jueves, 6 de septiembre de 2012

Crítica: En Tiempo de Brujas

Mira que hace tiempo que tengo la espada de Conan guardada en lo alto del armario criando polvo. Recuerdo hace años, en mis tiempos mozos, cuando ésta relucía brillante en la pared de mi habitación bendiciendo con su purificante resplandor a todo aquel que se atrevía a profanar mis dominios con su impura presencia... y es que corren tiempos aciagos para los hijos de Crom. Lo de la espada y brujería, ya no se estila, ya no se lleva, ahora es poco más que un bonito eco del pasado. No obstante, uno no pierde la esperanza, al fin y al cabo, Manowar sacan disco cada diez u once años, tan solo hay que esperar pacientes su regreso cual profecía una vez más, o eso, o tocarse (pocas cosas hay más placenteras que acariciarse el pene con la hoja de una espada, entiéndase, por el lado NO cortante) con las viejas reliquias cinematográficas de los 80/90, porque si lo mejor que el género tiene que ofrecer a día de hoy, son cosas como el tristón remake de “Conan” o sucedáneos de estar por casa como “Black Death” o “Solomon Kane”, casi que mejor guardar los dodotis de piel de mamut para más propicia ocasión.

Año 2012. De las entrañas de las tinieblas, perfectamente acicalado y portador de hasta el último de los complementos, véase pieles varias, brillante armadura y afilado acero, al ritmo de algún ancestral y glorioso himno bélico de los Graveland, aparece la figura de Dominic Sena, cineasta que se ha caracterizado hasta la fecha, por hacer bueno aquello del “ni chicha ni pan” o “ni para mi ni para ti”, con títulos digeribles y de relativamente agradable sabor pero, vacíos en nutrientes tales cual “Operación Swordfish” o “Whiteout”, para intentar metérsela doblada y con alevosía a la parroquia (aka industria, aka público), con una de espada y brujería en tiempo de invasiones alienígenas, desastres apocalípticos y vampiros fluorescentes. Y no por la puerta de atrás, directa al mercado doméstico, no, nada de eso, por la puerta grande, con desfile y honores. ¿Como ha conseguido tal cosa? Fácil, vendiendo su alma al diablo, o lo que es lo mismo, dándole el papel protagonista a Nicholas Cage, uno de los casos de involución artística más extraños de la historia del cine y presentándola en sociedad con las manos detrás de la espalda y los dedos cruzados, como una gran superproducción.

Y es que las apariciones del sobrino de Coppola en la gran pantalla en los últimos años se cuentan por sonados ridículos, vamos, que lo último bueno que hizo este hombre antes de comenzar a involucionar a mal presagio (síndrome que comparte con Jeremy Irons), fue aquella maravillosa cinta de acción dirigida por el no menos maravilloso John Woo junto a, paradojas de la vida (azar según unos, destino según otros), un caso inversamente proporcional al suyo, John Travolta, quien pasó del más absoluto de los destierros, a la gran popularidad y buena consideración profesional de la que hoy disfruta. La máxima no suele fallar, si Travolta aparece en una película, es buena. Por contra, si Cage aparece en una película, es mala. Es así, no hay que buscarle tres pies al gato, no hay que intentar entenderlo todo en esta vida, hay cosas que escapan al entendimiento, incluso para los más sabios o astutos.

Bien, con “En Tiempo de Brujas”, esta máxima, se cumple. Y es que la nueva película de Dominic Sena, voy a decirlo directamente, es mala. Para esto no hay que ser un lince ni saber de cine, solo hay que aplicar la regla Cage. Dicho esto, con la asombrosa capacidad de contorsionismo que me caracteriza (y lo siento muñecas, pero por el momento tendréis que fiaros de mi palabra), voy a endosarme la primera patada en mis propios testículos haciendo gala de una desconcertante contradicción, la cual, cabalga a lomos de la siguiente frase: “En Tiempo de Brujas” es una película que ningún aficionado a la espada y brujería, que cualquier persona que haya restregado en alguna ocasión, su pene por una espada, debería perderse. Y es que detrás de esta aparente superproducción multimillonaria de connotaciones históricas y resortes moralistas, se esconde una de las series B medievales más gamberras y sorprendentes, que he visto en muchos años.

