sábado, 28 de septiembre de 2019

Crítica: Bacurau

“Bacurau" (2019), actual ganadora del premio del Jurado en el Festival de Cannes, es una película que está dando mucho que hablar en Brasil, donde más de medio millón de persona ya la han visto. Apenas hablaré de la historia de la película ni de sus personajes, para no avanzar ningún spoiler, porque personalmente yo entré en el cine sabiendo muy poco de la película y me sorprendió. No me la esperaba así, Intuía cosas, pero bastante lejos del verdadero “leitmotiv” de la historia. Hablaré de sus referencias y del contexto histórico de Brasil, teniendo en cuenta la grandísima riqueza cultural del país (gracias a su diversidad) y concretamente del Nordeste. Al fin y al cabo, no hay mejor sensación que la de salir del cine sorprendido.


“Bacurau podría ser una alegoría del futuro al que la era Bolsonaro nos arrastra irremediablemente, sin embargo, es la triste realidad que ya estamos viviendo”


Lo más curioso es que sus directores Kleber Mendoça Filho y Juliano Dornelhes, hoy ya considerados nombres de culto en el panorama del cine brasileño tras sus películas “O Som ao Redor” (2012) y “Aquarius” (2016), filmaron “Bacurau” antes de las últimas elecciones de Brasil y con ella parecen anticipar de forma casi visionaria el mundo distópico que nos esperaba. “Bacurau” podría ser una alegoría del futuro al que la era Bolsonaro nos arrastra irremediablemente, sin embargo, es la triste realidad que ya estamos viviendo. No es necesario esperar a un momento posterior para convivir con las atrocidades que se ven y se oyen diariamente. La película hace buena la frase, del modo más grotesco que pueda existir, “la realidad supera la ficción”.

De forma explícita, violenta y reveladora el guion nos arrastra por nuestra cruda actualidad, en la que el enriquecimiento de los políticos está por encima de cualquier otra cosa, un mundo en el que la corrupción ya se acepta como inevitable y en el que las minorías son tratadas como una constante amenaza. Ya lo decía Dennis Hopper en su película “Easy Rider” (1969) a través de un comentario de George, el personaje interpretado por Jack Nicholson: “They’re scared of what you represent to them… What you represet to them is fredom”. También pone de manifiesto otros muchos problemas internos existentes en Brasil, como los prejuicios entre el Norte y el Sur, y la diferencia entre clases, pobres y ricos viven realidades cada vez más distantes.

“Bacurau” es una película en cuyo comienzo todo se va cociendo a fuego lento y en el que todas las escenas están llenas de detalles y de múltiples matices. Hay una introducción de los personajes del pueblo y, sobre todo, del personaje principal, que es el propio lugar. Bacurau es un pueblo pernambucano perdido en el medio de la nada que atraviesa una crisis por la falta del agua, cuya causa es el abandono político al que está sometida. Un día sus habitantes dejan de tener internet y cobertura, y el pueblo sale del Google Maps, toda una premonición de lo que Bacurau representa actualmente, una pequeña comunidad que está dejando de existir.


“la película tiene elementos expresos que homenajean a Carpenter, como la canción Night, incorporada en la banda sonora de la película, o el nombre de la escuela del pueblo, “João Carpinteiro”


“Bacurau” también es un homenaje a varios géneros, a varias corrientes cinematográficas y, es especial, a ese genio de la serie B que es John Carpenter, quien supo como nadie hacer crítica social a través de películas con poco presupuesto y con argumentos fantásticos. No es solo una sensación del espectador, la película tiene elementos expresos que homenajean a Carpenter, como la canción “Night”, incorporada en la banda sonora de la película, o el nombre de la escuela del pueblo, “João Carpinteiro”. Me atrevería a afirmar que el germen de “Bacurau” ya está presente en películas como “Assault on Precint 13” (1976).

Además de la ficción científica carpentiana, también es fácil ver en la película vestigios del Cinema Novo Brasileiro de Glauber Rocha. Uno de los puntos que más me gusta de todas las referencias utilizadas en la película es el componente de Western (en Brasil “Faroeste”), en este caso impregnado también de las películas violentas americanas de los años 70 de directores como Sam Peckinpah. Más concretamente las referencias de Bacurau podrían ser los Spaguetti Western de Sergio Corbucci, como su película “Vamos a Matar, Compañeros” (1970), así como también otras películas del cine brasileño como “A hora e a Vez de Augusto Matraga” (1965). Ojo con el detalle, “Bacurau” está rodada en Panavisión.

