lunes, 6 de enero de 2020

Crítica: The Lighthouse

Si la muerte pálida, con un temor agudo hace que el océano derrumbe nuestra cama, Dios que escucha las oleadas, se digne a salvar nuestra alma suplicante. Si la muerte se vuelve negra y el mar ahoga los lamentos, ni Dios ni los rezos nos sacarán de este infierno. Si las almas marineras no extienden sus blancas alas de gaviota, deje la muerte paso a la sirena, que a ella encomiendo mi cuerpo. El alma, acurrucada tras la luz del faro, guiará cada paso en falso y dejará que el tiempo derrumbe cada piedra que en forma de flecha apunta al mar.


“su utilización del blanco y negro es tan soberbia que acentúa cada genial acierto en la iluminación y difumina cada fallo, si es que técnicamente hubiera alguno”


Lo siento, Robert Eggers. Siento mucho el retraso, siento mucho que el tiempo determine nuestras decisiones. Siento que te debo algo importante. Te debo, querido Eggers un puesto en la parte alta de mi top 10 de este año. Estoy en deuda. Llegué tarde y la tristeza se acompaña del flagelo. De vuelta a Nueva Inglaterra, siglos después, la atmósfera oscura sigue empapando cada rincón como niebla húmeda o como el golpe de una ola de mar. El festival de cine de Sitges de este año fue un Leviatán para mí y como el más fiero de los Cthulhus jamás imaginados, alargó uno de sus tentáculos para abrazarme hasta asfixiarme. De esta manera, mi película más esperada de este año, “The lighthouse”, se convirtió en una de mis mayores frustraciones al ver cómo me quedaba sin posibilidad de comprar entrada y sin pase de prensa por un fallo técnico. Tres meses después, la deuda conmigo queda saldada. Con Eggers,me temo que no. ¡Oh señor del mar y furia de agua negra, deja que pueda resarcirme y dar aquello que recibo!

Dicen que el negro estiliza y que el blanco refleja la luz de una mirada pura. Dicen también que el cine en blanco y negro, en tiempos de colores y reflejos, se utiliza muchas veces como recurso para resultar más elegante, menos visceral y para camuflar carencias artísticas o falta de presupuesto. Pero se dicen tantas tonterías que, si hiciéramos caso a la mayoría de ellas, seríamos el cuñado twitero del que todos huimos. Como todo en la vida, pero aún más en el arte, solo depende del talento el hecho de que la balanza se incline hacia la maestría o hacia el esperpento. En el caso de Robert Eggers, con tan solo dos películas, queda claro que la necesidad de una balanza es testimonial y que solo sirve para saber si “The Witch” tiene más peso que “The Lighthouse”. Difícil elección, aunque en mi opinión, “The Wicth” es una obra maestra indiscutible y es muy complicado quitarle la corona de oro y diamantes.


“diálogos, que pronunciados en los labios del excelso Willem Dafoe, se convierten en sucia poesía y en balas escupidas contra la cabeza de un brillante Robert Pattinson”


Algo que parece común en los magistrales directores de nueva hornada, es la manera de mirar al mismo objetivo de diferentes maneras. Así, Ari Aster profundiza una y otra vez en los traumas familiares para modelar diferentes figuras cinematográficas y regocijarse en ellas. Jordan Peele necesita pronunciar una voz que grita igualdad en clave de terror y Robert Eggers, busca la exploración y reconciliación de su Nueva Inglaterra natal en tiempos pasados, como si fuera un sueño feroz en blanco y negro rodado en 35 mm. Porque sí, su utilización del blanco y negro es tan soberbia que acentúa cada genial acierto en la iluminación y difumina cada fallo, si es que técnicamente hubiera alguno.

