martes, 28 de abril de 2020

Crítica: 1BR

La realidad siempre supera a la ficción, dicen. Si hablamos en clave de terror, de cine de terror, esto podría ser discutible, por razones evidentes. Pero lo que es innegable es que hay terrores de la ficción que están directamente importados de la vida real, de lo cotidiano. Uno de estos terrores, son los vecinos. Soy de los que piensan, basado en múltiples experiencias personales, que con pocas cosas más aterradoras que esta puede lidiar el ser humano medianamente desarrollado, criatura estúpida por naturaleza (unos más que otros, cierto), como bien está poniendo de manifiesto la pandemia del covid-19, dejando muy en evidencia la capacidad intelectual de unos cuantos. Nada que no supiéramos ya, cierto también.


“Marmor escribe una historia que amalgama elementos populares del género con trazas de gente como Hitchcock, Polanski o el Cronenberg más mundano”


Los vecinos... está claro que no soy el único que los ha sufrido (y los sigue sufriendo). En ocasiones incluso, un perturbadora realidad que flirtea con lo sobrenatural, ya que hay conductas (y ruidos nocturnos) dificilmente explicables con las simples herramientas que nos proporciona la lógica y que como no puede ser de otra forma, terminan escapando a nuestro entendimiento.

El cine ha plasmado muchos de estos miedos referentes a aquellos que habitan en nuestros alrededores. Cintas como “No Matarás... al vecino” (Joe Dante, 1989), “Noche de Miedo” (Tom Holland, 1985) o las más recientes “Phase 7” (Nicolás Goldbart, 2010) y “The Neighbor” (Marcus Dunstan, 2016) han exagerado (o no) conductas sin duda derivadas de perturbadoras experiencias reales para reciclarlas a la ficción y en esa tesitura es donde nos topamos con “1BR”, ópera prima de David Marmor y nuevo exponente de ese “terror vecinal” que oposita ya a sub-género en propiedad. En este caso, Marmor escribe una historia que amalgama elementos populares del género con trazas de gente como Hitchcock, Polanski o el Cronenberg más mundano para adentrarse en otro terror recurrente dentro del género como es el de las sectas (de hecho, seguro que alguno se acuerda de cierta película de cierta directora y ganadora de cierto certamen que tanto y tan bien dio que hablar por los derroteros de la cosecha del 2015 en algunos pasajes de esta “1BR”, en especial en los más postreros -entiéndase el eufemismo a toro pasado-).


“sabe enganchar al espectador gracias a sus sencilla pero elegante narrativa y sobretodo, a una Nicole Brydon Bloom que genera empatía con estrepitosa naturalidad”


“1BR” es un thriller de terror de marcado carácter psicológico que aunque por momentos nos pueda resultar excesivamente reconocible en algunas de sus constantes vitales, lo cierto es que sabe enganchar al espectador gracias a su sencilla pero elegante narrativa y sobretodo, a una Nicole Brydon Bloom que genera empatía con estrepitosa naturalidad desde el minuto uno. Supongo que debido a lo fácil que resulta identificarse con sus circunstancias y por supuesto, al gran peso específico que tiene su interpretación a lo largo de todo el relato, incluso en aquellas partes en las que este, reclama buena parte del protagonismo.

Como siempre en estos casos, en estas propuestas donde el suspense generado es casi tan importante como las respuestas que lo justifican, estas elevarán (o sancionarán) la experiencia según gusto del consumidor y dependiendo del peso y valor que este otorgue a ambas facetas de la trama. Respecto a lo primero, es innegable que “1BR” consigue generarlo, el suspense. Consigue que nos interese el misterio generado y en terminos generales, podemos decir que estamos ante una propuesta sensiblemente perturbadora, en especial, en su primer tramo del viaje. Algo más de recelo puede generar al tema de las respuestas con las cuales Marmor justifica los acontecimientos ya que entiendo, que este sí es un tipo de película que requiere de cierta lógica tangible a la hora de sustentar la historia sobre unos cimientos lo suficientemente sólidos. Y bueno, no es lo más rocambolesco que me he llevado a la boca, pero es innegable también que disemina alguna que otra variante chusquera en el seno de la historia y por ende, en la sesera del respetable.


