jueves, 8 de septiembre de 2011

Crítica: Destino Final 5

Voy a ser muy sincero, “Destino final 5” (Steven Quale, 2011) es una de las mayores tonterías que he visto en lo que va de año. Decir que es una película floja es quedarse algo corto, porque llega a funcionar más como una comedía adolescente que como cine de terror comercial.

Siempre he dicho que hay que ser muy consciente del tipo de cine que uno va a visionar. Hay un tipo de cine para cada momento o estado de ánimo. No se puede cortar por el mismo patrón estilos de cine diferentes en estilo, contenido y forma.

¿A qué me refiero con todo esto? es muy sencillo, cuando nos enfrentamos a una película del maestro Alfred Hitchcock, sabemos que vamos a ver cine clásico de calidad, mientras que si nos enfrentamos a una película como destino final 5, sabemos que es un tipo de cine con una intención, entretener vagamente y vender palomitas.

¿Por qué os suelto este rollo? Es sencillo, me canso de leer críticas en revistas especializadas y otras páginas web, donde los críticos destrozan salvajemente todo este tipo de cine ultra comercial por sistema. Lamentablemente, la calidad de las películas es cada vez más baja, si amigos, la crisis también ha llegado a la meca del cine y ha impulsado que cada vez se arriesgue menos por hacer cosas originales, de ahí la avalancha de remakes, pero también es cierto que este tipo de cine no intenta venderse como algo que no es.

El espectador o crítico relamido, no puede, ni debe, valorar “Fast & Furious 5” (Justin Lin, 2011) por el mismo patrón que “El padrino parte II” (Francis Ford Coppola, 1974) porque es absurdo.

Por eso he empezado esta crítica diciendo que voy a ser muy sincero, siempre dejando claro que mi valoración pertenece al punto de vista de alguien que es muy consciente del tipo de película que ha visto.

“Destino final 5”, es hasta la fecha y no estaría mal que ahí se quedase, la última parte de una de las franquicias de cine de terror para adolescentes más interesantes que aparecieron con la llegada del nuevo siglo.

La primera película de la saga, “Destino final” (James Wong, 2000), sin ser una maravilla, fue toda una sorpresa dentro del genero. Su novedoso planteamiento de la muerte como asesino en serie, sus efectos especiales, la macabra construcción de las diferentes muertes de los personajes y sus cuidadas ejecuciones además de un final tan macarra como inesperado, hicieron pronto las delicias de un público con ganas de algo nuevo y ya algo cansado, por aquel entonces, con el desgastado género de terror.

He de reconocer que, salvo esta primera parte y tampoco en exceso, nunca he sido muy fan de una saga, que como cabía esperar, repite en exceso sus planteamientos y situaciones, porque con el tipo de premisa original, no queda ni deja, otra opción que la repetición sistemática de la fórmula.

Los problemas de las secuelas y sobre todo de esta última parte (Lo se, la cuarta era mucho peor) es que la mayoría de los asesinatos, están escritos y llevados a cabo por su director de forma torpe y a veces algo pobre. Excepto dos de ellos que son interesantes(La premonición del puente y la muerte de la gimnasta) el resto carecen casi de interés o el suspense que deberían, lo cual choca bastante, porque el director previamente nos ha mostrado unas claras intenciones de llevar a cabo unas muertes rebuscadas u elaboradas, para finalmente quedarse todo en un mero espejismo.

Tampoco ayuda que los personajes sean tan planos como una mesa de Ping Pong por la forma en que han sido escritos, ni que los actores que los interpretan sean tan flojos que provocan que no te creas nada de lo que sale por su boca.

Si no consigues que el público simpatice con tus personajes, difícilmente le importará lo que ocurra con ellos, sacando al espectador de la historia y convirtiendo la película en un simple Body Count al estilo de sagas como “Viernes 13” o “Halloween”.

Pero siendo la saga de “Destino final” celebre por las diferentes formas de morir de sus personajes, choca bastante que en esta última entrega, se haya descuidado tanto ese aspecto, porque siendo sinceros, que los personajes sean planos, no es nada nuevo ni en el genero, ni en la saga, pero que las muertes lo sean, adolece en exceso a la propuesta.

