La Maldición de Hill House, Flanagan y Netflix obran el fenómeno televisivo del año Crítica: The Farm (Hans Stjernswärd, 2018) Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015)

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Crítica: Upgrade

Supongo que a estas alturas de la vida, todos tenemos claro que debemos mejorar. Debemos mejorar física y psíquicamente. Debemos mejorar en nuestras relaciones personales y sociales. Debemos mejorar intelectual y afectivamente. Debemos mejorar en todos los aspectos porque la sociedad es cada vez más competitiva y eso nos obliga, no solo a adaptarnos sino a sobreesforzarnos para no quedarnos atrás. Porque a nadie le gusta quedarse atrás, ¿verdad?. Verdad o no, hay algo importante que se nos está olvidando en todo este ansia de mejora, que es la voluntad. ¿Queremos realmente mejorar o necesitamos hacerlo por un simple tema de aceptación social? Está claro que hay algo intrínseco al ser humano y eso es la superación social, algo que nos hace imparables en la búsqueda del progreso personal. El objetivo es ser perfectos. El objetivo es no cometer errores. El objetivo es ser máquinas.

“Upgrade” llega bajo la tutela de Blumhouse y eso nos debería dar una idea de lo que nos vamos a encontrar, pues sabemos bien cómo entiende el negocio esta productora y por qué se ha convertido en toda una institución dentro de la producción de cine de género. Jason Blum y sus chicos saben que no deben gastar más de cinco millones de euros por producción por si no aciertan y no se consigue la distribución que buscan. En ese caso, probablemente no habría ganancia, pero sí una recuperación de la inversión. Sólo “The Purge. Election Year” (2016), “Múltiple” (2017) y “Paranormal Activity:Ghost Dimension” (2015) se acercaron a los diez millones y como casi siempre, la recaudación fue infinitamente superior. Como curiosidad, os diré que sólo “Area 51” (2015) fue absolutamente ruinosa para la productora y que “The Bay" (2012) y “Lords Of Salem” (2013) no generaron ningún beneficio. Y esto lo comento porque queda claro que las producciones Blumhouse no pasan desapercibidas para el público pero que tenemos que tener muy presente que la apuesta no pasa por lucir un gran presupuesto que permita hacer lo que al director de turno se le antoje en pantalla. Todo se reduce a que lo que prima es el guión y “Upgrade” ha llegado tan de puntillas que uno realmente no se espera, ni de coña, el tipo de película que va a ver.


“Parte de la grandeza de Upgrade es que dentro de la sencillez de una historia de venganza, nos encontramos deliciosos entretenimientos por el camino que hacen que estemos delante de uno de los títulos del año”


“Upgrade” es una de las sorpresas de la temporada, no sólo por el guión, del que va bien servido por obra y gracia de su, también director, Leigh Whannell (guionista de cabecera de James Wan), sino por la absoluta potencia de la propuesta y lo bien engranado que está todo el conjunto. Partimos de la ciencia ficción más habitual para ir añadiendo el necesario toque ciberpunk que tan bien encaja a una historia que ya conocemos porque un cuervo llamado Brando Lee ya nos la contó de una manera magistral y una violencia expresiva, visceral y descarnada que actúa como segundo motor en una historia que coge velocidad sin que lo notes, para que cuando entiendas que te mueves, la maquinaria sea imparable y ya seas consciente de que estás montando encima de una bestia que va a cuatro mil kilómetros por hora cuando tu idea era llegar andando al destino.

Parte de la grandeza de “Upgrade” es que dentro de la sencillez de una historia de venganza, nos encontramos deliciosos entretenimientos por el camino que hacen que estemos delante de uno de los títulos del año, sin pestañear. De entrada, se nos presenta una historia que nos hace empatizar con Grey, el personaje protagonista, de manera inmediata. Grey a su vez hace que empaticemos con Stem al nivel en que lo hicimos con David (“Inteligencia Artificial”. 2001), Sonny (“Yo, Robot”. 2004) o Chappie (“Chappie”. 2015) Hablamos de una inteligencia artificial que despierta en nosotros ternura y buenos sentimientos, alguien a quien desde el principio el espectador también entiende como su semejante. Esta es una de las bazas de Leigh Whannell, quien conoce bien la necesidad del carisma en el personaje principal, quien sabe que en “Upgrade”, el tándem persona desvalida-inteligencia artificial salvadora es crucial para que el grado de violencia al que someten a la mayor parte de las escenas gane más en impacto, si cabe. Y digo si cabe, porque el nivel de detalle y gore es tal, que este tipo de secuencias son absolutamente adictivas y gloriosas. Encima vienen adornadas con unas coreografías, que con permiso de “The Raid” (2011), se ganan el título a las mejores peleas de los últimos años en una película que no sea de artes marciales.


