martes, 5 de enero de 2010

Crítica: Growth

Reconozco que no siento especial cariño por los bichos (un sentimiento cercano al que me despiertan los niños), aunque tampoco soy de esos que se suben a una silla y gritan despavoridos como una quinceañera, mas bien les tengo bastante asco desde que tuve que compartir mi adolescencia con una infame estirpe de polillas que se instalaron en algún oscuro rincón de mi habitación, detrás de algún póster de "Iron Maiden" o vete tu a saber, en una lucha sin cuartel por la supervivencia que puso a prueba mi endereza en mas de una ocasión, mas cuando yo ya venía mosqueado con estas criaturas desde que el "Vinieron de Dentro de..." de David Cronenberg, ya me había arruinado media infancia con su desagradable y terrorífica invasión parasitaria. Años mas tarde sufrí también con otro tipo de producciones como "El Terror Llama a tu Puerta" o "Slug: Muerte Viscosa", que no hicieron mas que fortalecer la estrecha amistad entre niño y bicho.


A día de hoy y ahora que ya soy mayor, tengo todos estos traumas mas que superados, de hecho creo que estoy totalmente reconciliado, pues tengo que decir que ahora si, disfruté muchísimo con aquella divertida "La Plaga", para mi gusto el mejor exponente en lo que a cine de bichos se refiere del siglo XXI.

Después de varios años de marginación e injusto olvido de estas pequeñas criaturas invertebradas dentro del género y en una de esas casuales casualidades nacidas sin duda alguna del mas esporádico azar, va y aparecen dos películas que no solo recuperan la temática, sino que también comparten planteamiento, todo ello con apenas unos meses de diferencia (¿síndrome "Ponty Air" quizá?). Si la primera en mostrar sus credenciales fue "The Thaw", la cual recuperaba la esencia del subgénero añadiéndole tintes ecologistas y contando con un Val Kilmer relegado ya a la serie B mas rancia, el turno es ahora para "Growth", dirigida por Gabriel Cowan, quien ya diera muestras de sus incapacidades artísticas con la nefasta "Breathing Room" y que viene a confirmar aquello del equilibrio universal, del ying y el yang, luz y oscuridad. Por que si "The Thaw" (sin ser una exquisitez fílmica ni mucho menos) fue la de cal, "Growth" es la de arena.

En esta ocasión la cosa no va de parásitos alienígenas, sino de un experimento llevado a cabo en una remota isla que tenía como propósito beneficiarse de las increíbles mejoras genéticas que proporcionaba un parásito a su huésped (algo así como los "Goa´uld" de la serie "Stargate"), pero el experimento se les va de las manos y el organismo se descontrola causando el caos en la isla. 20 años después, un grupo de jóvenes, encabezado por la sobrina del científico a cargo del experimento y dueño de los terrenos, el cual murió en los desgraciados acontecimientos, llega al lugar para negociar la venta de los mismos. Después de que uno de los muchachos sea infectado por los parásitos, descubrirán que el lugar está totalmente infestado.

La idea es buena, sospechosamente parecida a lo visto en "The Thaw" pero atractiva en si misma. Por desgracia, todo lo que viene a continuación es un cúmulo de despropósitos que terminan por esterilizar una de las propuestas a priori, más atractivas de este año.

Para comenzar no está nada clara la situación de la isla, supuestamente el lugar debería estar en cuarentena, pero por lo que se deduce de la poca información que se nos ofrece en este respecto, el desastre ecológico ha sido tapado, único supuesto en el cual podrían entrar en la ecuación el grupo de visitantes, que llegan al lugar en plan vacaciones de verano y se instalan en una bonita cabaña junto al lago. Esto (si obviamos las muertes de cientos de personas) tiene un pase. Ahora bien, lo que si que no tiene ningún sentido es la actitud de la población que vive en el lugar, los cuales hacen vida normal como si no ocurriese nada aun y conociendo el terrible peligro que les rodea, mas si tenemos en cuenta que la infección es igual a muerte, no solo por que el parásito se alimenta del cuerpo humano, sino por que un grupo de gente armada elimina sistemáticamente a cualquiera que resulte infectado, así que resulta bastante cómico que la peña se pase las noches de farra en el bar, que se vayan de excursión por el monte o que la única medida de seguridad que vemos en toda la película es a un tío poniéndose cinta aislante en el pantalón.

El desarrollo no mejora demasiado lo visto hasta ahora. Recordemos que la gracia de "The Thaw", residía en adivinar quien estaba infectado y quien no, esto no sucede en "Growth", que lejos de invitarnos a jugar a aquel divertido juego de infancia llamado "Quien es quien", centra sus esfuerzos en enseñarnos la historia desde una óptica "Smallville", mostrándonos los efectos que tiene el parásito en el organismo a través de uno de los chicos, quien comenzará a experimentar toda clase de súper poderes, si habéis leído bien, súper poderes al mas puro estilo Clark Kent de la popular serie adolescente, protagonizando toda una serie de bochornosas situaciones, incluida una lamentable secuencia de lucha en plan "Matrix", que le dan a la cinta aire de todo menos de película de terror. ¿Que mas vamos a encontrar? Pues obviamente bichos, muchos bichos, pero desaprovechados y muy lejos de protagonizar escenas realmente destacables, salvando la escena familiar del dormitorio, que sin ser nada del otro mundo, si tiene ese saborcillo a "La Plaga" que yo personalmente, me esperaba encontrar en mayores cantidades. Algunas chicas guapas, científicos chalados y un desenlace de lo más previsible.

Conclusión, "Growth" es una película tan desastrosamente planteada que no consigue en ningún momento hacernos sentir que estamos ante una historia de terror, que estamos viviendo una situación realmente peligrosa, perdiendo el tiempo en un montón de menesteres superfluos en lugar de centrarse en lo que realmente interesa, que no es otra cosa que los bichos. Visualmente tampoco aporta nada nuevo, un montón de efectos digitales que aunque en general cumplen, están exentos de personalidad, amén de la decepcionante escasez de sangre, nada que ver, por ejemplo, con los excesos vistos en otras muchas películas de este tipo. Lo mejor, la secuencia de créditos inicial, donde se nos muestra el desastre de forma muy gráfica y su fantástico póster promocional. Muy poco bagaje para lo que es ya, y con permiso de la francesa "Vertige", la primera gran decepción del año.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.