“Marmor atiza directamente a una sociedad auto-elitista excesivamente esclava de las nuevas formas de entender la relación con los demás”


“1BR” apuesta por ese cine de terror moderno en el cual hay sitio para contar algo que va más allá del simple entretenimiento, del simple placer de lo perturbador, lo incómodo o la violencia gráfica de algunas partes del filme cercanas al torture-porn. Marmor atiza directamente a una sociedad auto-elitista excesivamente esclava de las nuevas formas de entender la relación con los demás debido a las nuevas tecnologías. Estamos más conectados que nunca y al mismo tiempo, más solos que nunca y más desconectados del mundo que nos rodea.

Interesante debut por tanto este de David Marmor. Notables dosis de suspense, buen gusto en su cinematografía y solvencia en las interpretaciones para conducir un relato un tanto surrealista pero que engancha y no se sale tanto de los carriles de lo verosímil como para que se nos saque del mismo con una patada en el culo. Y ese final, sí, el “tufillo” es tan embriagador como sospechoso, pero mola que te cagas y engrandece las dimensiones de la historia hacia unos niveles de epicidad no contemplados a lo largo del viaje. Por lo tanto, pese a lo prestado, lo previsible incluso de algunas de sus propuestas y esas pequeñas dosis de surrealismo, pienso que este es uno, un viaje, que merece la pena recorrer. Fantasía o enajenación, un instante de utópica claridad para una sociedad podrida hasta la médula.

Lo mejor: Su generoso chute de suspense, una notable Nicole Brydon Bloom y su secuencia final, aunque venga con asterisco.

Lo peor: La resolución del misterio es un tanto cuestionable y aunque incómoda por momentos, se echa en falta algo más de mala leche en determinados pasajes (y no me refiero solo a su reverso más explícito).


4 comentarios:

Missterror dijo...

Pues bastante bien "1BR" :) Historias de vecinos siempre son bien y si son capaces de mantener el suspense todo el metraje, pues poca pega se puede poner.
Es cierto que toma bastante elementos prestados (al menos los más chulos), pero también se mueve con soltura generando su propio ecosistema de personas mierdosas. Ojo cuidado con esta clase de gente salvadora que habita a la vuelta de la esquina...
Claramente la justificación de los acontecimientos está cogidilla con pinzas y aceptamos pulpo ante los cabos sueltos de esta comunidad, pero "1BR" es una recomendable thriller, bien interpretado y bastante disfrutable.

A ver quién sigue ahora con la búsqueda de nuevo piso de alquiler...

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, las pinzas son una constante no solo en nuestro amado género, en el cine en general, así que tampoco nos vamos a rasgar muchas las vestiduras por más que de seguro había por ahí un montón de historias no se si creíbles, pero sí más sugerentes a las que aferrarse para justificar este "potito" vecindario, pero oye, seguro que la secuencia final te ha sacado una sonrisa diabólica, jeje.

Y tú, como yo, seguro sabes que no hay terror como el vecino de al lado... por lo que "1BR" además de interesante, puede llegar a resultar incluso terapéutica :)

Saludos.

Gsus1971 dijo...

Creo que la crítica es bastante acertada y que en general, si no nos detenemos demasiado en el análisis concienzudo, esta 1BR resulta una sencilla y correcta propuesta que yo puntuaría con una estrellita menos que El Rector.
El final me ha gustado, pero claro, no me ha sorprendido como sí ocurrió en aquella otra cinta de 2015 cuyo nombre obviamente no citaré ahora :-)

Saludos

El Rector dijo...

Gsus1971, bueno, estrella arriba estrella abajo... por ahí andaría la cosa. En mi caso, reconozco que ese final, pese a todo lo que se pueda decir de él (y no diremos nada, jeje) me dejó un gran sabor de boca. Ya se que no tiene nada de original, pero ese punto suyo de épica imposible me pudo. Mira que con todo lo "parecido" que es, genera unas sensaciones completamente distintas que esa película de 2015... allí me lo creí, aquí, algo menos, pero mola :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.