sábado, 18 de septiembre de 2010

Crítica: Mirrors 2

Si hace unos días le dedicamos unas líneas a la infumable "30 Days of Night: Dark Days", hoy tenemos entre manos una nueva secuela de segunda división, de esas que no asoman las narices por las salas de cine, en este caso de la razonablemente exitosa "Mirrors" ("Reflejos") que dirigió Alexandre Aja (también conocido como Mr. Remake) en el año 2008.

Pero a pesar de estar ante una producción menor, especialmente pensada para sacar unos dinerillos en el mercado doméstico y en contra de lo que sucediera en la citada "30 Days of Night: Dark Days", la dirección de "Mirrors 2" ha recaído en manos de un tipo que ya ha demostrado con anterioridad, su buen hacer con este tipo de productos, como dejó bastante claro en "Return To House on Haunted Hill", la cual tenía poco que invidiar a su hermana mayor y que no olvidemos, dirigirá la novena entrega de la interminable saga del amigo "Pinhead", es decir, "Hellraiser: Revelations". Efectivamente, hablamos del barcelonés Víctor García, un por otro lado, consumado especialista en efectos especiales.


"Mirrors 2" da continuidad a los hechos acontecidos en el primer filme, aunque centrándose ahora en Max Matheson, un joven que se culpa por la muerte de su novia en un trágico accidente de tráfico y que acaba de salir del mundo del alcohol y las drogas. Su padre, un importante hombre de negocios, le consigue un puesto de vigilante nocturno para trabajar en unos nuevos grandes almacenes de inminente inauguración, el Mayflower, trasladado ahora a Lousiana después del terrible incendio que asoló al edificio original en Nueva York, del cual tan solo pudo recuperarse un gran espejo que será ubicado en la zona central del complejo. Desde la primera noche, Max no dejará de experimentar extrañas visiones de una chica muerta, y si bien en un principio serán achacadas a su inestable estado psicológico, la cosa alcanzará otra dimensión cuando las visiones de muerte comiencen a hacerse realidad.

"Mirrors 2", siendo una película de escaso presupuesto, mantiene prácticamente intacta la misma estructura que pudimos disfrutar en el remake de Aja, un tipo solitario y de escasa credibilidad, enfrentado a una fuerza sobrenatural que habita en los espejos, de hecho, incluso se recupera el escenario del primer filme, el Mayflower, un inmenso centro comercial plagado de espejos, idóneo para perderse en el con linterna en mano en la oscuridad de la noche, y si encima lo acompañamos con la efectiva banda sonora compuesta por el habitual del género Frederik Wiedmann, y los efectos especiales de los omnipresentes Berger y Nicotero, pues ya tenemos los mimbres necesarios para una película de terror apañadita y una digna secuela pese a sus marcadas limitaciones tanto monetarias como creativas, pues la historia, como suele ocurrir en estos casos, no aporta absolutamente nada de cosecha propia.

Si hablamos de efectos especiales, es donde encontramos las mayores contradicciones del filme. Como he dicho, Howard Berger y Greg Nicotero han sido los encargados de realizar los efectos artesanales y estos, como siempre, lucen que te cagas, por lo que cada una de las muertes es un regalo para la vista y un recordatorio constante de por que amamos tanto este género, belleza en estado puro (además hay que reconocer que las neuronas ahorradas en el guión, hacen acto de presencia en cada una de estas secuencias, consiguiendo que algunas de ellas lleguen a resultar incluso incómodas), que contrasta fuertemente con los ridículos efectos digitales que ilustran otras tantas secuencias y que tiran por tierra las grandiosas dosis de sangre que la película tiene por ofrecer.

El reparto también esta bastante bien parido, obviamente no hablamos de Kiefer´s Sutherlands y similares, pues "la pela es la pela", pero si que hay que resaltar que se ha juntado a un buen puñado de caras conocidas, comenzando por Nick Stahl, quien ostenta el dudoso honor de ser el peor John Connor de la historia (y eso que debo ser de las pocas personas del planeta que disfrutaron con "Terminator 3"), siguiendo con Emmanuelle Vaugier, asidua al género (véase "Unearthed", "Saw IV" o "Masters of Horror: Pro-Life") y terminando por el grande, el único y el inigualable William Katt, mas conocido como el súper héroe rubio torpón de "El Gran Héroe Americano", o el escritor solitario de la mítica "House: Una Casa Alucinante", en un registro además, muy diferente del habitual.

Conclusión, "Mirrors 2" ofrece ni mas ni menos lo que cualquiera de nosotros podría esperar de una película de este tipo, una secuela baratita, poco sorprendente e incluso bastante insubstancial, con un guión de encefalograma plano que lo único que hace es tirar de tópicos y de estructuras preconcebidas. A nivel visual y pese a resultar brillante en algunos momentos concretos, mostrando un "gore" de primer nivel, tampoco termina de cuajar por culpa de unos lamentables efectos digitales que parecen realizados por aficionados y que empañan la fantástica labor llevada a cabo por el tándem Berger & Nicotero. Tampoco el giro argumental del tramo final (ahí donde realmente brillaba la primera parte) que aboga mas por el thriller sobrenatural mas comercial que por el terror de corte diabólico, termina de convencer, pues resulta típico, falto de personalidad y sobretodo, muy previsible.

Por suerte, esta vez si encontramos algunas cosas positivas. De entrada, la cinta en ningún momento cae en el ridículo (lo que ya es mucho tratándose de un filme de estas características y viendo lo visto), las interpretaciones del reparto tampoco tienen ningún pero, mas allá claro está, de las limitaciones marcadas por los propios personajes, a nivel visual tiene grandes momentos (así a bote pronto, cuento tres escenas que son dignas de ver), la posibilidad de disfrutar del bueno de William Katt (atentos a su nuevo "look", algunos lo encontrarán irreconocible) y sobre todo, su ambientación, y es que pese a que es lo que es, "Mirrors 2" consigue sacudirse de encima en todo momento, ese "tufillo" de telefilme de sobremesa tan patente en otras producciones similares. Olvidable, si. ¿Digerible?, también.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.