Y digo sorprendente porque a uno, al comenzar a ver la película, lo primero que le viene a la cabeza es aquella descafeinada “Black Death” de Christopher Smith. De entrada, porque el punto de partida es prácticamente idéntico: la peste negra. Es cierto que en la película de Sena, se da más peso a la figura de la iglesia y se introducen más elementos históricos, como son los caballeros templarios o caballeros de Dios. Elemento éste, utilizado para presentar a los dos protagonistas de la historia, dos templarios que después de derramar la sangre de miles de herejes en la denominada guerra santa, dan la espalda a la iglesia después de darse cuenta de la dudosa credibilidad de su causa tras arrasar una ciudad defendida por civiles, entre ellos, mujeres y niños. Y la realidad es que en su primera mitad, la película recorre el mismo sendero que anduviera la cinta de Smith, haciendo suyo además, otro trazo fundamental de aquella: la ambigüedad. Si amigos, la ambigüedad, algo que tanto vende en nuestros días y que también se explota, como no, en el cine (en el género lo hemos visto en la citada “Black Death” o en la Colombiana “El Páramo” , por poner dos ejemplos). Aquí los templarios tendrán que escoltar a una mujer acusada de brujería hasta un lejano monasterio para ser juzgada (asesinada) por la iglesia, pues se la considera culpable de provocar la terrible epidemia. Y e aquí, el gran intríngulis del filme, esa mirada curiosa que persigue al obsceno escote de turno ¿es una bruja?¿es tan solo una víctima más del fanatismo religioso? E ahí la cuestión y el pilar sobre el cual se sostiene una historia de desarrollo tópico y plagada de personajes tópicos, una road movie medieval que engancha más por la incertidumbre de su resolución que realmente por lo que se nos está narrando.

Un desarrollo arcaico que se nos muestra como un viaje que ya hemos visto antes, plagado de peligros y contratiempos. La chica que ahora se escapa, un puente que tiene toda la pinta de no aguantar mucho peso, unos lobos con muy malas pulgas, etc... atracciones de feria varias que en definitiva, tan solo sirven para rellenar metraje y hacer el insípido viaje algo más llevadero para el espectador. ¿Se consigue? Bueno... como suele ocurrir con el cine de Sena, se digiere. Pero, cuidado, las cosas no son siempre lo que aparentan y después de la primera hora, la cinta da un giro total e inesperado. Por supuesto, no voy a desvelar absolutamente nada a nivel de trama, pero digamos que la brujería se come a la espada con creces en un cutrísimo pero al tiempo entrañable ejercicio de serie B en su vertiente más casposa, burra y totalmente desinhibida, que sin lugar a dudas, conseguirá que aquellos que han pretendido tomarse la película en serio hasta ese momento, se lleven las manos a la cabeza... otros se sacarán la polla y buscarán la espada más cercana.

Dicen que cuando hay hambre, uno se come lo que sea. Se lo aplicaremos a “En Tiempo de Brujas”, una película mediocre a casi todos los niveles, que, contra todo pronóstico, tiene la inesperada cualidad de ofrecer un bocado que rara vez se encuentra en los menús de hoy en día. También dicen que lo que cuenta es la intención. Y esto, también se lo vamos a aplicar, pues que un tío como Dominic Sena, viniendo del tipo de cine del que viene, se arriesgue con una producción de este tipo, es para valorárselo de forma muy positiva. Eso si, solo recomendable para nostálgicos empedernidos del género.

La verdad universal: Nicholas Cage es malo, muy malo, y tiene tanta credibilidad haciendo de caballero templario como yo de animador de discoteca.

La excusa para verla si no tienes una espada o un pene a mano: Ron Perlman. Este tío es muy grande y perfectamente podría aparecer en la tercera entrega de Los Mercenarios, méritos ha hecho ya unos cuantos. No importa que su personaje sea de cartón piedra y que el libreto que le ha tocado aprenderse sea de risa. No importa, porque cuando se tiene carisma (y una bonita sonrisa), lo demás viene rodado.

