domingo, 18 de enero de 2015

Crítica: Interstellar

La Tierra se muere. Esta es la actitud que Christopher Nolan toma como premisa para Interstellar, y lo deja patente desde buen comienzo de la misma. No hay mucho tiempo para racionalizar si la Tierra es una fuente infinita de recursos, no hay debate sobre los riesgos del calentamiento global, no se retuerce las manos sobre como revertir el progresivo deterioro del planeta en el tiempo. La Tierra se está muriendo, y en algún punto del tiempo cuantificable en décadas, se habrá muerto, un bol de polvo completamente inhabitable para los seres humanos. Ya se está deteriorando; Cooper (Matthew McConaughey) lo sabe, observando con remordimiento que “este planeta es un tesoro, y nos ha estado diciendo que nos vayamos desde hace mucho tiempo.”

Interstellar es la realización más completa hasta la fecha de las grandes intenciones de Nolan para con el futuro del cine. Desde su suntuosa fotografía de 70mm (o IMAX) de Hoyte Van Hoytema (Her, Tinker Taylor Soldier Spy) hasta las ambiciones narrativas de la cinta, que no son más que una indagación en los recovecos más profundos de la condición espacial y humana, los lugares a los que el hombre nunca ha ido en ambos aspectos, Interstellar es un gran gesto de todas las maneras. Y aun así, es la película más humana de Nolan. Por las críticas lanzadas contra el director por ser demasiado cerebral por encima de sincero u honesto, aquí linda con el territorio de Steven Spielberg en su intento operático de fusionar espacio y la historia de una familia que trata de permanecer unida a través de las galaxias y el tiempo. 

Cooper es un hombre abandonado por el new age, un ex ingeniero de la NASA que se ha quedado obsoleto por el cambio de circunstancias y la cultura de desesperación que rodea la falta de comida creciente de la Tierra. Primero el trigo murió, luego el quimbombó, y Cooper sabe que le quedan apenas dos años con los masivos campos de maíz que rodean su casa rural. Interstellar empieza bien tras pasar el Rubicón, después la mayoría de personajes lo suficientemente viejos como para recordar el mundo moderno, se ríen con arrepentimiento. Cooper, a su manera, está tan apagado como el planeta. De hecho se siente condenado por ver que le dejan atrás, deseando simplemente ser capaz de proveer para sus hijos el mayor tiempo posible. 

Su hija Murph (Mackenzie Foy) necesita algo más que provisiones, sin embargo. En las constantes capas de polvo que inundan su hogar, Murph empieza a encontrar patrones, que la llevan junto a Cooper hasta el laboratorio bajo tierra de la NASA, donde Brand (Anne Hathaway) y su padre (Michael Caine), el último ex profesor de Cooper, les ofrecerán la oportunidad no sólo de salvar a Murph y a su hijo Tom (Timothee Chalamet), sino a toda la raza humana. Hablar más de los giros narrativos de Interstellar sería estropear el placer de su esfuerzo tentativo a lo desconocido, y argumentar las intenciones del director. Cosa que no creo que me atañe a mí, en lo más mínimo. 

Siguiendo la estela de sus otras películas, aquí también nos envuelve un aura de secretismo que se vuelve especialmente real en Interstellar, ya que la cinta no empieza realmente hasta que el pequeño grupo compuesto por Cooper, Brand, Doyle (Wes Bentley) y Romilly (David Gyasi), acompañados por dos robots borderline llamados TRAS y CASE no llegan hasta los anillos exteriores de Saturno. Y es en ese punto en el que la película se demuestra más profunda, tanto en el espacio exterior como en las psiques frágiles de sus componentes. Mientras que la película misericordiosamente mantiene la locura espacial al mínimo, entiende perfectamente el terror de la misión. Está el plan A ideal de salvar a todo el mundo en la Tierra, pero debido a complicaciones eventuales relacionadas con el propio plan y la teoría de la relatividad, también tenemos un plan B a bordo, y el plan B viene con implicaciones mucho más graves para la misión. 

Interstellar opondrá a aquellos que realmente les guste y les disguste el trabajo de Nolan. Parecido a lo que ocurre con muchas de sus historias, hay una tensión entre la naturaleza sobre-expuesta del diálogo (de la mano de Nolan y su hermano Jonathan) y el alcance grandioso de la película. Nolan tiene un truco para acomodar a los espectadores en los universos que crea pero se recrea en el camino hasta allí, y aunque no es un daño en sí mismo para la historia, si existe un cierto grado de comedia inintencionada inherente en casi todos los personajes que se introducen con una serie de líneas que ‘orgánicamente’ explican que hacen, porqué están en la cinta y donde van a acabar probablemente.

