lunes, 2 de septiembre de 2019

Crítica: Los Muertos no Mueren

Yo es que es imaginarme la cara de espanto de todos aquellos que se acercaron a la sala de cine para ver la típica comedia de zombies con la que echarse unas risas en compañía de los colegas y no me quito de encima el descojone. Ese rato tontuno, distendido y de escasa trascendencia en plan “Bienvenidos a Zombieland” (“Zombieland”, Ruben Fleischer, 2009) que tan popular ha hecho (y tan bien ha sabido vender/exportar) a este subgénero tanto a los aficionados al terror, y a los zombies, como a los que no lo son tanto. Más, con un elenco de celebridades nivel épico entre su reparto, de nuevo, con otro icono de la comedia de los ochenta/noventa como Bill Murray, quien recordemos ya había puesto de su propio bolsillo lo poquito realmente interesante que ofrecía la película de Fleischer.


“Los Muertos no Mueren, un cruce imposible (o al menos improbable) entre Shaun of the Dead y La Proposición”


Pero no nos engañemos, la presencia de un tipo como Jim Jarmusch detrás de las cámaras ya debería dar suficientes pistas como para saber o al menos intuir, que lo último que uno iba a encontrarse en “Los Muertos no Mueren” (“The Dead Don´t Die”, 2019) era la típica comedia ligera de zombies por más que todo el amasijo de señales restantes apuntasen a ello. Blanco y en botella. No obstante, aun los ha habido, amigos del género, que se han echado las manos a la cabeza.

“Solo los Amantes Sobreviven” (“Only Lovers Left Alive”, 2013) ya dejó clarinete como los tópicos del cine vampírico, la comedia e incluso el género dramático, puede llegar a deformarse vistos a través de la lente de Jarmusch, un cineasta de otra época atrapado en un tiempo en el que el cine “lento” parece estar cada vez peor visto por una parte del respetable y Jarmusch, es un habitual en esto de tomarse las cosas con calma y de rodar lo que le salga de la polla sin preocuparse excesivamente si está más o menos de moda. A mi siempre me han seducido sobremanera las pulsiones de su cine (por lo general, soy un adicto del cine a pocas revoluciones) pero no siempre me han interesado sus historias, sin ir más lejos, la propia “Solo los Amantes Sobreviven” se me terminó atragantando más de la cuenta. No me ha ocurrido con “Los Muertos no Mueren”, si bien veo en ella buena parte de las restricciones de aquella, un cruce imposible (o al menos improbable) entre “Shaun of the Dead” (Edgar Wright, 2004) y “La Proposición” (John Hillcoat, 2005).


“Una película que parece más pensada para su propia satisfacción, que para la de sus potenciales espectadores”


La película de Jarmusch se desmarca casi en todo momento del modus operandi habitual de la comedia zombie común. Yo me atrevería a enmarcarla dentro de ese nuevo campo de experimentación donde el cine de podridos ha expandido y redefinido sus propias fronteras en estos últimos años de auto-descubrimiento o necesaria reinvención, junto a títulos de la calaña de “Pontypool” (Bruce McDonald, 2008) o “The Battery” (Jeremy Gardner, 2012) por poner dos ejemplos. Una película por lo tanto, haciendo números, diferente y, por extensión, merecedora de regalarle nuestro tiempo a riesgo de salir escaldados.

Puestos en faena, nos encontramos con un ejercicio de estilo casi insultante por parte de su director. Una película que parece más pensada para su propia satisfacción, que para la de sus potenciales espectadores y esto, no lo reseño como un handicap, todo lo contrario, pues siempre he entendido que esa es la forma en la que debe concebirse al arte y por extensión, el cine. Es debido a esa mentalidad gracias a la cual hemos podido disfrutar del talento de los más grandes cineastas, aquellos que han puesto siempre su sello por encima de las tendencias del momento y de los prejuicios del populacho, con el riesgo añadido que esto siempre ha implicado para estos autores si hablamos del noble arte de otorgar etiquetas, por lo habitual, descalificantes, deporte nacional de una comunidad la cinéfila que curiosamente suele entender la autocomplaciencia como algo negativo.