“The Lighthouse” es mucho más que un viaje de autoconocimiento de dos personajes. “The Lighthouse” es un canto de sirena que habla de soledad, de tiranía, de culpa, de esfuerzo y del abismo de una desconfianza tan pegada al cuerpo como una espina bífida que degenera en parálisis. “The Lighthouse” es olor a carbón mojado y humedad en los huesos. La parábola de un maestro de nada y un aprendiz incauto que son forzados a convivir sin entender dónde lo hacen y lo que engendran. Dos protagonistas, dos titanes que combaten y confrontan ideas y deseos que no entienden. Dos monstruosidades brindando con alcohol destilado con cualquier líquido, que se comunican con miradas y se contradicen con palabras. Con un extraordinario guión escrito mano a mano con su hermano Max, Robert Eggers es capaz de regalarnos unos de los soliloquios más brillantes del 2019 disfrazados de diálogos, que pronunciados en los labios del excelso Willem Dafoe, se convierten en sucia poesía y en balas escupidas contra la cabeza de un brillante Robert Pattinson, aguantando el tipo y creciéndose en cada escena.

Por supuesto que la historia de dos fareros tiene que hablar del mar, de su oscuridad y sus peligros, pero también de la deslumbrante luz del faro, para abordar todo el misticismo que encierra “The Lighthouse”. Todo lo que se sugiere y lo que se muestra por la rendija de una puerta casi cerrada juega a la ambigüedad como exige el guión, pero también es abundante en escenas aclaratorias que no dejen dudas sobre lo que allí acontece cuando cae la noche. Como inestimable ayuda a toda la teatralidad que encierra el faro y quienes allí habitan, la banda sonora de Mark Korven (quien se había encargado también de la música de “The Witch”) que de manera certera y apabullante, acentúa cada sensación trasmitida y cada embestida del guión o de la imagen. Es de justicia destacar también el manejo de los abrumadores primeros planos que encajan con admirable pericia la dupla Dafoe-Pattinson y que, no solo sirven para subrayar el texto que recitan, sino para ir un paso más allá de las palabras y adentrase en el lugar que ocupa la trascendencia del séptimo arte. Repito, lo que hacen Willen Dafoe y Robert Pattinson en “The Lighthouse” es digno de todos los premios habidos y por haber. Cualquier otra cosa es ninguneo al arte de la interpretación en general y al género en particular, como siempre.


“The Lighthouse es una película brutal, dura, sucia e implacable pero bien armonizada con unos toques de humor muy particulares”


Con “The Lighthouse”, no solo asistimos a una evolución del carácter de los protagonistas Thomas Wake y Ephraim Winslow , sino que podemos entender la dureza del aislamiento y una profesión tan ingrata como la de farero a finales del siglo XIX, mediante unas calibradas escenas de contemplación de la monotonía y la sublimación de los sueños, causantes del desequilibrio. La historia es sencilla dentro de la complejidad que encierra el faro: el poder y su capacidad de sacar lo peor de cada persona, las consecuencias de la ambición y la visceralidad, la negación ante el desastre y la pérdida de cualquier identidad que reconocieran como suya. En el faro no existe el tiempo y los que allí permanecen son personas diferentes a las que entraron con un baúl como única pertenencia. “The Lighthouse” es una película brutal, dura, sucia e implacable pero bien armonizada con unos toques de humor muy particulares que, lejos de romper la atmósfera tan opresiva que se genera en cada escena, relaja la intensidad para que no llegue a límites imposibles.

Como contrapunto a tanta genialidad, y por absurdo que pueda parecer cuando se habla en estos términos, algo en lo que creo que Eggers tiene camino por recorrer es en los estallidos finales para los que va preparando al espectador durante toda la película. Ocurrió con “The Witch” y vuelve a ocurrir con “The Lighthouse”, echo en falta la violencia final que se va anunciando durante ambas películas y que, si bien existe, es una violencia exquisita y poética, incluso elegante, cuando el momento álgido pide a gritos mucha más mala leche. La bruja en el bosque sonreía y las gaviotas de sangre en el faro, alzan el vuelo. Y puede que la luz no sea nada más que luz y que al mar solo haya que entenderlo para poder hablar con él de tú a tú. Puede que Kristopher Nyholms fuera convincente en su retrato de los fareros escoceses en “Keepers” (2018) o que Xavier Gens fuera certero en el reflejo de los fareros Gruner y Friend en su adaptación de “Cold Skin” (2017), pero la historia del cine recordará a dos fareros por encima de cualquier otros y esos no son otros que los descritos por Robert Eggers en “The Lighthouse”. Una vez más, gracias.


