jueves, 12 de diciembre de 2013

Crítica: The Machine

En un futuro indeterminado, Inglaterra se encuentra sumida en una Guerra Fría con China. Por esa razón, el Ministerio de Defensa encarga al científico Vincent McCarthy (Toby Stephens) que desarrolle un súper-soldado cibernético que les permita ganar la guerra.
 
Los experimentos se realizan con soldados británicos heridos en combate. Su equipo trabaja con prótesis, implantes para restaurar la función cerebral e inteligencia artificial. Mientras tanto, Vincent hará todo lo posible para ayudar a su hija con síndrome de Rett. Los fracasos son frecuentes y sangrientos. Toda la investigación se desarrolla de manera poco ética. A los familiares de los soldados se les niega la entrada a la base, porque han pasado a ser propiedad del gobierno. Para el ejército los fines justifican los medios.

En el transcurso de la investigación, Vincent pide ayuda a Ava (Caity Lotz), otro ingeniero experto en Inteligencia Artificial. Pero entonces Ava se entromete en los trapos sucios del gobierno e intenta extraer información confidencial de la base, por lo que es quitada de en medio. Una tragedia lleva a copiar la memoria de Ava al cerebro de la máquina definitiva de Vincent, un clon humano con una fuerza estratosférica, pero con una sensibilidad humana que pondrá en peligro todos los planes del gobierno.

El científico se ve sumido en el proyecto de su vida. La máquina ha desarrollado consciencia propia. La memoria de Ava ha desaparecido. Lo único que queda de ella es su apariencia física. En un principio se nos muestra el cuerpo de la máquina. Su extraordinario diseño recuerda a “Ghost in the Shell”. Una vez implantada la memoria de Ava, se nos presenta como un maniquí de látex. Después, la máquina tiene el aspecto humano de la joven. Los efectos de maquillaje y digitales hacen que olvidemos que la actriz Caity Lotz es Ava y la veamos con nuevos ojos como la máquina.

Por su parte, Vincent es rehén de los militares, presionados por las consecuencias que pueda tener un enfrentamiento con la potencia asiática. Así pues, Vincent no se mueve por el patriotismo ni la búsqueda de gloria, sino por el deseo de curar a su hija enferma y por su fascinación por la genuina máquina. Aunque en un principio es un poco incierto de que lado está, el científico arriesgará su vida por encontrar un medio de preservar la esencia del nuevo ser. Pero su jefe (Denis Lawson) no ve la necesidad de una inteligencia artificial totalmente independiente y quiere poner en práctica la máquina lo antes posible.

“The Machine” (2013) es la nueva sensación en ciencia-ficción independiente y ha despertado encendidos elogios en festivales como Tribeca o PiFan. En Sitges 2013 le hemos dado un fuerte recibimiento a esta nueva representación del viejo conflicto entre la ciencia y la creatividad, que sostiene un espejo frente a los problemas que enfrentan la Humanidad cuando nuestros inventos comienzan a amenazar la conciencia moral y nuestros ideales.

El director y guionista Caradog W. James juega con las ideas de sumisión y dominación sobre un nuevo ser con una voraz voluntad inquebrantable de aprender. Se trata de un imaginario ya explotado pero que continua teniendo un extenso abanico de posibilidades que no deja de sorprender.
 
Con ecos de “Robocop”, “Terminator” y “Blade Runner”, este thriller de ciencia ficción inglés está ambientado en un escenario muy realista de profunda recesión (crisis económica y también moral) en medio de una guerra fría moderna con China. De la guerra en sí sabemos lo que nos cuenta la radio, pero poco más, porque la historia se centra en la máquina y su creador padre-Dios (un moderno Dr. Frankenstein sin clasificarlo dentro de la categoría de los mad doctors).
 
Aunque la caracterización de los personajes podría situar la película en el presente, la tecnología punta que aparece en el film (máquinas, implantes y ordenadores) la sitúa en una época avanzada.

Visualmente, la película es impresionante: sus luces y sombras, las escenas de acción bien ejecutadas y la sangre derramada con elegancia. Mientras que el guión es fruto de un elaborado proceso de investigación sobre el tema, que no deja nada al azar.

