Crítica: Suspiria (Luca Guadagnino, 2018) Crítica: Diablero (varios, 2018) Crítica: Patient Zero (Stefan Ruzowitzky, 2018) Crítica: Lucero (Norberto Ramos del Val, 2015) Crítica: One Cut of the Dead (Shin'ichirô Ueda, 2018)

martes, 6 de septiembre de 2011

Crítica: Tron Legacy

28 años después de la entonces bizarra ‘Tron’ (‘Tron’, Steven Lisberger, 1982), nos llega esta tardía secuela con un Jeff Bridges en su mejor momento, unas secuencias de acción que quitan el hipo, una música alucinante, y mucha, mucha luz de neón.

‘Tron: Legacy’ (‘Tron: Legacy’, Joseph Kosinski, 2010) es una de esas películas que ya tiene un público asegurado, una legión de fieles espectadores que durante meses esperan con ansias el estreno de la cinta que parece ser se convierte en película de culto incluso mucho antes de su estreno.

Y la verdad es que la cinta no defrauda (siempre y cuando el espectador sepa dónde se ha metido), ya que la película de Kosinski está plagada de alicientes más que atractivos para hacer pasar al espectador una muy agradable velada.

La película nos transporta, –gracias en parte a la fascinante música de Daft Punk-, a ese mundo virtual donde las luces de neón predominan por encima de cualquier otra cosa, donde tu vida puede hacerse añicos (nunca mejor dicho) en cuestión de segundos, los combates cuerpo a cuerpo están a la orden del día, las carreras y persecuciones de motos y demás vehículos “tronescos” se suceden con inusitada facilidad, y los discos voladores se convierten en el arma más peligrosa con la que uno puede contar.

La cinta es una gozada para los sentidos, uno no puede dejar de alucinar con ese envoltorio tan sumamente atractivo, con esos efectos especiales de vanguardia (imponentes), con la cantidad de hallazgos visuales que se van sucediendo uno tras otro (algunos resultan deslumbrantes), con toda esa parafernalia futurista y alternativa (las motos son impresionantes) y por supuesto, con la hipnótica música de Daft Punk que encaja como un guante con las imágenes de la película. Todo un acierto.

Una estupenda película sin ningún tipo de pretensión que cumple con creces el propósito para el cual se realizó (que no es otro que pasar el rato), y que a la postre acaba resultando una de las propuestas más interesantes que ha surgido de la factoría Disney.

En una frase: ‘Tron’ actualizado y mejorado.

Lo que más me ha gustado: su aspecto visual y la música.

Lo que menos me ha gustado: exceso de metraje.

La secuencia: el enfrentamiento que tiene lugar en el local que regenta el personaje interpretado por Michael Sheen al ritmo del ‘Derezzed’ de Daft Punk.

El momento: cualquiera en el que los cuerpos se hacen añicos.

8 comentarios:

El Rector dijo...

Dignísima secuela José. Yo no esperaba gran cosa de ella y me llevé una grata sorpresa. Es cierto que el guión en si, no es gran cosa, pero Tron: Legacy es mucho mas que eso, es un regalo para los sentidos (que bien le queda el traje a Olivia Wilde), grandes efectos especiales, descomunal banda sonora y un Jeff Bridges en plan místico que pone la piel de gallina. Joder, pero si la primera vez que aparece en escena Bruce Boxleitner (aka Tron), casi me saltan las lágrimas.

José L. Vicedo dijo...

Je,je,je...
Yo tampoco esperaba nada de ella y me sorprendió mucho.
Da gusto cuando vas al cine no esperando nada y ¡pumb! Te llevas una sorpresa.
Me apunto para la 3.
Saludos.

Ash dijo...

Peliculón.Ademas fuí al cine a verla en 3D.Hacía muchísimo tiempo que no disfrutaba tanto en un cine.

Ash Williams dijo...

Coincido con lo dicho, no añadire mas: una gran secuela de una pelicula, que recordemos, fue bastante fracaso en su dia.

Jesús Haro dijo...

Muy buena película la de Tron. Su videojuego (PS3 o Xbox 360) es igual de bueno. El film nos traslada a nuestra infancia.

Personalmente me traslada a aquellos largisimos tiempos de carga de cassetes del Spectrum. Mis padres ganaron mucho con Atari, Amstram y Spectrum, y nos regalaron una maquina donde jugamos (después de ir y venir de la mili) a Cortocirtuido o Batman.

Después llegó la Nes y todas las copias con juegos en la memoria. Algunos de mis primeros juegos fueron Mario o Link. Mas tarde llegó el cerebro de la Bestia; la Supernintendo con Street Fighter II. A mi tete le regalaron una y grababa con el VHS las partidas (los ahora conocidos gameplays de youtube). Antes, mi hermano ya se dedicaba a copiar los videojuegos de Spectrum en una cinta de cassette virgen.

Mis padres vendieron multitud de Supernintendo en packs como el de Carlos Sainz o Super Mario World. También comerciaban con Megadrive, pero daba menos dinero al igual que su consola portatil, la gamegear. Por ello, se dedicaron a Nintendo vendiendo supernintendo y sus juegos (Super Star Wars, Rey Leon, Aladin, Final Fight, tortugas ninjas, Asterix, etc) y gameboy. A mi me regalaron la gameboy pocket.