El momento fetiche: La aparición del inigualable Christopher Lee mostrando la mejor cara de la iglesia.

La secuencia: El prólogo. Estupenda secuencia al más puro estilo de la nueva versión del videoclip “Personal Jesus” que sacaron los Depeche Mode el año pasado (¿que fue antes, el huevo o la gallina?). En cualquier caso, fantástica.

El momento ridículo: La representación de las partes bélicas (que parecen sacadas de una producción televisiva), pues es donde más se evidencia que el presupuesto de la película es más bien discreto.

Lo mejor: La incertidumbre de la historia (aunque dura poco debido a su falta de sutileza), las caracterizaciones tradicionales (acojonante lo de Lee) y su última media hora de añejo sabor ochentero, todo un homenaje tanto al género, como al aficionado a este.

Lo peor: Su simplón desarrollo de ADN televisivo y sus chapuceros efectos digitales además de todo lo que implica dejar a Nicholas Cage al frente de una película, que es más o menos lo mismo, en lo que a peligro potencial se refiere, que dejar a un niño de 5 años solo en casa con el armario de las lejías abierto o la estufa eléctrica encendida.


19 comentarios:

Blanch dijo...

Solo ver el nombre de Nicholas Cage ya se me erizan los pelos del culo...o sea que pasaré totalmente de la peli.

RedRum dijo...

Yo salí escandalizado, es horrible!!! a pesar del montón de veces que me avisaron al final me lance y aún me sigo arrepintiendo. Eso si al menos es entretenida y te echas unas risas con las estupideces del guión, pero lo de Cage es imperdonable, muy muy sobreactuado, dan ganas de matarlo.

Darkotica dijo...

Es cierto, desde hace bastante tiempo se da ese caso, si sale Cage, la peli es mala. Un día leí una noticia que comentaban que el tío estaba arruinado y que por eso no decía que no a ninguna oferta, por muy mala que fuera la película.

¿Y a parte de su cada vez más evidente parecido físico con Marilyn Manson, alguien se ha dado cuenta de que el doblaje de Cage, el mismo de Tom Hanks, cada vez suena más bobalicón y que ya parece Forrest Gump?jajaja!

La película ufff!, si vale...el principio mola pero es un plagio del video-remix del Personal Jesus de DM, por cierto, muy películero el video pero no me pega ni con cola con la canción, prefiero el videoclip de toda la vida con ellos llegando a una "casa de barrets" (burdel), en plan forajidos en Almería jaja!

El resto de la película pues...por lo visto mi sistema inmunitario es muy hábil y sabe defenderse taaaan bien que hizo que me durmiera a los 15 minutos jajaja! el caso es que cuando me volví a despertar (a media película o así) vi que no había pasado nada demasiado importante, porque no me costó demasiado volver a pillar el hilo, pero lo que vi me pareció taaan sobado que pensé que ya la había visto...

Rector, aunque no coincida demasiado con tu opinión y menos aún con tu puntuación, me ha gustado tu crítica.

Saludos

El Rector dijo...

Blanch, como amante de lo bizarro y lo escatológico, deberías ser fan incondicional de Cage... entre esto y lo de Placebo, pierdes los puntos ganados con Tigh (por cierto, ¿de verdad el cantante de Placebo es UN tío??, yo siempre creí que era una mujercilla poco agraciada...)

RedRum, has dado en el clavo, la película es horrible, pero entretiene. Este es uno de esos pocos casos en los que he sabido disfrutar con una película mala,algo nada habitual. Es que tengo tanto mono de espada y brujería, que flipé con esa media hora final...

Darkotica, a mi me da, que te habrías quedado frita con el mismísimo Hobbit...

Saludos.

Blanch dijo...

No coño, que con lo de Tigh me gané el bote. Placebo me gustan pero tampoco les seguiría al fin del mundo; eso sí tienen tres o cuatro canciones para correrse. Yo también tardé en ver si era un tio o una tia...

