viernes, 25 de octubre de 2019

Crítica: The Antenna

Si hay en la actualidad un director que ha sabido exportar el cine turco al género de terror este es sin duda Can Evrenol. Tras el fenómeno que supuso “Baskin” (2015) y pese a la tibia acogida de su interesante segundo trabajo, “Housewife” (2017), Evrenol ha tenido suficiente para hacerse un nombre y ganarse un buen puñado de adeptos (una lástima que su nuevo trabajo, “Girl With no Mouth”, vaya por otros derroteros). El caso es que el éxito de Evrenol, ha dejado la puerta entreabierta para que puedan colarse por ella otros cineastas turcos y así ha sido el caso de Orcun Behram, quien ha presentado en Sitges esta su ópera prima: “The Antenna” ("Bina").


“The Antenna es una película de fuerte carácter reivindicativo, una dura crítica velada hacia la actual situación socio-política que se vive en Turquía”


“The Antenna” es una de esas películas que evidencian muy bien la realidad actual del género de terror si ponemos la lupa sobre un determinado sector de aficionados, entiendo de nueva cuña, que nunca han sabido o querido conectar con un determinado tipo de cine. La proyección en el festival (al menos a la que yo acudí), fue muy significativa respecto a esto, viendo como un importante número de espectadores abandonaba la sala de manera regular en un bochornoso éxodo, entiendo, también, disgustados con aquello que estaban viendo.

Servidor no salía de su asombro. Y es que siendo “The Antenna” una propuesta que puede ser algo laboriosa de digerir en el sentido de que es una producción de ritmo muy pausado, de densa atmósfera, que no escatima en el uso de los silencios como una herramienta narrativa más y que además viene cargada de un importante fondo metafórico de imprescindible comprensión para captar toda la esencia de la obra, esta me parece lo suficientemente interesante como para que alguien que se haya acercado a una sala de cine, y en especial, alguien que lleve colgado del cuello un pase de prensa (que se le presupone que más o menos, le interesa o debería interesarle esto del cine), pueda dedicarle dos horas de su tiempo. Reconozco que me cuesta horrores capitular con este tipo de actitudes y faltas de respeto cuando para más inri, el propio director se encuentra en la sala. Lamentable.


“la película es lo más Cronenberg que servidor ha visto desde que el mítico cineasta decidiese apearse de su propio universo de carne y metal”


Dicho lo cual, vamos al ajo. Como digo, “The Antenna” es una película de fuerte carácter reivindicativo, una dura crítica velada hacia la actual situación socio-política que se vive en Turquía y en particular, al retrógrado gobierno de Erdogan. La película de Behram delimita de forma clara esas dos turquías bien diferenciadas que coexisten en la actualidad, la fundamentalista, linea editorial del gobierno vigente, y la de carácter más progresista o europeísta. 

Para ello da forma a una oscura y opresiva fábula de grises y negros sobre los efectos que tiene la instalación de una nueva antena de comunicación experimental que forma parte de un nuevo plan del gobierno para conectar con sus conciudadanos, en un gran edificio residencial de las afueras. Y con el fondo del relato claro, hablar de las influencias estrictamente cinematográficas de Orcun Behram, es hablar indiscutiblemente de David Cronenberg, de hecho, la película es lo más Cronenberg que servidor ha visto desde que el mítico cineasta decidiese apearse de su propio universo de carne y metal, una mezcla entre dos de sus más célebres obras: “Vinieron de Dentro de...” (“Shivers”, 1975) y “Videodrome” (1983). El esperma negro segregado por la antena, se ira filtrando hasta las entrañas del edificio cual corrosiva eyaculación gubernamental colándose en todos los hogares y corrompiendo a los vecinos según su condición y corriente de pensamiento.


“una propuesta opresiva como pocas que va calando de manera lenta pero inexorable hasta los mismos huesos”


Mehmet (Ihsan Önal), conserje del edificio, es una figura indispensable para que el espectador vaya conociendo más sobre todos los inquilinos de este particular y siniestro 13 Rue del Percebe, un país con forma de edificio que irá poco a poco sucumbiendo ante la nueva entidad que en él habita mientras construye una historia de terror de corte clásico con dos partes diferenciadas y conectadas de manera brillante, una primera que aboga por atraparnos en la sutileza y la psicología del género y una segunda que nos suelta directamente a la jaula de los leones, a su forma más gráfica y visceral, en un fascinante tramo final, un descenso al bio-infierno de carne y cemento con marcadas influencias del cine mudo y el expresionismo alemán, que no dejará a nadie indiferente.