“cuesta discernir si estamos ante una comedia delirante o ante un drama desgarrador. Los Muertos no Mueren se encuentra en algún punto indefinido de ese camino”


“Los Muertos no Mueren” puede entenderse como un personal homenaje póstumo al gran George A. Romero si trazamos paralelismos entre los tiempos del filme y los de los muertos vivientes que él inventó y eso que esta vez, su obra más célebre en ningún momento es proyectada a lo largo de la película, algo que parece ya rito ceremonial obligado en toda cita de terror moderna que se precie. Pero en realidad, el homenaje va más allá, tratándose de algo mucho más coral y que no deja a casi nadie fuera de la fiesta si nos paramos a analizar a cada uno de los personajes de la historia.

Bill Murray parece que pasaba por allí y que todo le importa más o menos lo mismo, un pimiento. El mismo personaje que lleva interpretando a lo largo de su carrera y que aquí el actor repite una vez más pero con inquina, con alevosía, llevándolo al extremo en las carnes de un Sheriff de pueblo ante al que hay que caerse rendido desde el minuto uno. Así con todos. Steve Buscemi es ese tipo al que no tomarse muy en serio y que no suele caer especialmente bien a nadie. Dos tazas. Caleb Landry Jones, el rarito de la clase y actor sobreactuado donde los haya. Sigan. Y bueno, la camaleónica Tilda Swinton es la diosa de la excentricidad, una intérprete que parece venida de otro mundo, de otra galaxia... así podríamos seguir con todos los integrantes del reparto, homenajes andantes a su propia persona que van entretejiendo un relato apocalíptico con zombies como últimos invitados a la fiesta.

Así entiende el humor “Los Muertos no Mueren”, a base de homenajes y auto-referencias. No tanto tirando de gags (que los tiene) pensados para que el espectador se parta la caja, elemento este que puede sacar a más de uno de la obra si lo conjugamos con ese ritmo pausado, casi anti comercial, que mueve la narración. Es un tipo de humor además, que explota como norma el ocaso actoral de gran parte de sus protagonistas, un estado de ánimo con el que Jarmusch también aprovecha para teñir las imágenes de una ensoñación decadente que termina por devorarlo todo, con lo que al final, cuesta discernir si estamos ante una comedia delirante o ante un drama desgarrador. “Los Muertos no Mueren” se encuentra en algún punto indefinido de ese camino y es ese el lugar exacto que hay que hayar para disfrutar de una propuesta tan especial y sugerente como esta, ajena a todo, rodada con la habitual calidad propia del cine de su autor y firmando un libreto con pinceladas de pura genialidad que no obstante, no será del gusto de todos. Pero oigan, aquí hay que saber a lo que se viene. Si no, dos piedras.

Lo mejor: Cine libre de etiquetas, su particular sentido del humor, el espectacular reparto (para Tilda Swinton ya no quedan calificativos) una banda sonora que llega a rozar lo hipnótico y un despliegue visual en lo referente a los podridos que se agradece y mucho teniendo en cuenta que la propuesta está bastante por encima de lo meramente carnal.

Lo peor: Acumula toda una serie de tics que no son precisamente populares hoy en día, mucho menos en un contexto como el que se le presupone a una comedia de zombies y como efecto secundario habitual, en ocasiones resulta excesivamente contemplativa, lo que no contribuye a la fácil digestión de ciertos pasajes.


16 comentarios:

Missterror dijo...

A mí es que solo por ver a Iggy Pop buscando su café, ya me compensa todo!!
Curiosa propuesta la de Jarmusch, quien parece que se ha empeñado en dar su toque personal a todos los seres sobrenaturales míticos del cine de terror. Muy de acuerdo con lo que comentas sobre las aguas entre las que se mueve "The Dead Don't die", porque en cada escena, desde el inicio, no sabes si se decantará por la comedia o por el drama. Lo hace por ambos en una sinergia muy personal, pero desde mi punto, con menos gancho del que debería en la parte cómica. Sin problemas con el drama pausado, pero si la comedia resulta pesada, algo está fallando.
No obstante y pese a tener una sensación agridulce todo el rato porque en el fondo de mi ser siempre estaba buscando algo más, me pareció hipnótica. La fotografía, la banda sonora, los personajes, los escenarios, las muecas...es complicado no rendirse ante esto. Además, como bien comentas, hay que saber a lo que se viene y dirigiendo quien dirige, pues lo encuentro todo bastante lógico.