LO MEJOR: La fotografía y sus escenarios.

LO PEOR: La historia de amor entre el padre-científico y la hija-máquina se podría haber explorado mucho más.
 
 

8 comentarios:

Max Cady dijo...

Buena crítica Ted. Te reconozco que esta película de ciencia-ficción, desde que vi el tráiler, es una de las cintas a la que le tengo más ganas de hincarle el diente. Siempre he pensado que el tema de los robots/androides y su relación con sus creadores da mucho juego a pesar de estar trillado el asunto, y si esto se enmarca en un contexto de thriller, terror o bélico como parece que es el caso, los resultados pueden ser muy buenos. Igual me equivoco, pero le veo un punto Splice (aquella joyita del señor Natali) muy interesante.

Saludos y en cuanto pueda verla te comento.

TED BUNDY dijo...

Max,

Esta peli es muy serie B y esto le perjudica algo. Sin embargo, hay que reconocer la valentía de su director a la hora de abordar un género bastante complicado en los tiempos de crisis económica que corren.

Hay escenas que me recordaron a "Blade Runner". Por ejemplo, en el momento que la máquina da volteretas. Y ciertos momentos de la música tiene ecos de Terminator.

Saludos.

May Dove dijo...

Yo creo que es muy entretenida y que tiene un punto original que no hay en muchas otras, de este género.

Eduardo Castro dijo...

Interesante y correcta cinta de ciencia ficción producto dl cine independiente. Tiene algunos puntos flacos como el de ahondar a los personajes y el porque se dio esa evolución en el lenguaje de los implantados pero cumple con entretener. El final pudo haber sido mejor (sin tanta acción y más dirigido al despertar de una nueva humanidad). Las actuaciones no son muy convincentes (excepto la de la protagonista). Hay mchos personajes de los que se sabe poco. Lo mejor, a ambientación y la trama entre lo thriller y la ficción (muy buena comparación con Ghost in the Shell). Lo malo, la escena del asesinato de Ava, muy sin sentido

alberto velez dijo...

importante es captar lo bien que llevan temas tan filosóficos como los son que estar vivo y el ser humano como creador de otros seres. creo que sera una película de culto si no la convierten claro esta en una saga

El Rector dijo...

Tanto a nivel visual, como sonoro, The Machine es una auténtica maravilla. Una cinta de ciencia ficción rodada con elegancia y que pese a no resultar nada original, consigue enganchar gracias al magnífico trabajo de su actriz protagonista.

El problema viene dado cuando todo el trasfondo filosófico, los conflictos éticos y los debates existencialistas que plantea en su primera mitad del filme, con ecos a cintas como Blade Runner, Yo, Robot o Splice, dejan paso a un último tramo mucho más enfocado al cine de acción, donde, teniendo en cuenta que estamos ante una producción modesta, se destapan todas sus limitaciones.

Una lástima la torpeza con la que se resuelve un relato que hasta llegado ese punto, resulta de lo más interesante jugando sus cartas dentro de terrenos dramáticos.

De todas formas, una propuesta interesante de ver, aunque solo sea por su preciosista puesta en escena y su acojonante banda sonora.

Saludos.

Max Cady dijo...

Suscribo cada uno de las palabras del Rector sobre esta cinta. Es una lástima que al final se le vaya de las manos la historia a Caradog W. James (guionista y director) y se noten, además mucho, sus carencias presupuestarias. La primera hora es brillante, qué pena que se decante, su autor, por un final más próximo a un Terminator de todo a cien que por lo que realmente pedía el relato (supongo que al meter acción se pensaba un poco en la recaudación). No obstante, un título bastante aceptable y una propuesta adulta y seria que intenta ofrecer buena ciencia-ficción aunque se utilicen ciertos clichés harto conocidos.

Saludos!!!!!!!!!

Missterror dijo...

Coincido con El Rector y Max. La primera hora de la cinta es muy superior a lo que termina siendo el desenlace y los derroteros que finalmente se cogen.

Para mi es una cinta correcta, nada más, siento no ser tan entusiasta con lo que pudo haber sido y no fue, porque realmente tampoco me parece que intente innovar en nada.

Esperaba mucho más de "The Machine", esa es la verdad.

Saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.