viernes, 29 de octubre de 2021

"El juego del calamar", entre el survival y el capitalismo salvaje

ARTORIUS (O MÁS BIEN SU SEÑORA) NOS HABLA SOBRE ESE FENÓMENO TELEVISIVO MUNDIAL LLEGADO DESDE COREA DEL SUR


El juego del calamar póster
Hoy nos toca hablar de una serie que…(interferencias, no ajusten su antena. Controlamos todas las señales, así que no cambien de canal. Habla nuestra excelente líder Rayba, que de Art0rius ya estamos cansados un poco.) Normalmente hace las críticas mi marido, pero esta serie me emocionó tanto a tantos niveles que Art0rius me pidió que ésta la hiciera yo. Tras tres días de mandar caretos de reacción a los amigos tras la maratón de serie (o a cada cliffhanger) y diseccionar entusiásticamente trama y personajes, creo que necesito escribir sobre ello. Así que hoy me toca. Soy Rayba, encantada, y alguna vez he echado un cable a mi marido con sus artículos


“una dolorosa y necesaria fábula sobre el capitalismo, el aburrimiento, la despersonalización y el dinero. En un mundo en el que si tienes una fortuna todo parece permitido, el cebo de pasar de cero a cien es muy grande”   


El juego del calamar muertes
Lo primero que llama la atención es la estética, que te hace preguntarte qué cojones estás viendo. El primer episodio tiene tremendos momentos de watafak intensos, pero todo está al servicio de una inmersión en la despersonalización y el surrealismo que van a reinar en esta historia. El argumento es relativamente sencillo: alguien analiza a gente que está contra las cuerdas económicamente, y con contra las cuerdas me refiero en la mismísima mierda misma (deben millones de wones, que viene a ser como miles y miles de euros), se meten en líos con mafias, ceden órganos a los bajos fondos en caso de que no puedan recuperar el dinero… El protagonista tiene todos los números para gustarnos (o sea, no): ludópata, roba a su madre para apostar, su exmujer no puede con él, su propia hija le tiene lástima, ha perdido todo lo que tiene y ha llegado al punto en que no le queda ni amor propio. Y entonces es cuando te dan la tarjetita para incorporarte a estos juegos, no sin prueba previa de nivel de desespero y autoasco, en una escena de bofetadas humillantes y bastante contundentes.   

El juego del calamar crítica
Una vez metidos en el juego, la estética alucinante, las muertes despiadadas y explícitas (sin caer en el spoiler, mucho ojito a las muertes fuera de cámara), la progresiva deshumanización digna de un campo de concentración o de un experimento social en la cárcel va hundiendo poco a poco a los protagonistas, no sólo en el terror, sino en una degradación moral. ¿Por qué me gusta esto? No porque sea una sádica o algo así, sino porque está realmente muy bien hecho. El proceso es gradual, tiene una excelente lógica psicológica, y los personajes tienen lógica interna y sus reacciones fluyen con naturalidad, desde el broker de bolsa extriunfador que va deslizándose hacia la psicopatía más descarnada por supervivencia, pasando por el matón capaz de vender a quien sea, la chica que ha sufrido abusos sexuales familiares… Curiosamente, y como pasa cuando lees literatura del Holocausto, la basura más grande a nivel emocional se mezcla con una lenta redención de algunos personajes, muy concretos, que van descubriendo el juego en equipo, la necesidad de empatizar, incluso la compasión y la necesidad de salvaguardar la dignidad ajena. Dentro de que es un survival, y por tanto sabes que va a palmar hasta el gato, hay atisbos de esperanza que hacen los contrastes aún más negros, pero que te ayudan a encariñarte con los personajes que más mierda parecían en algunos casos. 


