jueves, 23 de mayo de 2013

Crítica: El Hotel del Terror

La brujería y todo lo que rodea al mundo de las brujas, que ahora está nuevamente en boca de muchos aficionados al género de terror por el (supuesto) inminente estreno en nuestras pantallas de la última (e interesante) película de Rob Zombie, The Lords Of Salem, es una temática bastante utilizada a lo largo de la historia del cine aunque lamentablemente con pésimos resultados en la mayoría de ocasiones (ya veremos que nos depara Alex de la Iglesia en Las Brujas de Zugarramurdi). Cosa extraña, porque ese mundo oscuro, esotérico, ritual y macabro de la brujería a priori parece un caldo de cultivo estupendo para la “magia” del celuloide.

El Hotel Del Terror (cuyo título original es The City Of The Dead, aunque en EE.UU. se comercializó como Horror Hotel) es una modesta producción británica de 1960 dirigida por John Llewellyn Moxey cuya historia se enmarca dentro de los parámetros de la brujería y las sectas satánicas. Esta producción (absoluta serie B) lamentablemente no pasará a los anales de la historia como una buena película sobre el universo brujeril, aunque tiene (incomprensible para mí), cierto prestigio en determinados ambientes de “culto”.

La cinta se abre con un prólogo en una pequeña localidad de Nueva Inglaterra, Whitewood, en el siglo XVII, cuando los puritanos (comunidad protestante radical que habitaba en la zona) quema en la hoguera a Elizabeth Selwyn (interpretada por Patricia Jessel) por actos de brujería (este arranque recuerda enormemente al de la película de Mario Bava, también de 1960, La Máscara del Diablo). A continuación saltamos en el tiempo hasta nuestros días donde Alan Driscoll, un profesor universitario (Christopher Lee), le relata a sus alumnos las leyendas que han perdurado a través del tiempo de los aquelarres y las ejecuciones de las brujas. Una de sus mejores alumnas, Nan Barlow (una guapa Venetia Stevenson), interesada en estos temas y alentada por el propio Driscoll, decide adentrarse hasta Whitewood para buscar cualquier archivo o documento que aún se conserve en él y ponga de manifiesto lo verdaderamente acontecido durante aquellos años de fanático oscurantismo de 1692.

Algunos aspectos del film son bastante interesantes, como por ejemplo: la atmósfera gótica y fantasmagórica que transmite el pueblo de Whitewood muy del estilo pulp de Creepy (gracias a una correcta ambientación pese a lo sobrio y minimalista del atrezzo); una estupenda fotografía en blanco y negro (sin duda lo mejor de toda la película y obra de Desmond Dickinson); el mal rollo que desprenden los enigmáticos personajes interpretados por Christopher Lee, Patricia Jessel (en un doble papel) y Valentine Dyall y la hipnótica partitura compuesta por Douglas Gamley. Entonces, ¿por qué no funciona? La respuesta de siempre, el guión. Pero vayamos por partes (y en este caso las hay y bien diferenciadas).

El film arranca de forma brillante, con un prólogo que es la escenificación de una de las leyendas que narra el profesor Driscoll. Continúa aumentando las expectativas que tenemos con la llegada de la joven Nan a un Whitewood contemporáneo rodeado por una espesa niebla y poblado por seres enigmáticos que ocultan terribles secretos. Nos frotamos las manos cuando la joven descubre que la posada donde se hospeda alberga pasadizos secretos que pueden estar siendo utilizados por sectas satánicas que siguen practicando la brujería. Y llegados a este punto sin retorno, a los 40 minutos de metraje, todo gira bruscamente, convirtiéndose a partir de este preciso instante en un carrusel de despropósitos, situaciones absurdas, incoherencias y mala resolución tanto argumental como narrativa de lo que va aconteciendo. Resultando graciosa de lo grotesco, ridículo y cutre que presenciamos (algo terrible para una supuesta cinta de terror). Una verdadera lástima porque hasta entonces estaba siendo muy estimulante.

No obstante, los más fanáticos del género es posible que encuentren atractivo su visionado, por tratarse de un producto no excesivamente conocido que combina brujería, sectas y pactos con el diablo, sin caer en la truculencia (la película huye constantemente de mostrar sangre) y decantarse por las atmósferas opresivas y llenas de suspense. Lástima que la falta de medios convierta el guión en una sucesión de torpezas y “cutreces” que enervan al más paciente (las actuaciones de Dennis Lotis, Tom Naylor o Norman Macowan cuyos personajes cobran mayor relevancia en la segunda parte son deplorables, y algunas situaciones dignas de las parodias de El Informal). Pese todo sus escasos 80 minutos pasan volando (lo cual al menos se agradece).

Un pequeño detalle para acabar aunque contiene SPOILER así que dejad de leer los que estéis dispuestos a dar una oportunidad a esta cinta. La estructura de la película, al igual que en la producción del mismo año, Psicosis, cambia completamente cuando la (supuesta) protagonista de la historia, la joven y rubia estudiante Nan Barlow, que estaba llevando el peso e hilo de la narración muere en un ritual de brujería y sus familiares emprenden desesperadamente su búsqueda. Al final, al igual que sucedía en la obra del maestro Hitchcock (que se estrenó antes), los personajes giran el cuerpo, que aparece de espaldas, de la bruja que muestra su verdadero rostro desfigurado.


4 comentarios:

thewronggirl dijo...

Max, a mi estas películas siempre me terminan fascinando. No importa que el guión sea flojito, siempre se puede sacar algo.

Rec, te falta poner en la crítica de este señor el link a mi review de La Máscara del Demonio, lo dejo como apunte (http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2012/12/critica-la-mascara-del-demonio.html)

Besis!

El Rector dijo...

Reb, no se te pasa una eh? ;)

Gracias por el dato, editado y añadido el enlace.

Saludos.

Max Cady dijo...

TWG, entiendo lo que quieres decir y en ocasiones me sucede también, pero cuando las formas son (como en algunos pasajes de esta película) tan bochornosas, acaban lastrando todo el conjunto. De ahí mi suspenso. Échale un vistazo y me comentas, aunque por lo que te voy conociendo creo que te gustará.

Un saludo.

P.D. Si en la segunda parte la película no bajara tantos enteros habría estado muy bien. Lástima.

thewronggirl dijo...

Bien, la verdad que me lo apunto para verla y comentarte qué me parece
:)

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.