La Maldición de Hill House, Flanagan y Netflix obran el fenómeno televisivo del año Crítica: The Farm (Hans Stjernswärd, 2018) Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015)

lunes, 17 de septiembre de 2018

Crítica: Predator (2018)

No todos los iconos del terror y fantástico han tenido una vida plácida. Algunos han tenido que verlas de todos los colores y han sido maltratados (torturados incluso en algunos casos) por la industria y la vil mente del hombre, pese a su bien ganado a pulso estatus de leyenda. En este sentido, el depredador ha corrido mucha mejor suerte que muchos de sus compañeros de quinta y de la misma forma que su enemigo xenomorfo favorito, ha sido, sorprendentemente, uno de los nombres propios del género más respetado por la muchas veces desagradecida maquinaria de Hollywood, capaz de vender a su propia madre por dinero.

Si hablamos de la franquicia iniciada en 1987 por John McTiernan con “Depredador” (“Predator”), sin discusión alguna, una de las mejores cintas que haya dado nunca el cine de ciencia ficción y por extensión, cinta de culto atemporal, tenemos que hablar prácticamente, en clave divina. Y es que todo lo que ha seguido a la película de McTiernan no se puede catalogar de otra manera que de milagro, incluso para alguien tan endiabladamente ateo como el que suscribe. El primer apóstol fue Stephen Hopkins con una secuela como “Depredador 2” (1990), no solo capaz de dar continuidad a la obra de culto de McTiernan sin caer en el ridículo, sino de con el tiempo, ganarse a pulso su entrada en el exclusivo Valhalla de aquellas secuelas que consiguieron sobrevivir a sus mayores para ganarse su pedacito de cielo y de paso, su leal legión de fieles adeptos. Pero los designios del señor son inescrutables y se obró un nuevo milagro, en esta ocasión, con algo de trampa, ya que Robert Rodriguez (quien tiene algo de divino) se metió de por medio, para que Nimród Antal lo volviera a hacer. Rodar una nueva secuela de la saga y vivir para contarlo, con un peliculón del calibre de “Predators” (2010).


“Black ya tiene experiencia demostrada en esto de cagarla a la tercera, pues no queramos recordar, la importante hostia que se pegó con Iron Man 3”


Se enfrenta ahora la franquicia a su más complicada empresa hasta la fecha, ya que dicen que a la tercera, suele ir la vencida, sobretodo si Shane Black es el encargado de pilotar la nave. No en vano, Black ya tiene experiencia demostrada en esto de cagarla a la tercera, pues no queramos recordar, la importante hostia que se pegó con “Iron Man 3” (2013), y eso que no venía la saga del hombre de acero precisamente, de la excelencia (por suerte Tony Stark sí encontraría películas a la altura del personaje en otras franquicias del universo Marvel).

Black, quien recordemos formaba parte de aquel irrepetible escuadrón de élite comandado por el moja bragas Dutch en la cinta original del 87, se atreve ahora con una nueva entrega del universo “Depredador”, acercándose a la receta formulada por Stephen Hopkins (la presencia de Jake Busey es toda un homenaje a la película de Hopkins) y trasladando la acción a la urbe, sacando por segunda vez a los aliens de su zona de confort habitual (y sí, obviaré los hechos acontecidos en los cuestionables crossover junto a los xenomorfos, entregas que me resisto a ubicar dentro de ninguna de ambas sagas... por respeto). Lo hace además, traspasando alguna que otra linea roja en lo que no tengo aun muy claro si se trata de un acto de coraje, o de mayúscula estupidez, si bien tras el visionado y ojo, todo sea dicho, disfrute de la película, me atrevería a decantarme más por lo segundo.