“una muestra sobre el dominio de la técnica narrativa, un espectáculo visual impactante, un festival de gore y un canto a la capacidad de redención de algunos”   


El juego del calamar netflix
Hay una subtrama sobre un policía que ayuda a explicar muchos de los aspectos que los jugadores no podrían ver. Sé (porque he visto otras críticas) que algunos han considerado esta subtrama superflua. No es mi caso: desde el tema de tráfico de órganos y corrupción dentro de un entorno extremo, hasta el contrapunto que ofrece en cierta escena con los organizadores del juego (una escena que por su decadencia extrema, con muebles humanos y apuestas ante juegos de vida o muerte sería excesivamente repugnante de no ser porque al estar ese personaje en medio empatizas con él y la tensión te hace seguir mirando), para por último enlazar con la identidad de uno de los secundarios de oro, porque a ningún espectador nos gusta que nos hagan un “Perdidos” y te dejen sin explicar cosas como quién es el malo, quien hay bajo las máscaras, o por qué pasa todo. Aparte del excelente contrapunto que da ver la caída moral de unos contra la progresiva redención en situación límite de otros.   

El juego del calamar villano
Para terminar, me parece una dolorosa y necesaria fábula sobre el capitalismo, el aburrimiento, la despersonalización y el dinero. En un mundo en el que si tienes una fortuna todo parece permitido, el cebo de pasar de cero a cien es muy grande, pero no sólo eso: si lo tienes todo, ¿Qué te queda? La verdadera tragedia para mí es menos evidente: aunque hay una muy obvia que es la pérdida de empatía por la supervivencia, de la que algunos personajes hacen comentarios muy descarnados y en la llaga, aún como espectador tienes tiempo de llorar y emocionarte cuando alguien se niega a seguir, recurriendo al suicidio incluso. Hay una cierta dignidad en eso, en llegar al límite y atreverte a decir que no a que te sigan manipulando, todo por el vil metal, y más cuando es por empatía. No hay ningún romance (cosa que agradezco, ya que estaría totalmente fuera de lugar), pero sí pequeñas y trágicas (como no puede ser de otra manera, en una historia tan descarnada) historias de amor: el inmigrante que está allí por su familia, el protagonista que quiere recuperar a su hija, el matrimonio de secundarios, la chica que quiere reconstruir a su familia. Pero toda esa gente, que parece no tener nada, al final tienen (algunos, no todos) la capacidad de aceptar que a lo mejor el dinero no es tan importante como un lazo con otra persona, ni que sea efímero. Hay un canto de redención muy sutil, pero está presente. Redención que no llega a los que consideran que la gente es basura, y que por tanto como basura han de ser tratados. Porque si tienes dinero te lo puedes permitir todo, y los que no lo tienen no merecen nada.


“las grandes revelaciones finales y los plot twist no me parecieron tales, sino bastante evidentes. Básicamente porque la serie no te hace trampas”  


El juego del calamar final explicado
Y lo único que nos queda es decir que no a eso. Porque efectivamente, el ser humano es capaz de todo, incluso de las mayores barbaridades, y tener dinero no te hace un parangón de la moralidad, obvio. Hablemos del tráfico de órganos, del de drogas, de corrupción, del consumo de estupefacientes por aquellos que tienen más dinero que yo ganas de jubilarme. Pero mira por dónde, también hay quien reacciona. Porque el ser humano es capaz de todo. Incluso, en ocasiones, de sacrificio y de empatía.  

Para alguien como yo, que lleva leyendo unos meses ensayos sobre situaciones límites, guerra, despersonalización, pero también ensayos sobre activismo, sobre esperanza, sobre la capacidad de las personas de cambiar algunas cosas, ha sido todo un hallazgo. No sólo es adictiva, es un canto a la humanidad en lo peor (y muestra una gran mayoría de eso, debo decir) y en lo mejor, una muestra sobre el dominio de la técnica narrativa, un espectáculo visual impactante, un festival de gore y un canto a la capacidad de redención de algunos. Porque a la vida hay que echarle cojones, el mundo es injusto y cruel, el dinero no lo es todo, y a veces hay que saber que decir que no, aunque eso implique rajarte el cuello, colgarte de una viga o dejar que te peguen un tiro.   

