lunes, 14 de octubre de 2019

Crítica: Little Monsters

Suelo quedarme despierta hasta muy tarde y tengo la cabeza hueca, o al menos eso es lo que la gente dice. Tengo muchas citas pero nunca consigo que ninguno de ellos se quede, o eso es lo que la gente dice. Pero bla bla bla, los jugadores van a jugar, los odiadores van a odiar y nene, yo solo voy a quitármelo de encima. Nunca pierdo el compás. Porque bla, bla, bla, glo, glo, glo, ji, ji, ji, au, au , au, cariño, yo solo voy a bailar. ¡¡¡Bravo!!! Ya conocemos un poco más a Taylor Swift y su mundo musical. Y ojo, que puede que esta sea una de las letras más hediondas de la historia de la música, pero el ritmo que tiene es tan hijoputa y se te mete dentro como una infección. Avisados quedáis, conozcáis o no a Taylor Swift y su hit “Shake it off”, hay un antes y un después de “Little Monsters”.


“Little Monsters es una comedia cafre y tierna a la vez que utiliza a los zombies como pretexto para recrearse en lo que realmente importa en esta película: el patetismo de los vivos”


Diez días después de haber visto “Little Monsters” sigo con la cancioncita en la cabeza y la sonrisa en la boca. El recuerdo de esta película está fresco, “Little Monsters” es una comedia cafre y tierna a la vez que utiliza a los zombies como pretexto para recrearse en lo que realmente importa en esta película: el patetismo de los vivos. Avalada por la involucración de Miss Caroline, digo, Lupita Nyong’o, entiendo que las expectativas sean altas. Algo bueno tuvo que tener el guión para que esta actriz que suele convertir en oro lo que toca, se embarcara en el proyecto, ¿verdad? Pues claro, señores, señoras y señoros, claro que lo tiene. Australia y el director Abe Forsythe nos regalan una hora y media de pura diversión, sin complejos y sin prejuicios. Una comedia ágil en la que los gags son lo suficientemente generosos como para no dejarte bajar el gesto y lo suficientemente dosificados como para no resultar cargantes.

En “Little Monsters”, una excursión escolar a un minigolf ubicado en una granja australiana, se convierte en la peor de las pesadillas para los cuidadores al quedarse atrapados en una tienda de regalos, rodeados de decenas de hambrientos y pútridos infectados cuyo único deseo es probar la tierna carne de niño. Dos escenarios para disfrutar con lo que acontece en pantalla: la explosión zombie fuera de esa tienda de regalos y en el interior, los malabarismos de la profesora Miss Caroline, para mantener a un grupo niños pequeños entretenidos, al perdedor de su inesperado compañero a raya y a un famoso animador infantil, alejado de todo aquello que contenga alcohol. Ambos escenarios combinan la mala leche de un guión ácido, la ternura de unas situaciones donde sobresalen los niños (y no, estos no son odiosos) y la consciencia de que se trata de una comedia de zombies dirigida a adultos.


“es tan fácil conectar con un humor tan básico y a la vez tan irreverente, que lo extraño es que algo hubiera salido mal”


“Little Monsters” hace gala de un tono festivo constante donde todo parece estar siempre en el punto más alto. Tanto las situaciones que va planteando el guión, como las herramientas para llevarlo todo a cabo, provocan una regularidad en la propuesta que es una de sus mejores bazas. Tan solo hace falta conocer cinco segundos a los protagonistas para que quedemos prendados de ellos. Además, es tan fácil conectar con un humor tan básico y a la vez tan irreverente, que lo extraño es que algo hubiera salido mal. Quizá en conjunto, se percibe un ambiente algo más naive del que en realidad existe y esto le reste mala leche, pero con una dirección de actores tan buena y unos personajes que son canela fina, como la propia Miss Caroline, Teddy McGiggle y Dave, “Little Monsters” es una apuesta segura para olvidarse de problemas y dejarse llevar por el entretenimiento.