Y Cage, siempre hay una línea y Cage está más allá de lo bizarro y escatológico y tio, no me atrevo a cruzarla. No puedo...Antes Steven Seagal.

Ash dijo...

MALA,MUY MALA
La culpa no la tiene el bueno de Nicholas,es todo culpa de la brujería...que el Señor nos proteja!!!
A la hoguera,vamos.
Saludos!!!

Missterror dijo...

Tenía que ser así Rector, tenía que ser que fueras de los que tienen en su casa espadas de Conan, era ley!!

Coincidimos en esa verdad universal que comentas, y por la regla Cage-Manson (cada vez mas gemelos...), mi sentido común me dice que no, no tengo suficiente fuerza para empuñar esas espadas y que le deje esta película a quien la sepa disfrutar.

La crítica me ha encantado, eso sí

Brian Molko es un machote,a la vista está!!!!

saludos

row dijo...

Hola

Saludos a todos, la verdad entro a este foro por que escriben criticas muy buenas, en este caso esta critica es muy divertida, la película mala lo que le sigue.

El Rector dijo...

Row, tu también tienes una espada en tu casa, eh picarón... es cierto, tanto tu como Ash tenéis toda la razón del mundo. Por eso aclaro que esta vez, la puntuación es en base a la diversión que proporciona, no a su calidad cinematográfica, que como comentáis, es cuestionable, jeje.

Missterror, en realidad, mi espada es de Odín... y me gustaría dejar al machote de Brian Molko una noche en manos de Eric Adams, Joey DiMaio y cia... se le iba a ir toda la androginidad y la tontería que lleva encima por el retrete.

Blanch, ¿Steven Seagal? eso ya suena más a ti.

Saludos.

El Sepulturero Torero dijo...

Nicholes Caga, Depeche Mode, Sena, caspa milenaria y serie b de babuino. Cómo molaaaaa XD No me la pierdo por nada del inframundo

Yo tengo otra espada de Conan en uno de los altillos. Pero quede claro que la mía es la auténtica, eh. Se llama Viscómicum y está un poco oxidada, de tantas penelidades. Voy a bajarla ahora mismo (la espada) para disfrutar de este bodriete añejo y entrañable. Si no la disfruto, me recrearé luego con la relectura de esta memorable supercrítica del capo di tuti capi. Saludos

El Rector dijo...

Sepulturero, así me gusta, ya no quedan hombres como los de antes (aunque estén un poco muertos o del todo no vivos). Ojalá puedas disfrutar semejante casposidad tal y como yo lo hice... eso si, si la tienes oxidada (la espada, digo), cuidado, que hay zonas del cuerpo muy sensibles :)

Ya me contarás que tal la experiencia y sobretodo, no me lo tengas mucho en cuenta.

Gracias pisha.

Saludos.

El Señor de las Tildes dijo...

Yo tuve que ver esta pelicula usando mi antigua Espada del Augurio (que me permite ver mas alla de lo evidente, y lo evidente es que esta pelicula es MALA)para poder tolerarla, y mas aun para poder disfrutar de la critica de El Rector (que como siempre, resulta ser mas divertida que la pelicula en si)

Un abrazo

El Sepulturero Torero dijo...

La acabo de ver y... jajaja... ¡¡He disfrutado como un enano!!
El Ron Perlman Penitenchiatite está que se sale, Nicoles Caga tan malo como acostumbra, el cameo de Cristopher lee (un cameo en toda regla, porque está en la cama), ese demonio encaspado y escapado (Escapado de una de las portadas de Manowar o Megadeth), la banda sonora epatante y unos efectillos muy resltones que, aunque sobran la mitad de las veces, pues se agradecen. No, en serio, yo creo que la ambientación gótica, la fotografía y las tomas de exteriores de ciudades y castillos son francamente buenas. Cierto que el guión flojea en muchos puntos y que esos lobos anabolizados y los monjes que huelen a peo sobran (es por la peste) Pero lo demás está bastante bien. Alguien más diestro podría haber sacado más zumo con las mismas naranjas, pero no está tan mal, señoreeees, que nos hemos vuelto muy exigeeeentes :)))
En fin, a mi me parece que Dominic Sena ha salvado la papeleta dignamente y ha sabido plantear las cosas para pasar un rato divertido y sin grandes expectativas, además de entregarse a la faena con dos pelotas y echar toda la carne(de demonio) al asador. Y eso es de agradecer. Antes de poner en su altillo de nuevo la legítimma espada de Conan (me alegro de que nadie haya querido debatir este punto, hoy no tenía ganas de atravesar con ella a nadie), he tendo que emplear un rollo entero de papel higiénico en el limpiado de la herramienta :)
Saludos caballerescos desde el máspacá

