jueves, 27 de junio de 2013

Crítica: Six Degrees Of Hell

“6 degrees of Hell” es una película amateur de principio a fin. Desde el guión hasta las interpretaciones pasando por la parte técnica, es terror de bajo presupuesto. Puede que esto haga parecer que la cinta gana puntos en materia de ‘culto’ pero para los que sólo queremos ver buen cine de terror, hubiera sido mejor un poquito más de calidad.

Puedo admitir que en toda mi vida no he estado en una atracción de casas abandonadas, y para aquellos que vivan en Barcelona: no, no he entrado en el túnel del terror del Tibidabo, lo he intentado mil veces pero no soy lo suficientemente valiente para hacer esto. Una vez entré y me tuve que salir a la mitad porque no aguantaba la presión, así soy yo: un derroche de valor. El director Joe Raffa intenta traerme a casa una experiencia de casa embrujada con esta historia, pero le va a costar un ratito largo presentarla.

Este es ese momento en el que tengo que volver a leer el argumento de la peli y volver a ver el principio de la misma para acordarme de qué huevos pasaba. “El hotel del terror del Tío Jack” es una atracción en el Noreste de Pennsylvania, dirigida por un tío que se hace llamar el Tío Jack, que está constantemente tratando con un policía cretino que se cree que es el dueño del pueblo. Desgraciadamente, dos amigos de Jack, Chris y Kellen, sin querer sueltan una energía demoníaca transportando una colección de objetos encantados que son propiedad de un psíquico para ser usados como decoración en la atracción. June es una adolescente del lugar que tiene el don de unos poderes paranormales (que tampoco me quedaron muy claros cuáles eran). Y es en uno de estos poderes que a ella no le mola mucho usar que ve una extraña energía que se dirige hacia ella. Su don también atrae la atención de un cazador de fantasmas que sale en la tele, (muy típico in the states) que enfrentándose a esta fuerza maligna años atrás provocó la muerte de su hermana. Qué dramón, Ramón.

Y, bueno; ¿Corey Feldman? Tiene poquito que ver con la trama principal. Aparece como investigador paranormal que escucha toda la historia de boca de otro policía que fue testigo del atropello. (Atropello en plan: menudo lío, aquí hay pocos coches). Y el pelo que me gasta… pon el freno, madaleno. Madre mía… qué pelazo teñido con mechón gayer incluido.

Evidentemente la película incluye posesiones de muchachos varios, que son de bastante risa todo el tiempo; pero bien llevadas. La energía diabólica que ha salido de los restos acaba poseyendo a los actores contratados para la atracción convirtiéndolos en monstruos de verdad, que a su vez empiezan a matar a todos los invitados de la atracción, mientras estos creen (sólo en un principio) que es parte del show. Y es en esta media hora final que la peli se deja llevar y acaba mostrando unas cuantas escenas donde aparece algo de terror (FINALMENTE) con escenas muy creepy. Ojala no hubieran tardado una puñetera hora en sacar estas escenas.

¿Y entonces qué pasa esta primera hora? Pues una puta mierda, nada. El mayor problema de 6 degrees of Hell es que tarda una hora en ocurrir nada, pero además tratando de ser una peli indie en plan cansino. Podrían haber ido por el camino sencillo, porque hay bastantes bases que asentar. Pero no, durante esa primera hora se dedican a presentar numerosas tramas que saltan hacia atrás y hacia delante del pasado al presente donde Feldman está fumando sin parar, con ESE mechón en la frente. Esta hora sólo sirve para confundir y dejar una sensación al espectador de que tiene que descifrar todavía todo lo que está pasando. Para empeorar las cosas, tenemos una falta total de desarrollo de personajes en esta maldita hora que combinado con interpretaciones que dejan bastante que desear en un casting demasiado joven, te dejan cuestionándote si en verdad te importa una mierda qué pase con ellos. Algo que luego se te va pasando cuando entras en el hotel del terror y se destapa la chistera.
 
Oh, y una nota al director Joe Raffa; no hace falta que el policía imbécil haga comentarios homofóbicos para que sepamos que es imbécil. Sólo hace que el personaje sea ofensivo y que tu peli luzca peor por tener que sobrellevar esto.

Es una vergüenza que el Hotel del Horror acabe siendo la única nota positiva de 6 degrees of Hell, ya que toda la previa a la atracción es muy pobre. Es una recompensa que te mereces pero cuando miras hacia atrás el resto del metraje te das cuenta de la gran pérdida de tiempo que conlleva la historia hasta que llega al clímax. Si hubieran puesto el mismo interés que le echan a la última media hora al resto de la película, hubieran conseguido tenerte en la silla agarrado por las pelotas EN MAYÚSCULAS; pero así, Joe Raffa; no. ME NIEGO.
 
 

Six Degrees of Hell (2012) - Trailer Official HD por dm_51092b4964c1c

3 comentarios:

El Rector dijo...

Pues aunque solo sea por ver a Corey Feldman, a mi me sigue llamando mucho esta película. De todas formas, viendo como la pintas, me la tomaré con calma.

Cuando la vea te cuento.

Saludos.

Missterror dijo...

Reb, no sufras, yo también muero de miedo en los pasajes del terror (aunque sí que entre), pero de verdad que me paralizan. Sólo por eso, ya tengo ganas de verla, y ESE mechón de Feldman no lo puedo pasar por alto :)
Eso sí, para una persona OBLIGADA a dejar de fumar (sólo puedo fumar dos miserables cigarros al día...) ver cómo alguien fuma sin parar en pantalla es torture porn

saludos

thewronggirl dijo...

Pues si, porque acaba un cigarrillo y enciende otro. Es un cansino! Cuando veas el mechón, me dices... es puro horror.

Rec, la media hora final te gustará, a la primera dale caña porque es muy rollazo

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.