jueves, 7 de mayo de 2020

Crítica: El Viaje de Chihiro

Puede que sea la añoranza de la normalidad lo que ilumina la memoria con una luz extraña. Puede que no necesitemos tanto al resto de humanos como creíamos y que empecemos a entender a la soledad como aliada. Puede ser que esta necesidad de salir al exterior, indique que no comprendemos mucho de nuestro interior. Puede ser que los viajes pospuestos ya no sean tan importantes o que ahora sintamos más necesidad que nunca de poner tierra de por medio. Por poder ser, puedes ser de todo, pero algo aprendido es algo que no está perdido y acabo de aprender el valor de los dos tipos de viaje que hay (los organizados y los espontáneos). En estos días he iniciado un viaje que no tenía previsto, sin embargo, tras la primera parada en el camino, estoy convencida de que ha sido uno de los viajes más organizados de mi vida. Y yo sin saberlo…

“El viaje de Chihiro” es la primera película de anime que veo. No me avergüenza (y supongo que debería) haber llegado hasta la mitad de mi vida sin haber disfrutado de la animación japonesa. Soy de esas personas que tienen claro que cada cosa ocurre por un motivo y que el tiempo suele acompañar al destino o a la suerte, como se quiera ver. Soy una fan absoluta de las películas de animación de Disney, Pixar, Dreamworks. Encuentro un gran placer cada vez que descubro maravillas como “Toy Story 3”, “Wall-E”, “Up”, “Mascotas” o “Frozen”, por mencionar algunas. Este tipo de películas me transportan a un mundo donde no existen los problemas y, definitivamente, las cosas no son blancas o negras, sino que están llenas de color. La asociación inmediata que mi cerebro hace con estas películas es felicidad. El cerebro conecta todas las emociones positivas y las deja salir sin cortapisas. Sin embargo, lo que mi cerebro ignorante ha asociado siempre al anime es densidad y tensión. Suerte que siempre estoy en constante aprendizaje para asimilar que mi masa gris es a veces más gris de lo que me gustaría.


“El viaje de Chihiro se muestra tan colorida y aparentemente accesible que llama a la ternura, incluso desde sus primeros minutos”


Cosas del confinamiento, hace pocos días, la mente agotada y el cuerpo entumecido me demandaron un viaje inolvidable. No tuve ni que pensarlo, si iba a viajar en este momento tan excepcional de mi vida, solo quería hacerlo al lado de Chihiro. Por fin llegó el día, como os he dicho, todo ocurre por una razón y Miyakazi parece ser el propósito. Algo en mi interior necesitaba desesperadamente cruzar el túnel de la realidad y llegar a un mundo de fantasía donde encontrar a mi Alicia, aquella que diera sentido a lo que, en mi caso, Lewis Carroll no pudo. Es gracioso que mis padres eligieran llamarme Alicia y que yo siempre me haya sentido tan alejada de este personaje. Sin embargo, me siento tan cerca de Chihiro que ahora mismo ya no tengo tanto miedo de cruzar según qué túneles.

De entrada, “El viaje de Chihiro” se muestra tan colorida y aparentemente accesible que llama a la ternura, incluso desde sus primeros minutos. No es necesario llegar a la casa de baños de Yubaba para entender que Chihiro es una fiel representación de la inocencia, con lo bueno y lo malo que acarrea un ser inocente. Sin duda, “El viaje de Chihiro” está pensada para ser disfrutada a todas las edades. A cada una de las diferentes franjas, les será entregado aquello que busca: fantasía llena de personajes inolvidables en el caso de las primeras edades, reflexión en caso de una edad más adulta y melancolía en caso de edad avanzada. Que una película de animación consiga abarcarlo todo solo se puede conseguir si hay una planificación detrás que tenga prevista toda sensación posible, para plasmarla a golpe de lápiz de color y sentimiento.


