sábado, 18 de julio de 2020

Crítica: Dogs Don't Wear Pants

DONNIE NOS HABLA SOBRE ESTA INTENSA PROPUESTA CON ECOS A CRONENBERG Y VESTIDA DE CUERO, LÁTEX Y PERVERSIÓN


El mundo de Eli se viene abajo en un solo día tras perder a su novia, su trabajo y su casa. La vida de Juha se convierte en una pesadilla tras perder a su mujer en un accidente. La obsesión de este por mantener y aferrarse a los recuerdos hace que poco a poco su mundo también se desmorone, se vaya rompiendo a pedazos. Los protagonistas de 'We are not cats' (2016) de Xander Robin y de 'Dogs don't wear pants' de J.P. Valkeapää comparten el hecho de formar parte de un mundo que por diversos motivos les hes ajeno y en el que no encuentran su sitio. No llegan a ser la Laura del 'Thanatomorphose' (2012) de Éric Falardeau, pero en cierto modo estos empiezan a descomponerse poco a poco.


“Dogs don't wear pants habla de soledad, de desesperación, de obsesiones, de un dolor que solo se calma infringiendo uno mayor”


Cuando estás cayendo siempre aparece un clavo al que aferrarte, algo que puede hacerte mas daño todavía, algo que piensas que puede ser una salvación y solo acaba siendo otra obsesión que acaba ocupando el lugar de la que antes estaba ahí. Relaciones tóxicas entre personas que se sienten vacías, que echan de menos a alguien que les preste atención, que se preocupen por ellas. La necesidad de curar heridas y sentirse querido. Los caminos se cruzan y las necesidades de los personajes hacen que estos acaben convirtiéndose en uno solo: la obsesión de Anya que comparte con Eli por comer pelo, sentir la desesperación que los castigos que Mona infringe a Juha lo que le lleva a esta a darse cuenta que tras esa espiral de destrucción existe un alma herida que busca encontrar calma y paz.

'Dogs don't wear pants' habla de soledad, de desesperación, de obsesiones, de un dolor que solo se calma infringiendo uno mayor, de la necesidad de buscar una vía de escape de un mundo que sientes como ajeno. Todo ello lleva a su protagonista a una espiral de dolor para enfrentarse a sus fantasmas, al recuerdo de su mujer fallecida. Mas allá de la forma, situar parte de la película en un mundo BDSM y donde una de las protagonistas es una dominatrix puede hacer que parte de los espectadores se acerquen a ella por el morbo que un tema como este despierta, el fondo de la película habla de personajes heridos, solitarios, en definitiva, de personajes que buscan la manera de seguir con sus vidas aunque sea de una manera que no sea aceptada por los demás y de como estos se encuentran y se complementan. Según el propio director: 'Tenía la convicción de que era necesario e importante mostrar que la naturaleza empática es una parte importante de ella (En referencia al BDSM): El fuerte y genuino vínculo que crea en las personas, la forma en la que la confianza es tan importante para ellos. Como la gente se aventura profundamente en sus fantasías y obsesiones (…) una total apertura y desnudez psicológica'.


“Es realmente sencillo que el nombre de Cronenberg salga a colación al hablar de Dogs don't wear pants”


Cirujanos. Sexo. Autodestrucción. Sangre al orinar. Erupciones que cada vez se van haciendo más presentes. Es realmente sencillo que el nombre de Cronenberg salga a colación al hablar de 'Dogs don't wear pants' y 'We are not cats' si bien es cierto que la primera parece tener algo más de la esencia del cine del director canadiense que la segunda, ya que esta parece moverse por momentos por los caminos de una 'típica' historia de amor donde el componente claramente macabro tarda un tiempo en hacerse presente en la historia a pesar de la corta duración de la misma.

'Dogs don't wear pants' es una película que se toma su tiempo para ir creando la relación entre los dos personajes protagonistas, para tratar también la relación padre e hija. Aunque hay muchas escenas relacionadas con el mundo BDSM, J.P. Valkeapää reconoce que 'el enfoque visual de estas escenas clave entre Juha y Mona tenía que estar en sus ojos, no en sus traseros. En mi opinión, la mayor parte de una experiencia BSDM tiene lugar en la mente de los participantes. Los trajes y todos los aparatos están ahí presentes para hacer la fantasía mas concreta'. Es clara la intención de este de que estas escenas sirvan para construir o complementar el drama de sus protagonistas y no como un mero elemento para potenciar el morbo de la historia, tanto que es imposible pensar en la relación que existe entre lo que Juha desea que Mona le haga en cada sesión y los hechos que ocurrieron en el pasado e hicieron que el mundo tal y como este lo conocía dejara de existir.