14 comentarios:

Doom dijo...

Tremendo peliculon, de lo mejor del año pasado junto con Midsommar

andres pavone dijo...

Avasallante y admirable las actuaciones de Dafoe y Pattinson (que no deja de sorprenderme). Brutal , exquisita, un verdadero camino hacia la locura y paranoia. A diferencia de La bruja, que la deteste en un principio pero la empece a amar con e correr del tiempo (siempre admire su puesta en escena y música), no me paso lo mismos con The ligthouse, que fue un piñón de calidad destructiva a primera instancia.Ni que hablar del uso blanco y negro. Esos grises que te adentran mas aun este pozo de locura. Repito ambos acores absolutamente sorprendentes. Mis felicitaciones querida Missterror por tan maravillosa reseña. Y la promesa de volver mas seguido por estos lares se esta cumpliendo. Saludas mi talentosa amiga.

El Rector dijo...

Missterror, me quito la gorra mohosa de marinero ante semejante análisis :) Y le busco la pata de sobra al gato para poder quitar/añadir algo y no hay manera humana. Poco más por tanto que añadir a lo ya expuesto sobre la que sin duda es una de las grandes películas del pasado año (también habría estado en mi TOP 10 de haberla visto antes) y la consagración de Eggers como uno de los nuevos mesías del género y posiblemente el de mayor impacto junto a Ari Aster.

"La Bruja" es una película que he ido apreciando más con cada visionado y con esta "The Lighthouse" ni eso he necesitado, una experiencia demasiado inmersiva como para no dejarse atrapar por ella desde el minuto uno y como siempre en estos casos, con el añadido de tener que lidiar con la alargada sombra de un precedente que ya se cuenta entre las películas de culto que nos ha dado este nuestro amado género de terror.

La historia no tiene mucho secreto y tampoco nos lleva por sendas especialmente retorcidas o que no hayamos recorrido antes, pero la forma en la que Eggers lo muestra, con ese asfixiante blanco y negro berlanesco, alejándose una vez más de cualquier atisbo de comercialidad y haciendo de la ambigüedad una forma de expresión, amén de toda esa fascinante colección de imágenes pesadillescas hacen de "The Lighthouse" una experienciamucho más rica y compleja de lo que podría apuntar su historia. Y claro está, el portentoso trabajo del dúo protagonista. A estas alturas, de Dafoe ya no nos sorprende nada (aunque quizá sea este el trabajo más brutal que yo le haya visto), pero lo de Pattinson ya tiene más miga, carrera pro cierto la suya con asombrosos paralelismos con la de Daniel Radcliffe, otro que se ha quitado el san Benito a base de trabajazos.

Una puta pasada de película.

Saludos.

Art0rius dijo...

Dentro de que son películas muy diferentes, the lighthouse me ha parecido muy superior a the Witch. No conseguí que la segunda me sedujese , y viendo el quórum general me sabe muy muy mal no sentir la experiencia edificante que al parecer produce. A mi me pareció plumbea, correctamente filmada y con un apartado sonoro de primer nivel junto a alguna imagen poderosa, pero poco más.
Pero con esta última el director me ha ganado. Es un 9 merecidísimo, desasosegante y lovecraftiano, y lo dafoe dentro de su excelencia todoterreno es maravilloso. La réplica de Pattinson es sencillamente brutal, aunque no por no estar esperada. La trayectoria de este actor lleva una curva maravillosa desde hace años y aquí se ha salido de la gráfica por todo lo alto.
Sin caer en spoilers, el último plano es un clavo de ataúd perfecto, crudo y maravilloso. Puro cine

Missterror dijo...

