martes, 24 de enero de 2017

Crítica: Near Dark

En el año 1987 encontramos bastantes títulos que acabarían formando parte de las muchas películas de culto creadas en los años 80: Hidden, Predator, The Running Man, Full Metal Jacket, Hellraiser, Angel Heart, Barfly, Evil Dead 2, Innerspace, Robocop, Bad Taste o Lost Boys, entre decenas de títulos.También, y fuera de nuestro género, dos de mis debilidades, The Belly of an Architec, de Peter Greenaway, y Wings of Desire, de mis admirados Wim Wenders y Nick Cave. No voy a incluir entre estas interesantes películas del 87, lo Munchies, una secuela malísima de temática Gremlin, que no llega a la altura de las pezuñas de los Critters. Vaya, inevitablemente al final la acabé mencionando… Entre estas Cult Movies, se encuentra NEAR DARK, que no tuvo tanto éxito como otras, pero que sí levanto mucho interés hacia una directora que por aquel entonces empezaba, Kathryn Bigelow.

Bigelow escribió el guión con Eric Red, cuyo mayor logro en su carrera considero que es The Hitcher, y poco o nada más. Bigelow, por el contrario, acabaría consagrándose con éxitos como Point Break, Strange Days, The Hurt Locker y Zero Dark Thirty. 

NEAR DARK comienza con el encuentro entre Caleb y Mae en el árido paisaje de Oklahoma. Un encuentro con diálogos trascendentales y ambientación Western que acabará dando inicio a una Road Movie, géneros que confieso que también me ponen. Si a ello añadimos que Mae es una enigmática vampira, tenemos una premisa inicial tan prometedora y sugerente como la historia que surge entre ambos protagonistas. Sí, así es, Western, Road Movie y vampiros con estética ochentera, qué más le podríamos pedir a una noche que comienza… Caleb y Mae lo tienen todo para empezar algo nuevo juntos, montados en un coche, sobre una carretera infinita y con un amplio horizonte frente a ellos. Sin embargo, existen varios problemas, la luz del sol, pues se acerca el amanecer, y que Mae forma parte de una gang de vampiros tan feroces como la formada por el Wild Bunch de Sam Pekinpah.

Así, nuestro protagonista se ve obligado a acompañar a los amigos de Mae en un violento viaje por las áridas carreteras de un Estado, Oklahoma, que con su forma de hacha se enclava en plena América profunda. Caleb no acaba de encajar en el grupo (grupo formado, por cierto, por un reparto que ya se conoce desde Aliens), ya que poco o nada tiene que ver con los compañeros de este desenfrenado viaje sin destino. Viaje que, tras varias persecuciones, tiene dos grandes momentos, la escena del bar, una carnicería gore en toda regla, y el gran momento de la película, que se produce cuando los vampiros son atacados a disparos cuando se encuentran refugiados en un motel y la balas van perforando las paredes dejando entrar haces de luz mortales para ellos. 

Estas escenas, en mi opinión, claramente inspiran momentos de From Dusk Till Dawn, de hecho, el propio Tarantino menciona NEAR DARK en una entrevista manifestando su admiración hacia la directora desde que vio esta película. Merece la pena también mencionar que en la película nunca se utiliza la palabra vampiro, al igual que pasa actualmente con algunas series y películas de zombies. 

Si la primera parte de la película es prometedora, e incluso considero que vanguardista en la temática vampírica, la calidad del guión va perdiendo fuerza hasta conducirnos a un malogrado final, poco digno para un comienzo tan sugerente e ilusionante. 

Lo que en principio resalta acertadamente un realismo digno, y en el que se moderniza y humaniza a los vampiros, va posteriormente dando paso lamentablemente a un final surrealista e imposible de hacérnoslo creer. En mi opinión, la ambientación y la atmósfera de NEAR DARK están por momentos por encima del argumento. La fotografía de Adan Greenberg (Alien Nation, Terminator), y la música de Tangerine Dream (Legend), entienden perfectamente las pretensiones del guión y logran crear esa interesante ambientación que conjuga varios géneros, uno de los puntos fuertes y grandes aciertos de la película. 

