jueves, 29 de diciembre de 2011

Crítica: La Pequeña Tienda de los Horrores

No puedo evitar empezar con una pequeña declaración de intenciones antes de continuar hablándoos de “La pequeña tienda de los horrores”:

- No me gustan los musicales.
- “La pequeña tienda de los horrores” es un musical.
- Me encanta “La pequeña tienda de los horrores”.

Con estas tres sentencias, que en un principio pudieran parecer que se contradicen, quería dejar claro algo antes de que muchos de vosotros salgáis corriendo (dándole al botón “atrás” del explorador), al leer que en Nido de Cuervos se hace una escribe sobre un musical protagonizado por Rick Moranis (!!??). No os preocupéis, “La pequeña tienda de los horrores” es un musical que le puede gustar incluso a aquellos a los que no le gustan los musicales, como es mi caso.

“La pequeña tienda de los horrores” es un versión de la clásica “La tienda de los horrores” de Roger Corman, una película de 1960 que ya en su día fue una película serie B, que supuso un éxito bastante grande a pesar de lo precario que rodeaba a la película, y que rodeo en general al bueno de Corman en casi todas sus producciones.

No se muy bien que se debió romper en la cabeza de Frank Oz para imaginarse la película original como un musical pero puedo asegurar, a quien no haya visto la original, que es difícil hacerlo.

La trama nos introduce en el drama de una pequeña tienda de flores en un barrio marginal de una gran urbe que esta a punto de cerrar (sí, la maldita crisis de nuevo!), las cosas no van nada bien y el dueño (Vincent Gardenia) tendrá que echar a sus dos ayudantes, Seymour y Audrey (Rick Moranis y Ellen Green), si las cosas no mejoran. Un día, Seymour (el ayudante) descubre un pequeña planta que hará que las cosas cambien de forma radical para la tienda. Todo los vecinos del barrio quieren ir a ver a esa nueva planta tan vistosa que nuestra pequeña tienda expone en su escaparate, y ya de paso, comprar algunas flores. Las ventas parecen ir viento en popa, pero Audrey II (así es como bautizan a la “adorable” plantita) que ha hecho posible todo eso, parece cada día mas mustia y abatida.

Antes de que la pobre Audrey II perezca irremediablemente, Seymour descubre un día, casi de casualidad, como debe alimentar a la no tan inocente plantita: con sangre humana, aunque al final acaba descubriendo algo mucho peor que eso, Audrey II no es de este mundo, se trata de una planta alienígena, y para mas inri, muy hambrienta y tocapelotas.

Con mucho humor negro iremos siguiendo las peripecias del pagafantas (el esta enamoradísimo de su compañera Audrey) de Seymour. Por cierto, Rick Moranis debe ser el arquetipo del aspecto de un pagafantas, el papel le viene como anillo al dedo…

El caso es que nuestro protagonista, Seymour, se las ira ingeniando como puede para ir alimentando a la dichosa planta, primero con su propia sangre y luego, ya seco y enfermizo, con la de algún que otro indeseable al que nadie echará de menos.

“La pequeña tienda de los horrores” es además de un musical, un película con mucho humor negro de ese que tan bien se les da a los americanos, pero es que además el resto del reparto es todo un “all stars casting” de la comedia americana de los 80 y los 90: Steve Martin, James Belushi, John Candy y Bill Murray… “no hase falta desir nada mas” como decía aquel, verdad? Steve Martin y Bill Murray protagonizan una escena que es seguramente uno de los momentos top de la comedia americana de los últimos 20 años.

Hay otros grandes momentos durante la película, a destacar el chaladisimo personaje del dentista, que interpreta Steve Martin, desfasadísimo y sobreactuadísimo, como me gusta a mi. Los momentos del personaje de Rick Moranis con la planta Audrey II son también maravillosos, es que no logro imaginar a nadie mas haciendo el papel que hace Rick Moranis en esta película.

Es una película de la que guardo un gran recuerdo, una película que atrapa, con su toque gamberro e irreverente y sus números, es difícil no quedar fascinado si se ve en edad preadolescente, como me paso a mi, quien la vio en su época, es imposible que no le encante, pero a quien no la haya visto, casi ya en 2012, es totalmente recomendable. Para mi, después de muchos visionados, el ultimo hace poco, precisamente para escribir la review que están ustedes leyendo ahora mismo, sigue siendo un pequeña obra maestra.

