sábado, 4 de julio de 2020

Crítica: Ghoulies 3: Los Ghoulies van a la universidad

Hace unos años reseñé “Ghoulies 2” (1988) para el fanzine de un compadre escritor. En la propia reseña indicaba que prefería la tercera parte de la saga, pero que me veía incapaz de comentarla, no solo por ser una de mis películas favoritas, sino por considerarla más allá del bien y del mal. Es posible que exagere, pero como no hacerlo con unas criaturas satánicas que salen del WC para ir a la universidad.


“el verdadero encanto de la cinta es ofrecer los mejores efectos de maquillaje y FX de toda la saga”


Tras la entrañable, pero ciertamente tonta, primera entrega, que aliñaba la reciente fórmula de éxito de las pequeñas criaturas toca narices, ya sean Gremlins o Critters, con pinceladas satánicas, una mansión (cuasi) encantada, jóvenes de desparrame y unos enanos embutidos en cuero; la saga mejora sustancialmente en su secuela, en tanto en cuanto los monstruos lucían más y el film se aprovechaba de un escenario fantástico para el cine ídem: una casa de la bruja de una feria ambulante. Aumentaban las babas, los mocos y la mala baba, además de ofrecer un inolvidable Ghoulie gigante final. Además también salía un enano y este con solera, el enorme (no es ningún chiste) Phil Fondacaro.

Pero definitivamente el asunto se fue de madre con la tercera entrega, “Ghoulies 3: Los Ghoulies van a la Universidad” (1991), que añadía a los engendros demoníacos, un enfoque cómico a lo “Desmadre a la Americana” (1978), con guerra de fraternidades incluidas. Por si fuera poco, en la dirección tenemos a John Carl Buechler ("Troll", "Viernes 13 parte 7: Sangre Nueva"), maestro de los FX roñosos, que provoca que los tres monstruos luzcan como nunca.


“se caracteriza también por ofrecer esos pequeños detalles que forman parte de los lugares comunes que el fandom consume de forma constante”


El retrato de los personajes no puede ser más típico (rebelde con buen fondo, amigo tremendamente gordo, villano de rubio pelete, novia apocada pero no mucho…y hasta un asiático a cargo de, atención, Jason Scott Lee), pero el verdadero encanto de la cinta es ofrecer los mejores efectos de maquillaje y FX de toda la saga (fantástico el monstruo estómago). El film se recrea en escenas tremendamente absurdas cuyo mayor aliciente es sacar a los mentados Ghoulies empinando el codo, ventoseando o eructando, además de participar en la noche de las bragas y terminar con sus brillantes cabecitas verduscas envueltas en ropa íntima femenina. Inolvidable.

La cinta se caracteriza también por ofrecer esos pequeños detalles que forman parte (casi siempre) de los lugares comunes que el fandom consume de forma constante: los rituales satánicos molan una barbaridad, pero este escriba llora de alegría al observar como un tebeo es el responsable del nacimiento (nuevamente) del mal, al mismo tiempo que permite ofrecer un final que bebe directamente del cierre de “Posesión Infernal” (1981)… pero con un wáter.


“Hay una escena de sexo que mezcla cópula con aparatos de gimnasio. Si eso ya no os convence, no sé qué hago escribiendo”


Por si todavía no se os han puesto las fauces largas, el film cuenta con un pasadísimo de vueltas Kevin Mcarthy, eterno secundario y rostro habitual del fantástico (“Aullidos”, “Piraña”, “La invasión de los ladrones de cuerpos”, etc). ¿No es suficiente? Y si os digo que matan a una entrometida secretaria enrollándola con su propia lengua y metiéndola en un sarcófago. ¿Tampoco? Hay una escena de sexo que mezcla cópula con aparatos de gimnasio. Si eso ya no os convence, no sé qué hago escribiendo.

La saga todavía conocía una cuarta entrega, terrible de necesidad y totalmente prescindible, pero yo siempre recordaré con tremendo cariño, y revisitaré cada vez que pueda, esa cinta de 1991 en que la que todo se reducía a monstruos y broma. Además ¿Cómo cojones llegó un retrete con ese diseño a una universidad?


4 comentarios:

El Rector dijo...

Para mi gusto mejora considerablemente la horrible secuela. Mucho más divertida y con unos efectos especiales que como comentas, seguramente sean los mejores de toda la saga. Aunque si me tengo que quedar con una, esa sería sin duda la original de Luca Bercovici. Demasiado "épica" como para no otorgarle ese galardón.

A John Carl Buechler (quien nos dejara el año pasado), se le recordará más por su excelente carrera como especialista en Fx que por su andadura detrás de las cámaras, siendo "Troll" su trabajo más "reconocido".

Bienvenido al Nido, Krueger, un gusto tenerte por aquí. A ver que "nuevas" nos traes en el futuro ;)

Saludos.

Krueger dijo...

Muchas gracias por la bienvenido Rector. Un placer formar parte del aquelarre.

A mi me ocurre al contrario. Obviando la infame cuarta parte, la saga me gusta más de forma progresiva. De la original me quedo con su espectacular póster.

Desde luego Buechler nunca destacó tras las cámaras, ¡pero que bicharracos hacía!

Saludo.

Missterror dijo...

¡¡Bienvenido al nido, Krueger!! Espero que ese guante afilado nos acompañe en muchas críticas :)

Sinceramente, creo que mejorar la terrible secuela de "Ghoulies" no era difícil. Esta tercera entrega lo hace, estamos de acuerdo. A pesar de eso, yo no le encuentro demasiada gracia y todas esas escenas absurdas en la que como comentas, se recrea la película creo que le pasan factura a los bichejos y lo mismo que te da que los protagonistas sean los ghoulies que el vecino del tercero, que es tonto perdido.
No fui especial defensora de esta tercera parte en su momento y me temo que si la vuelvo a ver ahora, podría tener incluso peor opinión.
En cualquier caso, hay una asociación inherente a los Ghoulies y es inodoro universitario. Eso no se lo podemos negar a esta película ;)

Un abrazo.

Krueger dijo...

Muchas gracias por la bienvenida Missterror! Por lo que veo soy el único que disfrutó de la segunda entrega.

Y te doy la razón, si no la disfrutaste en su momento, dudo que un segundo visionado te haga cambiar de opinión.

Un abrazo

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.