sábado, 26 de octubre de 2019

Crítica: Extra Ordinary

Pocas cosas hay tan complicadas como hacer reír. El ser humano está preparado para hacer llorar, de hecho es algo que se nos da muy bien. Nacemos llorando y nos cuesta empezar a reír. Lloramos si estamos tristes, lloramos si nos emocionamos, inclusive cuando estamos muy alegres, se nos saltan las lágrimas. Lloramos incluso cuando reímos (yo soy absolutamente incapaz de reírme sin llorar a lágrima viva). Lloramos por todo y nos reímos poco. Cuando lo hacemos, somos más dados a reírnos de la gente y de las desgracias que con la gente y las situaciones. El ser humano es incorregible y por todo esto es tan necesario que existan películas como “Extra Ordinary”.


“Directa y sencilla, la película se adentra en el satanismo y los encantamientos como excusa para mostrar lo realmente importante, los personajes y sus relaciones con ese extraño mundo”


“Extra Ordinary” es glorioso humor británico con una herencia directa de Monty Python y una sublime manera de aprovechar los puntos fuertes de este tipo de humor para dar forma a una película que hace reír a carcajadas y que roba el corazón sin que se pueda evitar. Los responsables, dos debutantes en el formato largo, Mike Ahern y Enda Loughman. De su mano, nos adentraremos en un pequeño pueblo irlandés que tiene la suerte de contar entre sus vecinos con una mística familia que se comunica con los muertos. Esta parte extraordinaria de la cotidianidad será la que represente todo el sarcasmo y la ironía que se les puede atribuir a los británicos cuando sacan a pasear su humor.

El humor está presente desde el minuto uno hasta el glorioso final, haciendo que “Extra Ordinary” sea una de las propuestas con el ritmo más homogéneo de todo lo exhibido en el pasado festival de Sitges. Directa y sencilla, la película se adentra en el satanismo y los encantamientos como excusa para mostrar lo realmente importante, los personajes y sus relaciones con ese extraño mundo. Un mundo presidido por Rose, una profesora de autoescuela con habilidades sobrenaturales que intenta evitar, para huir de un pasado traumático. Ella representa todo lo que se le pide a este tipo de sentido del humor: la certera forma de reírse de ella misma. No hay espacio para el narcisismo en Rose, ella es el blanco perfecto de la empatía y la simpatía.


“El guión es tan brillante e hilarante, que desarrolla a los personajes en bruto para que las situaciones vayan mostrando cada una de sus características y personalidades”


Así, en una comedia negra donde la protagonista es el punto fuerte, el antagonista debe estar a la altura. No os quepa duda de que lo está. “Extra Ordinary” cuenta con el villano más glorioso del 2019. El guión es tan brillante e hilarante, que desarrolla a los personajes en bruto para que las situaciones vayan mostrando cada una de sus características y personalidades. De esta manera, el músico Christian Winter, nuestro maravilloso villano, es dibujado como uno de los seres más mezquinos que han pasado por la gran pantalla, uno de esos patanes que enamoran en solo dos escenas así que una cosa os digo, si Jaremiah Sand (“Mandy”, Panos Cosmatos) fue uno de mis personajes favoritos del 2018, el Sr. Winter obtiene ese galardón en 2019.

Para rizar el rizo de los personajes, debe haber un buen rulo que lo enrosque, y ese no es otro que Martin Martin, tercera parte que se convierte en el partenaire perfecto de nuestra protagonista Rose. Ellos tres ejecutan unos diálogos tan ingeniosos que son capaces de reflejar humor en casi todo, lo que hace que el espectador no pueda parar prácticamente de reír durante la hora y media de relajación total que propone la película. Teniendo en cuenta también los constantes guiños a “El Exorcista” (William Friedkin, 1973) y las diferentes apariciones fantasmales (sábana incluida), “Extra Ordinary” no solo se cuenta dentro del género, sino que ahí debería tener un lugar de honor.


“Extra ordinary es mucho más que una divertida historia de aventuras paranormales. Extra Ordinary nos enseña el mal más valiente que es el mal ignorante”


La puesta en escena es sencilla, la fotografía destaca el tono irlandés, la banda sonora enfatiza más la comedia que la tensión sobrenatural y el acting es pura gloria. Unas interpretaciones donde la roba escenas, Maeve Higgins (Rose), se hace dueña y señora de la pantalla en cada aparición, mostrando una química brutal con su compañero Barry Ward (Martin) y dejando el espacio necesario para que los estelares momentos de Will Forte (Christian Winter) brillen de una manera especial. Sin olvidar a los secundarios de lujo (Claudia O’Doherty y Terri Chandler), “Extra ordinary” es mucho más que una divertida historia de aventuras paranormales. “Extra Ordinary” nos enseña el mal más valiente que es el mal ignorante. Todo ello regado con gotitas de gore y unos efectos digitales más que correctos, ponen el broche de oro a una película que merece toda vuestra atención.