Hasta a mí me han entrado ganas de comprarme el CD del maldito Sturgill Simpson :)

Saludos.

Sergio Sara Diaz dijo...

Rector esta película no la tenia en mi radar pero por nada del mundo, lástima que por este lado del planeta donde hace frío no hay pero ni el mas mínimo interés de traerla. Tendré que añadirla a mi ya extensa lista de pendientes que he pasado a mi pirata informático local favorito.

Pero con esos nombres de verla la veo a como de lugar!!!, No se preocupen por mi estómago, lo tengo de acero después de degustar películas como la del apocalipsis zombie alemán (ever after) o Day of the dead: Bloodline soy inmune a casi todo.

saludos!!

Anónimo dijo...

estimado rector,
como homenaje a romero, la llevo. como crítica de los años que vivimos, también. nadie tiene muchas ganas de hacer nada y hasta tom waits se recluyó en el bosque. pero al cabo es un film que no brinda nada más allá del nombre de Jarmusch. no es bill murray quien cumple las 8 horas y vuelve a casa. murrray es jarmusch acá.

la disfruté.
ando anudándola a la idea del héroe que cine y series contraponen a los GoT y los avengers: sin villanos no hay héroes. y quizá sea allí donde jarmursch, que anda despacito, y te engaña, y te chamuya, esté haciendo hincapié. un mundo con estos héroes amerita los villanos que presenta. el pueblito idílico, con sus pares: negro y racista, patrona y empleada, locatarios y turistas, personajes y guionados. ¿el/la protagonista?
ubicuas, las armas.

-quizá sea la película en la que el final -de un modo de vida- sea el protagonista.

como fuere, gusto a poco. only lovers left alive tenía a detroit. acaso a la cultura, contrastando con la decadencia de la civilización industrial. había, allí, quizá, el amague de una mirada aristocratizante. la belleza de los rostros, la vacuidad del paisaje. only lovers left alive es la película de jarmusch sobre el apocalipsis.
esta rezuma presente.
(pero también aquella.)
¿pero no fue dicho?

si pudiera emparejarse, a mi gusto, bailaría con maps to the stars, de cronenberg.
un abrazo,
-the song remains the same-

f

El Rector dijo...

Missterror, la secuencia de Iggy Pop, haciendo de él mismo, es una pasada. Es una pena que este tipo no se haya prodigado más en el cine... alguien que fue capaz de darle sentido a aquella secuela imposible de "El Cuervo" le hubiera podido aportar mucho al género. No he sido gran fan de su faceta musical, pero jamás conseguiré quitarme de la cabeza la brutal "Why Was I Born" a modo de epílogo del asesino más célebre de la historia del cine.

Entiendo lo que comentas sobre el peculiar sentido del humor de la película, atípico y muy pero que muy particular, con todo lo que ello conlleva. Yo, que por lo general, con este tipo de comedias de terror y sus habituales gags no suelo reírme demasiado, agradezco la forma en la que "Los Muertos no Mueren" intenta comunicar su faceta humorística, pero sí, entiendo que no será plato de buen gusto para todo el mundo. Con el añadido de que en ocasiones, no siempre se entiende el sentido del humor en según que contextos, algo que aquí tampoco ayuda.

Artísticamente, la película es impecable, ahí no hay debate...

… y bueno, sabiendo que no son los zombies precisamente lo tuyo, pues ni tan mal, ¿no? :)

Sergio, en España esta vez si hemos tenido la suerte de poder verla en pantalla grande, sin que sirva de precedente... y el chasco que se habrán llevado los que se hayan acercado a ver una comedia de zombies ,jeje... no te la pierdas, no se si te gustará, pero el cine de Jarmusch hay que verlo e incluso sufrirlo si es necesario.

Ya me contarás que tal.

F, pues yo justamente si veo a Bill Murray. No solo a él, a todos los actores que desfilan por la pantalla durante hora y tres cuartos. Creo que esa es la gracia de la película (o lo que a mi más me ha gustado al menos), la forma en la que todas estas personalidades, tics ganados a base de andar el camino y formas tan dispares de interpretar se funden con el relato y todo parece tener "sentido". Esta vez Jarmusch no ha tenido que construir personajes, tan solo llamar a un puñado de "inadaptados" de la industria y dejar que sean ellos mismos.