“En Upgrade la relación hombre-máquina es tan novedosa que convierte el aparente guión de venganza y cine de ciencia ficción mezclado con cine negro, en un paso más allá”


La construcción de la historia da una vuelta de tuerca a lo visto relativo a este tipo de softwares con vida propia. Cada vez está siendo más habitual en el cine de ciencia ficción alejarse de la nostalgia y adaptarse a los nuevos tiempos, por lo que los sistemas operativos ya no requieren formas humanoides para que les tratemos de tú a tú, eso ya lo hacemos en nuestro día a día con nuestros móviles, por tanto, ahora la nueva era solo requiere que este tipo de inteligencia artificial haga nuestra vida más fácil. En “Tau” (2018) ya se intentaba un acercamiento de lo intangible con lo tangible pero había una clara falta de objetivo que hacía que todo el discurso se perdiera por el camino. En “Upgrade” la relación hombre-máquina es tan novedosa que convierte el aparente guión de venganza y cine de ciencia ficción mezclado con cine negro, en un paso más allá, en un camino donde el hombre entiende por fin su posición de inferioridad dejando que algo mucho más hábil tome el control. Y esto aparte de hacer que “Upgrade” sea un peliculón, genera un debate en el que queda claro que los sentimientos, las sensaciones e incluso los pensamientos humanos nos lastran cuando se trata de eficiencia.

A nivel técnico, es cierto que no cuenta con un gran presupuesto pero no lo es menos que se le ha sabido sacar un magnífico provecho para tomar el relevo a “Robocop” (1987) y entender la fusión hombre-no hombre (llamémosle inteligencia artificial, software, máquina o como queráis) de la misma manera que entendía Verhoeven la justicia: a través de una mejora que irremediablemente va unida a la violencia. La ambientación ciberpunk casa a la perfección con la oscuridad que poco a poco va ganando terreno en “Upgrade” y que conjuga fotografía y guión de una manera acertadísima para no tener dejar el cien por cien del peso en Logan Marshall Green, quien explota al máximo ese setenta y cinco por ciento de responsabilidad que le toca al ser el protagonista único del universo “Upgrade”. Y para ellos, para esos iluminados que se empeñan en tachar a este actor de ser la versión barata de Tom Hardy, para todos ellos va dedicada esta interpretación, que consigue que conectes con su tragedia, con su humor, con su desesperación, con su victoria, con su pérdida y con cada una de sus condiciones, pero que sobre todo hace que entiendas cada una de las reacciones de Grey.


“Upgrade, sin duda se colará en la mayoría de los tops del año por parte de la crítica y de los espectadores y de no ser así, espero que el mundo se pare, se congele y vuelva a descongelarse cuando volvamos a recuperar la cordura”


Señores y señoras, estamos ante una película con personalidad, una película rodada con inteligencia. Estamos ante una de las grandes propuestas del 2018. “Upgrade”, sin duda se colará en la mayoría de los tops del año por parte de la crítica y de los espectadores y de no ser así, espero que el mundo se pare, se congele y vuelva a descongelarse cuando volvamos a recuperar la cordura y aplaudamos a “Upgrade” como debe ser aplaudida. Por favor, no dejemos que esta película siga pasando desapercibida. Como fans del género, es nuestra responsabilidad que esto no pase. Gracias Blumhouse, gracias por existir y aun siendo ya un gigante, seguir apoyando fórmulas como estas.

Llegado a ese punto donde ya eres suficientemente consciente de que tienes medio camino recorrido e intuyes por dónde irán los tiros del que te queda por recorrer, la idea de la perfección va difuminándose hasta perderse. Si logras escapar de los dictados de una sociedad construida en base a la mentira y un ego que sólo esconde inseguridad, entenderás que lo único que nos hace mejorar es el error y el poso que este deja en nosotros, por tanto, huid de las personas perfectas que intentan que seamos tan perfectos como ellos, porque no hay nada más perfecto que el hecho de que cada uno de nosotros conformemos una personalidad distinta y para ello, lo siento querido Stem, pero sólo podemos entender el mundo en base a sensaciones y sentimientos.