“Predator apuesta también por un tono gamberro en las partes de acción, repletas de excesos y acercándose en muchos momentos a situaciones donde las abundantes dosis de sangre y gore, parecen estar más en sintonía con lo cómico que con el espíritu de una cinta de terror”


Comenzaremos en esta ocasión por los que a mi juicio son los cuatro pecados capitales de Black la hora de concebir esta nueva entrega. De entrada la SOBERBIA de creer que a estas alturas, un recién llegado como quien dice, puede reescribir ciertas reglas de la saga, como es el atrevimiento de imaginar ciertas conductas e intenciones de la sociedad predator, algo que hasta la fecha no se había hecho, manteniéndose siempre un ritualístico hermetismo en lo que a estos seres se refiere, para contarnos lo justo sobre ellos. Su gusto por la caza y poco más. Black se mete en algún que otro charco en este sentido y desdibuja un poco la imagen del personaje, humanizándoles en cierta manera con conductas que hasta la fecha, no se les había visto.

Aunque puede que lo peor, haya sido el creer que tenía vía libre para coger el dosificado sentido del humor aparecido en otras secuelas (nunca en la original) y abusar de él de forma frívola a modo de tropecientos gags y no todos ellos afortunados. Y aquí es donde entra el segundo de sus pecados capitales, la PEREZA que despierta el personaje protagonista, quien canaliza buena parte de este abuso de lo cómico a lo largo del filme junto a su nuevo escuadrón, el cual podría protagonizar sin dudarlo, una nueva entrega de “Los Mercenarios”. Conste que soy gran defensor del humor, sea en el contexto que sea y la serie B, siempre ha casado muy bien con este, pero en su justa medida y siempre que tenga gracia. Esto no siempre se da en “The Predator”, por más hilarante y adorable que sea Baxley, encarnado por otro de esos actores por el que siento especial predilección como es Thomas Jane. Compro también a Keegan-Michael Key (Coyle) como complemento del primero y ya. El resto, son todos nivel “No te rías que es peor”, muy de la calaña de los Julian Lago, sr.Barragan, Emilio Laguna y demás fauna, incluido el susodicho héroe del filme, un Boyd Holbrook (Mckenna) para quien la sombra de los Schwarzenegger, Glover e incluso Brody, es tan ancha y alargada, que ni se le ve.


“Siendo con diferencia la más floja de las secuelas, a la cinta de Black le da de sobras para que uno disfrute como un puto enano a lo largo de un alto porcentaje del metraje”


“Predator” apuesta también por un tono gamberro en las partes de acción, repletas de excesos y acercándose en muchos momentos a situaciones donde las abundantes dosis de sangre y gore, parecen estar más en sintonía con lo cómico que con el espíritu de una cinta de terror, una LUJURIA de violencia que personalmente siempre agradezco (y aquí no es una excepción) pero donde no me termina de cuadrar el tono utilizado en algunos pasajes, tratándose de una película de “Depredador”, de la cual uno siempre espera ese punto de “respeto” hacia las escrituras sagradas.

Y por último, imposible no hablar de AVARICIA por parte de Black a la hora de concebir a los depredadores, al menos a uno de ellos, convirtiéndose además en el mayor de todos sus pecados y por el cual sin duda debería arder en el infierno cinematográfico hasta el fin de los tiempos. Gran contraste por cierto cuando el filme apuesta por lo clásico, con uno de los mejores cazadores que nos ha enseñado la saga, que en cambio, es contrarrestado con uno de esos engendros digitales a los que por desgracia nos tiene tan acostumbrados la industria de Hollywood. Bochornoso. En estático tiene un pase, en movimiento, bueno... ver moverse a ese gigantón animado (mismo vale para sus mascotas caninas) nos acerca tanto a gilipolleces del estilo de “Warcraft” (Duncan Jones, 2016), que uno llega a perder en algunos momentos la noción de aquello que está viendo. Todo, entiendo, que por ese afán de otorgarle al depredador una dimensión que nunca antes había tenido y que dificilmente podría plasmarse con el habitual disfraz reglamentario.

