lunes, 29 de junio de 2020

Crítica: Campamento Sangriento

Como en muchas otras ocasiones, hoy toca hablar de las redes sociales. No como tema central de la película que hoy se acurruca en el nido, sino por la influencia de estas herramientas de diversión y control, a la que a menudo nos sometemos de manera voluntaria. La red, pensada como instrumento para retener objetos dentro, si va acompañada de un uso social, es el mayor contenedor de interés que puede haber. Lo malo es que la malla de cada red social suele tener un tejido con un entrelazado amplio y disperso que solo retiene el interés durante un par de días, a lo sumo. El hastag #averloquenosduraestafiebre, debería ser de obligatoria inclusión cada vez que se desata un hype cinéfilo en twitter o que Instagram se llena de fotos de  televisores mostrando los créditos iniciales de la película de moda.


“Campamento Sangriento, nació a rebufo del imparable éxito de la saga Viernes 13, cuando esta ya contaba con tres títulos que cada vez ganaban más fans”


En medio de esta pandemia, en las cuentas de twitter más cinéfilas,  ha habido un título que ha sobresalido sobre otros: “Campamento Sangriento”. ¿El motivo? Desconocido. ¿Qué tiene que ver la Covid-19 con un verano de 1983 en el campamento Arawak? Poco o nada, simples caprichos de las redes sociales y una posible consecuencia de la fiebre revival que el maravilloso documental “In Search Of Darkness” (David A. Weiner.2019) nos ha dejado a todos. Supongo que en medio del terror real que el maldito coronavirus nos ha dejado y de una sucesión de noticias cada vez más desalentadoras, necesitábamos algo que no tuviera nada que ver con lo que estamos viviendo y soltar el lastre de los nervios y la preocupación, con una película que se pudiera catalogar abiertamente como mala, pero divertida.

“Campamento Sangriento”, dirigida por Robert Hiltzik en 1983, nació a rebufo del imparable éxito de la saga “Viernes 13”, cuando esta ya contaba con tres títulos que cada vez ganaban más fans. Primeros ochenta, donde los campamentos en gran pantalla eran sinónimo de taquilla. Hiltzik, no quiso romperse mucho la cabeza con su película debut  y como muchos otros directores, optó por disfrazar de homenaje lo que era una copiada de manual. La versión chunga de Crystal Lake, volvía a estar repleta de adolescentes con unas hormonas más efervescentes que la Coca Cola con Mentos, tras haber sido testigo de un accidente en el lago con resultados mortales para una familia. La historia que sigue, como todos podemos imaginar, es la venganza que alguien lleva a cabo en plena época estival.

Como tantas y tantas películas, “Campamentos Sangriento”, apuesta por la fórmula de asesinatos aparentemente aleatorios y la duda sobre el asesino. Nada que objetar ante un esquema muy marcado en la época y que poco espacio para la sorpresa dejaba. Poco o nada se imaginaba en este aspecto que el campamento Arawak sería protagonista de uno de los momentos más sorprendentes del cine de terror. La película, torpemente explicada y  llevada a cabo parecía que no ofrecía nada novedoso, hasta que llegados al glorioso e inesperado final, la película da tal giro que no parece estar ideada por la misma persona que nos deja fríos como el hielo en los ochenta minutos anteriores. “Campamento Sangriento” es un slasher mediocre con un as en la manga que redefine el concepto de twist final con una arriesgadísima bala en la que se lo juega todo. Afortunadamente, acierta de pleno y la película pasa de un ser una propuesta cutre y plagada de incoherencias a ser una propuesta de culto cutre y plagada de incoherencias.


“un slasher mediocre con un as en la manga que redefine el concepto de twist final con una arriesgadísima bala en la que se lo juega todo”


La inexperiencia como director y guionista de Hiltzik, unidos a la falta de presupuesto, hicieron que la explicación del giro final de “Campamento Sangriento” quedara en un segundo plano al ser eclipsada por una única imagen. El montaje explícito y shockeante de esa escena junto con el grito terrorífico como un eco en la cima de una montaña y la idea de estar viendo algo que en un segundo era capaz de hacernos cambiar de idea respecto a la película por completo. ¿Puede una única escena determinar, no solo si la película te ha gustado, sino que estás ante una película que se ganará el trofeo de culto? La respuesta es sí.

