domingo, 12 de enero de 2020

Crítica: Luz (2019)

Como en el valle de los ukulitas, los protagonistas de ‘Luz’ (2019) esperan la llegada de Jesús, del salvador, de aquel que haga renacer al pueblo de sus cenizas para que en un caso acabe con la lluvia que lleva años atormentando al valle y en otro haga florecer un pequeño árbol. ‘Luz’ habla de fe, de redención, de personas castigadas por el tormento incapaces de superar la perdida, de falsos predicadores que como Abbie Poe llevan a sus pueblos a tormentos todavía peores de los que conocen.


“Aunque Escobar Alzate utiliza elementos e ideas que parecen sacados o influenciados por la cinta de Eggers, esta busca su propio camino”


El colombiano Juan Diego Escobar Alzate rueda una película no apta para todos los paladares que de alguna manera parece influenciada por la reciente ‘La bruja’ de Robbert Eggers ya que ambas cintas comparten la idea de mostrar a un grupo reducido de personas (Una familia o un pequeño pueblo) donde la persona que está al cargo vive de manera obsesiva su fe y sus creencias, llevando al resto de personas a vivir bajo su férreo yugo. Aunque Escobar Alzate utiliza elementos e ideas que parecen sacados o influenciados por la cinta de Eggers, esta busca su propio camino, tortuoso y árido, por lo que el lector no debe pensar que se va a encontrar ante la misma película pero con un envoltorio distinto.

‘Luz’ posee un ritmo pausado, tal vez demasiado para muchos espectadores, y una constante reiteración de las proclamas religiosas que piensan sus protagonistas, tanto las de aquel que busca un nuevo salvador como de sus tres hijas que tal y como escribe el propio director de la película ‘empezarán a preguntarse sobre los verdaderos orígenes de Dios mismo, la naturaleza del amor, el placer y la libertad interior’. Escobar Alzate hace de ‘Luz’ su propio ‘Canino’ (2009). Igual que en la cinta de Lanthimos, tres jóvenes viven aisladas del mundo bajo el mando de un padre obsesionado con el bien y el mal, con mantener la pureza, la inocencia. No hay aquí esos bailes estrambóticos a los que el director griego nos tiene acostumbrados, pero si la maléfica influencia exterior en forma de reproductor de casetes.


“posee en ciertos momentos una belleza en sus imágenes difícilmente superable”


De alguna manera, el personaje interpretado por Angeliki Papoulia que se plantea ciertas preguntas a las que su padre no va a dar respuesta tiene su reflejo en ‘Luz’. Al hacer esta comparación, nadie debe llevarse a engaño y pensar que hay en ‘Luz’ ese humor negro con el que Lanthimos construye sus historias, el director y guionista colombiano huye del humor, de todo aquello que él no considera una metáfora que sirva para expresar todo aquello que quiere.

La cinta de Escobar Alzate posee en ciertos momentos una belleza en sus imágenes difícilmente superable, algo que se puede apreciar también en muchos de los pósters que sirven para anunciar la misma, lo que demuestra el exquisito cuidado que se ha tenido a la ahora de plasmar en imágenes una historia como esta, una historia que tanto por su forma como por su fondo y por muchos paralelismos que se le pueda encontrar, parece demasiado personal. Sin duda alguna ‘Luz’ es un proyecto arriesgado, una propuesta en la que o se entra o no, gusta o se rechaza, lo que sin duda alguna implica que no va a dejar indiferente al espectador. No podemos dejar de pensar que Escobar Alzate tiene entre manos grandes ideas, sirva de ejemplo la obsesión del protagonista por encontrar un nuevo Jesús, que aunque apuntan maneras no se han explotado de una forma totalmente satisfactoria, a las que creemos que se les podría haber sacado mucho más juego. A veces ‘Luz’ resulta demasiado densa, otras demasiado inocente.


“El halo de poesía que parece envolverla por momentos puede seducir a más de un espectador, pero a otros les puede parecer que la película tiene un alto concepto de sí misma”


Cae sobre Conrado Osario gran parte del peso interpretativo de la película, algo que el actor cumple con gran solvencia. Sus tres hijas interpretadas por Yuri Vargas, Sharon Guzman y Andrea Esquivel poseen algunos gestos demasiado artificiales, como forzados, lo que resta en algunos momentos credibilidad a sus personajes. Es una lastima que Jim Muñoz no tenga mas tiempo en pantalla porque da la sensación que a su personaje se le podría haber sacado mucho más juego.

‘Luz’ es una cinta que como explica su director es espiritual, un tortuoso viaje a lo largo de bellos paisajes donde se confunde el bien y el mal porque tal vez sean lo mismo. El halo de poesía que parece envolverla por momentos puede seducir a más de un espectador, pero a otros les puede parecer que la película tiene un alto concepto de si misma, que cree trascender más allá de su mensaje, más allá de lo que es. Solo hay una manera de saber en que grupo de espectadores se encuentra el lector, si en el primero o en el segundo, y no es otra que ver la cinta de Escobar Alzate y sin ningún tipo de prejuicio creado, dejarse llevar y entrar o no en una propuesta tan arriesgada como esta.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.