martes, 5 de mayo de 2020

Crítica: Nekrotronic

Seis años han tenido que pasar, seis. La espiral del cine de terror te atrapa y ya no te suelta, nunca, por más trabas que uno encuentre en el camino. Y en todos estos años, a lo largo de esta adictiva espiral de sangre, vísceras y horrores de toda índole que uno ha ido catando sin filtro, sin red, y en ocasiones, jugándose la propia cordura (al menos, la poca que venía de fábrica), ha habido momentos que lo han justificado todo. Momentos que, me han recordado la razón por la que rindo culto a este género. Seis años, ni más ni menos, desde que Kiah Roache-Turner y su “Wyrmwood” (2014) se cruzaran en mi camino.


“el mayor ejercicio de pleitesía cinematográfica a una época y a una forma de entender el cine, de los muchos surgidos en los últimos tiempos”


“Wyrmwood” fue una de esas películas que uno no espera. Sin ruido y por la puerta de atrás, como suelen presentarse las grandes citas. Y vaya si lo fue. Australia, bajo presupuesto, muy buenas ideas... ¿A que os suena? De justo al ladito... de Nueva Zelanda. Pues sí, me lo pareció en su momento y ahora, “Nekrotronic”, su nueva obra, me lo confirma. A Roache-Turner se le está poniendo una cara de Peter Jackson que no puede con ella. Jackson, como los más grandes, surgió de la nada, con poco más que lo puesto y su visionario talento y Roache-Turner parece predestinado a seguir sus pasos.

Si “Mal Gusto” (1987) y “Braindead” (1992) hicieron de Jackson una leyenda (y aun le quedaba lo más gordo), a Roache-Turner también le han bastado dos películas para situarse entre los primeros de la clase, entre aquellos predestinados a cortar el bacalao en el presente y el futuro del género. Cada uno en su estilo, en su universo, los Begos, Eggers, Aster, Robert Mitchell, Waititi, Flanagan y compañía, tienen ahora un nuevo comensal en la mesa, uno que llega además con un apetito voraz, adictivo y sobretodo, contagioso, muy contagioso. Si Joe Begos ha sabido recuperar el genuino espíritu del cine de los ochenta, Roache-Turner ha sabido adaptarlo a los tiempos pero dejando siempre muy claros sus referentes, influencias que ya vimos en “Wyrmwood” y que en “Nekrotronic” se hacen aun más evidentes. De hecho, me atrevería a decir, y lo hago, que estamos ante el mayor ejercicio de pleitesía cinematográfica a una época y a una forma de entender el cine, de los muchos surgidos en los últimos tiempos.


“muestra un apartado interpretativo mucho más refinado que en su anterior filme, el hecho de contar con alguien de la talla de Monica Bellucci habla por sí solo”


Hablar de una película como “Nekrotronic” y no parecer un fanático descerebrado es algo a lo que dudo pueda enfrentarme y salir airoso en el intento. Así que tampoco pondré excesivo empeño en ello. Ya me deshice en elogios cuando hablé de “Wyrmwood” y todo lo bueno de aquella, está presente en “Nekrotronic”, potenciado y, corrigiendo lo poco cuestionable de aquella, que básicamente se circundaba al tema actoral.

En ese sentido, la nueva película de Roache-Turner muestra un apartado interpretativo mucho más refinado que en su anterior filme, el hecho de contar con alguien de la talla de Monica Bellucci habla por sí solo. Junto a ella, actores ya con bagaje (o emergentes en su defecto) como Ben O´Toole, Caroline Ford (“Carnival Row”), Tess Haubrich (“Alien: Covenant”) o David “Faramir” Wenham (“El Señor de los Anillos”). Todos ellos al servicio de una causa, la de Roache-Turner que pese a carburar a base de influencias (a maese Raimi le tienen que haber subido los calores -y lo que se tercie- viéndola) y homenajes a diestro y siniestro, lo cierto es que el sello de la casa resulta ya a estas alturas los suficientemente sólido como para que todo lo que hay prestado, se sienta como propio. “Nekrotronic” no solo es una máquina inagotable de proporcionar placer al amante de la serie B ochentera, también es un billete de ida (algunos nunca regresamos) a buena parte de las películas que marcaron a una generación. Y no se esconde a la hora de hacerlo, todo lo contrario, se jacta. “Un Hombre Lobo Americano en Londres” (John Landis, 1981), “Re-Animator” (Stuart Gordon, 1985) o “Cazafantasmas” (Ivan Reitman, 1984), son tan solo la punta del iceberg.