Las sombras que han acompañado siempre a “Campamento Sangriento” vienen dadas por su ajuste a la estructura del slasher, casi matemático y su poco empeño en innovar en las muertes o destacar en violencia o efectos especiales. Todos los asesinatos ocurren fuera de cámara, lo que unido a unas interpretaciones sangrantemente malas y un componente homosexual que no se sabe bien qué dirección tiene, hace tan incongruente el discurso que es fácil desconectar de la propuesta antes de la cuenta. Si a esto le unimos un montaje atropellado y una banda sonora que se empeña en repetir una y otra vez el mismo tema, lo que queda es esperar pacientemente a las luces al final del túnel y ver si todos las miguitas que nos ponen en el camino, nos llevarán a algún lugar interesante o simplemente hemos perdido una hora y media.


“Las sombras que han acompañado siempre a Campamento Sangriento vienen dadas por su ajuste a la estructura del slasher, casi matemático”


Finalmente recompensa y una idea rondando en la cabeza. ¿Reivindicación o todo lo contrario? Personalmente no me queda claro y en un día como hoy de visibilidad LGTB, me gustaría pensar que se apostó por ello en la temprana década de los ochenta, en un género al que todavía le quedaba (y le queda) mucho camino por recorrer en este aspecto. Suerte que Felissa Rose, hace muchos años decidió apostar por dar vida a Angela y enseñar el poder de una sola imagen. Me gustaría pensar que cuando alguien dice que una sola imagen vale más que mil palabras, es porque tiene muy en mente cierto matojo ochentero, que creo que en realidad fue lo que más nos impresionó.

Señores y señoras, si esto es lo que hace que hayamos pasado una confinamiento más entretenidos y nos hayamos olvidado durante una  hora y media del bicho, ¿quién soy yo para hacerme más preguntas de las necesarias? A veces, las redes sociales aciertan y hacen su buena labor. Otras, meten a la gente en unos jardines tan enmarañados de los que es difícil salir. Y bueno, no negaré que me encanta ver estos duelos de pretendidos titanes conocedores del bien y del mal. Como simple mirona de esta red social, dejadme coger las palomitas mientras se despedazan, a mí las luchas me agotan pero soy buena espectadora.


9 comentarios:

El Rector dijo...

Mala de remate. La película no tiene mayor historia, un exploit (de los muchos) que surgieron del éxito de la costilla de "Viernes 13". Poca sangre, mal actuada (si ya la ves doblada al español es para querer cortarse las venas) y un sin sentido de historia sin igual. La "salva" ese surrealista desenlace, reconozco, de lo más perturbador que uno puede llevarse al gaznate :)

Sí me resulta más interesante, el fenómeno en sí y la increíble influencia que tienen las redes sociales (en este caso Twitter) a la hora de movilizar a las masas y generar corrientes de opinión, por más surrealistas que estas sean.

También destaco como tú, Missterror, el hecho de salirse de la habitual temática masculina de este tipo de productos, repletos de jovencitas ligeras de ropa, para ofrecer una visión desde la acera de enfrente. Hoy, seguramente ya no sorprendería a nadie (a nadie civilizado quiero decir), pero allá por los inicios de los ochenta... transgresión pura.

Missterror... y cuidadito a lo que expones esos ojitos tuyos... corres el riesgo de quedarte ciega, te salga un orzuelo, o, directamente, se te licue el cerebro ;)

Saludos.

Miike dijo...

Siguiendo la recomendación Miss Terror me la he visto religiosamente (me sueles vender muy bien tu mierda) y tengo que decirte que después de esa imagen final no voy a poder dormir el resto de mi puta vida. Gracias :)

El Rector dijo...

