martes, 25 de septiembre de 2012

Crítica: Breathless

Bienvenidos al estado de Texas, EUAaaah... (Disculpen, debe ser este calor). Si han venido a comprar una parcela de suelo desértico o a poner una granja de serpientes de cascabel, éste es su sitio. Para que se hagan idea de la idiosincrasia de los hospitalarios habitantes del lugar, así como de sus exquisitos modales y de sus agradables costumbres, les presentamos hoy una película que no dejará indiferente a nadie. Un delicado espectáculo visual con el que podrán captar la esencia de tan bellos parajes y pasmarse con las estrafalarias actividades de la población autóctona. Además: ¿Habían visto antes alguna película de carretera, pero sin carretera? Pues aquí la tienen.

Porque sepan ustedes que estamos ante una road movie with everything, but the road. A veces pasa. Que se lía uno a poner mezcla y se olvida del alquitrán. Debe ser este calor, sí.

En los títulos, para que no haya duda de las intenciones de esta historia, vemos un muestrario de actividades culinarias que nos enseñan como Dexter no es el único que sabe meter sus manos en la masa mientras el director le graba con el macro. Incluso la música recuerda al seriecillo protagonista de esta seriecilla.

El rojo, la sangre, las uñas que arañan, el tomate, la vida que duele. Metáforas visuales que actúan como una declaración de intenciones.

En primer plano, vemos ahora a Gina Gerson haciendo de maruja tejana. Se le da bien, se ve que lleva toda una vida de entrenamiento. Su voz es áspera, sensual, se arrastra por el celuloide con el rasposo tacto de las escamas de un bello ofidio. Se llama Lorna, un sustantivo con sustancia, uno de esos nombres con inequívocas resonancias eróticas. ¿Recuerdan al dibujante Azpiri, aquél que dibujaba en el dominical de El País los episodios de un enorme monstruo peludo? (No, no hablo aquí de esa parte de mí en la que están ustedes pensando; se llamaba Mot.) Pues bien, algo antes de eso, Azpiri hacía unos cómics guarretes que se titularon "Las aventuras de Lorna y su robot lascivo". Más de un pelo de la palma de la mano me he tenido que arrancar por leerlos, espero que me comprendan. Así que ese nombre de Lorna es, como digo, bastante sugerente. La señora enciende un cigarrillo mientras hace una llamada de cierta urgencia a una amiga. Este es el punto de arranque de este vehículo sólo apto para amantes incondicionales de la diversión más bizarra.

Debo decir que me encanta el acento de Texas. Se entiende estupendamente, no ya porque hablen más despacio que el resto, que lo hacen, sino porque emplean términos concisos, punzantes, abruptos y tan secos como el suelo tejano. La Gershow está mayor, está mayor, ah, los años no pasan en balde, tampoco en Texas. Pero sigue muy atractiva, de todos modos. Y luego están esos labios. Si esta chica fuese objeto doméstico sería desatascador de cañerías, seguro, uno de esos chupones de goma negra que habitan los cuartos de baño. Sólo que en este caso el palo duro no lo tendría ella, sino quien tuviera que desatascar su tubo particular. Definitivamente, es el calor. Aquí le han borrado a polvos (de maquillaje) el lunarcete cielito lindo, para darle un aspecto cani-provinciano de "vulpes vulgaris", adicta al tabaco, al valium 25 y al alcohol. Si los WASP no hubieran hecho famoso aquel estribillo de "I´m blind in Texas", lo habría cantado ella, entre copas y cigarrillos.

Le da la réplica una oxigenada y sensual Kelli Giddish (Tiny, en la ficción). Y creedme que, con el papel que le ha tocado, ser sensual tiene su mérito. Las dos amigas se montan un tándem humorístico bastante logrado mientras acaban con las existencias de tabaco del país y zonas fronterizas. (En EEUU tienen el Cotton Belt y el Corn Belt. Antes tenían también el Tobacco Belt, pero se lo fumaron entero un viernes por la noche estas dos golfillas. Luego dirían que si era por acompañar las cervecitas.)