Está claro que “Predator” supone una decepción importante para el fan de la saga. No por esperada, sabíamos que el día llegaría antes o después tras tres maravillosas entregas, resulta menos dolorosa. Dicho lo cual, que nadie se lleve a engaño ni se ponga las manos en la cabeza, la película de Black tiene momentos absolutamente maravillosos, de hecho, hasta la aparición del impostor digital, la primera mitad del filme roza la excelencia, haciendo gala de secuencias harto espectaculares, un predator de lujo, sangre y acción directa a cascoporro, algo de fanservice y algún que otro gag (muy grande maese Jane) para partirse el ojete, amén por supuesto de un trabajo por parte de Henry Jackman en la banda sonora, absolutamente magistral, tanto a la hora de mimar el mítico tema principal de Silvestri, como de aportar cosas de cosecha propia. Siendo con diferencia la más floja de las secuelas, a la cinta de Black le da de sobras para que uno disfrute como un puto enano a lo largo de un alto porcentaje del metraje. No siempre se puede alcanzar la genialidad y en ocasiones, pasar un buen rato ente la gran pantalla, es y debería ser suficiente.

Lo mejor: Su trepidante y genuina primera mitad, la banda sonora, Thomas Jane y la demostración de que a día de hoy, depredador puede lucir igual de amenazante sin necesidad de artificios visuales.

Lo peor: La falta de carisma generalizada de todos los personajes, el exceso de situaciones cómicas y lo más sangrante de todo, el depredador animado para toda la familia.


20 comentarios:

Jesús Haro dijo...

"¿De veras ha evolucionado o lo dicen para que la veamos?"

Marcela KariYo dijo...

Director, creo que estan plagiando la formula de Ragnorok,con una ultima pelicula ingeniosa, con mejor factura actoral (Cate Blanchett) y la genialidad de Taika Waititi. Fue un improvisacion comica de larga duracion. Depredador requiere de la solemnidad de la violencia, solo queda un sobreviviente humano porque es una pelicula de caceria, o no?

Donnie Darko dijo...

No, nadie está plagiando la formula de Ragnarok, lo que hacen Black y Dekker es actualizar su pandilla alucinante, los hace crecer, los carga con mil traumas y psicosis y en vez de enfrentarse a Drácula, el hombre lobo, la momia y demás, los enfrenta a un Predator...

Por eso he disfrutado como un crío de esta película. Es cierto que su primera parte es superior a la segunda donde es cuando mas se notan los cortes o las presiones de la productora, es cierto que Black ha 'infantilizado' a la bestia, pero ha conseguido un producto tan entretenido, tan lleno de guiños al cine de los ochenta que a mi esta película me parece una autentica delicia.. Si hasta se muestra el eterno dilema de los ochenta.. 'Una pandilla aluciante' o 'Los Goonies'? Una mascara de Franestein o de pirata?

Podremos estar de acuerdo o no con lo que ha hecho Black, pero en lo que no creo que nadie ponga ni un pero es en el gran trabajo de Thomas Jane. Y bueno, luego está la voz que le han puesto al crío en la versión española...por Dios... si parece mi padre!

Si, este Predator es un sin sentido pero un sin sentido absolutamente divertido.. Por dios.. que haga mas cosas Dekker!!!

Un Saludo!

Donnie

Anónimo dijo...

En resumen, que es una PARODIA de las originales adaptada al cine actual. Pues normal que sólo podamos agarrarnos a la "diversión", a otra cosa parece imposible.

Max Cady dijo...

Aunque coincido en muchos aspectos con tus apreciaciones (básicamente las negativas), querido Rector, disto mucho de tu indulgente nota final. Esta The Predator es una tremenda decepción e INvolución de la saga.

La interesante premisa argumental se va a pique con el tono cómico-bufonesco totalmente inadecuado que Balck y Dekker imprimen a la historia, además de personajes sin verdadero carisma (lo de la científica en plan Rambo es de traca) y una mutilación en la sale de montaje del desmadrado tercio final que dan como resultado un despropósito mayúsculo. Por no mencionar la trivialización o bestialización del Depredador en detrimento del cazador astuto y estratégico de la original.