En referencia a la primera, a la obra magna de Landis, el as ganador de la baraja se llama Epine Bob Savea, nombre que puede no os suene, pero, de seguro no olvidaréis cuando se haya terminado el festín. Su personaje, directamente sacado de la película de Landis para automáticamente meterlo en la centrifugadora y re-asignarlo a filas del nuevo orden, el de Roache-Turner, es el ejemplo viviente de la capacidad cuasi borgiana de asimilarlo todo para ofrecer, a partir de lo viejo, algo que se sienta nuevo y funcione a tal efecto. El cine fantástico en su largo periplo, esta repleto de grandes personajes, muchos de ellos icónicos. No se sí "Rangi" se terminará contando entre ellos, pero yo desde luego no lo descartaría. El tiempo dirá. 


“un sinfín de situaciones a cual más imaginativa y sorprendente que no dan tregua al espectador. Crees que lo has visto todo, y te la vuelve a meter”


Pero “Nekrotronic” no se queda solo en el homenaje, como digo, si algo ha demostrado hasta la fecha Roache-Turner es su capacidad de contar lo mismo pero de otra manera, o añadiendo ese “algo” diferencial que otorga a su cine de tan singular frescura. Si en “Wyrmwood” los muertos vivientes eran combustible para vehículos, en “Nekrotronic” las posesiones y los exorcismos están a la orden del día y se hacen online. La red es el flamante nuevo campo de batalla entre el bien y el mal, entre los demonios y sus némesis ancestrales, una suerte de caza demonios dispuestos a todo con tal de erradicarlos.

Bajo semejante escenario, un sinfín de situaciones a cual más imaginativa y sorprendente que no dan tregua al espectador. Crees que lo has visto todo, y te la vuelve a meter. Una y otra vez. Un festival de posesiones demoníacas, gore, rayos láser, luces de neón, secuencias de acción imposibles, humor de todo tipo (no del simpático, del que te partes el ojete), unos efectos especiales descomunales, una partitura musical la de Michael Lira que por momentos, parece salida de aquel infierno que musicó Christopher Young, una estética brutal (por momentos, deudora de cierta joya futurista de Bioware -y la cuarta parte también mola un cojón digan lo que digan-) y sobretodo lo demás, una imaginación desbordante como hacía años no se veía en una película de este tipo. Todo esto y más, es “Nekrotronic”, una vez más, un soplo de aire fresco, una bocanada o que coño, un jodido huracán. Amigo/a, si no te gusta esto, si no te ahogas en tus propios fluidos corporales con semejante chute de serie B, déjame que te cuente un secreto: te has equivocado de género.

Lo mejor: ¿En serio debo gastar más saliva?

Lo peor: ¿Para cuando en Blu-ray y en español?


6 comentarios:

azero dijo...

Hacia tiempo que no veia una pelicula tan entretenida, el tiempo se pasa volando. Luce muy bien, tiene millones de referencias a otras peliculas sin caer en la copia barata y para mi lo mas importante, se nota que quieren que el publico disfrute tanto por la accion, como las situaciones en las que crees que vas a predecir lo que va a pasar y de pronto le dan un giro de 180°.

El Rector dijo...

Azero, y poco más se puede añadir, tal cual. Es una lástima que películas como esta pasen "desapercibidas", al menos para el gran público y luego, llegue lo que llega a las salas de cine. Pero bueno, supongo que también es parte del encanto del underground :)

Por cierto, no se si la has visto, pero si no, ni se te ocurra perderte "Wyrmwood", algo más amateur que esta, pero igual de divertida e imaginativa.

Saludos.

Missterror dijo...