El juego del calamar
Particularmente trágica me parece la incapacidad final de cierto personaje de reconocer esto. Por fuerte que parezca, las muertes salvajes impactan, sí, pero están al servicio de una historia con un fuerte componente emocional, pero la verdadera tragedia no es la deshumanización progresiva de los sometidos al juego, sino la total indiferencia de aquellos que no saben reconocer lo que podría hacerles felices. Spoiler, no es el dinero. Y al final encuentras que, por mucho dinero que tengas, a veces mejor métetelo por el culo y vete a ver a tu familia, o a la gente que te aprecia, o a los que te han mostrado mínimo de preocupación y respeto, y deja de joder a los demás. Por si a estas alturas no lo habéis notado, me ha gustado mucho. Dejo que Art0rius le ponga la puntuación porque yo sigo totalmente obnubilada por semejante montaña rusa emocional y visual. Ojo, personalmente las grandes revelaciones finales y los plot twist no me parecieron tales, sino bastante evidentes. Básicamente porque la serie no te hace trampas y tienes las bastantes pistas, si tienes cierta idea de cómo evolucionan ciertas cosas a nivel psicológico y a nivel estructura de guion, para saber qué está pasando. Pero igualmente la gocé como una cerda. Y fin. 

Lo mejor: La narrativa visual. El ritmo. La psicología de despersonalización bien llevada. La perversión de algo aparentemente infantil convertido en un desquicie asesino. Algunas actuaciones, incluyendo la de una actriz de 40 kilos si llega que consigue dar miedo, todo lo poca cosa que es. La foto del protagonista sonriendo cual completo gilipollas.   

Lo peor: Que seguramente sea malinterpretada, porque da para eso. Las denuncias que le han caído por usar un teléfono que al parecer pertenece a un pobre usuario que está hasta las narices de que le llamen los frikis. Que hagan una segunda parte por sacar más dinero de un producto bastante acabado.

Art0rius: Vaya, pues no me queda mucho que decir. Disculpen la interferencia de señal, o mejor disfrútenla que se lo merece. 


13 comentarios:

Mister Moloko dijo...

Señora de Atorius como dirían los clásicos (y los cursis) me pongo a sus pies.
Coincido al cien por cien con su análisis. La serie es una puñetera maravilla, un producto impactante que hace algo muy complicado: ofrece una historia capaz de engancha a todo tipo de espectadores y, a la vez, profundiza y aborda temas complejos desde un punto de vista sorprendentemente profundo. Dejando de lado lo adictiva que resulta la trama, "El juego del calamar" es una historia que retrato un microcosmos de personajes complejos y cargados de matices. Muy de acuerdo con la crítica al capitalismo, pero en el fondo esta serie es también la plasmación de esa frase de Hobbes que señalaba que el hombre era una lobo para el hombre.
Es muy complicado elaborar un guión tan redondo que, aunque tiene algunos deus ex machina, está cuidado hasta el milímetro. No pretendo exagerar, pero desde mi punto de vista el capítulo del juego de canicas es uno de los mejores de la historia de la televisión. Para mi ha sido toda una experiencia y a buen seguro volveré a verla en un futuro no muy lejano.
Por cierto, me molesta profundamente leer determinadas críticas que denigran al producto simplemente por dos factores: su impacto popular y que sea una serie de Netflix. Algunos tendrían que hacérselo mirar.

Saludos

Art0rius dijo...

Hola, Mr Moloko! Encantada, vuelvo a ser Rayba la señora de ;)

Completamente de acuerdo, el episodio de las canicas es una maravilla tanto a nivel psicológico (la rotura sistemática de la confianza) como a nivel formal. Aparte después me he leído otras críticas, algunas muy chorras y otras fantásticas, como es normal, y una en concreto hablaba de un aspecto que en un primer visionado no pillé: cómo las escenas del episodio 2 enlazan con las muertes de los personajes. Hay gente buscando fallitos, y alguno hay (otros me parecen guiños que la gente se toma como defectos porque la gente es gente, como siempre), pero con fallos y todo me parece absolutamente única y muy redonda.