Con todas sus imperfecciones, NEAR DARK consigue traerme de vuelta la nostalgia por esas películas que se hacían en los años 80, frescas, irrepetibles y que en muchos casos eran productos de serie B, con argumentos sugerentes y comienzos prometedores, pero frecuentemente desarrollados de forma irregular. 

Lo mejor: el sugerente y prometedor arranque. La atmósfera creada.

Lo peor: el inverosímil final, que de todas formas, no eclipsa los muchos méritos de la película.


16 comentarios:

Rhaul Black dijo...

Hola Ronette!

Qué bueno que hayas escogido ésta peli, me ha gustado tu crítica, directa a lo importante.
Estoy de acuerdo en que es una cinta totalmente apetecible por todos sus ingredientes fetiche: vampiros, coches, estética ochentas. A mi me encantó, por momentos me trasladó a mi amada Lost Boys, en otras ocasiones, las escenas nocturnas están impregnadas de un aire gótico, muy interesante.
Si es posible que el final sea un tanto "a machete" y le falta algo, pero en general toda la película me trae recuerdos fotográficos imborrables.
El reparto es totalmente ALIEN! Se pusieron de acuerdo?
Totalmente recomendable!

Un saludo

RONETTE PULASKI dijo...

Muchas gracias Rhaul!
Esta es una de esas películas que me llevan a momentos pasados que difícilmente volveré a ver en el cine actual, y eso para mí vale mucho la pena. Puede que sea un "lo que pudo haber sido y no fue", pero hay imágenes que se quedaron en mis recuerdos y eso ya es suficiente. De hecho, juraría que la había valorado más... ;)
En el 87 se estrenaron las dos, Near Dark y Lost Boys, que recaudó muchísimo, no así Near Dark, que fue más ignorada y yo creo que merece ser recordada. Por eso en parte no quise entrar en comparaciones ni en menciones.
Creo que por aquel entonces, Bigelow y James Cameron (Aliens, 1986) ya empezaban a salir (se acabaron casando en el 89), y debió ser Cameron quien le recomendó los actores.
Un abrazo

Patrick Bateman dijo...

Vaya, a pesar de la buena puntuación que le cascas, me gustaría poder leerte que no falla en su desenlace, así le daría una segunda oportunidad. La vi por primera vez la década pasada, y no recuerdo que me divirtiese mucho con ella.

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Hola Bateman,
Sin duda dista mucho de ser una película perfecta. Con todo, logra crear una buena atmósfera, muy interesante, principalmente para los que vivimos los años 80. Este tipo de películas conviene valorarlas en su contexto temporal, pedirles más es llevarse una decepción. Aun así, ojalá hoy en día existiesen más películas que me trasmitiesen lo que transmite esta.
Un abrazo

RONETTE PULASKI dijo...

Un guiño a los actores, en el minuto 22 de la película se ve de fondo un cine en el que está anunciado Aliens.

El Rector dijo...

Este es un revisionado que tengo pendiente desde hace mucho tiempo. Es una de esas películas que uno lleva dentro desde que el tiempo es tiempo y que curiosamente, parece ser que es mucho más cara de ver por televisión que otras muchas hermanas suyas de generación. Veo que ha sido editada en bluray en las Españas, así que ya se hacia donde tengo que apuntar.

Como digo, guardo un grato recuerdo de ella. Soy muy amante del western y muy amante también de determinada forma de entender el cine vampiros (que nada tiene que ver con el actual). Igual la comparación con "Jóvenes Ocultos" le queda algo grande, pero no tengo duda de que estamos ante uno de los mejores terrores vampíricos de la época y por extensión, del cine de terror.

Ronette, eso sí, yo le habría dado incluso, una estrella más ;)

Saludos.

P.D: Ni idea tenía del affair entre Bigelow y Cameron. Que poco puesto estoy en temas del corazón...

P.D 2: Ha sido leer "Alien Nation", y ponérseme la gallina de piel.

RONETTE PULASKI dijo...