ESPOILER El marido de Lorna, que aparece yaciendo en el suelo cuando Lorna se levanta, al parecer buscando el móvil debajo del sofá o algo por el estilo, tiene tatuado en el puño DALE. Lo que tiene mucho sentido, a poco que se piense. Yo al menos es lo que le digo a mi puño cada vez que me meto en una pelea: ¡dale!¡dale!. Pero luego caigo en la cuenta de que estoy ante una película de habla inglesa (con subtítulos, esto sí.) Así que algo no cuadra. Trato de compensar mi espesura matinal y mi desconocimiento del término con la impagable ayuda de la web de los webs: descubro entonces que "dale" significa valle, vaya. Lo de "vaya" lo digo yo, porque no me queda muy claro qué clase de perturbado podría quererse tatuar para los restos "valle" en el dorso de la mano. No sé, a lo mejor el amigo no quería dejar escapar aquel billete del AVE. O necesitaba recordarse la imperiosa necesidad de leerse las Sonatas. Sea como fuere, al cabo de poco y tras una clarificadora conversacion entre ambas amigas, deducimos por fin que Dale es el nombre del plácido durmiente, que no está buscando el móvil, como pudiera parecer, ni tampoco muerto (aún no), sino echando una simple cabezadita inducida a sartenazos... FIN ESPOILER

Lo de los secundarios de esta peli es curioso. Dale sólo parece Val Kilmer, y luego vemos que lo es, vaya por Dios. Lo curioso es que el tipo, sin que sirva de precedente, lo hace fantásticamente bien esta vez (yo creo que es por eso que nadie piensa al principio que pueda tratarse del señor Kilmer.) Este granuja regordete de bragueta juguetona se destapa como poseedor de una vis cómica tan afilada como la espada anti-acreedores que guardo en mi altillo. Luego el sheriff, que sólo se asemeja a Ray Liotta, resulta que también lo es. Toma ya. Y el gordito que aparece más tarde, que perfectamente podría haber sido Antonio Garisa, pues no es Antonio Garisa. Una pena, porque eso habría sido ya la repanocha. En este último caso se trata del inconmensurable, espectacular, superlativooo... Wayne Duvaaall. Completan el eficaz reparto Paul Cuneo y Richard Rihele, como los agentes, intelectualmente sobrecualificados, encargados de instaurar la ley y el orden en la árida comarca. Ni la música ni la dirección, con ser correctas, merecen ser destacadas.

En cuanto al guión, alberga muchos momentos hilarantes, alguno memorable (como aquél en el que Dale se refiere a los encantos de la madre de Lorna.) También hay gags absolutamente demenciales (como la presentación del imprescindible y misógino detective privado, citando constantemente las enseñanzas de su padre). Lo malo es que las escenas piden un ritmo mayor de desarrollo. Y no se produce ese necesario crescendo. ESPOILER Hace calor y estais cansadas, chavalotas, vale. Pero, con un poco de suerte, os enfrentais a una condena a cadena perpetua por lo que habéis hecho. No es tiempo para cigarritos en el sofá, ni para probar los efectos nocivos de la artillería de electro-domésticos sobre el cuerpo de vuestro difunto marido y amante. Porque el amigo se lo montaba bien, a lo mejor lo de "Dale" tatuado en el puño iba a ser para animar a su estresado pene, mira. Dale, muchacho, dale, jejeje. FIN ESPOILER.

La cuestión es que la trama se va haciendo tediosa por momentos, como esas moscas de coche sesteante. Y eso nunca es bueno. Además de que el guión, aunque prolijo en giros y trampas argumentales como suele suceder en este tipo de producciones, es tan previsible que hasta la bruja Lola acertaría lo que va a pasar en cada una de las escenas que se van sucediendo. Y ello sin tener que enchufarle a nadie las velas negras en el culo ni nada.

CURIOSIDADES:
 
La película está hecha con 4 dólares. Sobraron tres, pero se dejaron de fondo común para comprar tabaco. Además el Ministerio de Obras Públicas americano le concedió un premio por ahorrar en costes. Una road movie sin carretera no se hace todos los días.

Si te pones a repasar los actores que intervienen en este encantador engendro (siete, contando el perro) y los contrastas con los que aparecen en los créditos finales, te llevas la sorpresa de que sale uno más. No es que te hayas equivocado al contar, es que ESPOILER hay un pillastre que hace de doble de Val Kilmer en las escenas en que éste aparece con una bolsa en la cabeza. Se ve que Val es un poco vago y diría que, en las escenas que hubiera que pimplarse plató con el tarro tapado, que estuviera otro. Esta agradable tarea le tocó a un tal Cristopher M. Owens, a quien desde aquí inmortalizo por hacerse tan bien el muerto mientras Val iba a inyectarse una ración extra de bótox. FIN ESPOILER

En los mismos créditos finales podemos ver también que el perro se llama Sid Vicious, como el cantante de los Sex Pistols. A saber qué clase de sustancias ilegales le daban al perrito punkarra para poder echarle una "manita" con la alimentación.

