Crítica: Office Uprising (Lin Oeding, 2018) Crítica: Boar (Chris Sun, 2017) Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018)

viernes, 20 de julio de 2018

Crítica: Ghost Stories

Hablaba yo hace poco sobre las expectativas basadas en opiniones ajenas y lo poco recomendables de estas para el disfrute no ya del cine, de cualquier otro supuesto placer de la vida. En esto del cine cada uno tiene su verdad y no hay ninguna que esté por encima de la del vecino, aunque algunos se empeñen en ello. Bien, mis expectativas con “Ghost Stories” eran altas, y no tanto por el hecho de que desde algunos medios se había vendido como una de las mejores películas de terror británicas en años (ahí es nada, teniendo en cuenta el nivelazo que suele atesorar todo el cine de terror que nos llega desde las islas) sino por su reparto y por el hecho de estar basada en la exitosa y aclamada obra de teatro homónima de Jeremy Dyson y Andy Nyman, quienes se encargan de dirigir también la película, el segundo incluso la protagoniza. Expectativas, menuda ruina.

“Ghost Stories” recupera una formato habitual dentro del género, el de las antologías de terror. Propuesta que historicamente siempre había dado grandes alegrías al fan del terror pero que hoy en día, parece que no termina de dar con la tecla (salvando contadas excepciones). Es el caso de la cinta que no ocupa, pese a alguna que otra buena baza que se guarda en la chistera. Lo principal, como digo, su reparto. Hablar de Martin “Bolsón” Freeman es hablar de todo un seguro. El actor británico se está convirtiendo en todo un habitual del género y su sola presencia suele ser presagio de calidad. Aun sin sacudirse del todo de encima las secuelas de haber protagonizado esa fabulosa segunda trilogía Tolkiana que se sacó de la manga esa semi deidad llegada de Nueva Zelanda llamada Peter Jackson, Freeman se ha convertido por méritos propios en uno de los actuales pesos pesados de la interpretación y si hace poco veíamos no sin asombro como era incluso capaz de encajar ese punto histriónico tan suyo en una cinta de terror con tanta carga dramática como “Cargo” (Ben Howling, Yolanda Ramke, 2017), en “Ghost Stories” vuelve a demostrar que con talento, uno no desentona en ninguna parte.


“Hablar de Martin Bolsón Freeman es hablar de todo un seguro. El actor británico se está convirtiendo en todo un habitual del género y su sola presencia suele ser presagio de calidad”


No es no obstante Freeman, el único activo a nivel interpretativo del filme. A su lado, un fabuloso Alex Lawther, actor que ya nos gustó en su breve pero intenso paso por la serie Black Mirror” y sobretodo, por su papel en la divertidísima serie de Netflix “The End of a F***ing World” junto a la también genial Jessica Barden (“Penny Dreadful”). Y completa el triunvirato un ilustre secundario de lujo, el galés Paul Whitehouse. Cada uno de ellos, protagoniza una de las tres historias que la cinta propone siendo ellos, de largo, lo mejor de cada una de ellas.

Es cierto que “Ghost Stories” propone algo un tanto diferente a lo habitual. Por lo general, este tipo de antologías son unidas por una cuarta a modo de ensamblaje. Segmento que suele actuar cuasi a título testimonial y sin más pretensión que dar algo de empaque al producto. En “Ghost Stories” no. Y es aquí donde encontramos el único momento en el que la película de Jeremy Dyson y Andy Nyman consigue descolocar un poco al espectador, ya que sin duda este no entenderá muy bien lo mucho que tarde el filme en poner sobre la mesa la primera de sus tres historias, para entender luego, que es en realidad este habitual nexo, el que hace el papel de historia principal, siendo las supuestas historias protagonistas, la anécdota, por llamarlas de alguna manera.


