sábado, 15 de mayo de 2010

Crítica: Creature of Darkness

Hace unos días, Fernando Carrión, un buen amigo de esta web, nos comentaba el buen rato que pasó recientemente con "El Vengador Tóxico", uno de los clásicos por excelencia de la mítica Troma y para muchos, una película de culto pese a no ser precisamente la obra cumbre del séptimo arte (vamos, que es mas mala que la sarna). A esto, un sabio de cuyo nombre no quiero acordarme (y que suele poner en entredicho aquello de que los borrachos y los niños son los únicos que siempre dicen la verdad), hacía referencia a otro tipo de cualidades, cualidades que pueden convertir una aberración fílmica como por ejemplo, "El Vengador Tóxico", en una cinta de culto.

He querido comenzar con este pequeño inciso pues me viene a huevo para presentar la película que nos ocupa, "Creature of Darkness", nueva propuesta enmarcada en la denominada "serie Z" que ha excretado un tal Mark Stouffer, quien ha pasado gran parte de su carrera trabajando para "National Geographic" además de dirigir la pastelosa comedia canina de segunda fila "Dog Gone" y que en esta ocasión, no solo se encarga de la dirección, sino que también escribe y produce su nueva obra, una adaptación muy, pero que muy libre, del "Depredador" de John Mctiernan.


"Creature of Darkness" nos sitúa en una recóndita zona en las montañas cerca de una base militar, donde un grupo de amigos pasan unos días de acampada practicando deporte extremo sobre ruedas mientras ayudan a uno de sus compañeros a afrontar unas terribles pesadillas que transcurren en ese lugar. La cosa se pone fea cuando en una de sus excursiones a motor, se topan con un cuerpo humano descuartizado en medio del desierto, pues antes de que puedan abandonar el lugar, comenzarán a ser cazados por un misterioso encapuchado.

Como es de suponer en este tipo de productos, el argumento no tiene la mas mínima relevancia, así que en este aspecto no le vamos a reprochar nada a tito Stouffer. Ahora bien, lo que si que no puede faltar en un cualquier "serie Z" que se precie, son aquellos elementos a los que hacíamos referencia al principio y que podríamos simplificar en tres principios básicos: risas, guarradas y tetas. "Creature of darkness" carece de todos ellos.

Para comenzar no tiene humor, algo que resulta poco menos que un suicidio cinematográfico si tenemos en cuenta que todas y cada una de las situaciones que se dan en la película son eminentemente cómicas y surrealistas, factor este, no solo debido a la absoluta nulidad en la dirección de su director, sino también a las mas que dudosas capacidades artísticas de todo el reparto, muy por debajo de un Steven Seagal interpretando "Hamlet". Con esto tenemos como resultado un producto que se queda en tierra de nadie, pues como comedia no es graciosa por que no está concebida para tal fin (a no ser que encontremos divertido ver como los personajes aparecen por arte de magia después de cada desaparición cuando en teoría estaban en otro lugar o cosas similares), y como película que pretende ser tomada en serio resulta poco mas que ridícula, pues todo, absolutamente todo, resulta ridículo.

Pero la cosa no termina ahí, por que tampoco tiene ni sangre ni gore, ni guarradas de ningún tipo. De acuerdo que no había mucha pasta, eso queda muy claro desde la secuencia inicial donde la nave alienígena es perseguida por los cazas terrestres, digna de la época dorada de los ordenadores de 8 bits y los videojuegos de cassette, pero de estar limitado a directamente sudar de enseñar una puñetera escena en toda la maldita película, mas allá de verle los dientes a la criatura y algún que otro chorro de blandiblú, me parece que tiene mas que ver con dejadez o falta de ganas que por cualquier otro factor que se pueda tener en consideración. Sin duda se habrían agradecido mucho alguna que otra prótesis de goma y unos pocos litros de sangre de cerdo, en lugar de hacernos pasar vergüenza ajena con la patética recreación digital del cazador alienígena dando saltos por el monte.

Y ya para rematar la faena, descubrimos con asombro y perplejidad, que tampoco hay ni destetes ni actividad sexual de ningún tipo, vamos, que Mark Stouffer ha filmado documentales de animales mucho mas picantes que esto.

Conclusión "Creature of Darkness" no solo es una película lamentable como tal, también es una vergüenza para la "serie Z" mas casposa. Un producto en el cual resulta imposible encontrar una sola razón que justifique su visionado (a lo sumo el engañoso trailer, que igual consigue engatusar a algún pobre desgraciado). No tiene argumento, ni ritmo, ni sangre, ni FX graciosos, ni interpretaciones decentes (y eso que en el reparto encontramos a un desmejorado Devon Sawa, protagonista de la primera entrega de "Destino Final"), ni escenas erótico festivas, ni chicas guapas... por no tener, no tiene ni efectos de sonido, todo se desarrolla bajo un estrepitoso vacío sonoro que solo se rompe en contadas ocasiones para que una terrible banda sonora monocorde resalte las supuestas secuencias mas tensas del filme. Esto ni es "serie Z", ni es cine, ni tiene puñetera gracia señores. Avisados quedan.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.