Total, que estamos ante una producción marca Delmon, pero que se deja ver mientras cruza las piernas con descaro bien envuelta en olor a nicotina.

POR QUÉ hay que deshojar una margarita bailando en pelotas en una comisaria con unas botas de serpiente de cascabel mientras se escucha la música de Kenny Rogers y se sostiene un dedo cortado en la oreja: Porque os gusta el festival gore sangriento-mugriento que saben marcarse nuestras amigas, porque el chirriante humor grueso y salvaje tipo serie B y la caspa más malsana del otro lado del charco vienen bien para hacer la digestión con esta película de sobremesa (siempre que uno no se haya atiborrado de callos a la marinera). Pero, sobre todo, porque aquí tenéis la ocasión perfecta de demostrar a aquella vecina que os criticaba por vuestro desorden lo mucho que se equivocaba.

POR QUÉ NO están hechas las margaritas para los cerdos (bueno, o al menos no para este cerdo): Porque es mejor revolcarse en el fango de cualquier otro lodazal americano más elaborado. Porque las revueltas del guión son tantas y tan eficaces como las velas negras de la bruja Lola (lo siento, hoy me ha dado con ella) Y porque toda la chicha que tiene esta historia es la que se encargan de esparcir por las paredes y techos de la habitación nuestras tan atractivas como negligentes amas de casa. Además, tratándose de una película tejana se echa de menos un buen chiste sobre negros.

 

9 comentarios:

david abraham basualdo silva dijo...

Muy buena crítica Sepu, esta interesante película la vi hace unos meses y quede con tanto interés que también hice la crítica expresando todo lo que sentí para ver si la gente también se animaba en darle una oportunidad a este thriller de comedia negra que a pesar de incluir el no siempre bienvenido "Humor" me agrado bastante dejando un buen sabor de boca, pero solo la recomiendo para lo que les gusta arriesgarse sin mas.

lo mejor de la película son sus actrices y los actores secundarios y ese guión tan sencillo pero eficaz que a medida que se va dando el desarrollo de la cinta se torna muy sorpresivo dejando al espectador muy satisfecho. Su apuesta en escena es su gran fuerte ya que a través de ella y cada situación te hace sentir como si estuvieras en Texas soportando ese calor.

Saludos Sepu, como siempre es agradable es poder leerte (Haber si te pasas por mi blog para que le eches un vistazo a mi crítica y puedas saber lo que me pareció con más detalles) Abrazo y nos estamos leyendo.

thewronggirl dijo...

Qué bien te ha quedado la crítica, me he reído mucho. Durante un tiempo he pensado que Dale estaba ahí porque en Texas se habla castellano, muy mucho. Y al final el tipo si quería decir DALE DURO con sus puños, pero bueno, que luego se ha desvelado que no...

Quimérico Inquilino dijo...

Blog más majo que tienes, compañero. Te haré una visita de vez en cuando si me lo permites ;-).
Excelente reseña. Lástima que el fi,lm parezca no merecer la pena. Saludos!

El Sepulturero Torero dijo...

David Abraham, claro que me pasaré por tu blog a ver esa crítica. Ya le he echado un vistazo alguna que otra vez. Tienes toda la razón en que es una peli entretenida, sin muchas pretensiones y con un guión divertido. Ya digo, su principal carencia en mi opinión es esa pérdida de ritmo en el tramo medio. Pero está degustable, claro que sí.
TWG, tú risa es una de mis musas inspiradoras, ya lo sabes Parte del mérito de esta reseña es de El Rector, que me la recomendó en su momento. (La responsabilidad por daños morales y atentados al buen gusto me corresponde en cambio por completo.)
Y el tipo les daba duro a las dos, vaya que sí :)
Quimérico inquilino: bonito apodo. Hace poco vi la película homónima de Polansky. Me gustó mucho, aunque le habría restado metraje en su parte final. Gran pelicula, la recomiendo (la de Polansky, ¿eh? la de la reseña no tanto, jeje, aunque creo que deberías proponertelo con esas dos, Quimérico, igual no te matan en el intento.
Nos alegra que te guste nuestro blog, ya sabes que tienes en el tu casa. Eso sí, echa una propinilla a modo de alquiler, que con los inquilinos quiméricos ya se sabe...
Fe de erratas: El número de actores era de ocho (sin contar al perro.) Ruego disculpen el error pero es que en Tezas hace un calor que genera dislexia. Agradezco vuestros compañeros, comentarios, jaja.
Saludos a todos. A TWG un besito en la W, además. ;P

El Rector dijo...