Saludos.

Kulu dijo...

Se merece salir en VHS en 2019. No llega ni a Dominguera, o bueno, si estas deprimido y la enganchas por la tv es suicidio asegurado.
Llega a un punto la "trama", donde la película deja de importarles a todos. Una partida de rol entre amigos que perdió el rumbo hace horas y quieren terminarla para ir se a dormir, esperando a la primera estupidez que el cansancio del Master logre concretar antes de golpear la cabeza contra la mesa y comenzar a roncar.
Ni siquiera es una pelicular de humor, su genero es Bodrio. Literalmente es para lavar dinero del narcotrafico.

Como una Mini Serie de 5 capítulos hubiera salido algo interesante, tal vez, incluso bajo el mismo enfoque irracional, pero las historias podrían entrecruzar algo que tuviera al menos interés. Pero bueno, le doy un 4. Aunque se merece menos.

El Rector dijo...

Kulu, dejando de lado que te haya parecido o no graciosa, más o menos aburrida... ¿en serio estamos en el punto de calificar una película de esta calidad cinematográfica como de "bodrio"? Mi respetar, pero por todos los diablos, mi no entender, no entender una mierda.

Y lo de cuestionar "la trama", tratándose de una comedia de zombies… pues me parece surrealista. Estás de suerte, eso sí, que pronto se estrena la secuela de "Zombieland" y seguro que esa sí te ofrece ese guion consistente que demandas (en la larga tradición de coherencia y tramas elaboradas de las comedias de zombies).

Aunque lo de la mini serie te lo compro encantado :)

Saludos.

Kulu dijo...

El Rectos... ¿Calidad? Más allá de Cinematográfica o no, no es un adjetivo que le pueda aplicar. No tiene guión para comenzar. No tiene desarollo, nudo ni desenlace. Escenas de 3 niños al azar que nada tienen que ver. Bien podrían haber un plano estático de una mula masticando, seria lo mismo.

No es ni una comedia, ni es de Zombis. Podrían ser mapaches asesinos, seria lo mismo. Es una peli para sacar a pasear a famosos un rato, desempolvarlos. Un burdo robo.

El Rector dijo...

Kulu, pues igual lo cinematográfico es precisamente la clave y nuestro punto de desacuerdo. El tema del guion, insisto, no es algo que buscar en una comedia de zombies, creo que las pretensiones de este tipo de productos van en otra dirección muy distinta. Yo te compro que la película te haya parecido aburrida y poco graciosa (lo cual no hace que deje de ser una comedia, por cierto). Ahí no entro, son gustos y percepciones muy personales. Ahora, que no tiene calidad, una producción con esa fotografía, con esa generación de atmósferas, con esa partitura, con esas interpretaciones y con esa forma de narrar tan personal del director que te va enredando cada vez más en esa telaraña tejida por una araña coja... lo siento, pero ahí no me encontrarás. Es como si yo te digo que el cine de Fincher me parece una mierda porque sus películas me parecen, por lo general, insufribles. No hombre, yo no le puedo quitar méritos a un tipo con semejante filmografía a las espaldas, por más aburrido que me pueda parecer (que me lo parece). Al Cesar lo que es del Cesar.

Sin ir más lejos, "La Proposición" de Hillcoat (director a mi juicio, que se mueve en unas latitudes muy cercanas a las de Jarmusch), me parece un peliculón a nivel técnico y al mismo tiempo, se me hizo aburridísima. Pero una cosa no quita la otra.

Pienso que en ese afán por destruir, por prenderle fuego a todo aquello que no nos ha gustado, en ocasiones nos alejamos en exceso del sentido común y lo más grave, de la realidad. Kulu, me parece estupendo que califiques la película como se te antoje, ahora, creo que utilizar según que palabras gruesas con según que directores de las grandes ligas, se descalifica por sí solo. Y no deja de darme pena el hecho de que en un negocio este del cine, donde predomina el fastfood (por millonario que sea), no se valore la personalidad y el mimo que hay detrás de este tipo de cine de autor de tan marcada denominación de origen.

En fin, que comedias de zombies las hay a patadas y las seguirá habiendo, seguro que encuentras alguna mucho más acorde a tus gusto cinéfilo.

Saludos.