Pero muy similar al personaje de Ellen Page en Inception, Nolan sitúa estos representantes en la cinta para ganar espectadores. Y mientras que los hermanos Nolan abusan de cargar prácticamente cada personaje con un bagaje parlanchín en algún punto de la misma, también cohabitan con muchos momentos genuinos, que ganan sentimiento al hacer de la película un éxito enfático. McConaughey y Hathaway encuentran ambos el alma en la visión de Nolan, que deberíamos decir que es una historia de familias que se separa por esta misma visión, y en segundo plano otra historia de humanos que intentan conservar lo que intrínsecamente les hace humanos en una parte del espacio donde la especie nunca debió llegar. Cooper se lamenta por su familia, ella se obsesiona con la idea de que una noción tan simple y humana como el amor puede potencialmente trascender el tiempo y el espacio, y ambos ofrecen actuaciones emotivas y ricas en una película que no las ofrece exactamente sobre el papel.

Este es, a mi modo de ver, el test de ácido de Interstellar. Nolan quiere que los espectadores dejen a un lado sus nociones preconcebidas sobre la épica del espacio, y mucho más importante, su cinismo sobre lo que una película debería hacer. Es un intento ruidoso y en ocasiones imponente, gracias en gran medida a la masiva banda sonora de Hans Zimmer. Interstellar cree, sin una traza de ironía o desafección, que la humanidad no está predestinada a morir en la Tierra, y que hay nuevas fronteras, nuevos rincones de oscuridad que no han sido explorados y que están listos para ser conquistados por los valientes e intrépidos. Es idealista en su sentido más purista, una película que todavía se maravilla de los misterios del universo cuando ya existen cientos que se entregan a la caza de hacerlos estallar.

Es también una película profundamente personal, en sentimiento y ejecución. No es muy complicado dibujar paralelismos entre el desdeño de Cooper por la falta de imaginación de un mundo desesperado y supervivencialista y la devoción servil de Nolan de preservar la experiencia cinemática, desde la idea hasta el acercamiento técnico. Interstellar ofrece una vuelta al viejo modelo de rodaje, hasta las primeras nociones de cine de George Melies como un navío para la creación de sueños. No es una película perfecta bajo ningún prisma, pero es una búsqueda de un ideal elusivo y que posiblemente esté muriendo, que la sustenta.


9 comentarios:

Spupydo dijo...

No la he visto aun pero desespero por hacerlo,no solo porque soy fan de Nolan(aunque no lo considero un semi Dios y el "salvador" del cine como muchos pero si me gusta mucho toda su obra y su estilo)sino porque todo el tema de los viajes interstelares,los agujeros de gusano y demas me parece super interesante.Tiene todas las fichas para ser una de mis peliculas favoritas de Nolan cosa dificil porque casi todas sus obras me parecen excelentes.Ademas,el que tenga criticas divididas(hay quienes la consideran una bazofia pseudo-intelectual y pretenciosa cosa que en realidad es lo que piensan de toda su filmografia asi que no es nada nuevo)me dan mas ganas de echarle un ojo cuanto antes.

May Dove dijo...

Pues en esta película encontrarás mucha ciencia, ya que Nolan no ha escatimado en investigación a la hora de crear el diálogo y la historia. Así que no pierdas más el tiempo y ve a verla porque te va a encantar seguro. Es la película más ambiciosa y humana de Nolan con diferencia.
Es un must para cualquier fan del trabajo del director.

Louis Cyphre dijo...

Gran película,de lo mejor del año recientemente dejado atrás.Si en cualquier film , uno ha de aceptar las premisas sobre las cuales se sustenta,más en ésta, ya que propone no tanto un viaje a través del universo, como un viaje a través de las emociones, parte fundamental de aquello que nos hace humanos.
Para mi , un clásico instantáneo y por supuesto, sigue confirmando que Nolan , es uno de los grandes cineastas de las últimas dos décadas.

Missterror dijo...

Acabo de terminar de verla y estoy intentando recomponerme para poder emitir un juicio, porque no lo tengo nada claro. Por una parte, Nolan vuelve a hacer una película grande que araña en desconocido hasta hacer herida, por otra, la herida es de esas que no sabes si se van a curar alguna vez porque no entiendes cómo te la has hecho. Con esto quiero decir que yo no termino de entender "Interestellar" en todo su esplendor porque me pierdo en esos diálogos cuánticos y pentadimensionales y asumo que todo lo que dicen es así en un acto de confianza en el diálogo, pero no porque se me invite a la reflexión, como pasó en "Inception", por ejemplo. Aquí asisto a un apocalíptico destino, que lejos de generar una acción que tense, es más hablado que actuado, y eso no termina de encajar bien en una película como "Interestellar" o lo que me gustaría que hubiera sido. Entiendo que el propósito de Nolan es mostrarnos el cuadro y que lo admiremos, pero a mi me hubiera gustado que me mostraran al pintor pintando, creando como un loco, no sé si me estoy explicando...