Por último, llegó Playstation, pero entonces se salieron del mercado de los videojuegos que se volvió mucho más complejo con la llegada de la consola de Sony. En aquel tiempo unos jóvenes abrieron la primera tienda de videojuegos especializada en la capital de mi comarca y nada volvió a ser igual.

La máquina recreativa de Street Fighter del bar de mi pueblo desapareció, algunos renegados compraron la Nintendo 64 (especialmente por el Zelda), otros la Sega Saturn y después la fracasada Dreamcast y la mayoría la Play, que se podía piratear y jugar más barato a juegos como Die Hard la Trilogía.

Estas pelis sobre el mundo de la realidad virtual, y menciono también El cortador de Cesped, son muy entretenidas. Las adaptaciones de videojuegos a pelis son otra cosa. Suelen apestar como los peos de mi perro y pongo el ejemplo de Resident Evil, Street Fighter o House of the Dead. Única excepción: Silent Hill. Gran peli.

Jesús Haro dijo...

Mi historia con los videojuegos ha estado ligada al cine y al comic. Al cine porque videojuego y pelis han realizado adaptaciones. Un ejemplo: el videojuego de E.T.

Mientras que mi hermano se pasó al ordenador con Comand Comander o como se diga, Sam and Max, Day of the tentacle, Cobra Mision... yo me dediqué al Dragon Ball Z (el Dragon ball z 2 era extraño porque aún no habían salido, en Catalunya, los OVA de la serie) y después con la Play Final Fantasy VIII (por entonces ya casi no jugaba), Resident Evil Director's Cut (mi primer videojuego), Star Gladiator (el primer juego de la play que probé), Tekken o RE 2. Años más tarde salió el DVD y me compré por 40 euros Nothing Hill, en una tienda cerca de la rambla de Barcelona que ya desapareció. Por eso compré la segunda versión (la Slim) de PS2 con mando a distancia y de paso GTA San Andreas, DB Budokai, Star Wars III, etc. Después de estudiar cine en Barna me interesé por Blu-ray de Sony que le había ganado la batalla al HD-DVD. Una guerra similar (la Gran Guerra o I Guerra) viví entre VHS y BETA o BETAMAX. Beta era mejor, más rápido y pequeño y por supuesto barato, pero VHS tenía el catalogo más grande y en ese catálogo estaban las mejores pelis de acción y mucho cine para adultos. Ganó pues VHS. Así que con Blu-ray como victoriosa me compré una PS3 Slim y volví a jugar a muchos videojuegos y muchos relacionados con el cine y los comics. Al ser catalán y de la provincia de Barcelona tenía mucha influencia del comic y la animación japonesa así que mis gustos estaban más relacionados con Bayonetta, El puño de la estrella del norte pero también con films made in Hollywood como The last of us (que haréis crítica de su adaptación en unos años), Uncharted, Dead Space o Tomb Raider.

Ahora me importa una mierda todo. el 4k ni se nota y tengo una PS4 (primera versión sin pintura piano) y una Xbox one S que es un reproductor 4K. Quiero decir que las versiones 4K en España están en latino. No me molesta. Me gusta como doblan estos latinos. Las primeras pelis Disney venían en latino y la Sirenita era un ejemplo. Pero hablan otro idioma (dialecto mejor dicho o acento), somos diferentes y lo que para ellos es normal a nosotros nos puede parecer chistoso. No veas las risas que te haces en el Festival de Cine de Sitges con la pelis de terror uruguayas.

El Rector dijo...

Jesús, eso de que las películas en UHD están en latino supongo que será una broma... hablo desde el desconocimiento pues yo aun estoy en el bluray (y espero que por mucho tiempo), pero vamos, me cuesta de creer que se editen películas en España con audio latinoamericano.

Mucho gran juego el que citas. Te han faltado los "Monkey Island" y los "Indiana Jones" en clave de PC, auténticas obras maestras.

Lo de la PS4 es otro nivel, para mi vivimos el mejor momento del videojuego hasta la fecha y la máquina de Sony, a la cabeza, por supuesto.

Saludos.

Jesús Haro dijo...

Rector, Indiana Jones y Doom.

Las versiones 4k son en latino. Por lo menos Los Vengadores y Harry Potter. Ya sabes que también editan con peor sonido e incluso imagen en este, nuestro maravilloso, país. Desgraciadamente, más películas de las que nos gustarían.

Sony es una gran empresa. Sus TV eran las más pesadas, caras y mejores. Recuerdas el walkman? Fabrican casi cualquier electrodoméstico o aparato electrónico, por lo que es normal que reinen en el mundo del videojuego y las videoconsolas. Sus exclusivos son más cinematográficos que la competencia debido a que son propietarios de una productora de Cine y de Música. Beyond: dos almas o The last of us son ejemplo de ello. Hasta su Play3 tenía las letras como las del film Spiderman 3.

(Por cierto, ha muerto el padre de No profanar el sueño de los muertos)

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.