sábado, 6 de febrero de 2010

Crítica: Trapped ashes

Este tipo de películas divididas en historias independientes pero con una subtrama que las enlaza, fue algo muy popular en los años 70, gran cantidad de filmes de este tipo surgieron en esa época, con la participación del gran Peter Cushing en muchos de ellos, por ejemplo.

Posteriormente, películas como "Los Ojos del Gato" o "Creepshow" y sus correspondientes secuelas, mantenieron vivo el recuerdo de estas viejas cintas totalmente en desuso en la actualidad, pues bien, "Trapped Ashes" recupera esta fórmula y nos ofrece cuatro historias de terror y una quinta que sirve como nexo a todas ellas.

Desgraciadamente, lejos de aquellas macabras historias, lo que aquí vamos a encontrar resulta mas bien una versión "light" de las mismas, con unas historias que a veces pecan de absurdas y humorísticas, o de aburridas, lo que es una lástima, pues algunas de ellas parten de planteamientos mas que interesantes.


En la primera de ellas encontramos la versión más cómica de la cinta, un relato de serie Z donde una actriz frustrada decide operarse los pechos para ser más popular y acaba siendo víctima de un grotesco experimento. La segunda historia es la mas floja en cuanto a argumento, donde una pareja de americanos hace un viaje de negocios a Japón y la mujer conoce a un misterioso hombre, pero tiene detalles interesantes, como la utilización de partes de animación que se entremezclan con la realidad. El siguiente fragmento resulta de lo más insípido y nos habla sobre la amistad y la traición, con una idea que podría haber dado mucho más de sí y se desaprovecha totalmente. Y la cuarta y última historia, es la mas efectiva de todas, macabra, retorcida y que no voy a desvelar, aunque nuevamente desaprovecha parte de su potencial, pues aquí ser podría haber hecho algo realmente interesante.

La dirección de la cinta se divide de la siguiente forma, Joe Dante ("Gremlins", "Matinee") se encarga de dirigir la historia nexo, y el resto de relatos corren a cargo de Ken Russell, Sean S. Cunningham ("Viernes 13"), Monte Hellman ("Silent Night, Deadly Night III") y el novel John Gaeta respectivamente.

A nivel visual, la cinta cumple, es cierto que no encontramos gran cantidad de efectos, pero los pocos que aparecen si que están bien realizados, incluso algunos de ellos resultan de lo más perturbadores, como la secuencia de la operación de mamas, aunque nada más lejos de la realidad.

En el reparto encontramos alguna cara conocida, como a los eternos secundarios John Saxon ("Pesadilla en Elm Street") y Dick Miller ("Demon Knight") o al veteranísimo Henry Gibson ("Gremlins 2", "Magnolia"), con una carrera de mas de 45 años a sus espaldas.

Conclusión, una película sin demasiadas complicaciones, con una buena realización técnica y un desarrollo de lo más variado, que gustará a todos aquellos que disfrutaban con este tipo de formato a lo "Creepshow". Por otro lado, hay que decir que se podía esperar bastante más de gente como Dante o Monte Hellman que no aportan demasiado a la obra, sino todo lo contrario. En cualquier caso, una opción interesante.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.