Sobre la gente que dice que es una chorrada porque es muy popular, tendríamos que recordar que a fin de cuentas la Ilíada y la Odisea también lo eran, así como el teatro clásico hasta cierto punto. Que una cosa guste no quiere decir que sea mala, ni al contrario. Yo estoy francamente en contra de algunas obras que han gustado muchísimo y que personalmente me parecen un truño inenarrable (ahem ahemCrepúsculoahem ahem). Al final, si algo no te gusta es tu opinión, si algo tiene un buen concepto y está bien trabajado se puede hablar de criterios diferentes. Y no todo lo bueno me gusta, ni todo lo malo me disgusta. Para gustos, los colores, pero el antipopulismo de "si gusta mucho es malo" es una mamarrachada de pose. En fin.

Al que no le convence la serie porque es muy chocante, porque es muy brutal, o porque no la pilla, de acuerdo. A fin de cuentas hay muchísima gente que ha odiado el último episodio, y supongo que en parte es por el cambio de ritmo brutal para adaptar la narrativa a la culpa del superviviente, y a la epifania que se va labrando. No se tú pero yo en la escena final del avión estaba diciendo "nonononono". A nivel moral me encanta, a nivel de empatía con el personaje me dejó arrasada, y eso me parece genial. La lástima es que algunos lo han tomado como truco para abrir segunda temporada (cuando a mí no me dio esa impresión, pero claro, cada uno sus cosas). Ahora están diciendo que debido al exitazo plantean una segunda parte (argh) para explicar cosas sobre el Líder (uhm). Cero ganas por todo lo comentado arriba, pero si hacen eso puede ser bastante inteligente. Habrá que visionar primero y criticar después :)

Saludazo y a seguir disfrutando! :)

El Rector dijo...

Espero que ese "o más bien su señora" se haya entendido como lo que es, un casposo chascarrillo gracias al cual dar cabida a tan interesante e inesperada aportación de Rayba dentro de los esquemas de la web. Satanás libre a este pobre desgraciado de clasismos y cursismos, jeje.

No puedo opinar sobre la serie, ya que debo de ser de los pocos que andan a dos patas que no ha tenido el tiempo, las ganas, o un poco de ambas, de ponerse con ella. Pero viendo el entusiasmo, de seguro terminaré picando el anzuelo.

Y no me he podido resistir a remarcar ese "...he echado un cable a mi marido con sus artículos". Reconozco que me ha arrancado alguna que otra carcajada en algún punto intermedio entre lo macabro y lo erótico. Me vienen a la cabeza nombres como los de Mary Shelley o Ana Rosa Quintana y me parto el ojete, con perdón.

Saludos.

Art0rius dijo...

Jajajaja,soy Raya otra vez!

Por lo general Art0rius se escribe sus propios artículos y yo le corrijo la gramática, porque con las prisas me pone cada becerrada que estremece. Esto ha sido una excepción porque le di la brasa tres días seguidos dándole vueltas a la serie.Por lo general,mis críticas son más a libros y cine musical que a cine de fantástico y terror, así que no,no soy su negro. Aquí somos gente honrada ;)

Espero que tengas tiempo de dejar opinión una vez vista la serie!

Art0rius dijo...

Rayba,no Raya. Maldito corrector!

bleach510 dijo...

Poco más que añadir a tu excelente crítica Rayba. El juego del calamar ha sido una gran sorpresa para todos los no aficionados al fantástico y al terror, consiguiendo un producto de masas. Cuando ví el trailer por primera vez ya pensé que es el tipo de serie que me gusta pero que no ve ni el tato, no podía estar más equivocado. Vuelvo a expresar lo dicho: el episodio de las canicas es jodidamente bueno y el más importante creo de la serie a nivel argumental, en él están más desarrollados los personajes. Destacar Sang Woo (el nº 218) aunque opino que su personaje debería haber estado mejor desarrollado. También de acuerdo con las revelaciones finales, 0 sorpresas se ve todo muy claro si eres asiduo al género.
En fin, no me enrollo más otro 9 por aquí.

