jueves, 24 de junio de 2010

Crítica: RoboGeisha

A mi novia no le entusiasma la cultura nipona. Yo en cambio, siempre he sentido una extraña atracción hacia todo lo que suele salir de las cabecitas de esas personillas de otra galaxia, "pedacitos de mierda amarilla" como las definió el bueno de Seth Gecko en el clásico entre clásicos "Abierto Hasta el Amanecer", palabras suyas, no mías. Digo esto por que "RoboGeisha", película que nos ocupa, encaja perfectamente en esa nomenclatura y es que la nueva cinta de Noboru Iguchi, una de los nombres fuertes del cine fantástico nipón actual y padre de la exitosa "The Machine Girl", es a mi entender, un auténtico pedacito de mierda amarilla, amén de uno de los trabajos mas estrafalarios que han llegado desde la tierra del sol naciente últimamente, por supuesto, con permiso del "Yatterman" de Takeshi Miike.

"Robogeisha" nace del binomio Noboru Iguchi / Yoshihiro Nishimura, al primero ya lo conocéis, el segundo se presenta solo con decir que es el director y responsable de los efectos especiales de títulos como "Tokio Gore Police", "Samurai Princess" o "Vampire Girl vs Frankenstein Girl" (quien además tiene un divertido cameo en la película), así que uno ya se puede hacer una idea de lo que va a encontrar en esta hilarante adaptación folclórica del "Robocop" de Paul Verhoeven, donde la figura del heroico agente de la ley es sustituida por otra mucho mas popular por aquellas tierras, la de la geisha (mujer japonesa que desde joven es educada en el canto, baile y conversación para servir y agradar al hombre).


"RoboGeisha" nos cuenta la historia de dos hermanas huérfanas, la primera de ellas una reconocida Geisha que aspira a conquistar a un joven y atractivo empresario. La otra, una mera sirvienta que vive a la sombra de su hermana y sueña con seguir sus pasos para convertirse algún día en Geisha. La vida de ambas dará un giro radical cuando reciban una invitación para comer con los mandamases de una importante multinacional dedicada a la industria del acero (en realidad fabricantes de armas), quienes las reclutarán para su ejercito personal de asesinas, convirtiéndolas en auténticas máquinas de matar a su servicio gracias a las ventajas que ofrece la tecnología. Llegado el momento, tendrán que elegir entre sus directrices como máquinas y sus sentimientos como personas.

Pese a lo que pueda parecer y para desgracia de muchos, "RoboGeisha" se aleja bastante de la clásica producción gore nipona tipo las mencionadas "Tokio Gore Police" o "Samurai Princess", aquí la sangre y los desmembramientos multitudinarios, ceden gran parte del protagonismo a las artes marciales circenses, muy al estilo de aquellas míticas series con las que muchos crecimos (y así estamos) de nombre "Bioman" o "Power Rangers" (yo siempre fui mas de la primera, "Power Rangers" siempre la encontré demasiado comercial), aderezado eso si, con todo un irreproducible recital de efectos especiales marca "Acme" que dejarían en ridículo al mismísimo coyote y compañía. Y es que la cinta de Iguchi es un festival visual de aquellos que dejan huella, donde cada secuencia de lucha está plagada de cientos de pequeños y retorcidos detalles que consiguen mantenernos expectantes durante todo el filme a pesar de la cutre y simplona linea argumental, que nos cuenta una historia que ya nos han contado muchas veces antes, la de dos hermanas enfrentadas y su clásica relación de amor / odio, que las arrastrará a una lucha fratricida en el intento de convertirse en la geisha asesina número uno.

En esta historia de Geishas robóticas asesinas y envidias entre hermanas, no solo hay cabida para las artes marciales y los "gadgheto gadgets"(que hubiese sido lo suyo), también tenemos que estar bien preparados para soportar los constantes cambios de registro a los que nos somete la cinta, que van desde el sentido del humor mas absurdo en plan "Humor Amarillo" (ya sabéis, todo aquello del "chino cudeiro" y cia), que aunque si que es cierto que tiene algunos momentos cachondos, por lo general y visto desde el prisma occidental, resulta bastante ridículo, hasta el drama sentimentaloide, donde se abordan de la manera mas ñoña posible todos los tópicos habidos y por haber referentes al amor fraternal.

Conclusión, "RoboGeisha" sigue la estela de otros títulos de cine gore japonés que hemos disfrutado últimamente, llena de vistosos efectos especiales aunque dejando de lado el gore mas explicito y los clásicos baños de sangre (aquí recreados casi en su totalidad de forma digital), para centrarse mas en las artes marciales de marcado trasfondo humorístico, donde seremos testigos de cualquier cosa que se nos pueda pasar por la imaginación, katanas que salen del culo, del sobaco, disparos de leche ácida por las tetas, mujeres transformer, robots gigantes y un larguísimo etcétera, por supuesto tampoco pueden faltar las posturas ridículas, los trajes horteras y los diálogos descabellados y pasados de rosca de este tipo de producciones (sino atentos a la conversación inicial entre el empresario interpretado por Yoshihiro Nishimura y su empleado).

Por desgracia, la historia carece del mas mínimo interés, resultando extremadamente cursi en muchos momentos, los personajes no despiertan el mas mínimo ápice de simpatía, siendo todos ellos tan planos como estereotipados y en general, comparada con otras cintas de su estilo, resulta demasiado "para todos los públicos". Una opción interesante si te ponen palote las Geishas, eres un fanático de este tipo de filmes o si simplemente quieres echarte unas risas con los colegas. El resto mejor que invierta su tiempo en otra cosa.

Dudo que "RoboGeisha" mejore el concepto que tiene mi novia sobre la cultura nipona.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.