viernes, 19 de marzo de 2010

Crítica: Pearblossom

Una nueva dosis de supuestas vampiras lesbianas (digo lo de supuestas por que dos chicas dándose un par de morreos no es suficiente muestra para demostrar su homosexualidad, tan solo demuestra que son un poco guarronas... aunque si esto ya genera dudas, el tema del vampirismo no se queda atrás), es lo que nos propone el señor Ron Carlson, quien toma el relevo de Phil Claydon y su "Lesbian Vampire Killers" para ofrecernos otra vez, una historia de vampiras calenturientas con seria aversión a las "estacas", y lo hace con una producción "Low cost" que pese a todo, cuenta en su haber con un valioso patrimonio en forma de caras conocidas y culitos prietos.

Este activo está encabezado por la explosiva Sophie Monk (o como diría mi novia, la clásica rubia americana operada que son todas iguales), a la que muchos recordarán por su participación en una de las películas mas populares del pasado año (mediocre en mi opinión), "Colinas Sangrientas", y que aquí vuelve a subir la temperatura al personal gracias a un papel incluso, mucho mas sensual y cargado de erotismo del que le pudimos ver en la cinta de Dave Parker. A su lado, gente como la joven Scout Taylor-Compton, hermanísima de Micheal Myers en los "Halloween" & "Halloween 2" de Rob Zombie (por cierto, menudo fiasco su nuevo disco), una de las hermanas Avellan ("Planet Terror"), Elektra en este caso y a la inglesa de raíces indio/finlandesas Anya Lahiri, quien seguro ganará en popularidad desde este momento, haciéndose un hueco en los corazoncillos del sector masculino.


"Pearblossom" (también conocida como "Life Blood" o "Murder Land") nos cuenta la historia de Brooke (Sophie Monk) y Rhea (Anya Lahiri), una pareja de enamoradas que asisten a una fiesta de famosos (de esas donde solo hay gente guapa o gente fea con mucho dinero), en la que Brooke, después de un desagradable encuentro con un indeseable que intentaba abusar de una jovencita, termina dándole muerte, huyendo inmediatamente de la escena del crimen con su inseparable Rhea. En esta huida en coche bajo la noche estrellada y después de otro desafortunado accidente con una pobre zarigüella que pasaba por ahí, se detienen en un pequeño claro del bosque a discutir y autocompadecerse cuando de repente, son atacadas por una fuerza sobrenatural que acaba con sus vidas. 40 años más tarde, ambas renacen de la tierra, dotadas de extraordinarios poderes y de una irresistible sed de sangre.

Con esto tenemos sentadas ya, las bases de esta cinta de terror vampírico con aires de "Sexplotation" ligero que, nuevamente, (hay queda la reciente "The Graves") utiliza una pareja de sexys protagonistas como gancho publicitario para poder asomar las narices en primera plana mediática (aunque por suerte para nosotros, muy lejos del empacho de marketing al que nos vimos sometidos con la cinta de Brian Pulido).

"Pearblossom" gasta los primeros 20 minutos de metraje en intentar convencernos de dos cosas, la primera que las chicas son lesbianas, para lo cual no duda en mostrárnoslas comiéndose la boca las veces que sea necesario en la mencionada fiesta de gente guapa y gente fea con mucho dinero. La segunda, con una sutileza digna de "Barrio Sésamo" y un alarmante patetismo (atentos al numerito de la zarigüella... para esconder la cabeza bajo tierra), que Brooke es una chica mala e irresponsable y Rhea la buena y pura de corazón.

Después de esto y gracias a una secuencia digna de esos sueños eróticos de verano de los cuales uno se despierta empalmado, se nos ilustra sobre el suceso que convirtió a las muchachas en ¿vampiras? a manos de ¿Dios? Solo que Dios, no es ese hippie sucio que siempre hemos creído, sino una tía en pelota picada tan solo cubierta con un transparente velo de seda que para no faltar a la costumbre, le come la boca a Rhea y le explica no se que mierda sobre una misión divina y corazones puros. Surrealismo en estado puro para justificar la aparición (40 años después, para darle ese toque de dramatismo) de dos vampiras con mas curvas que la carretera de Garraf, ligeritas de ropa y con ganas de liarla.

Ron Carlson es un tipo que hasta ahora ha lidiado mas que nada con el mundo de la comedia y aunque "Pearblossom" es una película de terror, le cuesta quitarse de encima ciertos dejes del género cómico, esto queda reflejado en muchos de los personajes que aparecen en la cinta, de marcado tono humorístico, como el grupo de policías del condado, encabezados por un veterano y machista Sheriff (interpretado por el eterno secundario Charles Nappier) y sus ayudantes, un enano guasón (Danny Woodburn de por ejemplo, "Watchmen") y una agente asiática (Jennifer Tung). Por no mencionar a Dan (Patrick Renna), un dependiente de gasolinera bastante peculiar o a una pintoresca familia de extranjeros que terminan por verse implicados en la trama. Es por eso que en "Pearblossom" se respiran dos ambientes muy diferenciados, uno de marcado carácter serie B con las vampiras como protagonistas, donde una mas que competente y no menos provocativa Sophie Monk lleva todo el peso de la historia sobre sus carnes, y otro donde los surrealistas personajes montan su propia comedia barata alrededor de la figura de estas.

Conclusión, "Pearblossom" es una nueva excusa barata para poner en pantalla a dos chicas llamativas para que luzcan palmito, que aunque por suerte, trabajan bastante mejor que las hermanas Graves de la nefasta "The Graves", terminan viéndose salpicadas por la mierdosa y ridícula historia de la que son partícipes, construida a partir de un cúmulo de inconcluencias sin sentido que mezclan sin conexión alguna, vampirismo de diseño y fuerzas divinas. Una historia simple, poco substanciosa y previsible que solo se sustenta por el encanto de su tándem protagonista y por la simpatía que despiertan algunos de los personajes secundarios, amén de contadas secuencia sangrienta y de algunos detalles técnicos resultones en plan videoclip musical. ¿Lo peor? pues prácticamente todo lo demás, destacando la falta de contenido mas "adulto" (como ya pasó en "Sexy Vampire Killers"), la superficial y poco creíble relación entre las dos protagonistas, la total ausencia de justificación para los acontecimientos que se narran y el brusquísimo y decepcionante desenlace final, mas digno de un episodio de serie televisiva al que se le echaba el tiempo encima que de una película, que me dejó con una cara de gilipollas mas acentuada de lo habitual después de que, pese a todas las miserias del filme, este me resultó en líneas generales bastante digerible e incluso disfrutable por momentos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.