martes, 11 de octubre de 2011

Crítica: Twixt

Un escritor de tercera, con una carrera centrada en la brujería y en claro declive, llega a un pequeño pueblo con motivo de su gira promocional de su última obra y se ve en vuelto en el caso del misterioso asesinato de una joven a través del sheriff del pueblo, un viejo seguidor del escritor al que le propone hacer un libro sobre el tema. Esa noche, en un sueño, el fantasma de la joven, llamada V., contacta con el escritor reclamando su ayuda. A medida que va adentrándose en los sueños, noche tras noche, irá descubriendo más sobre el caso, con la ayuda del fantasma del popular novelista Edgar Allan Poe, del que se dice que se hospedó hace siglos en el hotel actualmente abandonado del pueblo. Cuando el crimen y sus consecuencias más le envuelven, descubre que todo le conduce a su propio pasado.

Francis Ford Coppola vuelve al género del terror con “Twixt”, una historia de fantasmas y vampiros, 20 años después del estreno de su celebrada versión del clásico de Bram Stoker con Gary Oldman como Drácula.

El film comienza con la voz en off de un viejo que nos explica los misterios que envuelven el pueblo de Swan Valley. Una vieja torre con seis relojes apuntando a todas partes y con distinta hora, un fantasmal antiguo hotel abandonado, una colonia de jóvenes góticos adoradores de Satán acampados al otro lado del lago y unos terribles asesinatos es lo que se encontrará Hall Baltimore (interpretado por el hombre que se comió a Val Kilmer o a Val Kilmer con unos cuantos quilos de más). El narrador nos atrapa en la historia y resulta ser el viejo sheriff del pueblo; 40 años de leal servicio dan para explicar muchas cosas. El encuentro del poli con Baltimore tiene lugar en una librería del pueblo (aunque parece más un ultramarinos). El escritor espera sentado junto a sus libros a que alguien se acerque, le compre un libro y le pida un autógrafo. El único en acercarse es el sheriff; por supuesto, fiel seguidor que le ofrece co escribir una novela de vampiros basándose en el asesinato de una joven con una estaca clavada en el pecho, cuyo cuerpo yace en la morgue de la pequeña oficina de policía.

Mientras Baltimore busca inspiración, tiene visiones-sueños de un crimen cometido en el pueblo hace más de 50 años y cuyas víctimas (niños y niñas, entre las que se encuentra Elle Fanning) siguen sin descansar en paz.

A todo esto, por desgracia, se une la peor pesadilla que vivió Coppola: la muerte de su primogénito, Gian-Carlo, en un accidente de lancha en 1986 cuando contaba con 22 años. El personaje de Kilmer, en relación a esto, es el de un hombre atormentado sumido en la bebida y en una montaña de deudas que vive con el trágico recuerdo de la muerte de su pequeña hija en un accidente… de lancha. Una desagradable escena nos muestra esta muerte que, según el director de “Apocalipsis Now”, es lo que le sucedió a su hijo. “Por no estar con él, me siento culpable”, remarcó en una rueda de prensa en el pasado Festival Internacional de Cine de Toronto. Lo más terrible de todo esto es que la gente vaya al cine movidos por el morbo de ver como murió el hijo mayor de este gran director norteamericano.

Volviendo a la película en sí, se puede apreciar una vuelta a los orígenes en las escenas de los viajes espirituales o extraterrenales de Baltimore con el fantasma de la chica o del escritor Edgar Allan Poe. Escenas que Coppola eligió filmar en blanco y negro con detalles en color (la luz amarilla del farol o la sangre escarlata) como ya hizo en “La ley de la calle”. En referencia a esta película tan célebre del director debo admitir que Flamingo, el líder de la colonia de góticos satanistas del otro lado del lago, me recordó especialmente por su moto y su chupa de cuero a “El chico de la moto”.

También cabe destacar el anunciado uso del 3D que se limita a apenas dos escenas (la incursión en la torre del reloj del pueblo y una escena con chorros de sangre). Debo denunciar que el uso del semi-3D es una estafa en toda regla que solo sirve para atraer a más espectadores y no satisface a nadie. Tengo que confesar que he visto media película con las dichosas gafas puestas y solo cuando he mirado al tipo de al lado que no las llevaba me he percatado de que estaba haciendo el imbécil. Me consuela saber que no he sido el único en la sala. Más adelante, cuando realmente salía la primera escena en 3D una gran gafa que aparece en pantalla indicaba que podíamos ponernos o quitarnos las gafas, algo que hizo reír a más de uno y que rompía el encanto de la película.

Coppola escribe, dirige y produce una película de terror gótico romántica (los vampiros, la colonia satanista, la niebla, las lunas llenas, etc.) que no termina de convencer, más por ser Coppola quien la dirige, que por la historia y el trato que le da. La maldición de este director y la de muchas grandes realizadores es la de no estar a la altura de otros grandes trabajos como por ejemplo “El Padrino” o “Drácula”, si hablamos de terror. No vale decir que la crítica siempre le trato muy mal. En Sitges hubo gente que se marchó a mitad de la película de la sala consciente de que había comprado entrada para ver una obra de Coppola y se encontró con algo que no terminó de interesarle.

