lunes, 1 de febrero de 2010

Crítica: Forget Me Not

Todo el mundo tiene su particular lista de odios y fobias, quien diga lo contrario miente como un porcino, pues este poco bien visto sentimiento es algo con lo que venimos de fábrica y yo, aun siendo una bellísima persona, no soy una excepción y tengo mi propia colección (la cual y con la corrección que me caracteriza, no voy a descubrir aquí), lo que si puedo decir es que "Forget Me Not" trata directamente sobre uno de mis odios favoritos, los adolescentes, sentimiento que sin duda comparte conmigo el amigo Tyler Oliver, si tenemos que guiarnos por su patético retrato del adolescente común, en lo que es una fidedigna recreación de este detestable episodio del ser humano, donde por desgracia en los tiempos que corren, la realidad hace tiempo que superó la ficción.


El debutante Tyler Oliver nos sumerge para la ocasión en una historia de fantasmas heredada directamente del cine oriental, donde estos son de largo lo menos terrorífico de una película que tiene en sus protagonistas la parte mas escabrosa de la misma y es que en "Forget Me Not", Tyler consigue plasmar a la perfección el "modus operandi" del adolescente común (hace unos años habría pensado que solo del americano, pero en la actualidad extensible a toda la población... bendita globalización), al que se nos muestra tal y como es, una criatura egoísta sin principios ni valores que solo tiene (en el mejor de los casos) dos cosas entre ceja y ceja, emborracharse y follarse a todo bicho viviente. Este es el mayor logro de la película de Tyler, conseguir que odiemos de una forma desmesurada a todos y cada uno de los protagonistas de una historia que pese a su marcado acento clónico, repertorio casi infinito de clichés y repetición de situaciones mil veces vistas antes, introduce a nivel argumental una idea que aunque yo no diría de cosecha propia (sin ir mas lejos recuerdo un fantástico episodio de la serie "Star Trek: La Nueva Generación" que ya explotaba esta interesante premisa), si que le da cierto toque de personalidad al filme, aunque por desgracia no se explota lo suficiente y termina muriendo a la sombra del clásico y aburrido desarrollo de siempre.

La película nos pone en el pellejo de un grupo de jóvenes, los cuales después de una de esas tradicionales fiestas suyas, deciden acercarse al cementerio mas próximo en medio de la noche y jugar al juego que amenizó sus infancias, una variante del "pilla pilla" donde después de una absurda cantinela (esto si, genuinamente americano) uno de ellos toma el papel de fantasma y tiene que ir atrapando al resto de participantes, los cuales tienen que unirse a el en su implacable búsqueda. Es entonces cuando aparece una joven que les pregunta si puede unirse al juego y que terminará saltando a un barranco y desapareciendo. A partir de este punto, el juego se convierte en realidad y los jóvenes irán desapareciendo uno a uno (y aquí entra en escena ese elemento potencialmente interesante que os comentaba), y tan solo Sandy, será capaz de recordar a sus amigos desaparecidos, en lo que yo también entiendo como un inteligente y sarcástico guiño a la conducta de estos promiscuos jóvenes, capaces de fornicar con alguien y no recordarlo a los pocos días, si esta ha sido la intención del director, chapó, y si no, curiosa casualidad.

Dejando esto de lado, lo que es la historia de fantasmas en si, carece del mas mínimo interés, como ya os podéis imaginar estamos ante una sucesión de muertes que irá mermando el inicialmente nutrido grupo de jovencitos, todos ellos por supuesto, de anuncio de pomada anti acné e interpretados por un buen puñado de actores mas o menos populares entre el público juvenil norteamericano, pues muchos de ellos han aparecido en series como "Hanna Montana" y similares, que irán cayendo presa de unas apariciones espectrales de factura asiática, añadiendo a sus víctimas a su terrorífico grupo de caza adolescentes, cosa que sin duda agradeceremos, pues estos no merecen otra cosa que la muerte. Así que con este triste panorama, el único punto atractivo de la historia reside en el regocijo de ver sufrir a esta panda de indeseables y en la "sorpresa" de descubrir cuan despreciables pueden llegar e a ser, como bien ilustra la secuencia de la gasolinera, donde una de las jóvenes vende su cuerpo al dependiente por cuatro cervezas.

Visualmente la cinta cumple, aunque sin demasiados alardes. Por un lado tenemos a los espectros, los cuales lucen un "look" bastante pintoresco que podríamos catalogar incluso de resultón, aunque su puesta en escena a base de espasmos acelerados, que ya se ha visto en cientos de producciones, les quita cualquier personalidad que pudieran tener. Y por el otro están las muertes, bien realizadas pero carentes de originalidad y sin resultar ni remotamente lo explícitas que merecía la ocasión.

Conclusión, "Forget Me Not" es una perfecta recreación de lo que es la adolescencia del siglo XXI (un tanto pesimista, me gustaría pensar), donde Tyler Oliver hace gala de un gran conocimiento del terreno y crea unos personajes a medida para intentar satisfacer a todos los públicos, tanto a los pobres diablos descerebrados que se sentirán identificados con ellos, como a los que detestamos a esta sub especie (aunque ni se debe ni se puede generalizar), consiguiendo estimular nuestra capacidad de odiar hasta límites insospechados y producirnos de paso, una profunda satisfacción a todos aquellos que ya tenemos una edad, por no haber formado parte de esta tediosa actual generación de pimpollos fiesteros, lo que le da un poco de aliciente a una película de terror que como tal, carece del mas mínimo interés, donde se desaprovecha la interesante idea del borrado de recuerdos, terrenos por los cuales seguramente abría ganado muchos enteros, prefiriendo centrarse en una historia clásica de fantasmas con regustillo asiático construida a partir de todos los tópicos habidos y por haber. "Forget Me Not" tiene poco de "no me olvides" y demasiadas cosas que olvidar.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.