miércoles, 12 de agosto de 2020

Crítica: Blade

KRUEGER NOS HABLA SOBRE LA PRIMERA ENTREGA DEL VAMPIRO NEGRATA, UNO DE LOS PRIMEROS GRANDES ÉXITOS DE LA MARVEL EN LA GRAN PANTALLA


La competente primera entrega de la trilogía del que ha visto el sol nos dejó dos verdades incuestionables (al menos en 1998, año de estreno de la cinta): en primer lugar, es obligatorio el uso de gafas de sol, tanto en interiores como exteriores, da igual que sea de día o de noche. Y en segundo lugar, y aún más importante, es imprescindible, a la hora de poder acceder a las hordas vampíricas, tener al menos nivel usuario de cualquier tipo de arte marcial. Si no cumples estas dos sencillas reglas, especialmente la segunda, no tienes cabida en el primer éxito de verdad de Marvel adaptado al cine.


“En su primera (y memorable) secuencia, ya podemos encontrar varios detalles impensables hoy en día”


Viendo un film como “Blade” (1998) resulta fascinante el posterior desarrollo de los acontecimientos. Soy un fan a muerte del MCU, y de hecho considero “Infinity War” (2018) como una de las mejores obras que he visionado en mi vida, pero resulta indudable que el molde ha cambiado una barbaridad. Aunque puedan encontrarse diferencias entra una película como “Black Panther” (2018) y otra como “Capitana Marvel” (principalmente por las influencias que maneja cada una), resulta evidente que son productos asimilables y con coordenadas comunes. Esta familiaridad (habrá quien diga unificación) de los productos Marvel no tenía cabida en una trilogía como la protagonizada por Wesley Snipes, asociado para los restos con el papel y con las deudas con el fisco.

En su primera (y memorable) secuencia, ya podemos encontrar varios detalles impensables hoy en día. En el baño de sangre bakalaero (¿alguien podría imaginar que a los vampiros no les iba Sisters Of Mercy, sino que eran más de Chimo Bayo?), sorprende el carácter terrorífico de la representación del no muerto, que se comporta de un modo animal, asesino y escalofriante. También llama la atención que siempre se resuelva un conflicto sobrenatural tirando de escopetas, patadas y sopapos. Pero voy más allá, dejando a un lado el cameo fetichista de Traci Lords, podemos ver un plano de… ¡una mamada! Sí, amigos, antes no salía Stan Lee y había alusiones guarrindongas al sexo en la gran M. Me voló la cabeza.


“No podemos afirmar que sea la mejor entrega de la saga, ya que ese mérito le corresponde a la segunda entrega de Guillermo del Toro”


Más allá de su afortunada mezcla entre terror y acción, también se agradece que el film no renuncie al gore en ningún momento (siempre dentro de las coordenadas de una obra con aspiraciones comerciales), por lo que podremos ver brazos amputados, bastante sangre, cuellos mordidos con auténtico salvajismo, un cadáver calcinado haciendo de las suyas e incluso una cara reventada contra un vagón de metro. Nada mal amigos.

Es probable que Stephen Dorff chirríe levemente como Deacon Frost, pero estamos hablando de un film en que Udo Kier hace de realeza vampirica, una gozada. Pero si hablamos del terreno actoral, resulta inevitable elogiar la tarea realizada por Snipes. Con menor carga cómica que en las secuelas, el actor hace suyo el personaje y en la época resultaba verdaderamente difícil imaginar otro rostro para el vampiro mestizo diurno. No conviene olvidar a un entregado Kriss Kristofferson que otorga dignidad y clase al personaje de Whistler.


“una notable cinta de acción con elementos de terror, que ha soportado de forma notable el paso del tiempo”


Para el recuerdo quedan los apuntes puramente fantásticos de la cinta: esa profecía sangrienta, apoyada en antiguas escrituras vampíricas, el clímax final (solo ensombrecido por el desfasado uso del CGI) en que los vampiros muestran su verdadero forma, como esqueletos alados y especialmente ese bibliotecario obeso y repugnante, que supone toda una gamberrada para un film de estas características.

No podemos afirmar que sea la mejor entrega de la saga, ya que ese mérito le corresponde a la segunda entrega de Guillermo del Toro, aunque siempre he opinado que a pesar de los evidentes aportes de Del Toro, se trataba más de un film totalmente de acción (ordenado en torno a set- pieces) y más macarra, en el que los personajes andan a cámara lenta mientras suena rap. Además el villano era víctima al mismo tiempo, enlazando con el enfoque sobre el monstruo tan tradicional del mexicano, mientras que Frost era puramente malvado, tanto con los humanos como con los propios vampiros. Dejemos a un lado la simplemente correcta tercera entrega, que desvirtuaba muchas de las virtudes de sus predecesoras, al mismo tiempo que aumentaba el componente cómico (ese cuchi cuchi de Blade) y presentaba un error de casting tan garrafal como poner a Dominic Purcell como Drácula ni más ni menos.