Efectivamente Rector, noto que estoy un poco tacaña con las estrellitas, a ver si me suelto un poco más o cuando vea una peli mala voy a tener que empezar con estrellas negativas... ;)
Sí, fueron pareja, y fue muy sonado cuando Bigelow se desquitó del divorcio con Cameron de la mejor manera posible, quitándole el Oscar que esperaba por Avatar, ese año lo ganó ella con En tierra Hostil :p
Abrazos!

JuanCar dijo...

Gracias por traer al recuerdo esta extraordinaria película, se lo merece.

Y fantástico que desde Nido de Cuervos mencionéis a un director tan importante como Greenaway, "El cocinero , el ladrón, su mujer y su amante", lleva desde 1988 en mi top ten de toda la vida, y es muy, pero que muy difícil bajarla de ahí. Es un film que habré revisado, no se...unas 50 veces, y cada vez me gusta mas y mas.

Saludos

RONETTE PULASKI dijo...

Muchas gracias JuanCar,
Un placer que nos leas y comentes en la web. Greenaway es un cineasta singular como pocos, y la película que mencionas de las más bizarras. En ella se plasma la formación del director como artista. Inclasificable como una pesadilla, no estaría mal analizarla aquí...
Un abrazo!

Patrick Bateman dijo...

Ronette

Pues lo tendré en cuenta para el día que la revisione.

Saludos.

Anónimo dijo...

Que buenos recuerdos me traen esta película, una de mis favoritas de vampiros de todas las épocas que no entiendo el que nunca haya llegado a alcanzar la fama de otras. Con la mierda de cine de vampiros que nos tenemos que tragar hoy en dia.
Bigelow es una tia que me encanta (tendrían que haberla metido en la antología esa de mujeres, porque esta si que esta consagrada). Que nadie se olvide tampoco de esa maravilla que es "Dias extraños", otra que tanto de lo mismo.
Diego.

RONETTE PULASKI dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Diego, no alcanzó la fama que se merecía. También está entre mis favoritas del género, increíble que desde el 87 sean pocas las películas de vampiros que mejoran ésta.
Sobre colocar a Bigelow en la antología de mujeres, sería tocarles la lotería al resto de participantes, pasaría de un 5 a un 10 en cuanto a generar expectación!
Un abrazo

El Rector dijo...

Pues igual me meto en un charco y me pongo de barro hasta las cejas, pero diré que no he salido lo que se dice muy satisfecho del revisionado :(

No pongo en duda la estupenda fotografía, la lograda atmósfera y la buena banda sonora. También me parece interesante el intento por alejarse del folclore vampírico clásico y tratar el tema más como una enfermedad, que como una maldición. Pero, lo principal, me ha parecido una película aburrida, que tras unos primeros compases muy interesantes (hasta el primer bocado de amor), la película entra en una espiral que no va a ninguna parte, empleando más de una hora en narrar algo, que podría haberse finiquitado en veinte minutos. Me parece absurdo emplear tanto tiempo en mostrarnos el proceso de vampirización del prota, cuando son automatismos que todos los amantes del cine de vampiros nos sabemos al dedillo. No entiendo como se ha tirado tanto metraje en esto, en lugar (ya que la peli apunta a cierta pretenciosidad) de profundizar en los muchos e interesantes personajes, de los cuales apenas se nos cuenta nada. Y luego claro, cuando te pasas más de una hora divagando, pasa que en el tramo final te pilla el toro y tienes que liquidar el asunto como buenamente puedes, en estos casos, suele ser rápido y mal. Vamos, que la peli termina cuando comienza a animarse.

Mención especial al esperpéntico guion, plagado de imposibles. Aunque si me tengo que quedar con uno SPOILER lo hago con esa cura milagrosa para el vampirismo. Tan fácil como una simple transfusión de sangre (¿WTF?) FIN SPOILER

No se, puede que me esperase una película más seria (viendo lo que suele hacer la Bigelow) y no este técnicamente notable despropósito.

Para mi gusto, a años luz de "Jóvenes Ocultos", igual de loca, pero mucho más divertida.