Pero qué maravilla es esta, Rector!! ¿Cómo se puede disfrutar tanto con una película? Me alegra encontrar ese 10 :) Siempre que salen las 10 estrellitas por aquí, la empatía cinéfila me invade y hago mía esa felicidad. En mi caso, pese a haber disfrutado mucho de "Nekrotronic", yo no llegaría a esa nota, pero esto es algo tan puramente subjetivo como el hecho de que a mí no me terminara de encajar bien la banda sonora. Fíjate tú qué tontería. Objetivamente, ni siquiera se le podría reprochar eso.
El conjunto de la propuesta es sublime. Divertida, violenta, descarada, sorprendente, agradecida en los homenajes, etc. Una de las películas que más he disfrutado en meses.

Me quiero sacar la espinita de "Wyrmwood" porque empecé a verla un día que estaba súper cansada y creo que me dormí casi desde el inicio. Sé que muchas veces me has animado a ponerme de nuevo con ella y que no lo he hecho por la saturación que viví con los zombies y mis prejuicios. Después de "Nekrotronic" y recuperando tu antigua crítica, creo que no debo dejar pasar ni una día más ;)

Gracias por esta crítica, Sr. Rector.

El Rector dijo...

Missterror, si te lo has pasado bien con esta (no podía ser de otra forma), tienes que "revisionar" sí o sí "Wyrmwood". Como digo, inferior en algunos aspectos (principalmente el actoral, pese a tener algún que otro gran personajes marca de la casa) pero con el mismo espíritu y capacidad de diversión que "Nekrotronic". Olvídate de tus prejuicios para con los no muertos y sumérgete en el universo Roache-Turner. No te arrepentirás ;)

Saludos.

JuanCar dijo...

Estimado Rector,

Supongo que lo de las 10 estrellitas se debe nada mas y nada menos que a un abuso en el consumo de sustancias psicotrópicas como las natillas con galletas.
Tranquilo, te perdono.
Por lo demás, agradecerte la recomendación de una película que, si no es por el Nido, con toda seguridad se me habría escapado del horizonte.
Nekrotronic es una excelente película para pasar una tarde de buen cine de serie B, con amigos, palomitas y mucha cerveza.
Seguramente haya costado mucho menos de lo que nos pensamos, así que el valor se multiplica, el acabado técnico de la película merece todo el respeto.
Concuerdo contigo en lo referente a la multitud de sorpresas y giros unos sobre otros que el filme te depara, incuestionable la habilidad para no dejarte despegar la atención de la pantalla una vez ha comenzado la película.
Dos apuntes, uno positivo y otro negativo.
Caroline Ford me ha resultado todo un descubrimiento, excelente actriz con buena habilidad para la acción.
En lo negativo, el peinado de Mónica Bellucci. Sin comentarios.

Un abrazo a todos

El Rector dijo...

Juancar, ni psicotrópicos, ni mucho menos aun, lácteos (más allá del queso fundido, por el cual reconozco, y como gran amante de la pasta, siento devoción).

A veces ponerle un diez a una película parece que es una especia de tabú, algo exagerado que no tiene que ver con la realidad. Baremos, cada uno tiene el suyo, por supuesto. Yo, así de memoria, creo que los que he puesto durante todos estos años se pueden contar con los dedos de la mano. En este caso concreto, "Nekrotronic" me parece, en lo suyo, una película perfecta. Recupera el espíritu de aquellas grandes joyas primerizas de grandes directores desconocidos como Jackson o Raimi y de verdad, lo he intentado, buscarle y encontrarle alguna pega (por más horrible que pueda ser ese peinado de la Bellucci, que si te digo la verdad, ni lo recuerdo), pero no he tenido memoles. Cualquier otra nota, por tanto, me parecería muy poco honesto por mi parte. Y se me puede acusar de muchas cosas, pero nunca de no decir lo que pienso, sea más o menos popular.

Yo a Caroline Ford la descubrí en "Carnival Row", un entretenimiento algo más adulto de lo que puede aparentar y que reconozco tiene su punto. Me da que la veremos bastante por aquí en adelante.

Me alegra que la hayas disfrutado :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.