Un abrazo a todos!

Art0rius dijo...

Hello Bleach510! Soy Rayba de nuevo :)

La verdad es que a nivel personajes me gustan todos, creo que hicieron un trabajo brillante de desarrollo. Creo que incluso los más sencillos no pecan de planos, que sería lo fácil, y no hay que olvidar que tienen que centrarse más en los que interesan a cada momento o si no, la historia no acabaría jamás. Cuando se narra hay que hacer elecciones, aunque como fans siempre queremos más de nuestros favoritos (y no diré cuáles son los míos). De hecho una de las cosas que más gracia me ha hecho ha sido una entrevista que corría por ahí al director que decía cosas como que quería centrarse más en los personajes que en los juegos, y por eso se decidió por juegos infantiles. Genial porque luego lo vemos los occidentales y pegados a la pantalla intentando saber cuál es cuál (yo lo de las galletas me quedé con cara de "ein?" porque en la vida había visto un juego así xD).

Y la verdad es que me enganchó el trailer por la escena de las escaleras a lo Escher. Madre mía, mi cara al verla era un poema xDD

Saludos y abrazos!

Donnie dijo...

A mi no me ha acabado por convencer.. En mi caso los cuatro primeros episodios se me hicieron bola, a partir del quinto la cosa me mejoró mucho y el episodio de las canicas creo que está alargado hasta la saciedad. Personalmente no entiendo que esta sea la serie mas vista de Netflix, creo que todo ha sido una gran campaña publicitaria y que muchos nos la hemos tragado. Y bueno..tampoco es que esta sea una serie que tenga muchas sorpresas, creo que todos los giros que se supone que tiene la historia se ven a la legua.. Pero al final se ve bien y entretiene, asi que bien

Un Saludo!

donnie

Art0rius dijo...

Hola Donnie! Aquí Rayba.

Pues me parece muy comprensible, no a todo el mundo le va a gustar las mismas cosas y menos mal. Como ya he dicho, a mí sí que me gustó mucho, tanto a nivel psicológico como de desarrollo. ¿Campaña publicitaria? Bueno, la serie pegó un bum y luego ha habido mucho comentario de gente que la ponía por las nubes, no creo que sea cosa de "tragárselo" o no :) Como bien dices, y ya lo puse en el artículo, los giros son previsibles si estás atento al guión, pero a mí eso me gusta porque me da la impresión de honestidad. Seamos sinceros, cuando llevas un cierto número de películas, series y libros encima se vuelve más difícil que te la metan doblada. Difícil, no imposible, pero muy difícil. También te digo que mucha gente se enamora de su salvajismo de survival, que es lo menos original que tiene porque el propio autor confiesa sus referencias (de nuevo, honestidad, que está muy bien). Pero si te ha entretenido, ya es un punto a favor! No todos vamos a enamorarnos de esa serie, pero es muy respetable.

Donnie dijo...

Hola Rayba!

Como bien dices a estas alturas con tantas películas, libros, comics y demás que hemos visto y leído hay poca cosas que nos puedan sorprender.. pero aún así siempre hay algo que lo hace.. Con lo sádico y enfermizo que suele ser un tipo de cine surcoreano me deja una sensación un poco amarga que esta serie parezca un refrito tirando a light de cosas ya vistas.. No se.. por mucho que en un episodio puedan morir cientos de personas no me llega.. pero como bien dices no a todos nos tiene que gustar lo mismo.. si no este mundo sería un coñazo.

Sobre lo de que el autor confiesa sus referencias podemos decir lo mismo con lo que se introducía la crítica de 'Misa de Medianoche'.. donde empieza el homenaje, las referencias y donde empieza otra cosa.. a veces esa línea es muy muy delgada..