“Tres relatos repletos de tópicos que nos cuentan tres historias arcaicas mil veces vistas (y contadas con más gracia)”


Esto significa una novedad, pero no se hasta que punto juega a favor del filme. Pues tanto preámbulo entre los distintos segmentos, generan una expectación que si bien por un lado consiguen que el espectador sea tentado sobremanera, por el otro, el batacazo es harto doloroso cuando descubre, descubrimos, que bien poco se esconde detrás de cada una de ellas. Tres relatos repletos de tópicos que nos cuentan tres historias arcaicas mil veces vistas (y contadas con más gracia) en las que más allá del buen trabajo actoral (curioso el detalle de que todos los personajes principales que aparecen en la obra sean masculinos) cuesta encontrar más cosas a destacar. Pues tampoco estamos ante un filme que destaque ni por su puesta en escena, ni por los efectos especiales. Ni siquiera por su intrascendente banda sonora.

Una primera historia anodina donde poco más hay que algún juego de luces interesante y un sobrio Paul Whitehouse, para terminar el corto con un final de vergüenza ajena. Una segunda que es la que sin duda presentaba mayor potencial, con un descomunal Alex Lawther quien consigue transmitir las contadísimas dosis de tensión que el filme nos depara y en el cual las posibilidades del escenario se presumían de dimensiones obscenas y por contra, termina quedándose en una frikada que parece homenajear en clave de humor negro uno de los más míticos segmentos de las antologías de terror. George A.Romero + Stephen King y hasta ahí puedo leer. Y un tercero, donde las muecas de Freeman nos hacen olvidar (a ratos) lo poco interesante de lo que estamos viendo. Esta vez, salvando, es cierto, el desenlace.


“Cuatro historias insulsas, una puesta en escena austera y una infertilidad pasmosa a la hora de generar el menor ápice de tensión”


Luego nos queda la cuarta historia, protagonizada por el propio Andy Nyman, donde se plantean cuestiones interesantes, incluido pistoletazo de salida con homenaje a las “Luces Rojas” (“Red Lights”) de nuestro estimado Rodrigo Cortés, que por contra, termina derivando una vez más en algo tópico y, de nuevo, un desenlace que a estas alturas de la película, debería estar penado con cárcel.

De verdad, busco y rebusco, pero no hay manera de encontrar nada realmente llamativo en esta “Ghost Stories” que pueda justificar las excelentes críticas y la gran expectación levantada en su Gran bretaña natal. Cuatro historias insulsas, una puesta en escena austera y una infertilidad pasmosa a la hora de generar el menor ápice de tensión. Es cierto, muy bien interpretada y sabiendo jugar muy bien las pocas cartas con las que juega, básicamente, su capacidad para saber picar la curiosidad del espectador, sin miedo que el posterior desengaño le pase factura. Muy poquito más.

Lo mejor: Martin Freeman y Alex Lawther.

Lo peor: Descafeinada a todos los niveles. Y algunos desenlaces rozan lo bochornoso.


13 comentarios:

Missterror dijo...

Como niña aplaudidora a lo que dice papá, no me queda más remedio que volver a darte la razón porque opino exactamente lo mismo de "Ghost Stories". Esta antología de terror disfrazada cierta precisamente en el disfraz, en ese nexo entre historias que normalmente suele ser de lo más chungo y que aquí despista y no te tiene con la cabeza dispersa (algo que suele ocurrir en la mayoría de las antologías) El problema llega con las tres historias en sí, que son bastante maluchas y que no aportan ninguna novedad al género tirando de tópicos en los desenlaces o desarrollando de una forma muy regulera las partes de tensión. Las actuaciones salvan los muebles de todas ellas porque el casting está excepcionalmente escogido, pero son historias que no dan para mucho y que se quedan en el mismo lugar oscuro en el que se quedan castigadas el ochenta por ciento de las propuestas de este tipo.
Aun así, yo sinceramente creí que daría para el aprobado hasta que llegó el desenlace de la gran historia que actúa como pegamento de las demás y todo se fue al traste.
Desconozco la acogida que ha tenido "Ghost Stories" a su paso por festivales, pero si esta película es lo que se vendía como modelo de terror británico de este año, me pongo ya a temblar.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, supongo que todo bien "un poco" inflado debido al rotundo éxito de la obra teatral y lo del marketing posterior se les ha ido un poco de las manos. No se entiende otra cosa, la verdad, por mucho buen actor que hayan querido meter en la ecuación (que lo han hecho).

