domingo, 6 de junio de 2010

Crítica: The Reeds

Con el miedo aun en el cuerpo después de ver aquella horrible "Voodoo Lagoon", nos dispusimos a ver la nueva película del amigo Nick Cohen, otra de las elegidas para esta popular edición del "After Horror Fest", que nos propone un nuevo survival a la inglesa muy al estilo (a priori) de la estupenda "Eden Lake", pero que a medida que avanza se va tiñendo con tintes sobrenaturales, rescatando elementos de títulos como "Dead End", "Gritos de Muerte" e incluso de la reciente "Triangle".

"The Reeds" nos pone en las carnes, por enésima vez, de un grupo de amigos afincados en Londres que deciden disfrutar de un fin de semana atípico y alquilar un pequeño barco para navegar por Norfolk Broads, una alejada y tranquila zona pantanosa. Como suele ocurrir, este tipo de aventuras nunca terminan bien, y lo que comienza como una idílica travesía, termina en tragedia cuando en la oscuridad de la noche, sufren un aparatoso accidente y quedan atrapados en el pantano. Por si esto no fuese suficiente, un grupo de jóvenes delincuentes que se divierten por el lugar, comienzan a acecharles. Pese a todo esto y si no tuviesen ya suficientes problemas, no tardarán mucho en descubrir, que entre los juncos, se esconde algo mucho más peligroso que cualquier otra inclemencia.


Como buena película inglesa, "The Reeds" hace gala de una serie de virtudes desde sus inicios que hacen prever otra de esas intensas experiencias a las que nos tiene acostumbrados el cine de terror británico en estos últimos años, de hecho el principio es bastante parecido a la mencionada "Eden Lake", pues veremos como el grupo de amigos, tienen que vérselas con un grupito de delincuentes juveniles tal y como ya ocurriese en la cinta de James Watkins, lo que parece dejar muy claro el rumbo que va a coger la historia, el clásico "survival". La realidad de "The Reeds" es pero, muy diferente, pues nos bastarán pocos minutos para ver que entre las pantanosas aguas y los espesos juncos, se esconde algo que no encaja en nuestro guión, algo que de momento aguarda en la oscuridad y nos permite disfrutar en la primera mitad del filme, de una historia muy atmosférica e insinuante ya desde sus inicios, donde elementos como la acertadísima banda sonora, la genial fotografía, o el notable nivel interpretativo de un reparto, repleto de competentes actores encarnando a competentes personajes, creíbles, cercanos, y alejados de los ridículos tópicos del cine USA, consiguen hacer de esta primera mitas de película una experiencia muy apetecible y capaz de transmitir muchas y distintas sensaciones.

Los problemas aparecen en la segunda mitad del filme, en el momento exacto que este abandona la senda de lo mundano y se adentra en terrenos sobrenaturales. Es a partir de este punto cuando "The Reeds" se convierte en un auténtico galimatías narrativo, cayendo víctima de una vorágine de influencias que complican la trama en exceso. Y es que en esta segunda mitad ocurren demasiadas cosas en muy poco tiempo como para poder asimilarlas de forma natural, muchas de ellas carentes de sentido alguno y totalmente encomendadas a las libertades narrativas que ofrece lo sobrenatural, con lo que uno tiene la sensación de que puede pasar cualquier cosa y lo que es peor, la sospecha de que muchas de ellas van a quedar en el tintero a no ser que seamos iluminados por un clarividente desenlace, así que pese a todo este caos de inexplicables situaciones, seguimos expectantes.

Por desgracia, el final, lejos de despejar tanta variable, lo único que hace es cerrar de malas maneras y con poca gracia, una historia totalmente salida de madre, que tira de rebuscados lazos familiares y de fábulas sobre el destino para intentar justificar los acontecimientos, de lo que en el fondo resulta ser una típica historia de fantasmas, maldiciones y bucles temporales (los que hayáis visto "Triangle" seguro le encontrareis el parecido) de la cual además, apenas se nos cuenta nada que nos haga entender un poco mejor lo que ha ocurrido en el lugar.

Conclusión, "The Reeds" es una película que comienza muy bien, pero que se hace la picha un lío cuando intenta abarcar mas allá de sus posibilidades, quizá en un intento de alejarse del clásico "survival", no lo se, pero es una lástima si tenemos en cuenta que dentro de esos parámetros se movía como pez en el agua. Buena fotografía, buena banda sonora, tensión, actores de nivel, personajes muy bien definidos y la capacidad de mantener la incertidumbre hasta el final son sus mejores bazas. Por el contrario, una segunda mitad plagada de tópicos e "influencias" que la hacen muy previsible, la perdida general de credibilidad, lo ridículo de su tramo final (personificado en la figura del asesino), la elusión de demasiados datos, algunos de ellos básicos para dar sentido a la historia y su decepcionante desenlace, le quitan demasiados puntos a una película que, con un enfoque mas directo y menos rebuscado, podría haber estado cerca, muy cerca, de lo que fue la genial "Eden Lake". Pese a todo, entretenida.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.