viernes, 16 de octubre de 2020

Crítica: Sangre Vurdalak

ARTORIUS NOS HABLA SOBRE LA ADAPTACIÓN DE SANTIAGO FERNÁNDEZ CALVETE DEL RELATO VAMPÍRICO DE TOLSTOI


Antes de seguir leyendo, amigo lector, ajustemos las expectativas: vamos a hablar de un producto relativamente modesto en cuanto a presupuesto, una serie B vampírica en toda regla para el que suscribe, con escasas virtudes que la salven de la quema. Así como tuve una suerte moderada con la primera película del festival, con esta fantasía vampírica argentina he pisado bosta, que dirían en el cono sur. Una bosta no del todo inesperada pero igualmente desagradable en cuanto, por motivos que se me escapan, servidor estaba seguro de estar a punto de ver una buena película. Craso error, amigo lector/a, craso error.  


“Los paisajes de la provincia de Córdoba (Argentina) proporcionan bajo la lente de Fernández una atmósfera casi irreal en sus planos paisajistas” 


Primeramente, no puedo evitar romper una lanza en ese sentido en favor del director y guionista, Santiago Fernández Calvete, por haber podido tirar adelante un proyecto de estas características en la tierra de Borges considerando la terrible crisis económica que asola desde hace décadas un país tan hermoso como es la Argentina. Pero dejando de lado la parte sentimental, hay mucha tela que comentar en esta “Sangre Vurdalak” (2020), premiada en varios festivales y participante en la sección Panorama en el Festival de Sitges. 

Basada en un relato corto de Tolstoi que servidor leyó hace mucho y que le pareció entretenido, esta película arranca como un drama rural pero no tarda en meterse en materia, y lo consigue en base a una buena fotografía que resalta el ambiente rural y malsano que envuelve a la familia protagonista. Los paisajes de la provincia de Córdoba (Argentina) proporcionan bajo la lente de Fernández una atmósfera casi irreal en sus planos paisajistas, aunque para mi el mayor problema de esta película reside en los planos nocturnos: el exceso de iluminación prácticamente aniquila esa atmósfera de misterio a niveles dolorosos, y es una verdadera lástima porque hablamos de una película de terror cuyo principal foco de inquietud se basa en la llegada de la noche. Y cuando esta llega, bueno....entre el citado problema, un para mi cuestionable planteamiento de las escenas y unos efectos cgi y de maquillaje flojos hasta la línea del amateurismo eliminan cualquier mínimo atisbo de tensión o de sorpresa que pueda deparar la cinta en su conclusión. 


“un inicio muy prometedor, atmosférico y desolado se tuerce a medida que a los personajes les baja el coeficiente intelectual” 


En cuanto a la parte actoral, tenemos un reparto muy pequeño en el que recae todo el peso de la progresión de la historia, y que va desde actores que se nota a la legua que les falta un hervor de experiencia para sostener la función, hasta un muy solvente Germán Palacios, que en su papel de padre de familia nos regala una interpretación bastante ajustada, aunque en determinados momentos se ve que el papel le queda un pelín grande: los momentos en los que debería comunicar solamente con la mirada y su lenguaje no verbal le superan interpretativamente hablando, y un momento en el que se sugiere un pensamiento incestuoso en su personaje a mi personalmente casi me dio la risa. 

Pasemos al guion, donde se repite la misma historia: un inicio muy prometedor, atmosférico y desolado se tuerce a medida que a los personajes les baja el coeficiente intelectual a medida que pasan los minutos, tomando decisiones que les equiparan a cualquier personaje medio de película slasher ochentera americana tirando a tonto. A muy, muy tonto más bien, porque los últimos minutos nos ofrecen un festival de decisiones estúpidas y faltas totales de sentido común que me apartaron bastante de la intención de seriedad del conjunto. 


“esta versión no solo es pobretona en medios, también lo es en algo mucho más grave a la hora de rodar una película, y es el talento” 


Lo peor de todo esto es que me viene a la cabeza la versión anterior que vi del relato original, “Vurdalak” de Mario Bava, un corto estilo Giallo que formaba parte del recopilatorio “Las tres caras del miedo” (1963), y la verdad es que las comparaciones son odiosas: sin colmillos de pega, ni maquillajes a lo “30 días de Oscuridad” (2007) y solamente con trucos de luz y de escenografía teatral, conseguían un efecto de inquietud mucho mejor que esta versión. Pero esta versión no solo es pobretona en medios, también lo es en algo mucho más grave a la hora de rodar una película, y es el talento

El talento de insinuar más que enseñar y, en el caso que enseñes, que resulte algo lo bastante impactante como para que la exposición del bicho de la función no quede ridículo. El talento de saber cual plano va a dar más intensidad a una escena, o donde poner la cámara para que una secuencia gane interés en su visionado. El talento de hacer un guion que huya de los sitios comunes del género y aporte algo diferente o que, al menos, sea entretenida. En resumen, todo lo que ahora mismo, como director/guionista le falta al bueno de Santiago Fernández Calvete al que servidor, a menos que haya un cambio radical en su carrera (que todo es posible), voy a rehuir hasta nuevo aviso.   

Lo mejor: La ambientación, sobre todo la diurna. Actores implicados en la causa, con todas sus limitaciones. Buena fotografía. El primer tramo de la película. Su ajustada duración.   

Lo peor: El guion. Personajes de tan dudosa inteligencia que resultan increíbles. Los efectos CGI y el maquillaje. Los supuestos momentos de tensión. La horrenda iluminación nocturna. El tramo final es de traca.  



2 comentarios:

El Rector dijo...

Entre que no ofrece nada nuevo y que el nivel de estupidez de los personajes está muy encima de la media del género (que ya es decir), cuesta sacarle jugo a esta "Sangre Vurdalak". Y no soy de los que suelen cuestionar según que cosas, sin este tipo de mecanismos, la mayoría de películas que disfrutamos serían imposibles, pero debe haber un límite que separe estupidez, de tomadura de pelo. Y Fernández Calvete se salta esta línea en varias ocasiones. SPOILER ¿Tan difícil era poner al padre frente al sol desde el minuto uno para disipar cualquier duda? De acuerdo, no habría película, pero entonces, igual deberías escribir otro guion...

Me quedo con la buena puesta en escena (yo no tengo queja con las secuencias nocturnas) y con el buen papel de Alfonsina Carrocio.

Saludos.

Missterror dijo...

Flojísima, flojísima. No he visto ese descenso por segundo de coeficiente intelectual de los personajes igual. Cada decisión suicida que los personajes toman para protegerse es de tan poco respeto a la coherencia, que el guión pierde el norte por completo. Si encima le añadimos que desde el inicio ya está cantado el final, pues mala experiencia esta Sangre Vurdalak.

Un abrazo-

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.