El Rector dijo...

Señor de las tildes, una bella doncella dijo una vez: "puede que sea mala, pero lo que siento es bueno". Para mi, En Tiempo de Brujas es una película injustamente fustigada, si bien es cierto que el pan es pan y el vino es vino.

Como siempre, un honor recibir la bendición de tus siempre sabias palabras.

Sepulturero, demonios como ese ya no se fabrican tío, como bien apuntas, sacado de alguna vieja portada de algún clásico del heavy metal (aunque el doblaje que le han puesto no le haga justicia). Toda esa parte del castillo me parece estupenda, me recordó mucho a otro fenomenal espada y brujería , Beowulf de Graham Baker, aunque en general, aquella me gustó más que esta.

PD: Ya queda muy poquito para lo nuevo de Manowar :)

Saludos.

david abraham basualdo silva dijo...

Aburridaaaa!! Cuando la vi con mi madre y abuela ufff yo no paré de cabecear y tenía que abrir bien los ojos para no quedarme dormido y así poder llegar al final. Se me hizo eterna y desesperante.

Mis acompañantes prefirieron mirar las moscas y jugar con el celular que ver la película, a ese extremo de aburrimiento. (y créanme que estoy siendo lo mas sincero).

Tuve bastante responsabilidad ese día, porque cuando puse la película hable maravillas y dije que era tremenda jaja!, cuando terminó me asesinaron a palabras no muy agradables (tonto Nicolas Cage que me hace quedar mal).

Una película aburrida, pesada y eterna, lo peor de Nicolas Cage y eso que solo esperaba entretenimiento, no esperaba calidad en todo (es que tratándose de películas de este tipo sería algo absurdo esperar buen contenido).

Saludos Rector, ya lo han dicho, tu crítica una vez más es mucho mejor que la película! abrazo.

thewronggirl dijo...

A Mr. Cage no se que le ha pasado que está el tío destruído como actor. No sólo es que las pelis en las que aparece son malas, es que él ya no sabe hacer de actor. Y es siempre Cage en una situación...
Buena crítica! ;)

El Rector dijo...

David, NO se puede recomendar una película de Nicholas Cage, eso lo sabe todo el mundo hombre... y mucho menos, si tu madre o tu abuela no tienen una espada colgada en la pared del salón.

A mi no me aburrió nada, todo lo contrario, me pasó muy bien, sencilla pero resultona. pero bueno, esta vez no voy a intentar convencerte de lo contrario, porque que la película es mala, es un hecho incuestionable.

Me alegra saber que mi crítica te parece mejor que la película, jaja! Muchas gracias.

TWG, Cage siempre mal.

Saludos.

Anónimo dijo...

Bueno, la crítica, aunque un tanto exagerada en sus metáforas, es interesante y se lee con gusto. No obstante, agradeceríamos que el redactor del blog corrigiera las faltas de ortografía... Por favor, tened un poco de piedad con los lectores: "He ahí la cuestión" y no "E ahí" (esta es la más grave), "cómo no" y no "como no", etc.
Saludos,

El Rector dijo...

Anónimo, en la actualidad, mantengo una peculiar relación amor/odio con la lengua española. Hay algunas ídem que me vuelven loco y luego, pues a la hora de escribir... pues hago lo que buenamente puedo en mi condición de foráneo. De todas formas, prometo seguir esforzándome por misericordia hacia nuestros lectores.

Me alegra que hayas encontrado interesante la crítica, a pesar de esas exageraciones que comentas.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.