“El reto para Miyakazi era conseguir que Chiriro conviviera con Sen sin causar ningún daño la una en la otra. Obviamente lo consiguió”  


Más complicado es ahondar en el significado y desentramar una historia con tanta aparente simbología. Atreverse a esta tarea desde el desconocimiento de la cultura japonesa, de  sus dioses y sus monstruos, me parece una falta de respeto por mi parte y sería muy presuntuoso creer que acierto en la interpretación de lo que, a mi juicio, es una representación de la sociedad nipona según su autor, con todo lo que esto significa. Supongo que cuando has visto esta obra maestra veinte veces, eres capaz de lanzar teorías sobre el trabajo como dignificación de la vida, la tradición frente a la evolución y el egoísmo social confrontando la ingenuidad del respeto y la pureza. Entenderéis que esto, en un primer visionado, no deja de ser un cúmulo de representaciones cada cinco minutos que no deben ralentizar el proceso de disfrute de algo tan sencillo y a la vez complejo como es la fantasía. En este punto, voy a elegir mantenerme entre los 10 y los 40 años y coger un poco de ambas edades para saber disfrutar de un mundo fantástico que es capaz de entregarme ternura, drama, humor, acción, amor, amistad y superación concentradas en dos horas.  

Hoy en día utilizamos mucho el término coming of age para referirnos al descubrimiento de cada etapa vital. No seré yo menos. El viaje donde empezamos a dejar atrás la niñez para entender que la vida no solo depende de otros, sino de nosotros mismos y que tenemos que esforzarnos para adentrarnos en las tripas de la colectividad social y producir, de mil maneras diferentes, pero producir. Y ahí está Chihiro, dejando atrás su identidad para adaptarse a lo que le toca vivir y convertirse en Sen, una niña diferente que nunca pierde la amabilidad, educación y la integridad. Esto es el coming of age más puro y también el más duro. El reto para Miyakazi era conseguir que Chiriro conviviera con Sen sin causar ningún daño la una en la otra. Obviamente lo consiguió y su premio fue el Óscar de la Academia y un nuevo triunfo para Studio Ghibli.


“En esta historia de superación, la pericia en el diseño de cada fotograma está calibrada para que ninguno de los minutos de metraje caiga en el olvido”  


La armonía de personajes maravillosos que acompañan a Chihiro en su viaje no puede estar mejor orquestada. Entiendo que todos coincidiremos en que Haku, Yubaba, Zeniba, Kaonashi y Kamaji y Bo tienen tanto peso dentro de la mitología de Chihiro, que es imposible decantarse por uno solo y escoger a nuestro favorito. Todos aguantando una carga diferente para mostrar la importancia de la educación, el miedo, el compromiso, la rebelión y la cultura en una historia que no solo habla de baños de dioses, de pestilencia y generosidad, sino de las caras que vamos adoptando en función de nuestro entorno y su influencia.  

En esta historia de superación, la pericia en el diseño de cada fotograma está calibrada para que ninguno de los minutos de metraje caiga en el olvido. Con unos dibujos de líneas puras, obviando la dureza artística del lápiz que marca demasiadas sombras, se consigue que el espectador no pierda nunca la consciencia fantástica a la que está expuesto. Y para engrandecer el sentido de la vista, Miyakazi se ayuda del sentido del oído, con una banda sonora sencillamente maravillosa a cargo de Joe Hisaishi y la New Japan Philharmonic, creando el ambiente perfecto para cada escena y enfatizando de manera diferente cada una de las sensaciones que la película va generando. Señores, señoras, Chihiro me ha robado el corazón y se lo ha llevado a la casa de baños. Ahora, sin corazón y con las emociones a flor de piel, a ver quién es el guapo que continúa el camino…  

No cabe duda de que el primer viaje al anime ha sido uno de los viajes más bonitos de mi vida, por estar acompañada de la persona más bonita de mi vida. Sé que hay mucho recorrido por delante y justo ahora, de vuelta en casa, con la puerta bien cerrada y esta sensación que me invade de no querer salir nunca más al exterior, me asalta el miedo de saber que el próximo viaje ya no será con Chihiro y estar convencida de que nada será igual. Sé que aún me esperan muchas sorpresas. Estoy convencida también de que este era justo mi momento adecuado para entender esta animación, pero de alguna manera, en mi propio coming of age donde he dejado atrás los dibujo animados para adentrarme en la animación, creo que hay algo que se ha transformado. Justo ahora que parecía tenerlo todo controlado.