Mucho más cercana a “Shaun of the Dead” (Edgar Wright, 2004), “Scouts guide to the zombie apocalypse” (Christopher Landon, 2015) o “Zombieland” (Ruben Fleischer,2009) que a títulos como “Dead Snow” (Tommy Wirkola, 2009) o “Braindead” (Peter Jackson, 1992), se deja todo el protagonismo a los vivos para que los muertos sean poco menos que mero atrezzo, algo que tengo claro que no será del gusto de todos los espectadores.


“se deja todo el protagonismo a los vivos para que los muertos sean poco menos que mero atrezzo, algo que tengo claro que no será del gusto de todos los espectadores”


Por eso el guión, consciente de la poca relevancia que tiene la infección zombi en los gags, hace un buen dibujo de los personajes para que sea sencillo entrar en el juego sin rodeos. En este punto, la adorable interpretación de Lupita Nyong’o, la frescura de Alexander England y la desvergüenza de Josh Gad para afrontar cada frase del libreto son fundamentales para que todos estos personajes se hagan entrañables, al igual que los niños. Pocas son las veces en las que los niños en pantalla no resultan repelentes y esta es una de ella. El pequeño Darth Vader roba el corazón, y eso en una comedia de terror, es tener extra de queso.

Si a este mejunje zombie-familiar-etílico, le añadimos unos buenos efectos especiales, una banda sonora que exaspera pero que se te mete en la cabeza como el disparo de un francotirador, marionetas zombies y un ukelele como estrella de la función, tenemos una buena solución para ese momento crítico de las tardes de domingo, justo cuando anochece y nos da el bajón al pensar que el lunes está ya a la vuelta de la esquina. No sé si es buen consejo o no, pero en esos momentos, “Shake it off, shake it off, ohh, ohhh”. Y ahora, que alguien me arranque la cabeza para quitarme esta maldita canción de dentro.


4 comentarios:

El Rector dijo...

Hacer (buena)comedia de terror siempre me ha parecido lo más difícil del mundo. Por eso hay que darle tanto valor a una película como "Little Monsters", bastante por encima de la media en lo que respecta a este tipo de producciones (sin ir más lejos, hemos tenido en Sitges este año algunos ejemplos muy mediocres de este tipo de cine como por ejemplo "Corporated Animals").

Como comentas, los zombies son un poco el pretexto para poner sobre la mesa lo realmente importante, los vivos. En especial a esa Lupita en estado de gracia y su entrañable relación con el grupo de críos, a los que por una vez, uno no les desea la muerte, jeje. Algo de romanticismo, algunos personajes para el recuerdo (tremendo Josh Gad y su pasado de rosca Teddy McGiggle) y todo sea dicho, muy buenos efectos especiales, que es algo que en ocasiones se deja un poco de lado en estas películas y que en "Little Monsters" también está muy cuidado.

Película muy divertida y muy recomendable para los amantes de la comedia gamberra.

Saludos.

Missterror dijo...

No hay duda, hacer reír es infinitamente más complicado que hacer llorar. "Little Monstes" es una película que hace reír y sonreír, lo que convierte a esta comedia cafre en comedia cafre con corazón y todo esto sin perder de vista a los zombies y la imperiosa necesidad de sangre.
Nada que ver con la ingente sucesión de gags sin gracia alguna de "Corporate Animals", que es una película que da para un par de capítulos de una sitcom, pero poco más.
Lo de Teddy McGiggle es de traca, mira que Miss Caroline es una maravilla, pero si tuviera que elegir personaje favorito, ese sería McGiggle.
Espero que pronto se estrene en todos los cines.

Saludos.

Anónimo dijo...

Recién vista: basura, una tontería con pretensiones de carcajada infantil y homenaje al mundo colegial. Sabor a final feliz que se olvida de muertos vivientes a quienes deja bien muertos y matados.

Missterror dijo...

Anónimo- Carcajada infantil, juvenil y adulta. En una comedia donde los zombies son el atrezzo ideal para arrancar la risa, entender que los muertos vivientes quedan en un segundo plano para dar protagonismo al guión y que florezca la comedia, no creo que requiera mucho esfuerzo. Tampoco creo que sea descabellado comprender que una película que se desarrolla en una excursión de colegio, quiera homenajear al mundo escolar.
Calificar de basura a una comedia por el hecho de hacer reír, me parece excesivo.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.