lunes, 15 de agosto de 2011

Crítica: The Devil´s Rock

Como adicto al cine fantástico, hablar de Nueva Zelanda es hablar del inicio de un romance que aun perdura a día de hoy, pues fue un tal Peter Jackson hace ya unos cuantos inviernos, quien desde aquellas cuasi paradisíacas tierras australes, me enamorase con joyas imperecederas como “Bad Taste”, “Brain Dead” o no hace tanto, la gloriosa trilogía de “El Señor de los Anillos”, (reconozco que lo único que había leído hasta hace poco en mi puñetera vida, era la obra de Tolkien, e “It” de Stephen King”… en ambos casos me gustaron mas las películas… es lo que tiene ser un mendrugo) posiblemente… que coño, sin duda alguna, lo mas grande que se haya filmado nunca. Es por esto, que la sola idea de coquetear nuevamente con una película con semejante denominación de origen es tan embriagadora como volver a revivir aquella primera cita, aquel primer solo de guitarra, aquel primer coma etílico... si además, a esto le sumamos que el asunto está encuadrado en un marco tan sumamente fascinante para un servidor como es el de la Segunda Guerra Mundial con la Alemania Nazi ocultista de por medio, os podéis imaginar que la expectación que me despertó “The Devil´s Rock”, debut cinematográfico de Paul Campion (hasta ahora, consumado especialista en efectos especiales que, de entre una multitud de filmes donde destacan títulos como “Furia de Titanes”, “Dorian Grey” o “30 Días de Oscuridad”, llegó incluso a trabajar en la propia trilogía del anillo), fue mayúscula, y aseguro que en esto, (y a ver quien es el guapo/a que se lo traga) nada tuvo que ver la presencia de una atractiva mujer insinuando pechera y vestida de nazi en uno de sus pósters promocionales.

“The Devil´s Rock” nos sitúa en el apogeo de la segunda guerra mundial, en una isla del Canal de la Mancha, la noche antes del “día D” (aka desembarco de Normandía) y nos pone en el pellejo de dos soldados de las fuerzas aliadas, el capitán Ben Grogan y el Sargento Joe Tane, enfrascados en una misión secreta que tiene por objetivo destruir armamento nazi para debilitar sus defensas de cara a la inminente invasión que se avecina. Pero en la isla, hay algo mucho mas siniestro que los propios nazis, pues tras las paredes de un siniestro bunker, estos han desatado terribles fuerzas maléficas que escapan incluso a su control. Serán los gritos de una mujer en apuros, los que, haciendo que desobedezcan sus órdenes, atraerán a nuestros héroes hasta las profundidades de la instalación.

Una vez mas, volvemos a encontrarnos ante una historia de amistades (colaboraciones en este caso) inesperadas, tal y como os hablé hace poco en “Death and Cremation”, aunque esta vez, la cosa está mas cercana a aquella genial “Enemigo Mío” de Wolfang Petersen que protagonizó Dennis Quaid en 1985, donde para sobrevivir en un inhóspito planeta, tenía que colaborar con un alienígena miembro del ejército rival. En “The Devil´s Rock” se repite esta pauta, en la cual un heroico capitán de las fuerzas aliadas, tendrá que colaborar con un diabólico oficial nazi de las SS para intentar pararle los pies a un temible demonio que estos han invocado con el fin de utilizarlo como arma contra sus enemigos. Es nuevamente, esta tormentosa relación, el aparato motriz con el que se mueve una historia tan simple como efectista, donde todo se construye con apenas cuatro personajes, algo de mitología demoníaca de pega (se habla de un tal Ven Barú, demonio femenino que siente un apetito voraz por la carne humana y que cambia de forma dependiendo de los ojos de aquel que la ve, mostrándose siempre como su enamorada) y un buen puñado de nazis descuartizados a modo de atrezzo.

Pese a esta simpleza, la cosa funciona. Y funciona por que para tratarse de un filme tan modesto como este, estamos ante un trabajo sorprendentemente bien actuado, en especial si nos centramos en la pareja protagonista encarnada por Craig Hall (“King Kong”, “30 Días de Oscuridad”) y sobretodo, un genial Matthew Sunderland dando vida al nazi cabrón de turno, con su característico corte de pelo, acento y aires de supremacía aria. La tercera en discordia, por supuesto, es una seductora demonio que se ha “cepillado” a todo el escuadrón alemán y que intenta enfrentarles para poder escapar del lugar, dando inicio a una guerra psicológica que pondrá a prueba la naturaleza humana y el peso específico que tiene un sentimiento como es el amor, sobre esta, mientras nosotros, como espectadores, apostamos sobre cual de los tres personajes se alzará con la tan ansiada victoria final.

¿Cuál es el problema de una historia que gira entorno a una demonio devora hombres? Pues que en el marco temporal en el que se desarrolla la película, solo aparecen tres hombres. Esto puede parecer una chorrada, pero en realidad es un terrible hándicap. Me explico. El espectador, se sube al tren cuando la demonio YA se ha cargado a todo el personal. Es cierto que ha dejado un agradable rastro de muerte, cadáveres mutilados, estancias manchadas de sangre y vísceras varias esparcidas por el lugar, pero nosotros, como espectadores no hemos sido testigos de esto y por desgracia, no lo vamos a ser (que bien hubiesen hido aquí esos recurrentes flashbacks de otros tantos filmes), pues “The Devil´s Rock” apenas contiene una sola secuencia gore en sus escasos noventa minutos de vida, lo que resulta incomprensible a tenor del excelente nivel que muestran sus efectos especiales. Esto por un lado. Por el otro, pues la demonio (dejando de lado su fantástica caracterización), se supone que estamos ante una criatura lasciva y lujuriosa, pero a la hora de la verdad, lo único que hace es sacar la lengua y enseñarnos el culo de refilón, pero si incluso en los momentos que anda sin ropa (que no son pocos), se opta por encuadrarla de forma que no se le vean ni las tetas… no se, yo en este sentido, esperaba una mayor carga de erotismo, sin duda no estamos ante una propuesta tan sexy como fue aquella super divertida “Nine Miles Dawn”.

Conclusión, “The Devil´s Rock” es un modesto pero entretenido escupitajo de serie B que vuelve a sacar tajada del gran potencial narrativo de la mitología nazi, que destaca sobretodo lo demás, por un sorprendente nivel tanto técnico como artístico. Buenas interpretaciones, buenos efectos especiales, un guión sencillo pero bien manejado y una innegable capacidad para entretener a pesar de (y aquí viene lo malo) su timidez a la hora de poner (y nunca mejor dicho) toda la carne en el asador. No hay sexo, no hay gore… por lo que puede que algunos se sientan algo “estafados” o por lo menos, decepcionados y que nos deja la frustrante sensación de haber llegado tarde a la fiesta. En cualquier caso, una opción interesante si como a mi (y espero que nadie me malinterprete), te fascina el legado Hitleriano en su vertiente mas sobrenatural.

Por cierto y por si a alguien aun le quedaban dudas, esta crítica la he escrito en braguitas.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

yo que me creia conocedor del cine, pues parece que no me como nada, esta pagina tiene una pinta cojonuda y hablo asi por lo que veo en la forma de escribir de los criticos que no tienen pelos en la lengua,jejeje.pues nada un saludo y continuaré visitando la pagina e igual me animo a algo mas...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.