Las historias no tienen atractivo alguno y ni mucho menos colaría ninguna de ellas, ni de lejos, en los mejores ejemplos de antologías de terror que hemos podido ver estos últimos años (y eso que tampoco hay mucho realmente brillante donde elegir).

Por suerte, el terror británico ha dado (y estoy seguro que seguirá dando) cosas bastante más interesantes que esta descafeinada colección de relatos chorra sobre fantasmas. Que nos quiten "28 Días Después" y "Eden Lake" ;)

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Pues a mi no me ha disgustado. Tengo que daros la razón en que las tres historias mas que historias son anécdotas o chascarrillos, parece que alguna va a apuntar maneras pero se queda en tierra de nadie, descafeinadas y que todo lo que nos cuentan en esta película lo hemos visto mil veces antes pero hay algo en la cuarta historia que consiguió captar mi atención. Es cierto que todo es previsible pero me gustó bastante la parte final de la película.

Creo que la idea es interesante pero la película no acaba por encontrar el tono, ni es una cinta de terror ni el humor british despunta por lo que estas 'Ghost stories' se queda a medio camino de todos los sitios a los que se supone que quería llegar. si los desenlaces de las historias intermedias hubieran estado mejor trabajados, la idea global habría funcionado mejor pero bueno.. creo que las intenciones se quedan muy por encima del resultado.. Y por desgracia, la canción de los títulos de crédito finales, me rompe sobremanera..

Un saludo!

Donnie

Unknown dijo...

Hoooooola.

Ayer empecé a ver esta película debido a la buena crítica (en general) que había leído, terminó la primera historia y dejé de verla. Hoy cuando me he metido aquí -cómo hago a diario- he tenido mucha curiosidad por leer la crítica para ver si coincidía con mi opinión, y así ha sido.

Película aburrida, llena de tópicos y sin nada que aportar al género del terror. No hace falta que en cada película que se haga se reinvente el género, pero si decides embarcarte para producir una, por lo menos currátelo y haz las cosas con mimo y cariño, no limitándote a copiar de aquí y allá sin ningún tipo de gracia.

Saludos y os felicito por vuestras críticas, es de las pocas que me atrevo a leer para decidirme por un visionado.

PD: ¡¡que poquito queda para Sitges!!

El Rector dijo...

Donnie, a mi es que la parte final me pareció una tomadura de pelo. Es una fórmula esta (y no quiero entrar al tema para no chafarle el final a nadie) que en su día tuvo gracia, pero que se ha utilizado ya tantas veces que ha terminado convirtiéndose en una parodia de sí misma. Que a estas alturas nos la intenten seguir colando, me parece de juzgado de guardia.

Coincido en que la idea de partida es prometedora, pero nunca encuentra su lugar, no se define ni apuesta fuerte por ninguna de las cosas que propone, ni el terror, ni la comedia... una lástima.

Unknown, si lo dejaste en la primera, tranquilo, no te has perdido nada que la película no haya mostrado ya a esas alturas. Mucho preámbulo entre historias y luego eso, unas ídem en la línea de la primera. Sosas, poco originales y con finales para mear y no echar gota.

Exacto, no hace falta inventar la pólvora en cada película. Pero si vas a repetir fórmulas, al menos eso, hacerlo bien.

Muchas gracias por tus palabras! Nos encanta que te sea útil nuestro criterio... y sí, poquito ya para otro Sitges que una vez más, pinta espectacular :)

Saludos.

