucosas, por todo lo demás…mi sentido pésame.

Missterror dijo...

Despues de leer todo lo que nos cuentas,esas terroríficas historias...creo que he descubierto algo:yo vivo en España (en el centro de España para mas inri),pero teniendo en cuenta que he sido muy mala,empiezo a sospechar que en realidad soy catalana y que en algún momento San Nicolás me secuestró... (lo cierto es que no lo recuerdo,pero también es verdad que solo me acuerdo de lo que quiero...)
Lo realmente aterrorizante e inquietante es el tal Pedrito...escalofríos instantáneos al oir ese nombre!
No he visto Sint,pero me han entrado muchas muchas ganas de verla...

saludos

Anónimo dijo...

Eres gilipollas!!!

Mañoman dijo...

Jajajaja que risas con la crítica y divagando sobre el posible origen de la leyenda holandesa de San Nicolás es posible que se trate de una libre adaptación del terror que provocaba el duque de Alba allá por los reinados de Felipe II en los Países Bajos, tengo una amiga holandesa que me contó que en algunas zonas de Holanda se mete miedo a los niños con la frase de: "Si no te portas bien llamaré al duque de Alba." Algo así como "el hombre del saco" o "el sacamantecas" pero en versión tulipán.

El Rector dijo...

Mañoman, doble satisfacción por mi parte. Primero, agradezco tu apunte de historia, es un dato que desconocía por completo (el quesito amarillo del trivial siempre es el que me da mas guerra) y el tema me tenía bastante intrigado, ahí tenemos pues una mas que lógica explicación, mucha mas que las que yo me había planteado que, por respeto a la audiencia, me reservaré para mi. Segundo, por haber conseguido arrancarte unas risas.

Y al anónimo que me llamó gilipollas, también te lo agradezco, pues fuiste tu quien me las arrancó a mi.

un saludo a los dos.

Mañoman dijo...

Gracias a ti Rector y sobre-entendiendo más lo que no pones por respeto a la audiencia, es cierto, precisamente no se fue allí cantando el Kumbaya pero era lo normal en el contexto histórico de la época. Seguramente a lo largo de la película o en el prólogo habrá referencias o guiños velados sobre la verdadera personalidad histórica del san Nicolás de la película pero apostaría sobre seguro que es el duque de Alba.

El Rector dijo...

Tienes toda la razón del mundo Mañoman, me he estado documentando y la figura de san Nicolás esta muy ligada a la del duque de Alba. Primero por que el tal san Nicolas, se supone que llega a Holanda, provinente de España y el tipo, quien traía regalos a los niños buenos, no era tan generoso con los malos. Entonces era su mano derecha, un tal Zwarte Piet (Pedro el negro), quien según la leyenda holandesa, los metía en un saco y los enviaba a España, no tanto por que era la supuesta patria del barbudo, sino por que lo era del duque de Alba, personaje temido en la tierra de la mantequilla y que era utilizada por los padres para atemorizar a sus hijos: si eres malo, vendrá san nicolas, te meterá en un saco y te enviará a España con el duque de Alba. Esta es a grandes rasgos, la historia sobre la cual se mueve la película y gracias a la cual, puede entenderse el papel de España en la misma.

Por supuesto, dicha explicación, tiene mucho mas sentido que cualquiera de mis hipótesis, las cuales estaban cargadas de sexo y en las cuales aparecían personajes tan dispares como Noeli (la de la serie homónima de dibujos animado, creo que era nieta de santa Claus... recordad la canción, era algo así como: "en la Ponia hace frío, pero yo me río, mi abuelito, tralarilo, es amigo míooooo, Noeli, Noeeeeli, que feliz, que feliz..."), Cristobal Colón e incluso algún que otro Jedy.

Anónimo dijo...

Vaya peli, no me ha gustado demasiado pero para pasar el rato.

Anónimo dijo...

Lo de gilipollas será por lo de que eres catalán y la historia esa de ESpaña?? ein??

El Rector dijo...

Pues muchas gracias por tu aclaración, por fin esta noche podré volver a conciliar el sueño, por que mira que llevo días comiéndome la cabeza, aunque mira tu por donde, que yo estaba casi convencido de que mas bien era algún buen ciudadano de Kentucky, algo decepcionado.

Lo dicho, sed buenos o sino ya sabéis lo que toca...

Anónimo dijo...

Confirmado!!

El Rector dijo...

Si me vuelves a decir lo de gilipollas, pero esta vez en catalán, soy tuyo para siempre.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.