Doom-Amén, amigo ;)

Andrés- Como siempre, gracias por tus palabras. Las interpretaciones de Dafoe y Pattinson son una animalada y deberían ser reconocidas como se debe. Escandaloso que no tengan mil nominaciones para mil premios y que no tengan que recoger dichos premios las mil veces.
Para mí, "The Witch" es puro arte. Tiene mil matices y una atmósfera que envuelve tanto el relato que hiela hasta conseguir provocar puro terror. Al menos, este fue mi caso. Black Phillip es mi guía para siempre.
Está claro que Eggers se postula para ser un referente en el arte del blanco y negro de su época. Es lo que tiene el talento.
Ya sabes que esta es tu casa y siempre eres bienvenido :) Te esperaremos pacientes.

Rector- Déjate esa gorra mohosa puesta no vaya ser que terminen saliendo gaviotas de ahí...
En mi opinión, Ari Aster, Robert Eggers y S. Craigh Zhaler son la actual santísima Trinidad del cine.
Cine comercial y Eggers creo que no son nada compatibles (por lo menos hasta el momento). Cierto que la historia es simple y que la complejidad viene dada por la forma de mostrarla, pero no es menos cierto que "The Lighthouse" consigue cruzar unas líneas expresivas que se consiguen, con tanto acierto, en pocas ocasiones.
Me gusta ese paralelismo que haces entre la carrera de Pattinson y Radcliffe porque opino exactamente lo mismo. A ver si la gente deja de llamarles de una vez por todas "El de Crepúsculo" y "Harry Potter" porque ya huele..

Art0rius- Que no te sepa mal nada, hombre. No eres el único al que "The Witch" le dejó indiferente, de hecho fue una de esas películas amadas y odiadas. Yo la amo, claramente. Me fascinó en un primer visionado y en los posteriores me casé con ella y seguimos en feliz matrimonio.
"The Lighthouse" se nutre mucho de ese espíritu Lovecraftiano que comentas, de hecho, yo me hubiera jugado una mano a que iba a salir un monstruo de las profundidades para azotar con su furia. También creí que Moby Dick llegaría y se llevaría a Winslow al centro del océano mientras Wake miraba desde lo más alto del faro...El último plano, como dices, es poesía pura.
Pattinson me cerró el pico en "Cosmópolis", en "The Rover" hizo que me quitara el sombrero y hasta esta creí que su mejor interpretación había sido la de Connie Nikas en la interesante "Good Time". Muchas ganas de ver su Batman, la verdad.

Un abrazo a todos.

Gsus dijo...

Después del análisis de Missterror, poco más hay que añadir: Una película sobresaliente que hay que ver sí o sí. Imprescindible para cualquier amante del cine.
saludos!

RONETTE PULASKI dijo...

Felicidades por la crítica Missterror!
The Lighthouse es una gran película. Empezando por ese magnífico duelo actoral entre Dafoe y Pattinson, así como sus reminiscencias a películas de inicios del S.XX, con pantalla cuadrada, blanco y negro, y formato 1.19:1.
De ella se pueden hacer varias interpretaciones psicológicas, sin que quede del todo claro cuál es la correcta.
Entró en mi Top 5.
Saludos

Missterror dijo...

Gsus- Me alegra que compartamos la misma sensación con "The Lighthouse". Como dices, creo que todo amante del cine debería verla. Después habrá conclusiones de todo tipo y para todos los gustos, pero esta no es una película para dejar pasar.

Ronette- Muchas gracias, compañero! Una de las cosas que más me fascinan del cine es la capacidad que tiene para potenciar nuestra imaginación. Me encanta que una película permita hacer varias interpretaciones y que, como dices, no tengas claro cuál es en la que el director pensaba. Esto es ir un pasito más allá del entretenimiento, esto es una experiencia que te acompaña durante días y eso no se puede decir de todas las película.
Otra cosa son esas película donde no eres capaz de sacar ninguna conclusión porque no tiene ni pies ni cabeza, ni intención de tenerla, claro.
No me extraña que "The Lighthouse" entrara en tu top 5. Sin duda alguna, habría estado en el mío, de haber llegado a tiempo para verla antes de 2020 ;(

Un abrazo a los dos.

espacio muerto dijo...