LO MEJOR: El primer encuentro con la niña y el final, junto con la actuación en general de Elle Fanning que a sus 13 años está realizando interesantes trabajos llegando a superar a su célebre hermana Dakota Fanning.

UN CONSEJO: No esperen “Drácula”, solo una película con la que disfrutar en el sofá de casa junto a su pareja, abrigados con una buena manta y acompañados de un gran bol de palomitas este frío invierno que nos espera.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

muy muy pero que muy decepcionante. La he visto hoy en Sitges y yo he sido uno de los que se ha estado a punto de ir, si no lo he hecho ha sido por esperanza a un giro de última hora...

El Rector dijo...

Desde cuando Coppola le pega a esto de los telefilmes? por que esto tiene una pinta de idem que tira para atrás. No obstante amigo Ted, por lo de "por el hombre que se comió a Val Kilmer" (risas mil), solo por eso, por semejante genialidad, la peli me ha caído simpática y creo que al menos, le concederé el beneficio de la duda.

Y bueno, fuera coñas, lo de la meteórica carrera de Kilmer, es digno de estudio.

Lestat dijo...

Esta es de las películas que más me llamaba la atención de las que se proyectarían en el festival, pero parece no ser lo que pinta; que decepción... La veré de todas formas y ya pasaré a decir lo que me pareció (me muero de ganas de ver a Elle Fanning, me encanta el trabajo de Dakota).

Hombre, casi me muero de la risa con lo del hombre que se comió a Val Kilmer jajaja

Missterror dijo...

yo no comentaré nada de las películas hasta que no las haya visto...y me temo que me queda para rato!!!Solo escribo para felicitarte Ted,el trabajo que estás haciendo en Sitges tú solo es realmente impresionante y brillante.
Me quito el sombrero Ted,me lo quito y te lo regalo,porque te lo mereces.

un saludo

Darko dijo...

20 minutos antes del final de la peli me esfumé,como la niebla que relata Baltimore,de la Sala. Y es que he tenido una sensación resumida en 2 palabras: DISONANCIA COGNITIVA. Entrar al Cine pensando Es una Obra de Coppola! y salir de allí con la dudas sobre qué Coj***s estaba viendo. Para no descontentar a nadie me da la sensación que ha querido hacer un jugo de todo un poco en una turbomix y ha salido semejante engendro. Género de Vampiros eso siempre funciona. Sino pongamos a un personaje famoso del género: Alan Poe. Le metemos 6 minutos de 3D y varios giros inconexos de guión. Un ferviente religioso para meternos un poco con la Iglesia que eso siempre está de moda y ale, ya tenemos un peliculón con un actor famoso y una trama de misterio. Película para Olvidar

Ash Williams dijo...

He tenido poco tiempo para comentar estos días, aprovecho para unirme a esa felicitación al compañero Ted y el enorme currazo y la cobertura que se esta pegando en Sitges el sólito, aunque como digo no he tenido mucho tiempo de comentar, no me he pedido ni una de tus reseñas y voy apuntando títulos.

Yo intentare pasarme el viernes y el sábado por Sitges si encuentro alguna peli potable disponible aun...

Ash Williams dijo...

"PERDIDO", quería decir

El Rector dijo...

Menos mal que matizó usted Sr.Williams, por que si no, habría quedado muy rara la cosa, jaja!

manipulador de alimentos dijo...

'¿Cómo puede el director de 'Drácula', por muy autoreferenciadora y coñera que sea, revisitar con 'Twixt' el género hoy tan de moda y que él elevara a tal altura? Un saludo!!!!

El Rector dijo...

Menuda siesta que me acabo de pegar con esta "joyita" del amigo Coppola... curiosa visualmente (aunque si me preguntasen, diría que está rodada con el pico que le ha sobrado de alguna cena en un restaurante de tenedor de plata) pero aburrida hasta decir basta.

Lo de Kilmer es de terror, su sola presencia ya es sinónimo de fracaso y esta, no es ninguna excepción.

La historia no solo es simplona, sino que además es un coñazo de aúpa y eso, que no será por posibilidades con Poe de por medio...

Lo dicho, insufrible.

Saludos.

Missterror dijo...

A mi no me ha disgustado para nada, porque no la voy a considerar película de terror, sino fantasía gótica cuya misión es dejar un rastro de escenas bonitas, y como tal, a mi me ha gustado.
Puede ser que yo no haya visto esta película con los ojos del buscador de vampiros, y que la haya visto como un homenaje al arte de escribir e imaginar, pero en ese aspecto esos saltos entre la realidad y la irrealidad, marcados por 7 relojes con diferentes horas, no me ha chirriado demasiado, por lo que, por mi parte, "Twixt", aprueba.
Debe ser que yo no le pedía absolutamente nada a esta película, pero lo que vi, me agradó (incluso en la hora de la siesta luchando contra la naturaleza...)

saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.