P.D 1: Lo de cambiar los zombies por mapaches asesinos, es aplicable a cualquier otra comedia de zombies.

P.D 2: Robo ninguno, si acaso, el error ha sido tuyo por no saber lo que ibas a ver.

Shaun dijo...

Hola Rector !!! Me ha gustado mucho esta película, a pesar de no ser la típica comedia de zombies, me ha sorprendido gratamente... lo que no me gustó tanto fue la dichosa cancioncita, jajaja.

Las actuaciones muy buenas, es lo que tiene contar con actores de la talla de Bill Murray o de Tilda Swinton (sin olvidarme de los grandes Iggy Pop y Tom Waits). Y las zombies son muy atractivas, en especial Sara Driver (mujer de Jim Jarmusch), que convertida en zombie está terroríficamente guapa, y tiene unas manos suaves y delicadas, lo único que no me gusta es que es adicta al café, jajaja. Y siguiendo con las féminas pútridas también me gustó ese guiño a "Night of the Living Dead", con esa zombie como Dios la trajo al mundo, jejeje. ;)

Un saludo, Rector. Y buen finde !!! :)

El Rector dijo...

Shaun, me alegro, parece ser que no somos muchos los que la hemos disfrutado. Lo que está claro es que es una película que sorprende, ya sea para un lado o para el otro. Otro cantar es el condenado Sturgill, jaja!

Con semejante reparto, el nivel interpretativo del filme estaba fuera de toda duda y encima el director les ha dejado vía libre para ser ellos mismos, algo que para mi gusto, termina teniendo mucho que ver con el encanto que rezuma la propuesta.

Desconocía que la zombie del café era la mujer de Jarmusch, de hecho, desconocía su faceta como directora, aunque ya imaginé que debía de ser alguien del mundillo, de lo contrario dudo que le hubieran dado un lugar de privilegio junto a la iguana.

Para manos suaves las que debe de tener Bill Murray... ese sí que lleva el erotismo a otro nivel :)

Saludos... y que dure el finde!

Kulu dijo...

Rector, no he pagado por ver esto, tengo la experiencia suficiente para saber donde me van a robar y donde no. Cuando voy al cine siempre salgo contento.

No tengo un afán destructivo, tengo argumentos. Una película no es arte plástico, y no la voy a juzgar como tal.
Mis directores favoritos son Wes Anderson y Chan-Wook Park, dos artistas con personalidad que aparte del contenido estético traen trama, argumento, una historia, siempre tienen algo que aportar.
No soy un Esnob que ve arte en una "Manzana pinchada con un lápiz".
La Tortuga Roja, El Árbol de la Vida, Odisea en el Espacio, películas son un argumento casi nulo y una estética increíble que hablan a través de ella, que te cuentan una realidad. No voy a asumir que el problema es mío... que yo no la entiendo y que por eso no me gusta, no hay nada que entender.

El Rector dijo...

Kulu, ojalá tuviera yo ese don... entonces hemos pasado del supuesto burdo robo del que hablabas, al robo real, que ha sido el tuyo, bien. Todo normal.

Pues cuando Park o Anderson (por cierto, yo a este si que no le veo nada de nada) rueden una comedia de zombies, pásate por aquí, comparamos y hablamos de guiones coherentes, buenas historias, personajes desarrollados y tal.

Ya que sacas a Park, y a riesgo de repetirme después del ejemplo muy gráfico que puse con Fincher, te diré que olvidemos por un momento los zombies y vayamos a los "mampiros", que ahí si podemos hacer una comparación bastante ilustrativa. Si tú me preguntas qué película me gusta más, si "Thirst" u "Only Lovers left Alive", sin pensarlo te diré que la primera, pero bastante más. Ahora, si me preguntas cual me parece que está mejor hecha, te diré que "Only Lovers…" de aquí a Lima. Creo que desde un punto de vista analítico, es muy interesante que uno sea capaz de hacer esta disociación, separar lo intangible de lo tangible y saber identificarlo. Siendo lo primero una realidad empírica y lo segundo, una interpretación del espectador en base a sus propias fobias y filias.

Más allá de todo esto, no creas que pongo en entredicho tu opinión sobre la película, me parece tan válida como cualquier otra. Es solo que me han chocado mucho términos tan grandilocuentes como "bodrio" o "robo", aplicados a un cine tan cuidado como es el de Jarmusch. Me cuesta creer, que un buen aficionado al cine (y tú me lo pareces), no sea capaz de ver absolutamente nada bueno, NADA, en una película como esta.

