miércoles, 12 de mayo de 2010

Crítica: Long Weekend

A decir verdad, desconocía por completo la existencia de este remake del clásico "Long Weekend" de 1978, película que vi hace una burrada de años y de la cual guardo un bonito recuerdo, y por supuesto, también desconocía que el encargado de dirigirlo hubiera sido el australiano Jamie Blanks, quien sorprendiera a propios y extraños con su anterior película, "Storm Warning", la cual dejó un gran sabor de boca entre los aficionados al género, por lo que la cosa no podía presentarse más apetecible.

Protagonizada poo Jim Caviezel ("La Pasión de Cristo", "Outlander") y Claudia Karvan (quien interpretara a Sola Naberrie en el tercer episodio de "Star Wars" y a quien también podremos ver en la próxima "Daybreakers" junto a Ethan Hawke y Willem Dafoe), "Lost Weekend" se nos presenta como un thriller donde sus dos protagonistas acaparan todo el protagonismo, de hecho la presencia de algunos pocos extras es meramente testimonial, Caviezel y Karvan dan vida a un matrimonio con serios problemas debidos a un aborto y alguna que otra infidelidad, y es esta tormentosa y confusa relación, el eje principal sobre el que gira la historia, añadiendo poco a poco una serie de extraños fenómenos todos ellos relacionados con la naturaleza que van creando una buena atmósfera de misterio, capaz de mantenernos expectantes durante toda la película al tiempo que nos deleitamos con la excelente fotografía y los preciosos decorados naturales donde transcurre la acción.


¿Donde falla entonces "Long Weekend"? Pues primero en su argumento, pues en ningún momento se nos da ningún tipo de explicación a los hechos que acontecen, y os puedo asegurar que algunas de las situaciones (Dios me libre de "spoilear") son difícilmente justificables, y si tenemos en cuenta que como he comentado antes, el mayor logro de la cinta es mantener vivo nuestro interés a base de intentar comprender las surrealistas situaciones con las que nos van bombardeando, os podéis imaginar la cara de gilipollas que se le queda a uno cuando el filme termina sin ofrecer ningún tipo de explicación que nos haga comprender lo que ha ocurrido, y aunque Blanks haya querido disfrazar este hecho con unas dosis de "gore" en el tramo final, es difícil liberarse de la sensación de que nos han tomado el pelo.

El otro aspecto del filme que está cogido con pinzas es el absurdo comportamiento de sus protagonistas, dos personajes tan indefinidos como llenos de contradicciones, que nos ofrecen una relación poco creíble, consiguiendo que nos resulte prácticamente imposible identificarnos con ninguno de ellos, con lo que acabaremos odiando a ambos personajes en un momento u otro de la película.

Aunque no estamos ante una película de muchos alardes visuales (dejando de lado las bellas localizaciones), los pocos efectos que tiene están bien realizados, especial mención a la secuencia final de la misma, poco menos que espectacular.

Conclusión, a falta de un urgente revisionado de la cinta original de Colin Eggleston, no me puedo mojar a decir si estamos o no ante un buen remake, cosa por otro lado, bastante subjetiva, pero si puedo decir que "Long Weekend" es una película disfrutable e incluso muy intrigante por momentos , además de estar dotada de un bonito apartado visual, pero que se pierde en un montón de incongruencias argumentales y en la poca credibilidad que desprende su pareja protagonista, por no mencionar el decepcionante final, que pese a las concesiones para "goremaniacos", no consigue dar el pego.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.