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Rector, yo creo que hay acuerdo total en que la película tiene un comienzo muy prometedor y un final muy poco digno. Por lo demás, destaca en la película una gran atmósfera por encima de un guión muy irregular. Hay un momento en la película que toman un camino en el que o no saben continuar o se pierden en la propia historia.
La atmósfera (con todo lo que ella conlleva), algunas escenas muy logradas, los personajes, y la mezcla de géneros, proporcionan un resultado final muy interesante para mí, que valoro muy por encima de ese lamentable final.
Para mí que esa caravana lleve un viaje sin destino no es un problema, pues es una de las grandes características de las Road Movies que tanto me gustan. Y que Bigelow no se ponga seria, es algo que agradezco, pues actualmente sus películas pueden ser técnicamente buenas, pero son menos frescas que ésta. Ya sé, ya sé, me puede la nostalgia ochentera ;)
No me gusta nada compararla con Lost Boys, que tuvo todas las de ganar en taquilla, donde arrasó, ya que es una película para todos los públicos (es casi una secuela de los Goonies), y Near Dark no. Al final creo que todas las películas hay que verlas en su tiempo, pues al verlas hoy en día se amplifican los defectos. Si analizamos cronológicamente el cine de vampiros Near Dark tiene gran importancia dentro del género. Ahora que tiene defectos, los tiene, sin duda, es muy imperfecta como en su día escribí en la crítica. Pero tiene algo, es sugerente, me imagino el otro camino que podría haber tomado la historia y sería la hostia.
Abrazos!

Missterror dijo...

Pues ya puestos a darnos baños de barro, vamos a ello...Yo tengo un serio problema de memoria, serio de verdad porque soy peor que Dory la de "Nemo" y lo olvido casi todo, lo que tiene su punto bueno y es que aunque vea película que he visto hace medio año, es como si las viera por primera vez, así que si vi "Near Dark" cuando era adolescente, no lo recuerdo así que me la puse como si nunca la hubiera visto y vaya chasco más grande. Comparto con El Rector esa sensación amarga de encontrar un clásico como este aburrido, que es lo peor que le puede pasar a una película así, en la que podemos encontrar un guión que no hay por donde cogerlo. Me aburría ver al protagonista caminando perdido, ver cómo nada tenía rumbo, y no me molesta esa idea, pues como bien dices, las road movies son así, pero hablamos de vampiro que huyen del sol y viajan de día, hablamos de vampiros que se convierten con sólo morderles, sin necesidad de de beber sangre de otro vampiro justo antes de morir, hablamos de vampiros que vuelven a ser humanos con una simple transfusión de sangre, hablamos de un grupo vampírico que tiene todo el potencial del mundo para crear unos flashbacks potentes al máximo y no se hace, hablamos de alguien que huye de los vampiros y se esconde en el único sitio que estos saben que le van a encontrar y así un largo etc, y si esto se hace para desligarse de la típica historia de vampiros, me parece bien, pero si no se hace con algo de rigor o coherencia, y la atmósfera aplasta, pero por pesada, uffff, qué cuesta arriba!!!

Mi decepción no se limita a la parte final únicamente. Yo lo siento, pero no he conectado con esta historia en ningún momento.
"Lost Boys" (que sin duda para mi es una película sobresaliente), arrasó porque es diversión en estado puro y una gozada atemporal, no sólo por ser una película destinada al gran público, "Near Dark" está muy lejos de ofrecer diversión (al menos desde mi perspectiva). A mi no me influyen las épocas, soy capaz de disfrutar de películas en cualquier momento y valorarlas teniendo en cuenta la época en la que se hicieron para intentar ser justa.
Entiendo la importancia de "Near Dark" en el género por la referencia que generó, pero en este caso yo estoy a años luz, en un planeta lleno de barro sin duda, jajajaja

Abrazos!!

RONETTE PULASKI dijo...

Missterror, nada que objetar sobre la película. Yo sí creo que todo tiene su tiempo, si yo leyese hoy por primera vez a Hesse, Vian o Salinger, probablemente no tuviesen en mí el mismo impacto que cuando los leí en mi adolescencia. Pero todos somos diferentes.
PD. Me gusta el barro, sobretodo si es en los festivales Oxegen o Glastonbury.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.