8 comentarios:

Spupydo dijo...

Nada mejor que empezar este camino de la mano del MAESTRO Miyazaki y su Estudio Ghibli. Hacedores de varias de las mejores peliculas de animacion que ha dado el pais del sol naciente y, por que no, del mundo en general. Te recomiendo encarecidamente una de las mejores peliculas de Miyazaki y de anime en general como es Mononoke Hime (Princesa Mononoke). Eso si, es una pelicula para publico mas adulto ya que no escatima en violencia, sangre y hasta un poquito de gore. Ademas de dejar un mensaje ecologista. Otra que debes mirar si o si de Ghibli es La Tumba de las Luciernagas, pelicula dura si las hay sobre 2 hermanos que deben sobrevivir a un Japon devastado en los ultimos meses de la Segunda Guerra Mundial y que ha hecho llorar a practicamente todo el que la ha visto. Saliendo de Ghibli y Miyazaki no pueden faltar Akira, Ghost in the Shell (la original es la mejor pero las 2 secuelas estan muy bien) o Ninja Scroll, pelicula violentisima y super gore esta ultima. Te espera un largo y muy interesante viaje por delante.

Art0rius dijo...

Bienvenida al camino del Anime! La verdad es que me ha sorprendido un poco el que no te hubieras inmmerso en este género, pero este es un viaje que cuando uno lo recorre a cualquier edad es una experiencia enriquecedora como mínimo. Muy de acuerdo con tu crítica, y como enamorado del folklore japones me ha encantado que desde el desconocimiento has sabido vislumbrar todo el potencial que el viaje de Chihiro tiene sobre la mitología japonesa(por ejemplo, todo lo que tiene que ver con la simbología del dragón ya da para un ensayo.)
Si tuviera que elegir la siguiente, y sigues con Ghibli, te recomiendo ese canto de amor a la aventura más clásica, al costumbrismo mágico, al mediterraneo y al amor en general que es la bellisima Porco Rosso. Animo y a las siguientes!

Josefx dijo...

Recomendación total de Anime, Madoka Magica.Tiene mucha profundidad,y se pueden sacar muchas lecturas.No tiene nada que ver con su diseño infantil de personajes.

hernanm6 dijo...

MissTerror, madame: se ha lucido usted con otro soberbio apunte cinéfilo que, por si fuese poco, además de su elevada calidad crítico-literaria, trasunta esa mezcla de alegría, inocencia, sonrisa y felicidad que nos invade cuando descubrimos ese cine que no teníamos en nuestros planes, aunque lo conociésemos, acaso, de vista. Y convengamos en que es gratificante, en estos tiempos que nos ocupan, recibir una sopresa grata. Así sea desde la pequeña e infinita inmensidad de la soledad de nuestros respectivos encierros. Debo decir que, en aras de tu noble prosa, he decidido resistir la tentación de agobiarte con sugerencias de lo que. ahora que diste un paso hacia el anime, no deberías dejar de ver por nada del mundo (tu ya sabrás, o no, qué te apetece descubrir después), lejos de eso. Sirvan estas breves pero sinceras líneas simplemente para expresate mi admiración por otro comentario tuyo de sobresaliente calidad. Y agrego, para ser justo, que he notado el mismo empeño en todo el cuervoso staff: no sólo gran nivel crítico, en el conjunto de todo el equipo, sino más que interesantes intenciones tan literarias, como esencialmente cinéfilas, lo cual en definitiva es el punto. Así que gracias por tantos afanes, y por permitirnos acceder a ellos de manera tan cordial. Saludos desde el otro lado del Atlántico.

Missterror dijo...

Spupydo- Efectivamente, creo que he empezado por la puerta grande. Creo que esta introducción tiene que venir de la mano de Miyazaki y ese es mi plan. Tomo buena nota de tus recomendaciones ;) Por lo pronto, ayer estuve visitando al vecino Totoro y hoy pienso ir a luchar con la princesa Mononoke. Luego irán llegando el resto.
Te agradezco mucho la ayuda en este viaje.

