lunes, 16 de noviembre de 2009

Crítica: Broken

"Broken" vendría a ser la versión para adultos de "Captivity" añadiéndole unas pizquitas de "Saw", y aunque al principio el filme no parezca muy prometedor, pese a la bonita secuencia de créditos, va ganando interés de forma paulatina para terminar enganchando irremediablemente. Estamos ante uno de esos filmes ingleses de bajo presupuesto pero de buenas ideas, una cinta que transmite esa atmósfera malsana tan característica que suele tener el cine salido del Reino Unido, y donde su dúo de directores, el debutante Simon Boyes, y Adam Mason ("The Devil´s Chair"), juegan sus cartas a la perfección y con poco mas de dos personajes, consiguen crear una historia tensa y emocionante que consigue captar nuestra atención en todo momento y que como el buen vino, mejora con el tiempo.

"Broken" además, tiene una curiosa particularidad, y es que consigue que nos decantemos descaradamente del lado del secuestrador, y es que la protagonista merece morir a todas las de la ley, pues jamás un personaje consiguió sacar de sus casillas a El Rector como esta Nadja Brand (que además de protagonizar, también produce el filme) que da vida en la película a Hope, la mujer atormentada, no solo por su situación, sino también por la desaparición de su hija, supuestamente a manos de su mismo captor.

Esta mujer da claras muestras de deficiencia mental a lo largo del filme, pues nunca en la historia del cine de psicópatas, la víctima tuvo tantas oportunidades de cargarse a su raptor (interpretado de forma muy notable por Eric Colvin), y aquí no hay Síndrome de Estocolmo ni nada que se le parezca. La cinta contiene algunas escenas potentes, de esas que hacen que te retuerzas en el sofá, lo que aumenta mucho los enteros de la película, sobreponiéndose al ritmo eminentemente lento de su desarrollo. Estas secuencias muestran un gran nivel de realismo y acercan al filme, por momentos, al gore más explícito.

Para concluir, "Broken" se mueve en una tesitura y bajo unas directrices que ya hemos visto en otras ocasiones, incluso plagia de forma descarada, elementos de películas tan conocidas como pueda ser "Saw", pero aún y así, consigue salir adelante gracias a la crudeza de sus imágenes, el súper interesante personaje del psicópata y al incierto desenlace de la historia. Un filme interesante, que descubriremos si dejamos pasar los primeros instantes de metraje, que se hacen un tanto insípidos. Y hacedme un favor, si alguna vez os encontráis con esta mujer, matadla con vuestras propias manos sin vacilar, pues es ella la auténtica psicópata de la película.


1 comentarios:

RUBÉN ARNAIZ dijo...

Una de esas peliculas de 'debut' sin apenas dinero pero que con algo de talento y una buena publicidad consigue ser seleccionada en Festivales, como en este caso: Sitges y premiada en el Dead by Dawn de Edimburgo'.

La pelicula empieza mal, todo hay que decirlo, ya que parece otra mas en la 'linea de Saw', como reza la idiota publicidad... Pero una vez superado ese 'bache' la pelicula indaga en la psicología de los dos personajes principales, de una manera muy diferente a lo que el cine nos tiene acostumbrados. El personaje de Nadya Brand (también productora) hace cosas 'atípicas' de los films pero hasta que punto veraces en el mundo real.

Aún asi, la pelicula tiene un final ambíguo un poco idiota, que no viene mucho a cuento y el estar rodada en cine digital, le resta ''calidad visual''. En definitiva, un film a descubrir pero en un contexto apropiado, nada de verla un domingo por la tarde por 'aburrimiento'. Estáis avisados.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.