martes, 6 de septiembre de 2011

Crítica: Cold Fish

A estas alturas asumo que ya no es un secreto que soy fanático a muerte del cine asiático, en especial del coreano y el japonés, claro que tampoco es que me haya esforzado mucho en esconderlo. Sus historias, sus interpretaciones y sus ideas poco convencionales, siempre me han llamado la atención, y no solo en el cine de terror, sino en todos los géneros cinematográficos. Por supuesto, también hay algunas manzanas podridas en la cesta, recordemos aquella "Cruel Restaurant", por ejemplo, pero por suerte, y al menos en mi experiencia, son las menos y aún así, conservan algunas de las buenas virtudes del cine asiático.

En “Cold Fish”, Shamoto (interpretado por Makoto Ashikawa) es dueño de una pequeña tienda donde vende peces tropicales. De manera extraña, conoce a Murata (interpretado por Denden, conocido por su participación en “Ju-On” y un sin fin de otros filmes japoneses) , quien también es dueño de una muy exitosa tienda de peces tropicales, y aparentemente está un poco tocado, pero a la vez parece un tío muy majo y feliz. Económicamente las cosas le van bien, su tienda es exitosa y su matrimonio parece ser excelente, todo por lo que Shamoto lucha cada día. Pronto le tocará conocer el lado mas oscuro de aquel quien parece tener la clave para solucionar los problemas tanto de su ámbito personal como profesional.

Ahora me toca proseguir con cuidado, ya que, según leí, “Cold Fish” será proyectada en el próximo festival de Sitges y no me perdonaría jamás destriparos la película por no poder controlar mis emociones, así que seré muy breve. Este es un filme que explora el límite entre la bondad y la rectitud y su proceso al transformarse en rebeldía y obscenidad. Un excelente trabajo del director Shion Sono (“Suicide Club”, “Noriko no Shokutaku”), quien se centra en la disfunción familiar y como esta afecta la psicología de los miembros de dicha familia. Las partes profundas llegan a calar dentro y consiguen hacerte pensar, y las partes más grotescas, no dejan de impresionar, para así mantener tu atención durante sus alrededor de 145 minutos. A medida que la historia se intensifica, más te identificas con el personaje principal y más te afectan las situaciones que se presentan.

Mas o menos, en la primera mitad de la película, todo gira en torno a la vida de Shamoto y su hija, la cual tiene aires de delincuente juvenil y no hace más que darle malos ratos a su padre. Es en uno de estos actos ilegales que terminan conociendo a Murata y el foco de la historia se desvía a la relación que establecen con él. Es ya cerca de la segunda mitad cuando entra en escena eso que tanto nos gusta, la violencia gráfica, sangre y todo lo demás que acompaña a estos actos. Es cierto que tarda un poco en aparecer, pero la espera vale la pena. Es aquí donde la película luce su etnia japonesa, ya que las escenas son muy ricas en esto y dejan muy poco a la imaginación. Las secuencias violentas, al igual que el resto de la película, me parecieron muy bien trabajadas, con unos efectos visuales tan creíbles que más de una vez sospeché que no utilizaban ningún tipo de maquillaje o efecto visual, si no que eran sucesos reales (al igual que la historia).

Ya he hablado bien de ella, pero precaución, puede llegar a ser un poco lenta en algunas partes y algunos personajes a ser un poco pesados. En mi opinión, es un filme que no pasará desapercibido en Sitges, sea del agrado de los espectadores o no.

En conclusión, esta producción me ha gustado mucho; interpretaciones excelentes, una historia fresca nacida de un guión bien trabajado y giros inesperados en la mayoría de los casos, que acompañan a esta película para lograr una tremenda producción y hacerle justicia a los estereotipos que distinguen a las de su denominación de origen.

6 comentarios:

CINEFALOS dijo...

Lestat,

Siento decírtelo pero la película ya se proyectó en el Festival de Cine de Sitges 2010. No saldrá en Sitges 2011.

Por lo demás, gran artículo compañero.

Alejandro dijo...

Excelente pelicula,con escenas muy fuertes!! no apta para cualquier estomago!!! XD

Lestat dijo...

Ufff tienes toda la razón Cinefalos. En algún lugar leí que saldría en esta edición, pero ya veo que no es así. Gracias por la aclaración.

Lliposucciones SA dijo...

Me gustaría realizar críticas de películas para vuestro blog. No sólo de sangre humana vive el vampiro. ¿Qué debo hacer? ¿Podríais darme algún títulillo destripable para ir afilándome los colmillos? Gracias. Y enhorabuena por vuestro excelente blog.

El Rector dijo...

Vaya, menos mal que a Ted no se le pasa una del festival, obviamente no es mi caso y resbalé de forma bochornosa cuando subí la crítica de Lestat, my apologies.

Esta es otra de esas películas asiáticas que tienen muy buena pinta y que aun tengo pendientes, a ver si me animo antes de que acabe el mundo.

Liposucciones SA- Tenemos un correo muy majo para hablar de este tipo de cuestiones, ponte en contacto con nosotros y analizamos ese problema dietético tuyo.

nidodecuervosweb@yahoo.es

Un saludo.

El Rector dijo...

Pues se me ha hecho bastante pesadita (de estas películas asiáticas, siempre me sobra media hora). La historia no está mal, tiene cierto regustillo a Perros de Paja, y mola ese exuberante morbillo que siempre mete Sono en sus películas, pero la cosa se alarga más de la cuenta (la historia, digo) y aguantar hasta el tramo final (que es lo realmente divertido), puede convertirse en una empresa imposible para los menos pacientes. Por no hablar de lo tediosos que resultan algunos personajes...

Aprueba pero justita, me gustó mucho más Guilty of Romance.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.