jueves, 5 de septiembre de 2013

Crítica: Alice Sweet Alice

Buscando en el “baúl de los recuerdos” me he tropezado con esta olvidada producción del año 1976, haciendo aflorar en mi mente con fuerza la imagen de la carátula promocional de la cinta, la cual vi cientos de veces cuando era un chaval en el videoclub que había al lado de mi casa. La película en cuestión es Alice Sweet Alice (también conocida como El Rostro de la Muerte), la cual es una muestra pretérita de lo que unos pocos años después se conocería como slasher, género que podría establecerse su explosión comercial con títulos como Halloween o Viernes 13.

Alice Sweet Alice, pese a poder catalogarse de pre-slasher, tiene más elementos en común con las cintas de suspense y terror británicas de finales de los años 60 como Twisted Nerve (Nervios Rotos) o Fright (Acosadas por el pánico) y los primeros giallos de Mario Bava, que las cintas mencionadas de John Carpenter o Sean S. Cunningham.

Catherine Spages (Linda Miller), una madre divorciada, vive con sus dos hijas Alice y Karen (Paula E. Sheppard y Brooke Shields respectivamente) en una comunidad católica de fuertes convicciones y bastante conservadora donde el padre Tom ofrece apoyo a la mujer y sus hijas. Karen es la pequeña y mimada de las hijas, mientras que Alice es una joven enigmática y de perversas aficiones que le encanta fastidiar a su hermana y la comunidad. En vísperas de la comunión de Karen, Alice nota aún más el trato preferencial que la madre tiene con la menor, lo cual la irrita y hace que actúe violenta e impulsivamente. El día de su comunión Karen es asesinada y las sospechas y evidencias en seguida recaen en Alice. Antes los terribles acontecimientos el padre biológico de Alice, que ha rehecho su vida con un nuevo matrimonio, regresa al hogar y trata de esclarecer al margen de la policía y los médicos (psicólogos) que estudian a Alice, todo lo sucedido. (Es curioso cómo durante mucho tiempo, incluso hoy día, uno de los principales reclamos es ver la primera aparición en pantalla de la jovencísima Shields cuando apenas aparece en el film, y sobre todo, cuando es una pésima actriz).

La película es bastante desconocida entre los amantes del terror y suspense y no es fácil encontrar una edición decente de la misma en DVD (formato reinante en estos momentos). Lamentablemente esto es sin duda por deméritos propios.

El guión (pilar fundamental de toda película) es por desgracia un cúmulo de torpezas difícil de digerir que hace imposible que la función se sostenga. Por un lado, no aprovechando elementos a priori interesantes (y que pueden dar mucho juego) como son: las opresivas comunidades religiosas, en este caso católica, donde se desarrolla la historia; los orígenes del mal, máxime cuando este se da en un entorno donde todo debería ser amor, compasión y ayuda al prójimo; y por último las relaciones (tal vez, algo más que amistosas) de una madre divorciada y el sacerdote local. Por otro lado, a mitad de metraje da un bandazo (que no giro inesperado) y se inventa una solución a todo aquello que hemos visto (los asesinatos), que además de inverosímil es ridícula y poco convincente (no hay una explicación clara a todo lo sucedido), añadiendo si cabe falta de continuidad de la narración. Todo ello sin hablar de la presencia/ausencia de personajes que en ningún momento está claro si son importantes para el relato o mero relleno. Todas las escenas que Alice comparte con el vecino obeso de la planta de abajo, Mr. Alphonso, son además de grotescas y desagradables (¿era necesaria esa cutrez?), un girar sobre sí mismo sin hacer avanzar la trama y lo que es peor, introducir personajes que podrían haber dado juego para desaprovecharlos.

Si el guión es torpe, la realización de Alfred Sole, lastrada posiblemente por un paupérrimo presupuesto, no se queda atrás. Es “acartonada”, carente de ritmo e incapaz de generar verdadero interés, suspense y terror, salvo en un par de ocasiones. Está todo tan mal contado que aún se acentúa más esta situación con el discurrir de los despropósitos que vemos (desde el principio tenemos claro quién es el asesino, lo que no sabemos es si se saldrá con la suya o no, pero resulta que… ¡Demencial!).
 
El reparto parece todo él amateur, Niles McMaster que interpreta al padre de las niñas y Alphonso DeNoble que es el vecino de abajo están especialmente infames, aunque hay una luz en todo este pozo y es que brilla con luz propia Paula E. Sheppard, Alice (en realidad la actriz contaba ya con 19 años, aunque no los aparenta). Ella sola es el gran baluarte de la película evitando con su mirada y actos que queramos saber más de esta niña inestable, repelente e “hija de puta” que no demuestra apenas empatía por nadie.

Podría destacarse junto a Alice, algunos pasajes de la banda sonora que remiten sin ocultación a la genial partitura escrita por Bernard Herrmann para Psicosis y el plano final con el que concluye la cinta, pero me temo que son escasos puntos a favor como para dedicarle algo más de 100 minutos a esta obra justificadamente olvidada. Sólo la recomendaría a aquellos curiosos con vocación de arqueólogos que les gusta saber que se realizaba en otros tiempos (o aquellos que suelen ver genialidades donde la mayoría ve mediocridades).

Nota 1: Al finalizar la película uno acaba del dichoso chubasquero amarillo hasta las narices (por no decir otra cosa). Pésimo el uso del vestuario y complementos del psico-killer de turno.

Nota 2: Al parecer están preparando un remake que contaría con Kathryn Morris, Caso Abierto, en el papel de Catherine Sapages. Es alucinante la falta de ideas en Hollywood, aunque realmente sólo pueden mejorar la original (porque si no, apaga y vámonos).
 
 

6 comentarios:

thewronggirl dijo...

Un remake? En serio?
Me has dejado boquiabierta ahora mismo con esta información.
He visto esta película y no recuerdo nada de ella, ¿es normal?

He disfrutado mucho con tu crítica, es muy divertida!

Max Cady dijo...

En primer lugar, “prójimo” y no “prógimo” (como aparece en la crítica).

En segundo lugar, gracias por tú comentario TGW una vez más. Me temo que sí a las dos preguntas que planteas, por un lado han dado luz verde a realizar un remake de este desmadre y por otro lado olvido es lo que merece esta cinta.

Saludos!!!!!!!!!!

P.D. Procuraré no volver a meter la pata así. :(

El Rector dijo...

Subsanado el imperdonable desliz ortográfico de Max, voy a tener que darle unos azotes muy fuertes en las nalgas mientras le obligo a visionar toda la filmografía de la srta. Shields :)

Ni siquiera yo, que claramente suelo ser de aquellos que suelen ver genialidades donde la mayoría ve mediocridades, me pienso acercar a esta Alice, a otras si.

Max, sobre niñas hijas de puta, no se si habrás visto la Mexicana Veneno para las Hadas. A mi me pareció de lo más curiosa.

Saludos.

Missterror dijo...

si es que las Alicias, es lo que tienen...

C.C. dijo...

Recomiendo, como El Rector, Veneno Para Las Hadas. Encarecidamente.

Jose Antonio Galarza Tejada dijo...

La película esta basada en un libro llamado ultima comunion de frank lauria , y aunque la adaptación intenta ser prácticamente literal el libro es mucho mejor

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.