“The Antenna” es una película imperdible para cualquier amante del cine de David Cronenberg y del cine de terror en general en su forma menos comercial o libre de todos esos adictivos ideados para contentar al gran público, una propuesta opresiva como pocas que va calando de manera lenta pero inexorable hasta los mismos huesos y que sabe entender y transmitir de forma certera el cine no solo como mero entretenimiento, también como útil herramienta de denuncia social, tal y como siempre han hecho los grandes del género como John Carpenter, George A. Romero o el propio Cronenberg. ¿Gustará a todo el mundo? Inevitablemente no. En “The Antenna” no hay nada ligero, no hay nada pensado para el consumo rápido y ni mucho menos hay nada para el espectador impaciente. “The Antenna” no está ideada para pasar el rato, sino para hacernos recapacitar sobre una aterradora realidad que tiene poco de distopía y por desgracia, no solo tiene que ver con nuestros vecinos otomanos.

Lo mejor: Visualmente adictiva, su matemática alegoría, portentosa banda sonora y un último tercio de terror en estado puro absolutamente maravilloso.

Lo peor: Por encima de la media en lo que a restricciones de público se refiere.


4 comentarios:

Art0rius dijo...

Mira, interés cero antes de leer tu crítica, sobretodo por ciertos consejos de espectadores que como bien dices abandonaron la función antes de tiempo y que me la resumieron con un "lenta,pretenciosa y no cuenta apenas nada". Pero lo mismo me dijeron de under the shadow en su momento y la goce como un Tyrion, así que si encima la hermanas con la nueva carne un visionado le doy fijo. Merxi!

El Rector dijo...

Artorius, lenta mucho, muchísimo. Pretenciosa, para nada. El problema es que es un término prostituido y mal aplicado en al actualidad, que suele utilizarse como pretexto para criticar algo que está muy bien hecho pero que por el motivo que sea no te ha gustado o no has entendido. Que no cuenta nada, rotundamente falso. Si algo no se le puede discutir, es su rico fondo Y eso que tengo claro que apenas he arañado la superficie. Y sí, MUY Cronenberg.

Por cierto, algunos aun seguirán pensando que "Under the Shadow" es una película sobre fantasmas...

Saludos.

Missterror dijo...

Te lo compro todo, Rector. La metáfora de la actual Turquía es clara, la manera de narra es angustiosa y opresiva a más no poder. Existe una gran influencia de Cronenberg. Está bien interpretada. Como digo, estoy de acuerdo en todo, pero es tremendamente aburrida y eso hace que todo lo anterior no tenga apenas validez. La manera de alargar las escenas me pesaba como una losa y se me hizo interminable, hasta tal punto que nada más terminar de verla, tuve claro que esa sería la primera y única vez que la vería.

Respecto a lo que comentas sobre las faltas de respeto de muchos asistentes al levantarse e irse, es algo que me enerva. He estado en muchas proyecciones en las que la gente ha empezado a desfilar hacia la salida a los 10 minutos del inicio de la película. A mí que venga alguien y me explique esto porque jamás lo podre entender. Si no eres capaz de aguantar las películas hasta el final, no mereces estar ahí. Tan simple como esto. Ya no se trata de respeto (tremendo cuando los responsables de las películas tiene que asistir a estos desfiles de pánfilos...), se trata de criterio y de poder tener una base para construirlo.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, bueno oye, pues para haberte parecido aburrida, estamos bastante de acuerdo en el análisis :) Está claro que contra eso no tengo argumentos, a mi me resultó una propuesta muy absorbente desde el minuto uno, pero entiendo que es una de esas películas que de no gustarte, pueden resultar "complicadas" de ver.

Sobre el alargamiento de las escenas, entiendo que es algo premeditado. No se trata tanto de mostrarte la acción en sí, sino de transmitir las sensaciones que experimenta el personaje llevándolas a cabo (siendo un buen ejemplo la secuencia de las escaleras, donde se muestra como sube y baja todos los pisos al detalle y no simplemente te enseñan el hecho de que sube por ellas, que sería digamos, lo convencional). A mi me parece una herramienta narrativa muy interesante aplicada a según que tipo de películas, en este caso concreto, me parece imprescindible. Siempre que me encuentro con este recurso, me acuerdo de Rooney Mara y me entran unas ganas locas de comer tarta.

Criterio y respeto... mucho me temo que son dos cosas que cada vez se gastan menos en esta sociedad en la que vivimos.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.