Un Saludo!

donnie

hernanm6 dijo...

Hola, Artorius... ¿o Rayba? En fin, quien sea. Me apreció muy afilada y precisa tu crítica y coincido plenamente. En efecto, "El juego..." es (otra) necesaria crítica sobre el capitalismo y el devenir actual de la sociedad, en la línea de "Parasites", y tanto o más jodida que ésta. Además, hay una cuestión muy puntual, y es un gravísimo problema social de Corea del Sur, que es que posee la mayor cantidad de endeudamiento económico per capita del planeta. Y no hay manera de que la formulación de tales críticas no sea jodida, cruel, mala leche, agria y terrible. En esto, "El juego..." es brillante. Sobre todo cuando dicha crítica se expresa en la forma de una suerte de reality-show que es la epítome de todos los realitys habidos y por haber, uno en el cual te jugás la vida. Y haber elegido, para los meros fines del "concurso", juegos infantiles, es un concepto absolutamente brillante, por aquello de la (presunta) inocencia de la niñez y esas yerbas. "El juego..." es tan excelente que hasta los momentos cursis, los tópicos y los clisés, que los tiene, y los giros de trama previsibles, que los hay (mayormente todos), no pierden eficacia porque forman parte inextrincable de una trama tan sólida como la puta vida misma... que también está plagada de cursilerías, tópicos, clisés y giros de trama previsibles. "El juego...", en rigor, no tiene nada de sadismo ni de violencia gratuita, que no tenga la misma vida cotidiana de cualquier bípedo implume de los que pululamos hoy por este agitado planeta. Y hay que reconocer que los actores y actrices coreanos son unos animales... En fin, basta la salú... Y pregunto: ¿Ustedes participarían en un "juego del calamar"...?¿O se abstendrían, sumergiéndose en la tibia (in)seguridad de las "realidades" del mundo actual?¿Habría alguna diferencia?¿O tendrían pudor en birlarle al viejo las canicas...?

Anónimo dijo...

Rayba:

Hola Donnie!

Así es, a veces la referencia se solapa al plagio, aunque debo decir que estas tramas tipo "solo puede quedar uno" ya sabemos todos cómo acaban :) Pero bueno, yo sigo pensando que es una trama brillante y un buen desarrollo de personajes. Ahí lo dejo. "Let's agree on desagree".

Un abrazo!

Rayba

Anónimo dijo...

Rayba:

Hola, Hernanm6!

Totalmente de acuerdo, lo que tiene de desasosegador es plantearte hasta que punto uno se puede enmerdar personalmente en algo así. Ésa es la premisa de muchas buenas historias, y lo complicado es hacernos salir de la comodidad de nuestra vida en jersey y con internet para empatizar con los personajes. Personalmente le tenía antipatía al protagonista al principio, un ludópata de primera (he conocido a alguno que otro, y sí, son así, jodiendo hasta a las madres), pero me encanta cómo lo desarrollan volviéndolo del revés. ¿Y si participaría en algo así? Buah, en la serie me encanta que te enfocan con mucha claridad la desesperación de todos los participantes. Uno nunca sabe qué estaría dispuesto a hacer si está contra las cuerdas, si depende de ello la vida de la gente a la que quieres o la tuya, si la seguridad de tus hijos está en juego... Por eso me gusta leer testimonios del Holocausto o supervivientes de guerras y situaciones límite, porque ves que en ciertos casos o bajamos a lo animal desesperado, o nos refugiamos en una solidaridad extrema. Y creo que, puestos entre la espada y la pared, todos le robaríamos las canicas al viejo... y muchos nos sentiríamos como la mierda por hacerlo.

Una pequeña maravilla que huye de blancos y negros para hundirse en la zona más gris de la vida, sí. Y me alegra que te haya gustado la crítica :)

Un abrazo,

Rayba

Publicar un comentario

¿Tienes opinión? No seas tímido/a y compártela, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores/as siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.