Abreviando, "Interestellar" no me ha convencido, porque supongo que a Nolan le tengo en muy alta estima (excepto con "El truco final", que me aburrió soberanamente...)y de él me esperaba algo que durante las casi tres horas no encontré, que fue la conexión con la historia, basicamente porque en pocas ocasiones conseguí entender lo que querían decirme con la película.

Ojalá hubiera podido verla con tus ojos, May, y haber podido sacar una análisis tan brillante como el que haces, porque yo no soy capaz.

Saludos

Damien Thorn dijo...

BRAVO May!!!
Una crítica estelar la tuya!
Muy de acuerdo, no es una peli perfecta por mucho que nos intenten de convencer de lo contrario y a mí a ratos se me hizo un pelín pedante, pero es cierto, es uno de los must del año (yo adoro al director, aunque no es esta ni muy de lejos mi preferida).
Me encanta que te fijes en la gran banda sonora que la respalda, demasiado grandilocuente, pero estupenda!
Un 10 de crítica y un 8 de peli.
Felicidades, señorita, lo hace usted requetebien!!!!

El Rector dijo...

Pequeña gran decepción esta "Interstellar". A mi juicio y con diferencia, lo menos brillante de Nolan.

Cierto que a nivel técnico, no se le puede achacar nada. Estupenda puesta en escena. fría si se quiere, pero es lo que pedía el relato. Gran fotografía, gran banda sonora y solventes interpretaciones... ahora, ¿el guión? Ahí ya se destapan todas las miserias de uno de los libretos menos afortunados con los que ha trabajado el cineasta. Confuso a la par que pedantemente vacío.

El principal problema de la película, más allá de su agotadora jerga científica, es su incapacidad por meter al espectador dentro de la historia. La frialdad estética, se contagia a la narración de tal manera, que es imposible enfatizar con ningún personaje ni con ninguna situación, todo lo contrario de lo que hasta ahora había sucedido en la filmografía del director. El guión además, lejos de acerté pensar o deleitarte con hábiles giros argumentales, te sume en el más absoluto sopor mientras la humanidad se viene abajo ante nuestra más sincera indiferencia hasta llegar a ese rocambolesco desenlace que no hace más que acentuar la sensación de haber perdido casi tres horas de nuestro preciado tiempo.

Pequeño borrón en la hasta ahora impecable filmografía de uno de los mejores directores de la actualidad y obra menor en comparación a los grandes títulos de la misma.

Aun y así, para bien o para mal. un visionado obligado para cualquier amante de la ciencia ficción.

Saludos.

May Dove dijo...

En verdad es lo que comento en la crítica, con una frase de Missterror que lo describe muy bien; el guion está hablado más que actuado. Porque tenemos un montón de chicha científica que la puedes saber o no, te la puedes creer o no, pero que si no sabes que te dicen cuesta mucho entrar en situación.
Yo, que he estudiado un poco de física (un poquito, vaya); no me perdí tanto en los derroteros de la cinta; me fue más fácil meterme en el papel de científico y entender que estaban hablando. Aunque evidentemente, y tratándose de una película de ciencia ficción; tampoco es que lo que decían sea mi libro de cabecera.
Creo que la banda sonora, la fotografía, el decorado, todo sube muchos puntos a una historia que llega demasiado lejos para los que no son doctores honoris causa (aquí me incluyo por motivos obvios) y se hace difícil empatizar con los personajes y la situación.
Aun así, un visionado obligatorio!

Y gracias por vuestras palabras!!

Anónimo dijo...

Es una hermosa película. No concuerdo en la crítica de esta página al compararla con las películas de ciencia ficción de Steven Spielberg, pues las relaciones familiares y sentimentales en ellas son vanales, sin profundidad alguna... totalmente elaboradas con la complejidad como para un programa de niños, muy diferente a Interestellar, donde el vínculo entre padre e hija se transmite inmensamente profundo y nostálgico, hasta llevarte a las lágrimas. Es mi primer comentario aquí y aprovecho para decir que realmente me gustan las críticas de esta página porque no hacen como en otras páginas donde no hacen una crítica sino que cuentan la película, lo cual es ridículo para los que no han visto la película y para los que sí. Saludos.

May Dove dijo...

Anónimo, creo que algunas películas de Steven Spielberg se encaran a un rango de público más abierto mientras que Interstellar es una película muy adulta. Las nociones que se explican en ella no son aptas para niños.
De todas formas, hay películas de Spielberg donde las relaciones familiares y sentimentales no son burdas. A mi modo de ver el director si intenta mostrar algo más que dinosaurios, extraterrestres.
Evidentemente, la diferencia de edad en el público que ve una película y otra hace mucho, y suerte que es así; porque sino, serían un fiasco.
Gracias por pasarte por el blog. Encantados de que a la gente le guste lo que hacemos!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.