Hola, lastimosamente la pelicula a mi no me llegó, y no porque sea mala, para nada, la presentación, las interpretaciones y narrativa muy buenas, pero la historia me hubiera gustado que avanzara un poco más, ya que me quedé con ganas al final; no fue muy diferente a otras historias de faros que visto, quizás la presentación casi onírica que tiene es lo que ha gustado tanto, pero no me caló en lo profundo, como si logró "the witch" del mismo director.

Película muy recomendable, ya que si me agradó pero no me convenció del todo.

Pasen bien.

Donnie dijo...

Que absoluta maravilla de película.. la obsesión por la luz retratada en un blanco y negro soberbio. Dos actores sublimes (Si, me quedo con Pattison por encima de Dafoe), unas imagenes de una belleza increible.. Vi anoche la película en el cine y me quedé perplejo y eso que sabía de lo que Eggers era capaz. Es cierto que tuve la sensación de algún momento estaba un pelín alargado, pero a mi esta película me parece una carta de amor al cine en blanco y negro, al cine expresionista aleman. Dafoe y Heinrich George, los dos guardianes del corazón de la maquina. No es el cine de Eggers plato de gusto para todos los paladares pero a mi me parece una cinta soberbia.

Un Saludo!

Donnie

Missterror dijo...

Espacio Muerto- En la forma de la película parece que estamos de acuerdo, no tanto en el fondo. A mí me ofreció todo lo que pedía, y si bien es cierto, que se profundiza en la visión del faro como símbolo de la locura que se asocia al aislamiento y que esto ya lo hemos visto en varias películas que se desarrollan en estas ubicaciones, sí creo que aporta una visión única de la relación del farero y la luz del faro como símbolo de poder.
En cualquier caso, me alegra que hayas visto algunas virtudes en la película.

Donnie- Es brutal!! Tenía claro que te iba a fascinar:) El trío Eggers, Dafoe, Pattinson funciona como un tiro y esa visión de la luz y la intensidad en un calibradísimo blanco y negro es maravillosa. Bien apuntada esa carta de amor al cine expresionista alemán. Lástima que la academia del cine, haya mirado una vez más a otro lado y no sea capaz de poner los huevos encima de la mesa para reconocer el género como se merece. ¿Una sola nominación para "The Lighthouse"? ¿En serio no se merecen una nominación como una casa Dafoe y Pattinson a mejor actor, Egger a mejor director y conseguir premio a mejor banda sonora? Al menos espero que la estatuilla a la mejor fotografía caiga para "The Ligthouse" cualquier otra cosa vuelve a ser un insulto. Hace mucho que paso ya de estos premios, pero me sigue dando una rabia mortal la falta de respeto a este cine.

Saludos.

Donnie dijo...

MissTerror, por lo general (Siempre hay excepciones) las cintas de terror y fantastico suelen quedar relgadas a premios técnicos.. 'El faro' es un prodigio a todos los niveles aunque entiendo que la gente se pueda cerrar en banda ante ella. Pattinson y Radcliffe son dos grandes actores que están consiguiendo ganarse un hueco en el cine mas allá de Crepusculo y Harry Potter. De Dafoe poco se puede decir que no se haya dicho ya..

La banda sonora y el uso de los sonidos de esta película es soberbio. En el press kit de la película se puede leer que el encargado del sonido grabó una pala echando tierra, flatulencias, puso microfonos dentro de conchas... hay un trabajo meticuloso detras de esta película

Un saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Este año, hasta en los Razzie hay purria, cuando por lo general suelen nominar a películas mucho más interesantes que en los Oscar. Opositando todo dios a jurado de Sitges.

Saludos.

Donnie dijo...

El único motivo de existir de los Razzies es el de llamar la atención y provocar y la forma de hacerlo es nominar a películas y actores que desde luego no se lo merecen. No me gusta Glass pero no es para que se lleve tantas nominaciones a los Razzies.. pero claro si nomina a los de siempre, tiene dificil que se siga hablando de ellos..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.