Último ejemplo que ya aburro (es que con Park me lo has puesto a güevo). "Stoker". me parece una película con un guion indigno de un cineasta como el Coreano, bastante cercano incluso a la tomadura de pelo. En cambio, a nivel técnico y artístico, me parece espectacular, uno de sus mejores trabajos. Me resultó una terrible decepción, una película insípida, previsible y con un fondo propio de telefilme de sobremesa, pero jamás osaría hablar de "bodrio", ya que todo eso no quita que tenga otras muchas cosas a rescatar.

Una manzana pinchada con un lápiz puede ser arte si como obra, a uno le transmite algo. Dependiendo de quien y como pinche la manzana, podremos decir si está mejor o peor pinchada. Luego, incluso, podrá gustarnos más la que esté peor pinchada. De eso trata del arte de sensaciones muy personales y bastamente interpretables, lo cual nunca va a variar lo invariable, que hay una que está mejor pinchada que la otra, te guste a ti más o te guste a ti menos.

Kulu, en "Los Muertos No Mueren" no hay nada que entender, es una chorrada de zombies como cualquier otra. El "problema" lo tienes, y lo siento, sí es tuyo, por no saber, poder o querer (que se yo) disfrutar de los muchos detalles a valorar que ofrece, más allá de su NO guion y que ya hemos comentado por aquí. Y con todo, sigue siendo lícito si a tu no los ves, lo cual nos llevaría a la conclusión lógica de todo esto, que estamos en las antípodas en lo que se refiere a interpretar el lenguaje cinematográfico y lo más gordo, que uno de los dos, está irremediablemente equivocado.

Saludos.

P.D. Y sin atraerme para nada el cine de Anderson, te diré que siento extrema curiosidad por su "Isla de Perros".

Anónimo dijo...

a mí no me pareció aburrida, la disfruté. le critico la redundancia. y quizá haya sido más duro porque extrañé a la troupe de jarmusch. que los trajera a todos, todes, dicen acá, últimamente, para esta peli.
quizá habría que discutir en sumomento que la manzana pinchada por un lápiz, ni era unamanzana, ni la habían pinchado -lástima grande que nosea verdad tanta belleza. the dead dont die de jarmusch no es the dead dont die, de jarmusch. mi incomodidad refiere a una manera de hacer cine -especialmente si hablamos del cine de jarmusch.

abrazos, rector

f

El Rector dijo...

F, "ni era una manzana, ni la habían pinchado", y no se me ocurre mejor frase para definir el arte en sí mismo. En este caso, vaya usted a saber, igual no era ni una comedia de zombies :)

Saludos.

ANGEL SANCHEZ dijo...

Es una buena peli. Para mi ni comedia, ni drama, ni terror. Es una ida de olla wonderfull. Un fargo apocalíptico de personajes pausados. Ni de acción ni de coco, ni de asco, ni aséptica. Es algo que te llega, si vas ha catalogar te quedarás frio. Yo la contemple y me gusto. Quizás si la miras no te guste. Tiene ese punto nostálgico y un filo absurdo entre la vida y la muerte, que engancha. SPOILER la mezclar budismo, extraterrestres zombies tanatopractor y killbill en un mismo cocktel me parece tan sumamente magistral, que aún sabiendo que el guión estaba escrito. TEnia la esperanza de que esto no acabese mal.

Buena critica Rector, buen film.

Saludos y que Dios nos guarde

El Rector dijo...

Angel, muy de acuerdo. Esta es una de esas películas donde es absolutamente necesario que surja "la chispa" con el espectador. O conectas con su peculiar universo o... bueno, se generan opiniones generalizadas como las que se han generado. En ocasiones, lo de "no es una película para todo el mundo" puede sonar algo pretencioso, pero es cierto y en este caso además, la película parece que se vendió como la típica comedia de zombies que suele disfrutar el gran público y claro, la hostia ha sido mayúscula.

Como dices, es una película difícil de catalogar y cuando eso ocurre, no todo el mundo lo sabe gestionar en un ecosistema tan esclavo de las etiquetas como es el del séptimo arte.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.