Pocas veces me he reído tanto en un cine. Pocas veces he sentido tanta empatía por todos los personajes que aparecían. Pocas veces he dejado de escuchar una línea de diálogo porque mis propias carcajadas me ensordecían. Subjetivamente puedo decir que “Extra Ordinary” es una proeza porque yo solo me he reído a carcajadas con unas cinco películas a lo largo de toda mi vida. Objetivamente también puedo afirmar que es una gran película. Estoy segura de que esta afirmación será secundada por la mayoría de los espectadores cuando tengan la oportunidad de verla y esto sí que es algo divertidamente sobrenatural. Menos llorar y más reír.


5 comentarios:

El Rector dijo...

Maravillosa! Un par de gags y ya te tiene comiendo de su mano desde el principio. Yo que soy muy fan del humor inglés, en especial del que tiene ese regustillo tan propio de la BBC... no en vano he crecido con cosas como "The Young Ones", "Red Dwarf", "Fawlty Towers", etc... veo mucho de todo ello en "Extra Ordinary". Con lo complicado que es que este tipo de comedias británicas resulten realmente brillantes (cuantas se han quedado a medio camino todos estos años...), hay que saber valorar una película como esta y bueno, regalarle el alma a un personaje tan deliciosamente despreciable como el que interpreta Will Forte, como dices Missterror, el Jeremiah Sand de este 2019.

Reconozco que en mi caso, esta era un descarte por definición y a la postre ha sido una de las películas con las que más he disfrutado este año en Sitges (que no han sido pocas). Gran cosecha para la comedia de terror (o fantástica) la de esta edición.

Saludos.

Missterror dijo...

Y yo que no soy demasiado de humor inglés (bueno, de humor en general) y que no crecí con esas series que comentas, y ahí estaba riendo con hipo en muchas partes de la película. Queda claro que cuando un guión está repleto de ingenio, tiene que brillar.
Todos deberíamos tener una camiseta de Jeremiah Sand y un pijama de Christian Winter. Por supuesto, sus éxitos en vinilo también :)

En mi caso era otro descarte, pero es que este año, los descartes han sido un zas en toda la boca de manual para mí. Benditos zascas y benditas comedias en Sitges 2019. Si me cuentan esto hace años...

Saludos.

Yann dijo...

Pues no estoy muy de acuerdo con la crítica.

Mi mayor problema con esta película es que la comedia no funciona. Todos los gags están cortados por el mismo patrón: tomar un elemento costumbrista y exagerarlo. Eso funciona bien durante 10-15 minutos... hasta que descubres el patrón. Y a partir de ahí ves venir todos los gags, es como ver el mismo gag repetido una y otra vez.

Paradójicamente, la parte dramática es lo que funciona. El ambiente irlandés es impagable, el personaje de Rose es oro puro, y su relación con Martin es genuina. Lo cual es un poco deprimente, porque últimamente se han puesto de moda lo dramas con elementos sobrenaturales en los que a menudo la parte dramática resulta formulaica y aburrida. Y en esta película, que tiene personajes genuinos e interesantes, en los que la parte dramática funciona y engancha... ¡lo que hace es intentar ser cómica en cada escena!

El Rector dijo...

Premio a mejor película en La Semana de cine fantástico y de terror de San Sebastián. Más que merecido.

Saludos.

Missterror dijo...

Yann- El patrón general de la comedia es tomar un elemento costumbrista y exagerarlo, llevarlo a la parodia todo lo posible. Justamente si algo funciona en cada uno de los gags que nos regala "Extra ordinary" es que todo el exceso se ajusta de una manera tremendamente natural a la narración y las locuras que plantea para revestirlo de una deliciosa cotidianidad que ayude a soltar la carcajada. Todo el drama que puede haber detrás, queda en un segundísimo plano porque no debe sobresalir, porque la película no permite bajar la guardia del humor en ningún momento y el drama, no puede empañar ninguna escena, como debe ser.
Creo que lo que no te gustó no fue descubrir el patrón, si fuera eso, no te gustaría ninguna comedia, porque todas funcionan de la misma manera, sino que no has conectado con el tipo de humor que ofrece "Extra ordinary". Esta película no intenta ser cómica en cada escena, no hace falta que lo intente. Lo es de una forma muy natural, nunca forzada.

Rector- Merecidísimo premio. Me alegro muchísimo :) El día 21 de este mes, se estrenará en uno de los canales de cine de movistar.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.