sábado, 17 de octubre de 2020

Crítica: Save Your Selves!

THE AMAZING AMY NOS HABLA SOBRE DEPENDENCIAS TECNO-SOCIALES, CRISIS EXISTENCIALES MÁS ALLÁ DE LOS TREINTA Y ALIENS


La treintena, esa edad a la que me acerco cada año y que me fascina y aterra al mismo tiempo. Y es que sí, Su, la protagonista de esta comedia alienígena tiene un punto. Al igual que su madre, mi madre también ya tenía hijos a esta edad y era de cierta forma una “adulta” que vivía en su propia casa, trabajaba y además mantenía sola a su hija. Los tiempos han cambiado y en pleno siglo XXI las personas a los treinta años aún están finalizando sus estudios y muchas veces viven aún con sus padres. El no poder comparar nuestra vidas con la de nuestros padres nos hace entrar en crisis identitarias a esta edad en donde tradición y modernidad chocan para dejarnos varados en medio de la habitación sin saber qué camino tomar. 


“la película en todo su desarrollo es tan cercana, amena y simple en su complejidad que el final deja la sensación de que no sabían cómo darle un cierre” 


¿Quiénes somos? ¿Qué queremos de la vida? ¿Por qué no podemos tener vidas de “adultos”? ¿Qué es ser adulto? ¿Quiero tener hijos? ¿Hay que tener hijos? ¿Por qué tener hijos? ¿Podré cuidar a un bebé si yo aún soy un bebé? Todos esos cuestionamientos típicos de esta edad donde ya dejas definitivamente de ser “joven” y tienes que tomar una decisión, es en el que se enmarca está muy buena comedia de ciencia ficción llamada “Save Yourselves!” (2020) que además (y como no) tiene a la hiperconexión de telón de fondo y resulta ser un película tan adorable como los aliens que nos presentan. Sumado a todo esto “Save Yourselves!” viene con polémica en su paso por el festival de Sitges en donde competía en la selección oficial, ¡No se vayan y sigan leyendo que ya les cuento el chisme! 

Su y Jack son una pareja de treinta y tantos que viven en Brooklyn y tienen una vida muy siglo XXI, trabajos acorde a los tiempos, amistades acorde a los tiempos y una relación acorde a los tiempos, donde pasan más horas conectados a sus smartphones que a su relación y a sus propias vidas. Un amigo, muy neo hippie, les cuenta cómo es su vida ahora que dejó todo lo “mundano” de lado y se dedica a lo que le gusta y a labores “reales”, como hacer tablas de surf con algas que el océano desecha (insertar carcajada que lancé cuando lo escuche mientras veía la película). Esta conversación hace que la pareja también quiera realizar labores similares, significativas, reales. Culpan de su estado inactivo y vacío a la tecnología y la hiperconexión en la cual están inmersos y deciden tomar la propuesta de su amigo neo hippie de ir a su cabaña a pasar una semana sin internet, para conectarse con ellos mismos, a su relación, y poder tomar las decisiones necesarias para “arreglar” sus vidas. Pero no contaban con que unos aliens iban a invadir el planeta y estar conectados es quizá sí, quizás no, más importante que nunca

Partamos este análisis con el chisme que es lo que da sazón a la vida. “Save Yourselves!” competía en la selección oficial de la 53° edición del festival de Sitges, que está en pleno desarrollo a estas alturas del mes de octubre. Pues resulta que parte del acuerdo para poder participar en la competencia oficial es que el estreno de las películas en España sea en el festival, es decir que tiene la premiere. Pero antes de que se estrenara la película en Sitges la productora vendió “Save Yourselves!” a una plataforma de VOD en España en la cual las personas podían acceder a ella antes de que esta se presentara en el festival. Sitges se enteró de esto, estalló en cólera, los descalificó y como es buenito, igual exhibió la película pero ya sin estar en la competencia, no por respeto a esos productores que no valoran los acuerdos, sino por su público fiel que cada año hacen del festival un éxito y que no merecen ser perjudicados por las decisiones filisteas de productores sin honor (cualquier exageración en relación a la reacción de los organizadores del festival es opinión exclusiva de esta escritora que adora el drama y las palabras bíblicas). 


“Se ríe sin ridiculizar de esta edad por la que estamos atravesando y de nuestro contexto. Se ríe e ironiza de nuestras preocupaciones y de la forma en que vemos la vida pero con respeto” 


Pero siendo honestos, si bien “Save Yourselves!” es agradable, fresca, tiene un humor que es muy de mi agrado, refleja muy bien los cuestionamientos de esta edad treintesca en su contexto multimedial y está bien ejecutada, tampoco tenía posibilidades de ganar la competencia porque para eso le falta contenido, sobre todo si se opta por la comedia. ¡Qué vamos! todas y todos sabemos lo difícil que lo tiene la comedia a la hora de ganar premios y festivales, a menos que seas zarpado genio creativo como Taika Waititi y te mandes pedazo de peliculón como “Jojo Rabbit” (2019) que, impopular opinión, según yo merecería mucho más el Oscar que “Parasites” (2019) (escribo esto a pesar de mi amor ya profesado con anterioridad a todo lo coreano, pero es que “Jojo Rabbit” está a otro nivel. Ok, ok, respiro y retomo la línea de este análisis). Y claramente “Save Yourselves!” no es un tremendo peliculón, pero es buena. Eso sí que sí. 