Las canciones, yo sin ser una gran amante del rollo Motown, del R&B, etc… me encantan, tienen en general un nivel enorme, maravillosa “Downtown”, por ejemplo, o la propia “Little Shop Of Horrors” que abre la película. Acompañan muy bien las coreografías, con un ambientación y unos decorados muy teatreros, de estética muy colorida y alegre, muy de musical de Broadway, pero con esa chispa de la serie B que le da un aire muy especial a todo el film. A destacar la voz que da voz, valga la redundancia, y las canciones de Audrey II, la planta: sencillamente espectaculares.

Igual de espectacular que sus canciones, es la propia marioneta de la planta, o mejor dicho, las diferentes plantas, ya que durante la película, esta va creciendo y veremos diferentes marionetas de la misma, todas ellas muy logradas, a quien no le gustaría tener en casa una pequeña Audrey II en su primer estado?

La ultima marioneta de la planta, en su estado mas grande, tenia que ser movida por mas de 30 personas y las escenas donde aparecía tenían que ser grabadas a 14 fotogramas, por lo que los actores que compartían plano a menudo tenían que actuar como si lo hicieran a cámara lenta. El resultado en general de los efectos y los maquillajes es bastante bueno.

“La pequeña tienda de los horrores” o “Little shop of horrors” es una película que mezcla musical, comedia negra, drama, horror y ciencia ficción con su toque romántico, como no, es de los 80. Es una película muy disparatada, con un muy buen ritmo de cine clásico, que solo rompen en contadas ocasiones las canciones, que por cierto tiene muchísimas (aviso!), otra de esas joyas que paso bastante inadvertida en su día, sobretodo por estos lares donde los musicales nunca han sido muy del agrado general. Muchos la descubrimos ya en televisión, donde la programaron mucho en “las catacumbas de noche”, como decía el gran Gasset.

Buscando información sobre la película he dado con un dato que desconocía y que me ha dejado perplejo: resulta que la película tuvo un preestreno en Estados Unidos, que tenia otro final. En ese final, la planta se hacia tan grande que acababa con absolutamente todos los habitantes de la ciudad. Pero parece que este final no acabo de gustar durante el preestreno y los responsables de la película decidieron estrenar finalmente la película con otro final. Que error, me parece que hubiera sido un final brutal.

En definitiva, no se la pierdan ustedes, y sobre todo como siempre, que la disfruten.

9 comentarios:

The Wrong Girl dijo...

Bueno, bueno, bueno. Yo no he visto esta película, quizá en un momento snob de mi adolescencia no quise ver un remake musical del bueno de Corman. Pero la voy a ver! Me has convencido! ;)

Por cierto, Corman... la mujer avispa, qué hermosa película!

Darkotica dijo...

Hablar de La Pequeña Tienda de los Horrores es como hablar de mi propia familia, es una cinta que conozco muy bien y a la que le tengo muchísimo cariño. ¿El motivo? Pues muy sencillo, en mi casa ésta peli se veía, al menos, una vez al mes y no exagero!!, me conozco esta peli al dedillo, me sé los diálogos de memoria, las canciones también (si me pudierais escuchar os cantaba una ahora mismo, cualquiera de ellas, la que quisierais)... simplemente es como si hubiera vivido en ese barrio.

Fantástica crítica para una maravilla de película, comparto todo lo que dices Ash, salvo que yo, a diferencia que tú, adoro los musicales...son mi debilidad :P.

El clásico de Roger Corman sólo lo vi una vez y fue después de haber visto la del 86 unas... ¿100 veces?, y aunque me caigan piedras debo confesar que me quedo con el musical de todas todas...

Como bien dice Ash, si no la habéis visto ya tardáis! es una joya...por cierto, no sabía eso del otro final, de haberlo dejado hubiera sido la guinda del pastel!

El Rector dijo...

Pedazo de musical, puede que un pelín demasiado "broadwayano" para mi gusto, pero divertidísimo a fin de cuentas. Solo por poder ver juntos a esos cuatro talentazos de la comedia como son Moranis, Martin, Candy (era) y Murray, ya es un visionado obligado.

El diseño de Audrey, alucinante. Curioso lo de ese final fallido... ¿Demasiado "Cormaniano", quizá??

El Rector dijo...