Esta nueva entrega de la saga sólo hace que confirmar lo buena e injustamente tratada que fue Predator 2 de Stephen Hopkins, la cual se conecta con esta a través de los personajes que interpretan Gary y Jake Busey (los cuales en la pantalla también son padre e hijo).

P.D. Lo de los perros del Depredador es infumable e indigno. Verdaderamente lamentable desaprovechar la oportunidad de relanzar la saga con un producto tan mediocre.

Missterror dijo...

Querido Rector, aún coincidiendo en muchas de las cosas que expresas con estos magníficos pecados capitales, creo que coincido mucho más con Max que contigo o con Donnie y esto sí que es para descorchar una botella de buen vino, ¿verdad Max? ;)

Para mí, esa SOBERBIA a la hora de redibujar las características del Depredador y de tomarse la libertad de entender a estos seres, unas cuarenta veces por encima del humano, como iguales, es terrorífica. SPOILER- Lo de los perros adiestrados a base de una simple distracción como es el truco del palito, como si fueran caniches de abuela, me parece susceptible de una multa de cuantiosa cantidad. Que el Depredador tenga que justificar su decisión de llevarse al niño, adecuándose a comunicación humana, es incomprensible en el universo "Predator". Por Dios! Es un Depredador, si quiere al niño, lo coge y punto.Grrrrrrrrrr, Depredador no necesita bajar al nivel humano para explicar nada, es un guerrero supremo, un cazador. Nosotros somos los hormigas que él pisa porque le da la gana.
Luego encontramos esa PEREZA de aguantar veintemil gags cada vez que sale la super pandi del cero carismático Mckenna. Estro ya es algo personal porque mi cabeza no es muy capaz de entender una película seria y llena de gags a la vez. En este punto, creo que esto no tiene nada que ver con "Thor: Ragnarok", la cual me divirtió tremendamente porque me pareció una gamberrada de principio a fin. "The Predator", tiene momentos épicos que se diluyen con tanta salida de tono.
Dicho esto, el inicio me encantó y la parte del Predator en el laboratorioa me pareció sublime. Por lo general todo lo que implicaba alienígenas me motivaba pero lo que se reducía a humanos me parecía una meada fuera de tiesto, con perdón.
Luces y sombras en los efectos, hacen que me decante por un simple aprobado y que me cuestione muy mucho el talento de este director.

Saludos.

victor dijo...

Yo quería ir a verla, pero después de leer muchas críticas, me da que no iré. Depredador jamás puede tener un punto cómico. Por ahí no paso.
Un saludo

El Rector dijo...

Jesús, por desgracia es cierto, ha evolucionado y eso es de largo, la peor parte de la película.

Karrie-Yo, creo que las fórmulas son bastante diferentes. La maravilla de Waititi es una comedia de aventuras pura y dura, que no solo no lo intenta disimular, sino que se regocija en ello. "Predator" es una propuesta supuestamente seria, en donde la parte cómica se le va de las manos más de la cuenta, pero no creo que pretenda renunciar deliberadamente a esa seriedad. Pero sí, se echa en falta (y mucho) esa solemnidad que comentas y que a mi juicio, requieren siempre estas sagas tan míticas y mitificadas.

Donnie, pues 100% de acuerdo con todo lo que comentas, hasta coincidimos con lo de Thomas Jane, que creía yo que era una percepción muy personal. Es un actor que se ha ido ganando mi respeto y admiración con el paso de los años. Carisma en estado puro y aquí, bueno, condensa en su personaje la parte más macarra del filme. Algunas de sus secuencias son para enmarcar :)

Anónimo, yo no diría tanto. Y ojalá pudiéramos agarrarnos siempre a la diversión, que no olvidemos, es de lo que se trata esto y por desgracia, no lo tenemos siempre al alcance.

Max, es cierto que coincidimos en lo negativo, pero yo también le veo virtudes. De hecho, a la primera mitad, no le puedo reprochar absolutamente nada, todo lo contrario.