Yo particularmente, tengo una teoría sobre porque ha sucedido todo esto y el culpable es Eric Heisserer, guionista del invento. Sabiendo que tenía dos puntos de giro finales, tan potentes, como finalmente, desaprovechados por el director, pensó que el público se tragaría lo que fuese.
Un comienzo a la altura del resto de la saga, un par de muertes molonas, El regreso de nuestro añorado Tony Todd (“Candyman”) y un final lleno de sorpresas –SPOILER-(descubrimos que esta quinta parte, es en realidad una precuela de la original, con final en el avión donde esta comenzaba) -FIN SPOILER- no es suficiente.

Si tus personajes son unos imbéciles integrales, solo puedes alegrarte y reírte con cada una de sus absurdas muertes, si cada muerte es peor y se precipita más que la anterior, se pierde gradualmente el interés y se espera con ganas que el metraje llegue al final.

Es una pena que una película que podría haber sido la mejor de la saga, por este tipo de fallos se quede en unas cuentas buenas ideas sin terminar de cuajar, en vez de en un producto interesante y original.

La película no está mal dirigida, Quale, hace un buen trabajo, en algunos momentos sobresaliente, la muerte de la gimnasta es BRUTAL, el planteamiento de la secuencia en si, el In crescendo de la tensión dentro de la misma y el inesperado final hacen ver el potencial de un director con buenas ideas y ganas, pero que aún le queda por madurar como realizador.

Los actores son horribles, y se nota que tampoco hay una dirección de actores por parte del realizador. No estamos ante una obra como Hamlet, pero siempre se puede exigir un mínimo que aquí ni se cumple. Algunos están demasiado histriónicos, concretamente el personaje de Peter, tan mal interpretado, que consigue destripar antes de tiempo, una de las sorpresas de la película, lo cual le quita interés al resultado final.

Los efectos especiales son correctos, rara vez podemos ver un producto de estas características, a menos que se trate de serie B de la buena, unos efectos en exceso deficientes. Aunque si que es verdad que la utilización del ordenador se nota en algunos momentos, pero es pasable.

Una pena porque podría haber sido una buena película, pero se queda solo en las intenciones, aún siendo una de las mejores de la saga.

Para finalizar, se nos muestran en los créditos que cierran la película, todas las muertes de la saga, algo que también aparecía en “La pesadilla final: la muerte de Freddy” (Rachel Talalay, 1991) y me parece un mal ejercicio de nostalgia, consiguen hacernos recordar porque nos gustó tanto la original, pero tan poco las sucesivas secuelas…

Dejemos a la muerte descansar en paz…

4 comentarios:

Daniel dijo...

Un claro ejemplo de que para gustos los colores; a mi me pareció tremendamente divertida y, aunque en ocasiones se asemeje a un telefilme, más que aceptable visualmente. Además, el guiñi final hilando esta entrega con la primera me pareció memorable, y las muertes de toda la saga (en 3D) una delicia.

Anónimo dijo...

yo opino lo contrario que daniel.Quitando el final, el resto de la peli sobra.Clon del clon y muy predecible.Yo calificaria esta pelicula de serie B con unas muertes que en fin.....la muerte de la gimnasta me parece absurda, graciosa pero absurda e irreal.Un saludo

Anónimo dijo...

Destination 5 -AWESOME fuck critic

Anónimo dijo...

La verdad, me gusto mucho la pelicula. La vi 3D en el cine. Y la verdad es que verla en 2D Es muy diferente. Esto es gore, Tripas y sangre deben estar, y la verdad es que se nota el trabajo. Es verdad, la muerte de la gimnasta fue un poco surrealista, pero posible. Creo que le quebraron mas huesos de lo debido. El trabajo en el puente, es increible, una escena muy dificil de lograr, y para mi, sin errores. Usar la historia de los personajes para jugar con el final, tambien muy bien hecho. Y aunque muchos digan que el final con el avion era predecible, la verdad, a mi se me ocurrieron mil ideas, haber pensado que todo el publico haria el *gran* esfuerzo de imaginar el final usando lo que han visto, fue un error.
Si sale unaa 6ta parte, sin duda ire a verla. Para ver con que mas puede sorprender.
PD: La brillante idea de convertir la pelicula en precuela, fue solo porque queria seguir trabajando con la idea. Pero la 4ta se llamaba el destino final. Crear un evento despues de eso seria extraño?

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.