Entrando ya en el análisis de la película lo que más falla de “Save Yourselves!” es su final, la película en todo su desarrollo es tan cercana, amena y simple en su complejidad que el final deja la sensación de que no sabían cómo darle un cierre a todo lo planteado, no supieron llegar a un final redondo y es que los cuestionamientos planteados en la película y al inicio de este análisis no tienen necesariamente que ser resueltos en su totalidad. Todo lo planteado durante el metraje y la forma en que lo hace y lo va narrando, hace que un final como el expuesto quede fuera de lugar, como que se pasaron tres pueblos en ese cierre tan metafísico. No era necesario mis queridos Alex Huston Fischer y Eleanor Wilson (dirigen y escriben), pero felicitaciones de todas formas ya que debutan como directores de largometrajes en Sitges y ¡que debut! Dejando de lado el final al filo de ser desastroso y que da la sensación de un casi “coitus interruptus”, la película tiene un humor exquisito y muy bien ejecutado


“los aliens son una excusa que hace a los protagonistas enfrentarse a sus problemas y no teorizar acerca de ellos” 


Se ríe sin ridiculizar de esta edad por la que estamos atravesando y de nuestro contexto. Se ríe e ironiza de nuestras preocupaciones y de la forma en que vemos la vida pero con respeto. Porque siendo honestos y honestas a veces las problemáticas de esta generación son bastante ridículas y tan solo al exponerlas ya da risa. Por otro lado, la película tampoco quiere abordar las problemáticas más profundas que son resultado de las dinámicas sociales, sino las simples. Entonces el humor resultante es elevado, sin la burla que busca humillar que está presente a veces en las comedias (sobre todos en las originarias de mi país) que más que sentirte reflejado en lo que exponen toman una temática que no los representa, muestran personajes tipo resultado de ideas preconcebidas y resulta en que como espectador te sientes insultado o insultada por la imagen que muestran de las personas. Da la sensación que “Save Yourselves!” está hecha por amigos, que tus amigos se juntaron a hacer una película y muestran tus historias y dilemas pero desde el cariño, desde las problemática generacionales compartidas y no desde la burla. 

Eso hace que la película sea radiante y un soplo de aire fresco que nos muestra que al final tenemos que estar conectados con nosotros mismos y con quienes queremos. Solo con empatía y amor podemos enfrentar lo que sea, ya sea una invasión alienígena, tener hijos o cambiar de estilo de vida. Al final el mal de esta generación es la falta de dicha empatía, la desconexión con la realidad, no con la de Medio Oriente que también es importante, sino la que pasa en tu interior y con las personas que tienes al lado. Creo que con el final tan criticado por mí de “Save Yourselves!” algo así querían mostrar, pero se fueron demasiado “en la volá” como se dice en mi país. Es decir, demasiado rebuscado para una conclusión simple y que el propio desarrollo de la película va completando. Al final los aliens son una excusa que hace a los protagonistas enfrentarse a sus problemas y no teorizar acerca de ellos. Los distractores, como el etanol, nos desconectan de la realidad mucho más que cualquier red social, porque al final si tienes una vida plena, ninguna red social va a poder reemplazar una reunión con amigos o una cena familiar. 

“Save Yourselves!” es una buena película y agradable a la vista, los protagonistas son adorables en su autenticidad y fiel reflejo de esta generación que ya atraviesa la treintena. El humor que utiliza da gusto y no queda más que aplaudir el guion escrito también por la y el director. Una tarde agradable les espera si ven esta película y el final… bueno, el final se lo perdonamos porque es una película sólida, no era necesario un final tan complejo para algo simple y bien ejecutado. Una lástima que haya quedado fuera de competencia. Productores filisteos, arderéis en el infierno.


1 comentarios:

El Rector dijo...

Pues coincido con el análisis. Película fresca y muy entrañable con la que es fácil identificarse con los personajes y sus situaciones. Una gran idea, que termina estirándose más de la cuenta, perdiendo esa frescura inicial y desembocando en cierta sensación de repetición.

En mi caso, no me desagradó el final, aunque hubiera estado bien que llegara un poco antes... algo más de esos "tribbles" invasores tampoco hubiera estado mal.

Pero bueno, aceptamos pulpo como animal de compañía y diré ya que estamos, que en clave de comedia, me lo pasé mejor con esta que con la cacareada "Mandibules".

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.