En definitiva, una notable cinta de acción con elementos de terror, que ha soportado de forma notable el paso del tiempo y que conviene revisionar solamente para comparar con la actual situación de las adaptaciones Marvel. Y para disfrutar de bakalao, claro.


6 comentarios:

Guadaña dijo...

Buena reseña, Krueger. De esas películas que, si te gusta la temática, se disfruta en cada visionado. Lo único malo que veo es que "El consejo de las sombras" parece carecer de poder por completo. Lo que Frost hace, es una especie de "golpe de estado", pero con una facilidad que ya habría querido Tejero en su momento.

Saludos.

Leo dijo...

Excelente análisis. Ayer recordaba con un lejano buen recuerdo esta saga y tu me has convencido de volverlas a ver.
Gracias y saludos de San Juan, Argentina.

Astinus dijo...

Cuando Marvel también hacía las cosas bien y salían productos así. Yo tengo una pelea constante entre la primera y la segunda entrega. Difícil decisión, aunque suelo ser fan de Del Toro.

Lo de Snipes es también digno de mención. En esta peli, precisamente, es todo un portento inexpresivo. Y funciona muy bien.

Yo creo que queremos análisis de las dos siguientes. Me ha transportado a mi época adolescente temprana y a ese baño de sangre que uno ve como si estuviese rompiendo algún tipo de ley turbia.

Art0rius dijo...

Yo tengo grabadas las tremendas paridad verbales sin venir a cuento del amigo snipes. El soltar "algunos gilipollas intentan patinar cuesta arriba" en mitad de la pelea final sin venir absolutamente a cuento de nada me enamoró perdidamente.
Muy agradecido por recuperar esta película, y para mi gusto, la dos siempre!

El Rector dijo...

Para mí y en relación a lo que comenta Astinus, es al revés. Marvel ha aprendido con el tiempo a hacer las cosas bien, tras películas reguleras como esta "Blade". Es un poco injusto comparar, ya que era otra época y otro concepto del cine de superhéroes, con títulos mucho más ligeros y enfocados al cine de acción, como es el caso, pero viendo cosas como "El Soldado de Invierno", "Civil War", la saga "Vengadores" (con "Infinity War" y "Endgame" como cúspide de la fórmula), "Thor: Ragnarok", etc... cuesta creer que lo de Norrington tenga algo que ver con todo eso.

En su momento me resultó una gran decepción. Luego, cuando salió la segunda entrega (por cierto, hay análisis en la web), la primera me pareció directamente ridícula... pero claro, lo que hizo David S. Goyer con la tercera parte fue tan esperpéntico, que la de Norrington ya había que verla con otros ojos. Lo mejor sin duda, Kriss Kristofferson y las altas dosis de violencia. Lo peor, ese villano de forro de carpeta adolescente y la horrible banda sonora... buf! la secuencia inicial con el "Bombas" o "la Tía Enriqueta" de Chimo, hubiera sido otra cosa :)

A día de hoy y entendida, ubicada y aceptada en su momento, me parece una película simpática y entretenida. Pero claro, "Blade" solo hay uno y es el de Del Toro (hay más talento en un fotograma del mexicano que en toda la filmografía de Norrington junta y lo dice alguien que es MUY fan de "La Liga de los Hombres Extraordinarios", jeje).

Saludos.

Krueger dijo...

Hola a todos!

Coincido contigo Guadaña, en ningún momento se transmite ese gran poder de Frost y ese golpe de Estado queda algo precipitado y desangelado.

Muchas gracias Leo, considero que soportar bien el paso del tiempo, seguro que las disfrutas de nuevo.

Astinus, como dice el Rector, ya hay análisis de la segunda parte, la tercera es más complicada jajaja. Yo también consideró superior la segunda entrega, pero esta primera entrega tiene un algo. Especial bajo mi punto de vista. El problema de la secuela es que es más una cinta de Del Toro que una adaptación de cómic.

Ese algunos cabrones se empeñan en patinar sobre hielo cuesta arriba es épicos y no olvidemos que actuó seguido una Jeriginfuilla es inyectada mediante patada giratoria! Normal que te acuerdes Arterias!

Entiendo lo que dices Rector, pero del mismo modo que cinematográficamemte poco puede decir este Blade frente a Infinity War, las sensaciones eran distintas. Las películas de superhéroes suponían un rara Avís (especialmente de personajes tan poco populares como Blade) y en mi opinión era un acontecimiento más entrañable y mágico. Hoy en día vamos a tener películas de personajes impensables en su momento, pero me reconocerá que el molde, impecable y tremendamente satisfactorio por otro lado, resulta mucho menos naif que estos vampiros bakalutis

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.