16 comentarios:

JuanCar dijo...

Nadie en su sano juicio movería una sola coma de todo lo que has dicho.
He sentido mientras te leía, todas y cada una de las maravillosas sensaciones que me provocó el visionado de esta extraordinaria e inesperada obra maestra que desde ya entra de lleno en el pandemonium del culto cinematográfico.

Me resulta imposible precisar algun detalle más, todo lo has resumido ya en tu excelente crónica, así que voy a hablarte de algo muy extraño.
Quiero hablarte del 'halo cinefilo (HACIN)'.

El HACIN es un escalofrío, un torrente en la sangre, un resplandor que recorre tu cuerpo en los primeros cinco minutos de una película (y repito, cinco primeros minutos).
Es un aviso, una alerta de tu cerebro que te dice 'eeeeh oye, vas a ver una obra maestra'.
Lo más fascinante, perturbador si cabe, es que ese halo, nunca falla.
Esto que puede parecer una tontería y que se manifiesta en muy contadas ocasiones, tan sólo se produce cuando dentro de una producción confluye un porcentaje tan alto de talento, dando empaque y personalidad al conjunto para noquear al espectador desde antes casi de los títulos de crédito.
A ese porcentaje de personas, se les llama:
GENIOS
Doy fe que en 'Upgrade' habían unos cuantos de ellos.

Un saludo y excelente crítica

El Rector dijo...

Sublime. No se puede definir esta película con otra palabra. Comentaba el otro día en el análisis de "Summer of 84" lo impostado de su esencia y esta "Upgrade" es un ejemplo de todo lo contrario, es decir, como hacer hoy una película de los 80/90 sin pretenderlo. Una película genuina como las de antaño. De ser así, de haberse rodado por aquel entonces, hoy sin duda la meteríamos en el saco de joyas de la ciencia ficción más gamberra como "Terminator", "Desafío Total, "Fortaleza Infernal", etc... hablamos de una peli que te gana desde el minuto uno y que pese a su palpable falta de presupuesto, no le quita a uno la sensación en ningún momento de que está viendo algo muy grande (tal y como hacían las pequeñas grandes joyas de la serie B en su día). Un prota carismático (lo de Marshall-Green comienza a ser todo un seguro. El tipo es muy bueno, un híbrido entre el gran Hardy y el no menos grande Bernthal, que confirma todo lo bueno que ya apuntó en la genial "La Invitación"), excelentes efectos especiales, grandes coreografías de acción, drama, algo de comedia negra... poco más se le puede pedir a un producto de este tipo. Por cierto, confirmada también para Sitges. Una gozada añadida disfrutarla en pantalla grande.

Missterror, gran análisis para una gran película :)

Saludos.

Missterror dijo...

JuanCar- Estoy flipando con el HACIN y con o sin tu permiso, te lo robo y me lo quedo para siempre. ¡Qué buena descripción de una sensación tan extraña como la que implica el HACÍN, amigo!. ¡Qué grande que tu mundo también se rija por sensaciones!
Si "Upgrade" no se lleva premiazos en el festival de Sitges, el mundo será aún menos justo.

Rector- ¡Exacto!Tiene ese rollo noventero sin pretenderlo y aparte de todo lo que se ve, se añade todo lo que se siente: lo nuevo y un cierto picor de nostalgia.
No puedo añadir mucho más a todos los elogios que por aquí hemos vertido sobre "Upgrade" porque creo que poco queda por decir. Solo agradecer que saques a relucir "La Invitación" porque no soy capaz de entender la campaña de descrédito que se hace de Logan Marshall Green, sólo por su parecido con Hardy. ¿En serio alguien que haya visto "La Invitación "o "Upgrade" duda del talento de este hombre. Es lo mismo que dudar del talento de Whannell como guionista, tremendo todo.

Gozada mayúscula que todos los que acudan al festival de Sitges tienen que anotar como obligatoria.

Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buena crítica, justo la vi anoche, me gustó bastante pues siempre me han llamado la atención aquellas historias acerca de humanos-máquinas, de como se tratan temas sobre la naturaleza de cada una y como interpretan cada una el sentido de la vida a partir de diferentes concepciones.