Es cierto que hay algunas "reglas" que deberían cumplirse en según que casos y que según que cosas, pueden ser tildadas de irrespetuosas o de parodia en otras tantas ocasiones. Esta "Predator" es susceptible de ello en muchos pasajes, lo reconozco, pero no es algo que esté reñido con la diversión y el entretenimiento. No es una entrega que vaya a pasar a los anales del género como las anteriores, pero es francamente disfrutable. Al menos en mi caso, de ahí la nota, pese a esa perdida de identidad que está fuera de toda discusión.

Missterror, y en tu caso mejor que en cualquier otro, entiendo la gran decepción, ya que conozco de buena mano esa "incapacidad" tuya de entender el humor dentro de contextos serios. Entiendo lo desconcertante quepuede ser para ti, una película como "Predator", jaja! Es curioso, que coincidiendo en muchas cosas a la hora de analizarla, tengamos una percepción final tan diferente. La magia del cine.

La parte del laboratorio es una puta delicia... madre mía si esa hubiera sido la tónica del filme. Ahora estaríamos hablando en términos bien distintos :(

Victor, si eres fan de la saga, esta es una película imperdible, con o sin críticas negativas. Lo es porque tiene momentos al servicio del fan, absolutamente maravillosos. Pero sí, no esperes el tono habitual de la saga aquí.

Saludos.

Max Cady dijo...

Descorchar una buena botella de vino siempre es un placer, pero si además va acompañado de una compañía tan fantástica como la tuya Missterror aún mayor motivo para hacerlo.

Dicho lo cual, querido Rector, por desgracia las pocas virtudes de Predator se diluyen cual azucarillo ante tanta mala decisión de sus creadores y hacen que pese albergar un buen ritmo en sus primeros 35 o 40 minutos no resulte suficiente para salvar y disfrutar la cinta. De hecho, la vergüenza ajena se apoderaba de mí en la sala y no daba crédito a algunas soluciones (desde la elección del casting a los “chihuahuas” espaciales). No, no la disfrute.

Y es que, pese a que esa primera parte tiene un tono más parecido al de las dos primeras entregas, el Predator se comporta como una bestia parda y no como un cazador inteligente, además de no comprender porque la científica se comporta como un G.I. Joe. ¿Tanto costaba que fuera una científica militar?

La duda que me surge es: ¿cuál es el motivo de los tijeretazos (que se notan una barbaridad) en la sala de montaje del tercio final? Reconozco que soy “masoca” y pese a lo poco que me ha gustado querría ver la edición integra de lo perpetrado por Shane Black. Tipo que creo que en el terreno del cine negro y de acción con toques de humor macarra se mueve de maravilla (véase: Arma Letal, El Último Boy Scout, Kiss Kiss Bang Bang o The Nice Guys).

Saludos enormes y una delicia volver a conversar con vosotros. A ver si algún día puede hacerse realidad lo de la botella de vino y la conversación es en persona.

¡Alerta SPOILER!!!!!!!!

P.D. ¿No es incoherente, por no decir demencial, que si el Depredador viene a ayudarnos (sic) de los Depredadores supremos (sic), se dedique a masacrar a la gente?

El Rector dijo...

Max, las virtudes están ahí y son independientes de lo todos esos "peros" en los que coincidimos. A mi la estupenda primera mitad por sí sola, ya me justificada el visionado y disfrute de esta película, por más descalabros que uno se encuentre después. Aquí como siempre, ya entramos en el terreno de la vara de medir personal de cada uno y de su nivel de exigencia y/o permisibilidad con según que cosas.

No seré yo quien intente justificar según que cosas que ocurren en la película que no me gustan. Por hablar de un momento concreto que citas, y que posiblemente sea mi escena favorita de toda la peli, decir que el depredador se comporta como una bestia parpa dada la situación, encerrado en un laboratorio, desarmado, maniatado y rodeado de enemigos Entiendo que ahí, poco margen para el sigilo hay.