Ni que decir tiene, que si hay un papel de Belushi que me marcó para los restos, fue el de "The Principal" (El Rector). Que grande el tío :)

El Sepulturero Torero dijo...

A Ash: Vaya crítica buena, con sentimiento, que te has marcao. Y sin gustarte los musicales. Quien no haya visto la peli y lea tu critica va a remover cielo y tierra hasta lograr verla. No hase farta desir más. Bueno sí: un saludo, maestro.
Vi esta película en su estreno, yo aún tenía colmillos de leche por entonces, las madres lactantes huían de mí como de la peste, y me pareció una obra maestra. La de Corman siempre ha sido una deuda pendiente para mí. Me parece imperdonable, pero sinceramente, cada vez me cuesta más enfrentarme a las películas de bajo presupuesto. Y mira que he visto, a lo mejor por eso, jaja. Ahora que yo no pondría una plantita de esas en mi casa ni de coña. Eso sería fomentar la competencia desleal... contra mí mismo.
A Darkótica: daría una gota de la sangre que no tengo por oírte cantar una de esas canciones. (Puede parecer un pobre premio a tanto arte, pero es que por una gota de sangre, yo-ma-to.)
A El súper Rector: cuélgate por aquí un enlace de la de Belushi, que me gustaría verla.
A Andreíta: ¡Ninia, cómete er pollo!

Anónimo dijo...

Os dejo el video de el final alternativo, que siempre me ha encantado:
http://www.youtube.com/watch?v=8YYpkYrdxBo

A ver si ponéis la opción de dejar comentarios desde la cuenta de facebook. Hace mucho que sigo vuestro blog. ¡Muchos ánimos y felices fiestas! Sois los/las mejores

Sísifo dijo...

La reseña es estupenda, pero por completar la información necesito añadir que a Frank Oz no se le ocurrió convertir la película de Roger Corman en un musical. Eso ya se les habia ocurrido a Alan Menken y Howard Ashman cuatro años antes, en el TEATRO. Sí, la película de Oz no es exactamente un remake de la de Corman, sino una adaptación al cine del musical escénico de Menken y Ashman, que había sido un super-exito dentro y fuera de Broadway.

Ajá, sí, esos Alan Menken y Howard Ashman son los mismos que poco después contribuirían a resucitar (por enésima vez) a Disney gracias a sus maravillosas partituras para "La sirenita", "La bella y la bestia" y "Aladín". Ganadores del Oscar a la Mejor Canción un millón de veces, a mi personalmente la música de "La pequeña tienda de los horrores" me parece una gozada, y eso que tampoco es el estilo de música que escucho habitualmente. Por su parte, Frank Oz, colaborador habitual del irrepetible Jim Henson, hizo aquí también una labor extraordinaria. Para ser una obra de teatro llevada al cine aguanta muy bien en ritmo.

El Rector dijo...

Anónimo, gracias por el enlace. Vistos los fantásticos 22 minutarros, aun se entiende menos el por que se modificó el final.

Sobre facebook, lo siento chico, pero los cuervos y las redes sociales no nos tenemos mucho apego. Eso si, me gustaría saber tu nombre, mas que nada para agradecerte como te mereces, esas amables palabras hacia nosotros.

Un abrazo.

Sepulturero, hay que dártelo todo sorbido masho:

http://www.fileserve.com/file/rH9YevX

Sisifo, gran apunte, yo también estaba convencido de que era un remake directo (aunque "algo" libre) de la cinta de Corman.

Un saludo.

Darkotica dijo...

BRUTAL!!! Ese final alternativo es la leche, espectacular con todas sus letras! de ahora en adelante ese será mi final de la película, además ahí tengo otro tema para aprenderme ;P

Se me ha olvidado comentar que la versión doblada en castellano de La Pequeña Tienda de los Horrores cuenta con unas voces prácticamente calcadas a las originales (obviamente no me refiero a las canciones, que menos mal que en un momento de lucidez optaron por respetarlas y las dejaron como debe ser...en ingles con subtítulos!) pero vamos, que los doblajes en castellano de los personajes siempre me han parecido acertadísimos...

Señor Sepulturero, príncipe de Valaquia, por una gota de su sangre le canto hasta las de The Rocky Horror Picture Show...¿Me entiendes? XD

El Rector...menudo peliculón!!!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.