Bueno, uno que va regresando ya de las vacaciones y poniéndose al día.

Sepulturero, he visto ojeando, mucho SPOILER por ahí, así que antes de leerte, mejor será que me vea la película, lo cual suena un poquito raro teniendo en cuenta que fui yo quien te la recomendó, jeje. Y es que en realidad no fue una recomendación en plan: míratela, te va a gustar. Fue más bien algo así como: me da pánico verla a mi, a ver si se la chupa el vampiro y me saca de dudas... pero no me lo tengas en cuenta, que sabes que todo es con mucho cariño :)

Esta noche me la veo. Luego, ataco.

Saludos.

El Sepulturero Torero dijo...

Un ciego va por la calle y alguien, mientras le pone algo en la cabeza, le dice:
-Pulse en esta teclita, buen hombre.
El ciego, hombre confiado y de corazón generoso, lo hace sin rechistar. Suena un clic. Un gato pequeño maulla a lo lejos. El tipo dice:
-Vaya, pues parece que estaba descargada.-, y se va a sus cosas con paso rápido mientras el ciego queda pensativo, tocando la fría marquita que ha dejado en su sien ese extraño objeto metálico...

Te lo voy a decir con cariño, piece of dog (cashoperro):
¡Si serás cabrón...! Menos mal que me gustó :)

¿Qué tal esas vacaciones?

El Rector dijo...

Sepulturero, se te ha olvidado comentar, que el desconocido, antes de partir para perderse entre la muchedumbre, obsequia al ciego, en contraprestación, con un cálido beso en la mejilla y una afectuosa palmadita en la espalda.

Piece of dog, yes... but a fucking turbo lover :)

¿Las vacaciones? las he tenido mejores pisha, pero como alguien dijo por ahí: No llueve eternamente. Solo hay que buscar cobijo y esperar que pare... eso lo digo yo :)

Saludos.

El Sepulturero Torero dijo...

Es bueno lo de piece of dog, ¿eh? jaja Cuando te llegue un madero a poner una multa le dices: piece of dog a regañadientes.
-¿qué, cómo?
-Pollo con patatas. No, nada, nada.
A fucking turbo lover, jajaja, que grande.
Pues hablando de lluvia, Rec, a mi me está cayendo un chaparrón últimamente que ni te cuento. Yo creo que al buen dios le quedó una manta de agua de cuando el diluvio aquél y ma la ha mandao para arroparme. Será pa darme cobijo, que hp
Saludos, tío grande

El Rector dijo...

Jaja! que risa de crítica te has marcado Sepulturero, entre tanto chapuzón, viene bien reírse un rato... y además, coincido con todo lo que comentas.

Si bien, la supuesta trama retorcida e inesperada, termina teniendo menos fondo de armario que la propia Prometheus, por lo menos entretiene (y eso que el ritmo tampoco sería su fuerte). Entretiene porque no deja de ser gracioso el comprobar, como las cosas nunca son lo que parecen, como puede llegar a degenerar una en apariencia sencilla situación, en algo grotesco, más si hay dos mujeres de por medio, con lo cual la cosa apunta a tragedia, fijo, jeje.

Todo previsible, pues aplicando la fórmula de rizar el rizo, las ves venir todas. Aun y así tiene su gracia, las dos protas tienen su aquel (aunque a mi la Gerson me dice más bien poco si la sacamos de Show Girls), algunos diálogos están muy bien paridos gracias a sus altas dosis de acidez (y alto porcentaje de verdades universales) y sobretodo, esos secundarios que están fantásticos, tanto Kilmer (y por lo que comentas, este si es un piece of dog de cuidado) como Lyota, en especial el segundo... solo me ha faltado la presencia de Dennis Quaid para cerrar el círculo.

Mi pregunta es, ¿son realmente 100.000 dólares una cifra tan importante como para montar semejante tinglado??

Grande Sepulturero, aceptable película.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.