Toda esta esencia de Western tiene una explicación, porque si hay un país que, al igual que los Estados Unidos, tuvieron un verdadero Western, o mejor dicho Faroeste, ese país fue Brasil, algo que el director Glauber Rocha llevó al cine desde sus primeras películas, como en “Deus e o Diabo na terra do Sol”, 1964). El “sertão” ¹ fue el lugar donde los “cangaceiros” ² proliferaron sembrando el terror en esas tierras áridas. Todo esto es algo que también está presente en la película (véase en el interior del museo del pueblo de Bacarau, referencias explícitas de todo esto como las fotografías de las cabezas de Lampião y María Bonita ³. Concretamente la película se aproxima al Glauber Rocha de películas como “O Dragão da Maldade Contra o Santo Guerreiro”, (1969), donde el personaje de Antonio das Mortes se ve inducido a machacar una comunidad de campesinos y donde el director Glauber reivindica el arte como elemento catalizador del inconformismo que nos puede llevar al cambio.


“un alegato sobre un colectivo, sobre unas personas que se organizan para sobrevivir ante las dificultades que les imponen”


Ante el fracaso del neoliberalismo, a la deriva en su utopía de mercado, y ante sujetos como el actual Gobernador de Rio de Janeiro, Witzel, que no tienen ningún pudor en legitimar el genocidio de los más desfavorecidos, es el pueblo el que se suma a la violencia promovida por el poder político para defenderse, unida, y como forma de resistencia contra la barbarie del Gobierno. Bacurau podría ser la ciudad de Canudos ⁴, o por qué no, una distopía al estilo de películas como “Mad Max” (véase la escena en la que la televisión emite ejecuciones públicas).

Bacurau también es el nombre de un pájaro, que al igual que el pueblo, en cualquier momento podría estar en peligro de extinción. Y eso es lo que representa la película en palabras de sus directores, una historia que habla de resistencia, un alegato sobre un colectivo, sobre unas personas que se organizan para sobrevivir ante las dificultades que les imponen. “Bacurau, se for, vá na paz”.

Notas:

¹ Región semiárida del Nordeste Brasileño, que ocupa parte importante de estados como Bahia, Pernambuco o Sergipe, entre otros.
² Grupos de bandidos que robaban en las regiones del “sertão” en busca de dinero, alimentos o venganza.
³ Lampião y María Bonita fueron los máximos exponentes del “Cangaço”.
⁴ Canudos fue una ciudad en el interior del Estado de Bahia en la que hubo un levantamiento popular, con trasfondo social y religioso, contra el ejército de la República. En la sublevación, que tuvo lugar entre los años 1896 y 1897, influyeron una serie de factores, como la crisis económica, la sequía y el desempleo crónico.

Lo mejor: La sátira política que representa, un enaltecimiento a la resistencia de las minorías que cobra importancia con el resurgir del fascismo en los tiempos actuales; Las actuaciones de todos, en especial de Silvero Pereira, Sonia Braga, Bárbara Colen, Thomas Aquino, Thardelly Lima y Udo Kier; El personaje de Lunga, un antihéroe indispensable para una película como esta, que está representado de forma inusitada en el cine.

Lo peor: Que Brasil no la haya propuesto para los Oscars; A los aficionados al género puede que la película no nos sorprenda tanto.


5 comentarios:

Missterror dijo...

Menuda primicia nos traes Ronette. Ojito a "Bacurau" en el próximo festival de Sitges, que puede dar sorpresas.
Tu análisis ha hecho que suba varios puntos en la escala de interés. Distopía que homenajea a la serie B y que se convierte en satira política de una realidad tan aterradora como la que estáis viviendo con el señor Bolsonaro. ¿Cómo resistirse?

Muchas gracias, Ronette.

Victor dijo...

Pues tiene muy buena pinta, esta me la apunto sin duda para cuando se estrene, que espero yo que si.
Un saludo

Unknown dijo...

Wow, me has dejado intrigado sera un must to see cuando salga en cartelera, como dato extra México vivió una época western que no le pide nada a la de EU y que se ha opacado por los historiadores y los medios (genocidios indigenas por parte de charros(vaqueros) mexicanos, invasiones indigenas desde EU, enfrentamientos entre pandillas de vaqueros y charros mexicanos y un largo etc)

RONETTE PULASKI dijo...


Hola Missterror, hola Victor,
Bueno, espero no estar metiendo unas expectativas desmesuradas, que luego suelen jugar una mala pasada.
Bacurau, sin la situación actual que vive Brasil probablemente pasaría más desapercibida, pero dado el contexto, este homenaje a la resistencia cobra importancia entre parte de la sociedad.
Espero que os guste,
Saludos!

RONETTE PULASKI dijo...

Hola Unknow,
Tienes razón! Debería haber mencionado también México al hablar de los westerns. No solo por las películas, sino también por la historia, que es a lo que principalmente me referia al hablar del Faroeste brasileño. Cinematograficamente hablando, en México tenemos películas como "Tiempo de Morir" o la inclasificable "El Topo". También películas de grandes directores como Leone o Peckinpah referencian México, como "Agachate, Maldito!" o "Quiero la Cabeza de Alfredo García". Dos joyas.
Recomiéndanos algún título,
Gracias!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.