Art0rius- La vida está llena de sorpresas! Yo prefiero no forzar los momentos y dejar que las cosas ocurran porque tienen que ocurrir. En mi caso, debería arrepentirme de no haberme iniciado en este mundo tan fascinante hace mucho, pero lo haré porque justo en este preciso momento de mi vida, estos mundos de fantasía me están ayudando mucho y los estoy disfrutando con más intensidad, si cabe.La semana que viene caerá "Porco Rosso", ¡Tengo muchas ganas!
Muchas gracias por los ánimos y por tu comentario, como siempre.

Josefx- Gracias por el aporte. "Madoka Mágica" no estaba en mi radar. Anotada queda ;)

Hernanm6- No sé ni por dónde empezar...Gracias a lectores como tú, cualquier esfuerzo es recompensadísimo. Solo hace falta leer cualquiera de tus comentarios para entender tu capacidad de análisis a diferentes niveles de cualquiera de nuestros comentarios. Un nivel muy alto, querido amigo. Ante esto, no debemos bajar la guardia nunca y gente como tú, sin duda, nos empuja a ser mejores (al menos en mi caso), así que gracias, gracias y gracias. La admiración es mutua :)
Puedes sugerir cualquier título, faltaría más, de hecho me encantaría leer tus recomendaciones. También te diré que el hecho de que hayas resistido esa tentación creyendo que eso podría agobiarme, demuestra una sensibilidad que me deja sin palabras.
Respecto a mis compañeros cuervos, no puedo estar más de acuerdo contigo. El nivel es altísimo y para mí es un orgullo estar rodeada de tanto talento y conocimiento cinematográfico :)
Una vez más, las gracias te las tenemos que dar a ti. Tenemos mucha suerte de que te encuentres entre nuestros lectores y esperamos que sea así durante mucho, mucho tiempo.
Un abrazo muy fuerte desde este lado del charco ;)

El Rector dijo...

Muy "potita" película, como todo lo de estudio Ghibli y entiendo que tenga tantos admiradores. Me encantan sus muchas virtudes artísticas y la banda sonora me parece de órdago, pero a nivel argumental, no me dice gran cosa. Puede que el hecho de que las historias protagonizadas por niños no me entusiasman tenga que ver pero al igual que con "Mi Vecino Totoro", no me terminó de interesar/emocionar, algo fundamental, en especial lo segundo, en este tipo de películas. Me sigo quedando de largo con "La princesa Mononoke", siendo un concepto de película que se acerca más a mis preferencias personales. Más "adulta".

Missterror, el anime está de suerte si te has interesado por él, aunque sea con 30 o 35 años de retraso, jeje. Estoy seguro que ambos tenéis mucho por descubrir del otro :)

Y seguro que te quedan un montón de viajes maravillosos que hacer, ya sea en el anime o en la vida real... siempre y cuando los zapatos lo permitan ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Una vez que te decides por este camino, Rector, empiezas andando y terminas corriendo. El anime alegra mis fines de semana y voy haciendo los deberes. De momento, " La princesa Mononoke", "Mi vecino Totoro" y "El castillo ambulante". Sigo con Ghibli porque me tiene fascinada y si Chihiro me parece una maravilla, "El Castillo ambulante" me ha parecido obra maestra. La fantasía que se crea es inmensa y a mí me está llenando de cosas muy chulas.
Yo creo que esta parte más aparentemente infantil e ingenua es lo que voy buscando. Luego tras!! te encuentras con todas las lecturas por encima y de infantil nada de nada. Me lo estoy pasando tan bien!!!
Próximamente, "El castillo en el cielo" y "Porco Rosso". La siguiente semana, ya veremos ;)

¿Me acompañas?

Saludos.

Art0rius dijo...

Si vas a seguir con ghibli, una recomendación muy fuerte: pasa de Terramar. Fue un regalo envenenado de Myazaki a su hijo para que la dirigiera este ultimo, con agujero de guión terribles, fragmentos enteros mal animados que parecían animación coreana de la cutre, y dislates técnicos por doquier. Una auténtica pérdida de tiempo que muchos ni siquiera cuentan como una producción de ghibli.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.