J.P. Valkepää consigue hacer de su 'Dogs don't wear pants' una cinta que seduce y engancha, donde su Juha parece también compartir ese cierto hastío que siente el personaje interpretado por Edward Norton en 'El club de la lucha' (1999). Aquí no hay locales clandestinos donde se pelea y la primera regla es no hablar de ellos, si no clubs BDSM donde llevar cada vez un poco más lejos la tolerancia al dolor físico, el psicológico es imposible de controlar o de ponerle limites. 'Dogs don't wear pants' consigue explorar las obsesiones de manera más profunda y accesible que por ejemplo Adam Seldák en su interesante 'Domestik' (2018), cinta lastrada por una excesiva duración y un ritmo que no la hace asequible a todo tipo de públicos.


“No ha de acercarse el lector a una cinta como esta pensando en el morbo, en el sado o en su más o menos explicita violencia”


No ha de acercarse el lector a una cinta como esta pensando en el morbo, en el sado o en su más o menos explicita violencia. Valkepää no se pone el traje de Gaspar Noe y no hace de los antros de su película una especie de versión de el 'Rectum', el finlandés no busca el morbo por el morbo, no quiere impactar al espectador con toda una serie de brutales escenas si no con unos personajes que conforme avanza la película van dejando claras muestras del profundo dolor que sienten, que arrastran.

'Dogs don't wear pants' es una notable película donde sus tres protagonistas principales, incluimos a Ilona Huthta que da vida a la hija de Juha (Pekka Strang) resultan absolutamente perfectos. Hay algo en Mona (Krista Kosonen) que nos hace pensar en Lisberth Salander. Independientemente de si a más lectores le ocurre o no, solo puedo decir que con cada minuto que pasa el personaje interpretado por Kosonen resulta cada vez más enigmático y seductor y a riesgo de romper la magia, personalmente no me importaría ver una película que profundizara más en él.

Lo mejor: La relación que se establece entre lo que Juha quiere que Mona le haga y sus recuerdos del pasado.

Lo peor: El morbo puede hacer que no se aprecie del drama de la historia.


6 comentarios:

The Amazing Amy dijo...

Hola Donnie!

Pues que me apunto a verla, estoy falta de emociones fuertes producto del encierro cuarentenario. Todo el latex y el neón ya llamaron mi atención. Así que estaré de vuelta para ver si coincidimos o discrepamos (y así peleamos virtualmente).

Saludos!!

Donnie dijo...

Amazing Amy, estoy seguro que no te dejará indiferente esta película, además creo que es una cinta que aunque no nos transmita lo mismo da para hablar mucho y en profundidad de ella. La verdad es que personalmente creo que es una grandisima cinta, así que te animo encarecidamente a verla..

Un Saludo!

Donnie

Dario dijo...

Por lo que veo tiene un aire a SM Rechter (muy recomendable vale recalcar), asi que, la veré.

Donnie dijo...

Hola Dario!

No conocía SM Rechter y entre tu comentario acerca de ella y lo que he visto por ahi me han entrado bastantes ganas de verla, muchas gracias por nombrarla. Sin entrar en comparaciones porque obviamente no puedo, creo que esta 'Dog dont wear pants' no te va a dejar indiferente..

Un Saludo!

Donnie

Missterror dijo...

Deseandísimo echarle el diente. Me la perdí en el último festival de Sitges y me arrepentí un montón. Tu crítica alimenta aún más mi hype. Ya te contaré.

Un Abrazo.

Donnie dijo...

MissTerror, a ver si hay suerte y la puedes ver pronto. Me da un poco de miedo que el hype esté muy alto, no te vaya a decepcionar pero aun así creo que te gustará. Es imposible en un festival como Sitges poder ver todo lo que quieres, tienes que hacer sacrificios... a veces salen bien y otras películas que pensabas que iban a estar muy bien son un truño y te arrepientes un monton..

Deseando saber que opinas de esta película cuando la veas..

Un Saludo!

donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.