martes, 24 de noviembre de 2020

Crítica: Evil Eye

ASTINUS NOS HABLA SOBRE EL NUEVO DESCALABRO DE WELCOME TO BLUMHOUSE, LA DESCAFEINADA APORTACIÓN DE ELAN Y RAJEEV DASSANI


Poster Evil Eye de Welcome to Blumhouse
Segunda entrega de este repaso que estamos dedicando a la antología de películas que han surgido de la unión de la productora Blumhouse y Amazon. Ocho filmes firmados hasta el momento, de los cuales tenemos cuatro disponibles en la plataforma virtual del gigante norteamericano. Hace poco hablábamos de la primera entrega, “The Lie”, cuyas sensaciones no fueron del todo buenas. La siguiente cinta es “Evil Eye”; veamos cómo nos dejó después de su visionado, y si Welcome to Blumhouse convence o, más bien, todo lo contrario. 


“Teniendo en cuenta que la película llega a la hora y cuarenta minutos, es más que evidente que, mínimo, le sobran veinte” 


Sunita Mani en Evil Eye
Adentrándonos en el argumento de la película, esta nos narra la historia de una chica que conoce a un chico que parece ser todo lo que siempre ha querido: sensible, respetuoso, atento y carismático. Cuando se lo cuenta a su madre, con la que tiene una relación muy estrecha (pero separada por miles de kilómetros), esta empieza a sospechar que el novio de ella es la reencarnación de un hombre con el que estuvo y que la maltrataba. Esta última parte será fundamental, pues el personaje de la madre (interpretada con holgura por una veterana Sarita Choudury, a la que hemos visto de secundaria en un sinfín de pelis y series) es muy supersticioso, y son las señales que va encontrando las que le avisan de esta particular (y sobrenatural) situación. 

Con esta premisa, nos encontramos un thriller con tintes sobrenaturales donde la tensión debe jugar un papel fundamental para mantenernos pegados al sillón. ¿Cómo se va dando cuenta la madre de todo lo que pasa? ¿Y la hija? ¿Cómo actúa el supuesto novio reencarnado? Responder con ritmo y dinamismo son dos cuestiones fundamentales para que no entre en el telefilme de cualquier cadena del domingo por la tarde, esos que todavía resisten el embate de las plataformas tipo Netflix o HBO a base de dramones reiterados que, por varias razones, todavía tienen un sector fidelizado. 


“la dirección es tan plana, tan poco favorable a las sorpresas o los giros, que no da pie a enganchar ni un mínimo” 


Sunita Mani bajo el agua
En esta ocasión, el resultado es más bien malo. La película se asienta constantemente sobre las conversaciones telefónicas entre la madre y la hija, que no hacen otra cosa que repetir esquemas entre situaciones parecidas y volviendo siempre a lo mismo. De vez en cuando entrará en colación el padre, el cual desaparece al final de la película para no volver sin que haya explicación alguna. Dicho final también resulta interesante mencionarlo, pues es acelerado y tiene una conclusión bastante estrafalaria que no convence en absoluto. Teniendo en cuenta que la película llega a la hora y cuarenta minutos, es más que evidente que, mínimo, le sobran veinte. Y no solo eso: la dirección es tan plana, tan poco favorable a las sorpresas o los giros, que no da pie a enganchar ni un mínimo. Has visto cuarenta minutos y ya sabes por dónde irá el cauce, final incluido, y puedes comenzar a saltar partes en tu reproductor sin que notes que estás perdiendo momento memorable alguno. 

Sarita Choudhury en película de terror
A favor de la película se encuentra todo ese entramado cultural vinculado a la sociedad india, y merece la pena escuchar al reparto con ese acento tan marcado y propio de la zona. Pero es insuficiente, porque apenas se nos habla de esta, y parece más una excusa para presentar un producto exótico que el hecho de que tenga un peso importante en el desarrollo del argumento, lo cual no deja de ser otra oportunidad perdida. Veremos vestuarios, veremos decoración, y hasta ahí. Hubiese sido mucho más interesante unir todo lo que nos plantea con alguna leyenda, mito o producto cultural y/o iconográfico propio de dicha cultura, como han hecho películas recientes tipo “Post Mortem” (2020) o “The Vigil” (2019).


“Anodina, insulsa y preparada para visualizarse el domingo por la tarde más aburrido de tu vida” 


Cuchillo ensangrentado
Las actuaciones, más allá de la credibilidad que podamos darle a la madre y al padre, que cumplen sobradamente, no dejan de ser planas y vacías. No denotan carisma alguna y parecen pasar por los escenarios sin fuerza. Lo mismo pasa con la banda sonora, inexistente, y la dirección técnica, que no destaca absolutamente en nada, potenciando que la parte artística del filme se diluya rápidamente. 

Evil Eye de Elan Dassani y Rajeev Dassani
Sin ningún tipo de tensión, con esa sensación de desconexión permanente, ritmo anodino y ningún tipo de atractivo, esperemos que resulte la peor de las cuatro películas que esta antología nos ha dejado en su primera mitad de productos. Anodina, insulsa y preparada para visualizarse el domingo por la tarde más aburrido de tu vida (y tampoco), "Evil Eye" no tiene ningún argumento para disfrutarse. No llega a tener momentos salidos de tono o que no vayan acorde a lo que se pretende contar, pero ahí queda todo. Podría ser suficiente si se hubiese planteado de otra manera, pero no hay esfuerzo ni ganas por contar algo medianamente interesante. Puestos a elegir, no incurráis en el ánimo de proyectarla. La decepción será grande.


1 comentarios:

Krueger dijo...

La verdad es que el tufillo a telefilm tira mucho para atrás. Del primer pack Amazon/Blum house, creo que Nocturne es la que mejor parada sale. Aún sin ser nada del otro mundo, abraza el fantástico con honestidad y siendo sincero me gusto mucho su plano final.

Saludos!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.