viernes, 5 de octubre de 2012

Crítica: Doomsday Book

Los retrasos en la proyección de las películas en el Festival de Cine de Sitges son ya costumbre como lo son los aplausos de los espectadores al inicio de los créditos o ante una escena sangrienta o violenta. Y como de costumbre, el primer maratón del certamen se pasó con 38 minutos de retraso. La culpa, según un voluntario, fue de la Gala Inauguración de “El Cuerpo” en la que como de costumbre, también, el director y miembros del reparto hacen acto de presencia y tienen turno de palabra. Sin embargo, el gran retraso lo tenían los que iban a ver esa misma película en el cine El Retiro, programada a las 22,00 horas, debido a que el director y el reparto debían trasladarse hasta esa sala de cine. En fin, que nos hicieron esperar, pero la espera tuvo su recompensa: la proyección de “Doomsday Book”.

Antología coreana de ciencia ficción en la que dos aclamados directores coreanos (los mejores de Corea del Sur del momento), Kim Ji-woon y Yim Pil-sung (directores y guionistas a su vez de la cinta), nos muestran tres historias extraordinarias apocalípticas (como la organización del Festival el primer día) de autodestrucción humana. Estos tres mediometrajes contienen un nexo de unión: la visión personal de los dos directores con respecto a lo que puede desencadenar el fin del mundo.

“The Heavenly Creature” es el fragmento dirigido por Kim Jee-woon (“A Bittersweet Life”, “Encontré al diablo”). En un templo budista un robot llamado In-Myung toma consciencia de si mismo y se autoafirma como la reencarnación de Buda. La empresa desarrolladora del robot envía inmediatamente a un técnico para determinar si, efectivamente, el robot está defectuoso y preparado para ser reemplazado por el bien de todos. Tierna y filosófica historia sobre la naturaleza del ser humano y el significado de su existencia. Contiene largos discursos y su ritmo pausado puede llegar a cansar al espectador menos tolerante. Sin embargo, es poética y emocionante. Su corte futurista en donde un robot alcanza el estadio evolutivo superior dentro de la filosofía budista tiene ecos de “Blade Runner” y “Ghost in the Shell”. Tal vez la mejor historia de las tres o, como mínimo, la más potente y seria por su guión original; ciencia-ficción en estado puro.

Yim Pil-sung (“Antarctic Journal”, “Hansel & Gretel”), por su parte, se encarga de los episodios que abren y cierran la película. “A Brave New World” es una comedia gamberra con terror por las calles de Seül, mientras que “Happy Birthday” aborda las horas previas antes que un meteorito se estrelle de lleno contra la Tierra. Con humor absurdo y efectos notables. La primera es la más destacada, la que más nos llama la atención, porque va sobre un apocalipsis zombi tras la ingesta de una manzana podrida que nos recuerda al génesis de la Biblia en el que se les prohíbe a Adan y Eva ese fruto. La historia va de un joven poco sociable que se queda solo en casa cuando su familia se va de vacaciones. Antes de marchar le dejan una lista de tareas entre las que se incluye una limpieza a fondo del piso, que acumula basura a lo síndrome de Diógenes. Entre los restos de comida encuentra una extraña manzana podrida. La manzana recorre todo el camino de un residuo orgánico y es reciclada en pienso para ganado, desencadenando una serie de acontecimientos alimentarios que dará lugar a un apocalipsis digestivo zombie. De nuevo la manzana vuelve a destruir el mundo como les sucedió a Adam y Eva. No tiene un gran guión, pero es entretenida y sirve para anunciar el tono de ciencia ficción levemente existencialista y de corte humorístico del conjunto del film.

La segunda, “Happy birthday”, narra la historia de la niña Min-seo. Buscando la aprobación de su padre, Min-seo, aficionada al billar, se dedica a compra bolas por Internet con la tarjeta de crédito de su madre hasta que un día lanza una bola negra por la ventana con tan mala suerte que cae en un agujero negro en el mismo momento en el que un ovni sobrevuela su ciudad. Años después la bola regresa en forma de gigantesco asteroide siendo una amenaza real de destrucción de la Tierra. Con una premisa ya de por sí rocambolesca, este mediometraje es el más divertido de las tres historias, pues reinterpreta la historia "Un regalo de navidad" de O Henry.
 
En resumen, dos de los directores más queridos por Sitges unen fuerzas en una muestra diferente que demuestra de lo que son capaces los coreanos a la hora de trabajar un género complejo y muy explotado, a menudo desgastado, ofreciéndonos planteamientos muy originales y ejecutándolos con humor o seriedad en función de la necesidad.

“Doomsday book” forma parte de la Sección Oficial de largometrajes a concurso del Festival, presentada por la productora Gio Entertainment, con música de Mowg y fotografía a cargo de Sung-min Ha y Ji-yong Kim. “The Day” y “Branded” eran las otras dos películas de esta primera maratón de Sitges 2012 en el Auditori.
 
 

3 comentarios:

thewronggirl dijo...

Entonces la recomiendas? No soy mucho de pelis de robots... te lo digo ya, Teddy!
Gran crítica, igualmente!

Por cierto, no vas a dar a basto escribiendo, campeón!

El Sepulturero Torero dijo...

Excelente articulo, Ted No me la pierdo Vi I saw the devil, que me gustó más que bastante. Esos directores prometen. Y además cumplen :)
Enhorabuena por la reseña y disfruta el festival, fiera.

El Rector dijo...

Ted, a grandes rasgos, de acuerdo con tu crítica. Creo que has resumido muy bien lo que ofrece cada una de las historias.

No obstante, yo me quedo de largo con la primera de ellas: "A brave new world", no es original, cierto, pero a nivel de narración, es una pasada, como se explica todo el proceso del contagio está super bien hecho, además el royo metafórico sobre el génesis está muy bien parido.

Dosis de humor, visualmente atractiva... me ha gustado.

Las otras dos historias se me han hecho bastante pesadas. La del robot Buda, reconozco que es la más trabajada, con todo ese royo Asimov que se gasta y tal, pero tampoco es muy original, esete tema ya se había tratado y con más gracia en por ejemplo, la propia "Yo, Robot" por citar una. Me gustó su final, eso si.

Y la tercera, una chorrada mayúscula y con bastante poca gracia. No le he cogido el gustillo en ningún momento.

En general, me esperaba más, pero se deja ver.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.