Miike, Felissa Rose consigue que lo de Linda Blair en "El Exorcista" sea un puñetero juego de niños. Ni el "mira lo que ha hecho la guarra de tu hija", imagen que me acompañó eternas noches de verano tapado hasta las orejas puede superar a LA IMAGEN. Otro nivel :)

Saludos.

bleach510 dijo...

Buenas a todos! Tengo buen recuerdo de esta película porque la ví de adolescente y ese minuto final me sorprendió. Hace muchos años la volví a ver y me pareció bastante mediocre la verdad. Creo Missterror que has sido muy benevolente con la nota por ese minuto final porque la peli en términos artísticos no creo que merezca ese 6 pero te lo perdono :-P
Tuvo bastantes secuelas a cada cual más mediocre (cosa nada rara en este mundillo del terror) y como curiosidad Felissa Rose volvió a su papel de Ángela en una secuela con el mismo director. El resultado...un desastre de proporciones bíblicas jaja, lo único interesante ver a la Ángela original de nuevo.
Un saludo!

Missterror dijo...

Rector- Exploit con todas las de la ley ;) Me atrevería a decir que todo slasher veraniego le debe su existencia a "Viernes 13".
Como dices, poca sangre en pantalla y en la interpretación de la mayor parte de los personajes. Es cierto que todos destacamos el final (no es para menos), pero a lo mejor nos estamos perdiendo algo más que no tengo claro si es lo que quiero ver o todo lo contrario. Falta definición en todo ese mensaje sexual.
Calla, calla, no me hables de mis ojos, que menuda cruz!!

Miike- Gracias por fiarte de mí, pero cuidado también con eso, jejejeje
Esa imagen es mitiquísima y como dices, va a ser imposible que la olvides.

Bleach510- Estoy de acuerdo contigo, en términos artísticos no debería ser aprobada pero hay algo que también pongo en valor y es la capacidad de impactar en slashers que aparentemente son impersonales. No solo me refiero a la escena final, sino, como ha dicho el Rector más arriba, las ganas de dejar el tetamen de lado para ofrecer una visión homoerótica.
Sobre las secuelas, poco puedo decir porque nunca me atreví con ninguna. En teoría, pronto debería salir el documental sobre la saga, producido por la propia Felissa Rose, "Angela: The Official Sleepaway Camp Documentary ".

Un abrazo a todos.

bleach510 dijo...

Menos mal que no viste las secuelas...eso que te ahorras...
Apuntado el documental, puede estar interesante. Gracias!
Un saludo!

Krueger dijo...

Saludos a todos.

El caso es que la vi por primera vez como hace siete años. La visioné con mi progenitora que a día de hoy todavía me la tiene jurada.

Como habéis comentado, que plano final...

Fleur Du Mal dijo...

Missterror! Acá Fleur Du Mal, desde Argentina y temporalmente participante del Nido. Siempre ando consultando el blog y muchas veces me encuentro con formas de mirar que quizás no había percibido.
En este caso de Sleepaway Camp, no pasé a abrir mi cabeza respecto a la peli porque sé que mucho no hay para diseccionar, pero sí me encantó tu manera de explicar concretamente de qué va. Es un tedio y de repente el final, con el que como comentan varios más arriba, tampoco yo pude sacármelo de la cabeza por un buen tiempo.
SPOILER
Yo creería que alude a una especie de venganza contra la homofobia, porque todos los muertos tienen comportamientos súper hetero que ponen a la protagonista en duda sobre la propia sexualidad.
FIN SPOILER
Las dos secuelas fueron terriblemente malas. No es una cuestión de opinión, sino que carecen de ese factor sorpresa de la primera y realmente es un sinfin de muertes sin ningún tipo de idea o trasfondo.
Un saludo para todo el Nido y a aprovechar este tiempo de pandemia para despuntar el vicio, o escapar a otros mundos, que eso es lo mejor que por nosotros hace el horror!

Diego Petyr dijo...

Como una de William Castle que tiene un final que uno no esperaba solo que aquí hay gore y una ingesta de esteroides de último minuto.XD

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.