sábado, 25 de septiembre de 2010

Crítica: Coming Soon

Parece ser que Tailandia se ha convertido en el único halo de esperanza de un cine de terror, el asiático, que agoniza moribundo encadenado a sus propios clichés desde hace ya demasiado tiempo y por el cual, los aficionados al género parece que han comenzado a perder el interés, como bien demuestran las cientos de críticas negativas que reciben la gran mayoría de películas que nos llegan desde aquellas tierras en la actualidad.

No obstante, si hay un tipo que tiene aun intacta toda su credibilidad, ese es el tailandés Sopon Sukdapisit, quien después de labrarse una sólida reputación como guionista con películas tan exitosas como "Shutter" (Banjong Pisanthanakun, 2004) o "Alone" (Banjong Pisanthanakun, 2007), amén de la genial "Phobia 2", se lanza ahora con la dirección de "Coming Soon", una nueva incursión en el mundo de lo sobrenatural que viene acompañada de cierta dosis de crítica social, en este caso al lucrativo negocio ilegal de la grabación de películas en las salas de cine.


"Coming Soon" nos sitúa en una popular sala de cine tailandesa. En ella trabaja un joven adicto al juego quien para poder sustentar sus actividades, decide participar en un oscuro trapicheo, piratear "Coming Soon", una nueva y popular película de terror que está a punto de estrenarse. La cinta gira entorno a la figura de Shomba, una siniestra anciana que se dedica a secuestrar a pequeños, a los cuales arranca los ojos y adopta como si fueran sus propios hijos. Una noche, los padres de los desaparecidos encuentran su guarida y se toman la venganza por su mano, colgándola hasta la muerte. Ahora, en la vida real, la línea que separa realidad y ficción comienza a resquebrajarse peligrosamente, poniendo en peligro la vida de todo aquel que osa visionar la película.

"Coming Soon" recuerda a horrores a la "Midnight Movie" de Jack Messitt, cogiendo nuevamente como escenario la magnificencia de una sala de cine, marco ideal para una película de terror como han dado buena fe títulos como "Demons" (Lamberto Bava, 1985) o "Anguish" (Bigas Luna, 1987), recreando también la temática de la cinta de Messitt, donde se juega con la posibilidad de fusionar realidad y ficción para que el asesino de la película pueda perpetuar sus fechorías en la vida real.

La primera mitad de metraje es muy esperanzadora, con un prólogo cargado de tensión que sirve de presentación para el villano, una vieja calva y demacrada que responde al nombre de Shomba y que termina corriendo la misma suerte que el bueno de Freddy Krueger, con el cual comparte pasión por los mas pequeños de la casa y con el que curiosamente, acabará también, compartiendo suerte. Así que al mas puro estilo "Pesadilla en Elm Street", se abre una nueva historia de fantasmas, aunque vista esta vez desde una óptica distinta, mas occidental si queréis. Apoyada en un tema tan actual como es el de la piratería en la industria cinematográfica, "Coming Soon" consigue resultar terrorífica y divertida a partes iguales, con una historia bastante original para lo que corre por ahí y además bastante bien contada (algo que no se prodiga en el cine asiático), lo que combinado con el gancho del fantasma y la digerible relación melodramática entre los dos personajes protagonistas, hacen del visionado de esta parte del filme, una experiencia agradable y muy entretenida.

La segunda mitad en cambio, pierde toda la personalidad y las buenas ideas amasadas hasta ese momento se esfuman de forma vertiginosa para caer por enésima vez en los tópicos del terror asiático, fustigándonos con una nueva e insulsa investigación por parte de los protagonistas que les terminará llevando a descubrir el origen del mal. A partir de este punto todo resulta asquerosamente previsible (mas que nada por que ya lo hemos visto infinidad de veces) y la historia se torna aburrida y carente de interés hasta que Shomba se apiada de nosotros y nos rescata en el tramo final, donde se recupera el ritmo perdido y esa sensación de frescura que tan bien funcionó en los inicios.

Conclusión, "Coming Soon" es un buen ejemplo de que con un poco de imaginación, aun se pueden hacer cosas interesantes con los fantasmas asiáticos de siempre, y es que Sopon Sukdapisit, sin demasiados dolores de cabeza y sin reinventar la fórmula de la coca cola, consigue dotar a su película de cierta personalidad durante buena parte del metraje, apoyado sobretodo en la figura de un villano emblemático y de algunos sustos un tanto atípicos (algunos resultan incluso cómicos), que consiguen "engañarnos" y hacernos creer que no estamos ante la misma película de siempre.

Es una pena que esta frescura no se mantenga a lo largo del filme y que la segunda mitad sea un desilusionante deja-vu a otros títulos, no se si por una simple falta de ideas o por la necesidad del director de no salirse demasiado de los cánones o de lo que los aficionados autóctonos esperan de una película de este tipo. Creo que "Coming Soon" se recordará mas por lo que pudo ser, que por lo que fue, aunque habrá que seguir de cerca al amigo Sukdapisit, no sea que en algún momento del camino consiga escapar de esa rigidez que ha condenado al terror oriental a ojos de occidente y consiga darle continuidad a las buenas maneras que han salpicado a este su debut.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.