Los escenarios así como las coreografías son excelentes y en conjunto con ese leve toque gore son un éxito.

El único pero que tengo con esta película, (POSIBLES SPOILERS A PARTIR DE AQUÍ, CONTINUAR BAJO SU RESPONSABILIDAD) es que por alguna razón no pude dejar de pensar en Venom, sí lo sé, ¿como relacionarla con una película que todavía ni se estrena?, dejando de lado el parecido entre Marshall y Hardy, la relación entre el usuario y "algo" que le habla tratando de controlarlo, persudadirlo y hacerse "uno mismo" me recuerda totalmente a la trama que tendrá Venom, muchos gestos de sorpresa y desagrado que experimenta el protagonista me recuerdan a lo visto en los trailers de Venom, se que son escenarios distintos pero simplemente no pude evitar pensar en ello. Eso no quita que sea un peliculón.

El final muy a lo Whannell, dejándonos con esas ganas de ver una posible continuación y esas especies de giros inesperados que al parecer le gusta realizarlas en gran parte de sus proyectos. (Saw,Insidious, etc.)

Un saludo a todos.

ANGEL SANCHEZ dijo...

UPGRADE, que una simple segunda voz de un protagonista, consiga parecer la mayor tecnología futurista vista jamás, me parece romántico, delicioso, tierno, sutil, tenue, suave y maravilloso. Y que luego esa misma voz tome el control del cuerpo, me parece, brutal, activo, trepidante, espectacular. Cuanto dinero se han gastado en efectos especiales en la Monja, y con que poco se puede llegar al vientre.
Es tan sumamente buena que no quitaría ni las grapas de 35mm que cosen en un quirófano futurista. Es tan buena que dejaría con vida a la madre. Este Matrix de barrio con tintes nostálgicos, este homenaje a la piel, me ha llegado a la tercera vertebra. En sintonía sinfónica con tu critica Miss Terror.


Saludos y que dios nos guarde.

Donnie Darko dijo...

Me quito el sombrero. que maravilla de película. He de reconocer que me daba mucha pereza verla porque Insidious: Capítulo 3 me aburre hasta decir basta pero tras leer tu crítica me anime a verla y la verdad es que no me arrepiento para nada..

Coincido con anonimo cuando hace un comentario que hay que leer solo bajo tu responsabiliad, me parece imposible no pensar en eso, como también creo que Whannell le ha demostrado a Duncan Jones como rodar cine. Tras la decepcionante Mute, Upgrade vuelve a mostrar un futuro distopico con un protagonista que posee cierta discapacidad y cuya pareja ha desaparecido o muerto pero lo que en un caso era una película aburrida a mas no poder, en el otro Whannell hace de su upgrade una mezcla muy entretenida de cine de ciencia ficción y de 'Sentencia de Muerte' de Wan al que se le hace un pequeño guiño en el portero automático del edificio.

Si esta no es la mejor cinta de ciencia ficción del año poco lo queda.. Esta es una cinta de obligada visión para los amantes del género.. Simplemente un peliculon..

Un Saludo!

donnie

Missterror dijo...

Anónimo- La naturaleza humana es un misterio. Hasta ahora, parecía que la naturaleza no humana era predecible, pero nada más lejos de la realidad, por lo que vamos viendo ;)
Hasta hoy no había visto el trailer de "Venom" porque desde hace tiempo ya no veo ninguno y considero muy perjudicial el verlo porque los detripes suelen ser épidos. Hoy me lo han puesto en el cine y no he podido huir así que lo he visto con los ojos entreabiertos y sí, la escena en la cocina de ambos, salvando las distancias, tiene parecido.
Lo que queda bastante claro que Whannell tiene talentazo.

Ángel- Me alegro muchísimo de que la hayas disfrutado de esa manera y tengo que decirte que me ha encantado la manera en la que has expresado todo lo que te ha hecho sentir la película. Yo tampoco le quitaría ni una grapa :)
Al final vamos a llevarnos bien y todo y no lo digo porque estemos en sintonía sinfónica...

