martes, 2 de marzo de 2010

Crítica: Jennifer's Body

Es curioso con que facilidad se puede pasar del blanco al negro en este mundillo del cine, como una película puede convertirse en el ombligo del universo desde incluso, antes de comenzar a rodarse y de repente, ser defenestrada por todos aquellos que se llenaban la boca de ella día si, día también. Este es el caso de la película que nos ocupa, "Jennifer's Body", de la cual hace siglos que se venía hablando y que ahora, semanas después de su estreno, ha quedado totalmente en el olvido y lo único que ha cosechado ha sido palos. Explicar toda esa locura que ha rodeado a "Jennifer´s Body" desde sus inicios es tan fácil como lamentable, y se reduce a un nombre propio, Megan Fox.

Y es que las pasiones que levanta esta chica entre la población masculina, ha elevado tanto los niveles de testosterona que ha obrado el milagro de poner un producto como este, destinado por naturaleza y en mi opinión al mercado doméstico, en primera plana de actualidad y que haya sido estrenada incluso en salas de cine, en un claro ejemplo de lo que es capaz de vender la imagen de alguien con gancho amén de una bonita sonrisa y unas sugerentes curvas, una buena campaña de publicidad que iba poniendo pollas duras con cada nuevo póster que aparecía en los medios y por no hablar de las fotos del rodaje que se filtraban en la red y nos enseñaban a la señorita Fox saliendo del lago y enseñando chicha desde todos los ángulos inimaginables, aumentando considerablemente la venta de baberos.

Hablando ya de lo que es la película, que ha sido dirigida por Karyn Kusama (madre de la grotesca "Aeon Flux" ) y escrita por Diablo Cody (quien hiciera lo propio con la popular "Juno"), "Jennifer's Body" se nos presenta como una película de terror de serie B claramente adaptada para un público "mainstream", por lo que no es de extrañar que los más afines al género hayan quedado bastante decepcionados por lo ligero de la propuesta; Algo que por otra parte, a mi parecer quedó bastante claro después de ver los primeros trailers promocionales, que ya enseñaban de forma muy cristalina lo que íbamos a encontrar después de pagar los 7 euros de la entrada y que queda claro en muchas secuencias, como la que ilustra el trailer de cines donde Jennifer muestra su rostro demoniaco por primera vez y se abalanza sobre su víctima pero no vemos como se la carga, o la escena donde le devora las entrañas a otro pobre desgraciado pero tan solo podemos intuirlo por la sombra proyectada en la pared.

La historia es de lo más simple, una popular chica de instituto es poseída por un demonio después de ser sacrificada en un ritual satánico por una banda de Rock (si estos cuatro esperpentos con ojos pintados son una banda de Rock, que venga Satanás y me azote las pelotas) sedienta de fama. ¿A partir de ahí?, pues lo que se podría esperar, la señorita Fox, a la que por cierto aun no había visto actuar y me ha sorprendido bastante en este aspecto, (no me parece que lo haga mal la chica, por no decir que el papel le va ni que pintado) haciendo de "Femme Fatale" es plan Natasha Henstridge en "Species" y alimentándose de sus calenturientos compañeros de instituto, a los que irá eliminando sin demasiados alardes y de forma demasiado recatada, siendo esto posiblemente (junto a su flojo guión, claro) el punto más negro del film, que habría ganado muchos enteros con alguna que otra concesión a los amantes de la sangre.

Teniendo pues una historia simple y un apartado visual light, ¿tiene algo más que ofrecer "Jennifer´s Body"? Pues sin duda su pareja protagonista, el binomio formado por Megan Fox (Jennifer) y Amanda Seyfried (Needy) y su ambigua relación, que nos va dejando pequeños detalles referente a su orientación sexual (pese a que "Needy" tiene novio) que alcanza su punto álgido con una de las secuencias más sensuales que recuerdo en tiempo (digna del mejor "softcore"). Cada una consigue centrar el interés del espectador jugando sus cartas de forma brillante, Fox haciendo lo que mejor sabe, provocar (eso si, con clase y sin enseñar nada, lo siento) y Seyfried interpretando a un personaje muy interesante que no deja de evolucionar desde el primer minuto.

La banda sonora es en general bastante desastrosa, plagada de Pop/Rock adolescente que se convierte en un pequeño suplicio cuando ilustra los momentos "videoclip" donde Megan Fox luce palmito. Mejora cuando suena (aunque en contadas ocasiones) la sintonía compuesta para la ocasión, muy de serie B y el tema final de los créditos interpretado por el grupo "Hole". Lástima que llegados a ese punto, las secuelas ya son irreversibles.

Conclusión, "Jennifer's Body" ni me pareció tan sugerente cuando se comenzó a hablar de ella, ni me ha parecido tan horrible después de verla, una película bastante "comercial" dirigida al gran público y que utiliza la figura de Megan Fox como reclamo publicitario, pero que en el fondo y pese a que no destaca en ningún apartado, salvando el buen hacer de las féminas protagonistas, resulta entretenida e incluso sensual por momentos, con unos FX muy ligeritos que no destacan demasiado (dichosos efectos digitales), pero que al aparecer a cuentagotas, ni siquiera tienen tiempo de resultar ridículos y dan bastante el pego, añadiendo también algún que otro momento de humor negro (he leído en muchos sitios que es una comedia, yo no diría tanto) que no destacan demasiado y hacen la gracia justa, pero por suerte sin llegar a caer en el ridículo como sucedió en "Doghouse". Lástima de la ausencia de gore y de algunos detalles como la odiosa banda sonora o el poco afortunado desenlace. Una película para pasar el rato sin más y disfrutar de la señorita Fox si es que eres uno de sus seguidores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.