jueves, 13 de octubre de 2011

Crónicas Cuerviles Sitges' 11: Críticas: A Letter to Momo y The Murder Farm

Tras la muerte de su padre, Momo, de 13 años, deja la ciudad para trasladarse con su madre a su antigua casa, en una isla remota donde el tiempo parece detenido. Allí, Momo encontrará una carta de su progenitor que comenzó a escribir, pero nunca terminó y que solo dice “Estimada Momo;” A este misterio se le añade el de un libro antiguo que encuentra la joven y que desencadenará una serie de fenómenos extraños: conocerá a tres locos espíritus, que se convierten en sus amigos y fieles aliados ante la falta de padre.

Del Japón nos llega este anime a competición, dirigido y guionizado por Hiroyuki Okiura. La cinta está cargada de fuerzas sobrenaturales y de humanos con dificultades enmarcado todo ello en una quietud melancólica, con un crescendo silencioso pero sostenido y reforzado por una sensibilidad adulta.

El proyecto ha costado siete años de trabajo, cuenta con la técnica de la animación tradicional japonesa y tiene un guión lleno de subtramas entrecruzadas. Su director es uno de los responsables que formó parte en el equipo que llevó a las pantallas “Akira” y más adelante fue jefe de animación de “Ghost in the Shell”. Más que suficientes credenciales para apostar por ver “A letter to Momo”. En el pasado Festival Internacional de Cine de Toronto no pasó desapercibida.

En Sitges el cine asiático siempre ha sido bienvenido y la animación ha cosechado buenas críticas de prensa y público. Con la historia de Momo se han hecho largas colas; no tan notables como en otras ediciones, pero sin duda esta película de animación ha gustado en general.



El Festival de este año ha visto conveniente presentar a competición “The Murder Farm”, un film germano suizo producido en el año 2009 bajo la dirección de Bettina Oberli.

Cuando la familia Danner fue brutalmente asesinada en su granja en lo profundo del bosque, empezaron a circular historias entre sus vecinos que especulaban sobre el carácter esquivo y siniestro de la familia. Dos años después, Kathrin llega al pueblo para enterrar a su madre, encontrándose un lugar todavía estigmatizado por el terrible suceso.

Poco a poco, los aldeanos le confiaran a Kathrin lo que creen saber de la tragedia. Ambientada en las post guerra de la Segunda Guerra Mundial, “The Murder Farm” es una muy buena adaptación del best seller homónimo “Tannöd”, de Maria Schenkel. Con esta cinta de drama suspense su directora, Orbeli, realiza su primera incursión en el cine negro, con un crimen y un misterio encarnado en un entorno rural, que particularmente y poniendo de ejemplo algo cercano y actual se asemeja a “Bosques de Sombras”, salvando las distancias. Y si comparamos, podemos situar este film alemán junto con la también cinta germana “La cinta blanca” (Michael Haneke, 2009) en la que se viaja a las raíces del mal en Europa, siempre con el peso de una insidiosa moral católica. En definitiva, film pequeño, atípico y de gran elaboración que ofrece buen suspense sin llegar a ser lo más notable de entre las películas a competición de esta edición.

“The Murder Farm” no ha levantado pasiones entre el público asistente a las diferentes sesiones ofrecidas. No obstante, el jurado fantástico tiene la última palabra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.