Donnie- A mí "Insidius. Chapter 3" aunque supuso una decepción, me entretuvo y creo que tiene momentos que sí tiene su aquel.
Coincido en lo que comentas acerca de "Mute", que prometía mucho y luego se quedó en nada. Obviamente si ponemos una película al lado de la otra, el resultado es tremendamente desigual en todos los niveles.
No dudes que es la mejor película de ciencia ficción del año y si no estuviera "Hereditary" por ahí danzando, yo diría que es la mejor película en lo que va de año independientemente del género.
Por cierto, qué grande es "Sentencia de muerte"!

Saludos.

JuanCar dijo...

Missterror,

Estoy tratando de hacer números y nada, no me salen las cuentas.
¿Cómo cojones han hecho esta maravilla con sólo 5 millones de euros?.

Saludos

Missterror dijo...

JuanCar- Sabes que la pregunta tiene fácil respuesta: Con talento e ingenio :)

Por cierto, ¿nerviosito ante lo nuevo de Zhaler? Me tendrían que arrancar un pulmón de cuajo para que me lo perdiera en Sitges. ¿Te animas?

Saludos.

JuanCar dijo...

Talento e ingenio, equidiqua.

Podríamos inventarnos una perturbadora respuesta...cada una de las personas del equipo de producción...llevaba incorporado un Stem, jajajajajaja!.

Por Zhaler yo MA-TO!, y no digas muy alto eso del pulmón, no le des ideas para su próxima gamberrada ;)

Sería una desvergonzada prepotencia desearte que te lo pases muy bien en el festival...si tú estabas el día que lo crearon!!!, jajajajajaja, así que no me queda más que decirte que aquí estaré ansioso por leer tus pertinentes comentarios.

Saludos!

Missterror dijo...

JuanCar- ¡quien sabe si incluso yo misma lleve un stem! Eso sí, el mío va mal de batería ;)

Voy a ciegas con "Dragged Across Concrete" y aún sabiendo el peligro de esto, voy de expectativas hasta las cejas.

Bueno, JuanCar ¡¡¡que no soy tan vieja!!! La verdad es que son los días del año que más disfruto con muchísima diferencia y no los cambio por nada del mundo. Anímate a disfrutarlo un año y comprobar cómo es esta magia, debe ser casi casi como un hacin vital.

Un abrazo!

JuanCar dijo...

¿Te imaginas que descubres, colgada en una pared del festival, una foto enmarcada en blanco y negro del día de la inauguración del primer certamen, en la que aparecieras tú con el rostro actual sonriendo entre un montón de gente?.
Jajajajajajaja

Un abrazo para ti también

Missterror dijo...

JuanCar, ¿me crees si te digo que el año pasado vi colgada una sospechosa foto de una mujer con el pelo negro con miraba directa al objetivo y sonreía mucho?
Brindaré con una copa de cava si vuelvo a coincidir con esa foto ;)

RONETTE PULASKI dijo...

Es curioso, mientras veía Upgrade me sentí como si estuviera viendo por primera vez Desafio Total. Sobre Logan Marshall-Green, cuando vi Quarry (serie que recomendé en su momento) me quedó claro que no tiene límites. Me gustó mucho tu crítica, es una gran reflexión, aunque yo creo que estamos en una era en la que ya no es suficiente que la tecnología haga nuestra vida más fácil. Ahora entramos en una fase en la que la innovación nos tiene que enriquecer, no en el ámbito económico, sino en aportar nuevas sensaciones, nuevas experiencias, en ayudar a llenar nuestro vacío existencial y, por qué no, hasta llevarnos al deseado Upgrade.

Missterror dijo...

Ronette- Más maravillosa aún "Upgrade" si te llevó a Desafío Total" por primera vez. La tecnología es un arma de doble filo, por una parte está claro que nos ayuda y que hace que avancemos, que como dices, logra que nuestra vida sea más fácil y cómoda. El futuro no tiene límites en este aspecto, pero por otra, nos hace menos autónomos, ingeniosos y sociables. Yo aún estoy con el pensamiento dividido, aún soy muy de carne ;)
Hay que echar un vistazo a esa Quarry, sin duda.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

La verdad es que no suelo compartir los premios del público del festival de cine fantastico de Sitges. me gustó mucho 'the handmaiden' pero creo que si no la hubiera dirigido Park chan-wook no hubiera ganado ese premio en ese festival. Sinceramente que 'Upgrade' haya ganado el premio del público me parece todo un acierto. Esta es una gran película que merece ser destacada y valorada.

Un Saludo!

donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.