Sobre los tijeretazos de su último tercio, bueno, nada nuevo. Algo habitual, por desgracia. Hay veces que el producto final que nos llega a cines se resiente más y veces en las que menos (ahí está la genial "Hereditary", redonda pese a masiva eliminación de metraje). Por mi parte, deseando poder ver en un futuro, un montaje más apañado de este "Predator".

A mi de momento como director, Shane Black ni fu ni fa.

Saludos.

P.D: Totalmente :)

Doom dijo...

Realmente muy mala, no me voy a extender demasiado simplemente por que la pelicula no lo merece, pero es un desastre. No veia una edicion tan mala desde Justice League, mucha regrabacion. Y tiene tan poco que ver con el material como Iron Man 3. Una perdida de tiempo.

Doom dijo...

*material original, quise decir

Doom dijo...

Marcela, Ragnarok es otro verdadero desastre, pero necesitaria un texto tamaño biblia para explicar todo lo malo que tiene.

El Rector dijo...

Doom, tener poco que ver con el material original, no tiene necesariamente que ser algo malo. Supongo que A Black no le seducía volver a hacer lo mismo por cuarta vez, más cuando es muy difícil por no decir imposible, acercarse a la calidad de anteriores entregas. Otra cosa es que nos guste más o menos lo que haya hecho o seamos más o menos tolerantes con las licencias que este se tome.

Afortunadamente, en los tiempos que corren, las películas son algo más que su edición. De lo contrario estaríamos bastante jodidos.

Sobre "Thor: Ragnarok", yo me quedé corto con tres folios para hablar sobre sus virtudes, así que no te quitaré razón sobre lo que comentas, por más maravilloso "desastre" que me parezca ;)

Saludos.

Anónimo dijo...

Un siete...que generosidad puntuando.Creo que no fuiste objetivo y te dejaste llevar por la pasión.Un dos y va que arde.

El Rector dijo...

Anónimo, el día que deje de llevarme por la pasión, no volveré a escribir sobre cine. Un siete me parece una nota muy razonable y oye, además, argumentada.

Saludos.

Anónimo dijo...

La frasecita del niño"Mi padre mata para que puedas ser cartero"no tiene desperdicio¿A cuantos ha tenido que matar papi para que Shane Black haya podido rodar este insulto a Predator?

El Rector dijo...

Anónimo, en una película de este tipo, tan enfocada al reverso más gamberro del género, que el porcentaje de gags acertados sea más o menos elevado, me parece anecdótico. películas mucho mejores y mas reconocidas que esta, contienen chistes tan o más malo que el que citas.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Creo que frases como 'Mi padre mata para que tu puedas ser cartero' dejan clara no solo una brutal crítica a cierta forma de pensar de los americanos sino también a toda esa publicidad que nos metieron en vena usando para ello el cine de acción de los ochenta. Que si, que nos dejaron grandes películas pero hemos de reconocer que muchas de ellas tenían un tufillo propagandístico bastante reconocible y que a dia de hoy alguna de ellas no está muy orgullos de lo que hizo en su momento

'Predator' es un homenaje a todo un tipo de cine pero también se ríe de él. Hace bromas y como dice el rector y como ocurre siempre no todas están a la altura, pero como película es tremandamente disfrutable..

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, muy de acuerdo con ese tono auto paródico que se esconde detrás de muchos de los gags contenidos en la película. Y sí, por desgracia, el tufo propagandístico suele estar muy presente en el cine USA (y no solo en el de acción), es algo con lo que los aficionados al cine hemos tenido que tragar históricamente. Lo más sano es entenderlo como un cliché más y no tomárselo muy en serio nunca. Una excentricidad yankee como cualquier otra.

Nunca entenderé, volviendo al tema de los gags como tales, el gran problema que les supone a muchos espectadores lidiar con el sentido del humor, sea cual sea el contexto.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.