Unknown dijo...

Rector, además coincide mi cumpleaños con el festival de Sitges, este año lo celebraré quedándome varios días y viendo varias maratones.

¿Qué mejor regalo puede haber que visionar durante horas sangre, vísceras, desmembramientos y matanzas en masa?

Jaja, saludos.

El Rector dijo...

Unknown, pues pocos regalos mejores se me ocurren, aunque para los que ya tenemos una edad, lo de leer en la misma frase varios días y varias maratones, puede ponernos los pelos de punta o como se dice vulgarmente, meternos el pito pa dentro :) Yo también he mamado alguna que otra maratón y lo raro es que no me quedase frito ya a la mitad de la primera película, jeje... pero es cierto que estas sesiones tienen un encanto especial.

A ver este año que maratones nos tienen preparadas, pero por lo general, el midnight xtreme, suele deparar títulos muy interesantes, sobre todo si uno busca sangre y vísceras.

Saludos, felicidades adelantadas y que lo disfrutes!!

Donnie Darko dijo...

Todos esperamos como agua de mayo el festival de Sitges y poder disfrutar de alguna maratón cafre y sangrienta.. la verdad es que si las pelis son 'festivas' y la gente tiene ganas de divertirse, ver una maratón es algo que hay que disfrutar..

Sobre 'Ghost stories'. Si, es cierto Rector, te tengo que dar la razón en que el final está muy trillado y se ha visto mil veces antes pero reconozco que no me lo esperaba (Si..si.. lo reconozco) y puede que ese fuera un punto a favor y creo que el guión tiene mas enjundia de la que parece pero no se ha sabido explotar correctamente. Por cierto.. SPOILER SPOILER SPOILER.. tampoco me había percatado de que ciertos posters de la película dicen mucho, demasiado, a lo que hay que sumar cierto horrible maquillaje que canta y mucho.. FIN SPOILER FIN SPOILER

Un Saludo y esperemos que llegue octubre pronto...

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, lo del maquillaje es digno del mejor celebrities de Muchachada Nuiiiiiiii… quiero pensar que de forma premeditada, ya que no me creo que lo hayan hecho tan mal. De todas formas, la particular forma de gesticular del personaje, delata quien se esconde detrás a mil leguas :)

Saludos.

Shaun dijo...

Hola Rector !!! Estoy muy de acuerdo con tu crítica. La verdad es que esta película es bastante aburrida, creo que se le podría haber sacado mucho más partido viendo los medios y localizaciones con los que contaban.

(SPOILER) Para mí lo más destacable es la actuación de la histriónica Emily Carding interpretando al fantasma de Maria Priddle. Con ese aspecto espectral y cadavérico, en camisón y descalza me parece muy sexy y atractiva jajaja.

Saludos Rector. Y que el respeto y la paciencia nos guarden. ;)

El Rector dijo...

Shaun, filias más raras se han visto, pero la realidad es que no dejas de sorprenderme, jeje.

Yo más que aburrida, diría sosa. Aunque de los segundo a lo primero hay un paso y esta "Ghost Stories" amaga con darlo constantemente.

Mientras no nos guarde dios...

Saludos.

Unknown dijo...

Acabo de verla y me sentía un poco mal por el hecho de que no me gustó, siendo la criticar am buena que tenía en todos lados, por suerte encontré un grupo de personas con las que coincido. Saludos

El Rector dijo...

Anónimo, el hecho de que te guste o no una película, no debería ser motivo de contrariedad, más allá de la propia decepción que a uno le genera. Cualquier opinión que hayas podido leer, es tan válida (o no) como la tuya.

Yo en este caso, tengo muy claro que "Ghost Stories" es una antología mediocre que desde luego no se colará ni por asomo, entre las grandes del género. Y por supuesto, nadie recordará dentro de una cosecha tan buena como la que nos está dejando este 2018, repleto de auténticos peliculones.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.